Archivo de la etiqueta: Construcción

es content solo

Sánchez Unzueta y Machinena pretenden vaciar el centro histórico para construir después negocios de elite

El historiador Joaqu√≠n Mu√Īoz Mendoza acus√≥ al ex gobernador Horacio S√°nchez Unzueta y al delegado del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia, Juan Carlos Machinena Morales, de realizar excavaciones en el centro hist√≥rico de la capital sin tener un programa elaborado. Expuso que las tardadas obras, donde se corta la energ√≠a el√©ctrica y agua a los establecimientos, semeja a lo que ya se hizo en otras partes como Zacatecas, donde quebraron decenas de negocios, para despu√©s suplirlos por otros de mayores ingresos donde la √ļnica que se beneficia es la oligarqu√≠a. Expuso que empresarios de elite le solicitaron un dise√Īo para suplir el mercado Rep√ļblica, que ser√≠a demolido, para abrirle paso a un centro comercial exclusivo, donde se vendan los mejores quesos y vinos del mundo. El tambi√©n ex delegado del INAH puso en duda la capacidad acad√©mica e intelectual de Machinena, al que acus√≥ de plagiar un folleto sobre monumentos hist√≥ricos. Se atrevi√≥ a presentarlo en p√ļblico y dedicarlo a su mecenas y c√≥nyuge, la actual directora del Consejo Tutelar de Menores, Concepci√≥n Guadalupe Nava Calvillo. A√Īadi√≥ que los proleg√≥menos de declaratoria los hizo el coordionador de monumentos de la dependencia federal, Salvador D√≠az Berrio en 1976, pero quedaron congelados. ¬ęEra una propuesta que llegaba despu√©s de la alameda Juan Sarabia. Era inviable porque hab√≠a afectaciones a la propiedad privada. Estuve de funcionario de 1988 a 1993. Agarro la iniciativa que ten√≠a 13 a√Īos detenida. Consegu√≠ el objetivo con mi equipo de trabajo. Tardamos como 8 meses. Se consign√≥ el per√≠metro a y b como zona de bajo impacto. El a era el sector Reforma, que antes fue un r√≠o, dej√≥ de serlo entrado el siglo 20. Eran los l√≠mites de la ciudad. El sitio b inclu√≠a parte del primero. Hab√≠a que determinar lugares muy espec√≠ficos que tuvieran el car√°cter hist√≥rico con el criterio que se manejar√≠a para solicitar los tr√°mites a la presidencia de la rep√ļblica¬Ľ.

¬ęEl que se us√≥ antes fue algo arbitrario, ya que eran pocos los edificios hist√≥ricos, no coloniales, como iglesias y grandes casonas. Fue lo que hizo D√≠az Berrio. Cambi√© el criterio, consider√© que dominaba la arquitectura vern√°cula, popular, del siglo 19. Barr√≠ con las parroquias y los grandes monumentos porque eran del siglo 17 y 18. Como el convento de San Francisco. Descubrimos que fue construido en 1592, a finales del siglo 16. Empezamos a detectar todos los elementos propios de la arquitectura popular del siglo 19 como la altura, entrada de las casas y las cruj√≠as internas para proteger el fachadismo que se dio en la √©poca en el Estado de M√©xico. Las fachadas eran bonitas, encaladas de blanco, pero se perd√≠a el contenido de identidad cultural de la √©poca y de los potosinos actuales. Se detectaron m√°s de 3 mil monumentos hist√≥ricos, como una casa del siglo 19, muy conservada, con criterio de la ley federal. Nos colocamos en tercer lugar en importancia num√©rica en la rep√ļblica, solo aventajados por el Distrito Federal y Puebla de los √Āngeles. Era muy importante la declaratoria para echar andar el reglamento de la zona de monumentos y el registro de una zona de monumentos hist√≥ricos para San Luis dentro de lo que era el registro municipal. Se tocaron muchos intereses y avanzamos en las exigencias de la Unesco. Los diversos gobernadores nos mintieron. Primero Horacio S√°nchez Unzueta que dijo se iba a conseguir r√°pido. Declar√© lo contrario, porque hab√≠a una bola de gente que no estaba preparada, como los arquitectos Juan Carlos Machinena y Marco Antonio Garfias, capaz en lo t√©cnico pero con una ausencia absoluta de datos hist√≥ricos, donde el uso err√≥neo de un concepto cambia todo el significado. Un monumento hist√≥rico es el que tiene la solera, trayectoria en el tiempo que define la esencia de una ciudad, regi√≥n, estado, una calle. La Unesco pide monumentos hist√≥ricos porque lo establece el ejecutivo federal, una zona de monumentos hist√≥ricos, no edificios bonitos¬Ľ.

