Archivo de la etiqueta: mercado Rep√ļblica

es content solo

Se vuelve a inundar de aguas negras el Mercado Rep√ļblica, al que Gallardo Cardona le invirti√≥ 50 millones de pesos

En octubre del 2022, el gobernador Ricardo Gallardo Cardona, en su papel de pseudo alcalde de la capital, alarde√≥ arreglar desde los cimientos, el Mercado Rep√ļblica, donde se iban a invertir 50 millones de pesos. Elabor√≥ una especie de plebliscito expr√©s entre los locatarios, para que definieran, si lo hac√≠a desde abajo, otra vez, o emprend√≠a un agresivo remodelado integral. Asegur√≥ que lo iba a terminar en tres meses, en diciembre. Como en otras obras que cacaraquea en exceso, volvi√≥ a quedar en rid√≠culo. Ayer, por los remanentes del hurac√°n Otis, el estacionamiento del a√Īejo inmueble se volvi√≥ a inundar con aguas negras, lo que denota el deficiente drenaje, que no se ha cambiado. Persisten las obsoletas alcantarillas. Los clientes se mueven en la semi penumbra. No han compuesto la pluma de acceso a los veh√≠culos. Son frecuentes los montones de pestilente basura que se acumulan en el exterior, por la falta de contenedores. Si Gallardo ya dio muestras que no puede con retos mayores, como terminar la repudiada Arena Potos√≠, tampoco es capaz de concluir metas menores.

es content solo

La inseguridad provoca el cierre de casi 600 locales en el Mercado Rep√ļblica

El l√≠der de Vive tu Centro, Jos√© Luis Chalita Manzur, coordin√≥ una asamblea de locatarios del mercado Rep√ļblica, con la polic√≠a municipal, para buscar alternativas al clima de violencia y asaltos que viven de manera constante. Lo que ha provocado el cierre de m√°s de 300 negocios. Se roban los medidores, por lo que buscar√°n protegerlos con armazones.

Existen 6 entradas, que deben ser vigiladas, con rondines de patrullas, ‚Äúel mercado es uno de los m√°s importantes y grande que tenemos en el estado, por lo que es vital mantener la seguridad de los vendedores y clientes, que no sufran robos. Los establecidos, reforzamos las cortinas, pusimos soleras, por dentro colocamos candados de seguridad, c√°maras y alarmas. Sabemos que los ladrones encuentran la manera de entrar, por lo que necesitamos el apoyo de la polic√≠a‚ÄĚ.

‚ÄúSi llegamos a hacer alguna denuncia, nos da miedo. Adem√°s, en la fiscal√≠a son muy pachorrudos. Es desgastante esperarlos. Necesitamos unirnos para defendernos. Comunicarnos y trabajar en conjunto por el bien com√ļn. Sabemos que es dif√≠cil nos cubran con agentes cada negocio. El alcalde Enrique Galindo, debe tomar cartas en el asunto y brindar el respaldo requerido. Hacen falta m√°s elementos con equipo‚ÄĚ.

La dirigente Mar√≠a Gallegos, se√Īal√≥ que viven todos los d√≠as asaltos, por lo que solicitan rondines de polic√≠as las 24 horas del d√≠a, para reducir los delitos, que se dan en todas partes. Se llevan carteras, celulares, mercanc√≠a. En el estacionamiento, desvalijan los autom√≥viles, les quitan las bater√≠as, rayan los carros. Los se√Īores que lavan veh√≠culos, colocaron mantas donde amenazan a los rateros. Si los cachan, los van a linchar. Los polic√≠as los obligaron a retirarlas‚ÄĚ.

‚ÄúIgnoramos si quieren proteger a los malandros o qu√© asuntos tengan. Exigimos nos brinden apoyo. Los que vienen a comprar, quieren estar tranquilos. La violencia nos ha afectado las ventas, de mil 200 locales que hab√≠a, han cerrado casi la mitad. Tenemos que unirnos y luchar juntos, limar perezas, si las hay. Es un barco gigante. Cada uno debe poner su granito para no dejarlo hundir. Y las autoridades cuidarnos‚ÄĚ.

Chalita Manzur se√Īal√≥ que otra de las quejas, es el robo de los medidores de luz y cables. Los costos se estiman en 4 mil pesos, para reinstalarlos. Sugiri√≥ poner protecciones a cada uno y dividan los gastos. ‚ÄúEs evidente que las ventas bajen, porque los compradores sienten la zozobra de que los roban y prefieren ir a los centros comerciales, aunque los precios son m√°s elevados. Pero se sienten seguros y protegidos, debido a la vigilancia. Entre comerciantes, hay que¬† ayudarnos, cuidarnos unos a otros, el beneficio es para todos. Esperamos que las autoridades hagan caso a nuestras peticiones, porque es muy f√°cil hablar y dif√≠cil cumplir‚ÄĚ.

es content solo

Reglamento arbitrario para los mercados

El dirigente de los locatarios del mercado rep√ļblica, Arturo P√©rez Alonso, se√Īal√≥ que existe un descontento en el gremio y otros centros de abasto por los enga√Īos de la secretaria de comercio Dolores Elisa Garc√≠a Rom√°n, que modific√≥ m√°s del 50% del reglamento interno de manera arbitraria, sin tomarlos en cuenta, no obstante que prometi√≥ hacer talleres de consulta con los afectados.

La norma que los rige no se alteraba desde el 2012. Pero las modificaciones tienen aristas peligrosas. El documento redactado por los regidores de hacienda, gobernaci√≥n y Garc√≠a, desconocen el derecho de heredar las concesiones de los espacios que ocupan. ¬ęSiempre hemos dicho ning√ļn reglamento est√° por encima de la ley. Atentan contra el inter√©s colectivo¬Ľ. El reciente c√≥digo maneja que al haber tres infracciones acumuladas, ser√° motivo para retirar en definitiva el permiso del negocio. O no cubrir la renta a tiempo.

Alonso se√Īal√≥ que pareciera, tratan de clausurar todo el mercado, ya que el atraso de la renta es un problema que no se ha podido resolver desde a√Īos atr√°s. No por la negativa a pagar. La causa es que la mayor√≠a de los mercados enfrentan una severa crisis comercial. Las ventas bajaron un 70%. ¬ęYa no son negocio. Los funcionarios en su ignorancia recomiendan abandonar los locales. No saben que para muchos es su √ļnica fuente de ingreso. No dejaremos de luchar para subsistir¬Ľ.

No obstante, Pérez Alonso encomió algunos puntos del reglamento, como el apartado donde se habla de las terrazas o los espacios fuera, en el centro histórico. Lamentó se haya reducido de 500 a 250 metros el impedimento para que no se instalen en el exterior de los mercados, comerciantes formales, semi fijos o ambulantes sin el permiso de los locatarios. En los hechos, obstruyen el acceso a los centros de acopio. Otra medida es limitar dos concesiones por individuo, lo que les impide crecer en lo económico y laboral. Estableció que desde la llegada del alcalde Ricardo Gallardo, han insistido en plantear soluciones a los problemas que enfrentan. Pero los ignoran, deja entrever que le interesa más perjudicarlos.

‚ÄúNos dijeron que al hacer cambios, nos avisar√≠an. Las promesas quedaron en el aire. Tenemos la experiencia de generaciones, vivimos las carencias. Como funcionarios deben informar y transparentar sus actos¬Ľ. Los quejosos buscar√°n el respaldo de los regidores David Alan√≠s C√≥rdoba y Laura Gama Basarte, vinculados al entramado del nuevo reglamento.

No descartan recurrir al amparo o visitar al congreso local. P√©rez enfatiz√≥ que el comercio local vive un lapso complejo que se agudiza por la falta de voluntad de los servidores p√ļblicos al no escucharlos. Expuso que es una fuente de empleo de donde subsisten 2 mil familias en forma directa o indirecta. Indic√≥ que los pueden favorecer con proyectos sustentables y congruentes. Resolver los problemas de drenaje, inseguridad y falta de luminarias. Desechar el Tepech√©, donde no habr√° ventas, mejor dejarlo como estacionamiento.

 

 

 

 

es content solo

Sánchez Unzueta y Machinena pretenden vaciar el centro histórico para construir después negocios de elite

El historiador Joaqu√≠n Mu√Īoz Mendoza acus√≥ al ex gobernador Horacio S√°nchez Unzueta y al delegado del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia, Juan Carlos Machinena Morales, de realizar excavaciones en el centro hist√≥rico de la capital sin tener un programa elaborado. Expuso que las tardadas obras, donde se corta la energ√≠a el√©ctrica y agua a los establecimientos, semeja a lo que ya se hizo en otras partes como Zacatecas, donde quebraron decenas de negocios, para despu√©s suplirlos por otros de mayores ingresos donde la √ļnica que se beneficia es la oligarqu√≠a. Expuso que empresarios de elite le solicitaron un dise√Īo para suplir el mercado Rep√ļblica, que ser√≠a demolido, para abrirle paso a un centro comercial exclusivo, donde se vendan los mejores quesos y vinos del mundo. El tambi√©n ex delegado del INAH puso en duda la capacidad acad√©mica e intelectual de Machinena, al que acus√≥ de plagiar un folleto sobre monumentos hist√≥ricos. Se atrevi√≥ a presentarlo en p√ļblico y dedicarlo a su mecenas y c√≥nyuge, la actual directora del Consejo Tutelar de Menores, Concepci√≥n Guadalupe Nava Calvillo. A√Īadi√≥ que los proleg√≥menos de declaratoria los hizo el coordionador de monumentos de la dependencia federal, Salvador D√≠az Berrio en 1976, pero quedaron congelados. ¬ęEra una propuesta que llegaba despu√©s de la alameda Juan Sarabia. Era inviable porque hab√≠a afectaciones a la propiedad privada. Estuve de funcionario de 1988 a 1993. Agarro la iniciativa que ten√≠a 13 a√Īos detenida. Consegu√≠ el objetivo con mi equipo de trabajo. Tardamos como 8 meses. Se consign√≥ el per√≠metro a y b como zona de bajo impacto. El a era el sector Reforma, que antes fue un r√≠o, dej√≥ de serlo entrado el siglo 20. Eran los l√≠mites de la ciudad. El sitio b inclu√≠a parte del primero. Hab√≠a que determinar lugares muy espec√≠ficos que tuvieran el car√°cter hist√≥rico con el criterio que se manejar√≠a para solicitar los tr√°mites a la presidencia de la rep√ļblica¬Ľ.

¬ęEl que se us√≥ antes fue algo arbitrario, ya que eran pocos los edificios hist√≥ricos, no coloniales, como iglesias y grandes casonas. Fue lo que hizo D√≠az Berrio. Cambi√© el criterio, consider√© que dominaba la arquitectura vern√°cula, popular, del siglo 19. Barr√≠ con las parroquias y los grandes monumentos porque eran del siglo 17 y 18. Como el convento de San Francisco. Descubrimos que fue construido en 1592, a finales del siglo 16. Empezamos a detectar todos los elementos propios de la arquitectura popular del siglo 19 como la altura, entrada de las casas y las cruj√≠as internas para proteger el fachadismo que se dio en la √©poca en el Estado de M√©xico. Las fachadas eran bonitas, encaladas de blanco, pero se perd√≠a el contenido de identidad cultural de la √©poca y de los potosinos actuales. Se detectaron m√°s de 3 mil monumentos hist√≥ricos, como una casa del siglo 19, muy conservada, con criterio de la ley federal. Nos colocamos en tercer lugar en importancia num√©rica en la rep√ļblica, solo aventajados por el Distrito Federal y Puebla de los √Āngeles. Era muy importante la declaratoria para echar andar el reglamento de la zona de monumentos y el registro de una zona de monumentos hist√≥ricos para San Luis dentro de lo que era el registro municipal. Se tocaron muchos intereses y avanzamos en las exigencias de la Unesco. Los diversos gobernadores nos mintieron. Primero Horacio S√°nchez Unzueta que dijo se iba a conseguir r√°pido. Declar√© lo contrario, porque hab√≠a una bola de gente que no estaba preparada, como los arquitectos Juan Carlos Machinena y Marco Antonio Garfias, capaz en lo t√©cnico pero con una ausencia absoluta de datos hist√≥ricos, donde el uso err√≥neo de un concepto cambia todo el significado. Un monumento hist√≥rico es el que tiene la solera, trayectoria en el tiempo que define la esencia de una ciudad, regi√≥n, estado, una calle. La Unesco pide monumentos hist√≥ricos porque lo establece el ejecutivo federal, una zona de monumentos hist√≥ricos, no edificios bonitos¬Ľ.

¬ęTenemos de sobra monumentos hist√≥ricos, pero echaron a andar el proyecto con aspectos de la √©poca colonial. La declaratoria era de monumentos de arquitectura popular y los responsables la manejaban con otros t√©rminos, como si la arquitectura de San Luis fuera de corte fara√≥nico, egipcio. Un absurdo. Hasta la fecha se maneja igual porque hay un problema ideol√≥gico, aunque no parezca. No es lo mismo declarar una zona de arquitectura vern√°cula que edificios de la oligarqu√≠a, donde figura la catedral, conventos, el palacio de Iturbide. Para la alta sociedad potosina es inadmisible la caractericen en el plano popular. Es donde radica el detalle del asunto. No solo era un problema de intereses econ√≥micos, tambi√©n de car√°cter pol√≠tico, ideol√≥gico. Los gobernadores en turno, ignorantes estructurales, no se daban cuenta de las circunstancias aunque se las explicaran. Contra toda l√≥gica cient√≠fica y t√©cnica, llegaba un hijo de la familia Valladares, Torres Corzo o como te de la gana y ped√≠an incluir el edificio que compraron para meter un hotel. Fue donde hubo un choque de trenes muy importante que casi me cuesta el puesto. Pero me hizo fuerte el entonces secretario de gobernaci√≥n, Manuel Bartlet y el presidente de la Comisi√≥n Nacional de Cultura, V√≠ctor Flores Olea. Hicimos un trabajo importante con el que le doblamos las manitas a los gobernadores y avanz√≥ la declaratoria como deb√≠a ser. El mandatario era Leopoldino Ortiz Santos con el que se consigue el objetivo. No se meti√≥ para nada. S√°nchez Unzueta intervino en el plano declarativo. ¬ŅEntonces c√≥mo le preocupan ahora los monumentos hist√≥ricos, si cuando estuvo al frente, se los pasaba por la polla?. En los planes no se mete la Unesco, primero el INAH, que los revisa y da luz roja. Entonces la propuesta de declaratoria pasa a un listado nacional que maneja la Secretar√≠a de Educaci√≥n, que por lo regular, revisa 16 tem√°ticas¬Ľ… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, marzo 2017)

es content solo

Los locatarios del mercado Rep√ļblica siguen en el abandono

El dirigente del mercado Rep√ļblica, Arturo P√©rez Alonso, denunci√≥ que las demandas de los locatarios no han sido atendidas por el gobernador Juan Manuel Carreras y el alcalde de la capital, Ricardo Gallardo, ya que persisten las fallas. Lament√≥ que ambos saben de las deficientes instalaciones, ya que en campa√Ī pudieron constatar la problem√°tica que los aqueja y se comprometieron apoyarlos, pero no han cumplido.

A√Īadi√≥ que urge renovar la infraestructura del lugar para reactivar las ventas, lo que han minimizado tambi√©n las administraciones anteriores, que se proclamaron de puertas abiertas e incluyentes. Pero en la pr√°ctica no se refleja su trabajo. Mencion√≥ que a todos los potosinos los afecta la ola de violencia e inseguridad. Refiri√≥ el caso de una compa√Īera, que en el lapso de 3 meses, sufri√≥ 3 robos cuando el inmueble se encontraba cerrado. A√ļn con las denuncias interpuestas no se ha solucionado ni encontrado al responsable de los atracos. Fue por lo que se solicit√≥ un sistema de seguridad de videoc√°maras para reducir los ataques.

P√©rez critic√≥ el actuar de la directora de comercio, Dolores Garc√≠a Rom√°n, que sigue en el limbo. Ten√≠an confianza en que iba a cambiar su desempe√Īo, pero todo indica que el cargo la afect√≥, al volverse prepotente, ya que desprecia a las distintas organizaciones. Es renuente al di√°logo, no soluciona los problemas. ¬ęSe le olvid√≥ que es una servidora p√ļblica. Y si el cargo no le gusta, que renuncie. Al menos logr√≥ unificar un gran n√ļmero de organismos que se han manifestado con el √ļnico prop√≥sito de solicitar su salida. No podemos aguantar m√°s agravios a nuestra fuente de trabajo. El presidente est√° a tiempo para corregir el rumbo. Los funcionarios deben ser sensibles y tener voluntad para resolver los conflictos. No ensa√Īarse ante las circunstancias. Cambiar la actitud por el bien colectivo, m√°s si aspira a otro cargo futuro. Debe saber escuchar. Pero es el colmo, ni algunos regidores lo hacen¬Ľ.

¬ęLo que pedimos es arreglar, no cambiar la infraestructura en algunas √°reas del mercado, como los drenajes, que est√°n obsoletos. En cada lluvia, nos inundamos de aguas negras, lo que provoca un foco infeccioso que da√Īa a los vendedores y clientes. En la parte externa, genera problemas para estacionarse, ya que est√° a desnivel. Se requiere un mantenimiento integral y permanente. Los sanitarios, aunque no est√°n en √≥ptimas condiciones, generan nobles ingresos a las arcas municipales. Gallardo busc√≥ ajustar los cobros, de 2 subirlos a 5 pesos. En el mercado hay familias de 3 √≥ 4 miembros. ¬ŅIr al ba√Īo cu√°nto les costar√≠a?. Sin ser llorones, hay compa√Īeros que en todo el d√≠a no hacen ni la cruz. Por fortuna, los diputados fueron responsables y congruentes al no aprobar el nuevo costo. Hubieran afectado a los mercados y potosinos. No es pretexto, es la realidad. No hay condiciones para pagar m√°s con los raqu√≠tico salarios que prevalecen¬Ľ.

El l√≠der de los comerciantes expuso que otro de los yerros de la alcald√≠a alude al crecimiento del comercio informal en la v√≠a publica. Es un tema que sigue en el limbo. ¬ęGarc√≠a cay√≥ en ocurrencias. No ha tenido la capacidad para juntar, consensar y planear. A pesar de que existen condiciones para el reordenamiento. No conoce el problema, entonces no puede buscar soluciones. Trata de imponer la ley a toda costa, sin guardar los equilibrios. No ahonda en otras alternativas viables para garantizar la seguridad¬Ľ. P√©rez Alonso lament√≥ que no obstante los bajos salarios de 80 pesos diarios, no sirven de nada ante los constantes incrementos a la gasolina. ¬ęLos gobiernos corruptos provocan el desempleo. S√≥lo nos queda administrar lo poco que tenemos, para cuando vengan las vacas flacas¬Ľ.

 

es content solo

Amenazan a Pérez Alonso por criticar la ineptitud de Gallardo y directora de comercio

Con una abierta y tajante amenaza, la directora de comercio del ayuntamiento de la capital, Elisa Garc√≠a Rom√°n, le orden√≥ al dirigente de los locatarios del mercado Rep√ļblica, Arturo P√©rez Alonso, se abstenga de hacer cualquier tr√°mite interno, ya que no existen documentos que lo avalen como l√≠der de alguna organizaci√≥n acreditada.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† La funcionaria le envi√≥ por escrito la exigencia a P√©rez Alonso que ha censurado y encabezado protestas de los vendedores establecidos por la ineficacia del alcalde Ricardo Gallardo, que no ha cumplido ninguna de las promesas que hizo en campa√Īa, como mejorar la seguridad p√ļblica, arreglar los sanitarios, cambiar el a√Īejo drenaje, mejorar el estacionamiento y reubicar a los ambulantes.

¬†¬†¬†¬†¬†¬† Garc√≠a enfatiz√≥ que la conducta de P√©rez la analizan ‚Äúconforme a derecho‚ÄĚ. El aludido ha reiterado que su inquisidora no tiene la capacidad para atender el cargo, por la poca experiencia que adquiri√≥ cuando desempe√Ī√≥ el mismo cargo en Soledad, con menos mercados y conflictos superficiales.

12