¬ęTenemos de sobra monumentos hist√≥ricos, pero echaron a andar el proyecto con aspectos de la √©poca colonial. La declaratoria era de monumentos de arquitectura popular y los responsables la manejaban con otros t√©rminos, como si la arquitectura de San Luis fuera de corte fara√≥nico, egipcio. Un absurdo. Hasta la fecha se maneja igual porque hay un problema ideol√≥gico, aunque no parezca. No es lo mismo declarar una zona de arquitectura vern√°cula que edificios de la oligarqu√≠a, donde figura la catedral, conventos, el palacio de Iturbide. Para la alta sociedad potosina es inadmisible la caractericen en el plano popular. Es donde radica el detalle del asunto. No solo era un problema de intereses econ√≥micos, tambi√©n de car√°cter pol√≠tico, ideol√≥gico. Los gobernadores en turno, ignorantes estructurales, no se daban cuenta de las circunstancias aunque se las explicaran. Contra toda l√≥gica cient√≠fica y t√©cnica, llegaba un hijo de la familia Valladares, Torres Corzo o como te de la gana y ped√≠an incluir el edificio que compraron para meter un hotel. Fue donde hubo un choque de trenes muy importante que casi me cuesta el puesto. Pero me hizo fuerte el entonces secretario de gobernaci√≥n, Manuel Bartlet y el presidente de la Comisi√≥n Nacional de Cultura, V√≠ctor Flores Olea. Hicimos un trabajo importante con el que le doblamos las manitas a los gobernadores y avanz√≥ la declaratoria como deb√≠a ser. El mandatario era Leopoldino Ortiz Santos con el que se consigue el objetivo. No se meti√≥ para nada. S√°nchez Unzueta intervino en el plano declarativo. ¬ŅEntonces c√≥mo le preocupan ahora los monumentos hist√≥ricos, si cuando estuvo al frente, se los pasaba por la polla?. En los planes no se mete la Unesco, primero el INAH, que los revisa y da luz roja. Entonces la propuesta de declaratoria pasa a un listado nacional que maneja la Secretar√≠a de Educaci√≥n, que por lo regular, revisa 16 tem√°ticas¬Ľ… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, marzo 2017)

es content solo

El Metrob√ļs, para beneficio de los grandes capitales for√°neos

Como un proyecto ambicioso y parteaguas para el nuevo San Luis que busca crecer, fue como el titular de la Secretar√≠a de Desarrollo Urbano, Vivienda y Obras P√ļblicas, Leopoldo Stevens Amaro, llam√≥ al Primer Corredor de Transporte Masivo con Autobuses R√°pidos y Troncales de la Zona Metropolitana de San Luis Potos√≠, mejor conocido como Metrob√ļs.

Al principio se contemplaron dos v√≠as de trasporte tipo Metrob√ļs que iban a pasar por la carretera 57 con un gasto de mil 600 millones de pesos. La deuda la pagar√°n los potosinos en un lapso de 29 a√Īos. Sin embargo, por el grado de peligrosidad que se ten√≠a para construir los carriles en una zona de alto aforo, se opt√≥ reubicar el transporte a la avenida Industrias. El cambio de ruta iba a disminuir los costos de las obras debido a la infraestructura que ya tiene el sitio. El tipo de veh√≠culo es intermedio, con una capacidad para 100 personas, el cual se mover√° con gas natural. El √°rea destinada para el paso del Metrob√ļs tendr√° un ancho de 3.5 metros, con un lapso de recorrido que se estima de 35 a 40 minutos desde la zona de transferencia hasta el √ļltimo parque industrial, con lo que se calcula un ahorro de 20 minutos.

Con los ajustes al plan inicial, el Metrob√ļs tendr√° una longitud de 38.8 kil√≥metros de longitud con un costo cercano a los 200 millones de pesos. En la primera etapa se invertir√°n 75 millones de pesos. Los trabajos ser√°n ejecutados por las empresas Construcci√≥n y Supervisi√≥n de San Luis, encargada de la obra del tramo de Villa de Pozos al distribuidor Ju√°rez, lateral norte. Tiene un plazo de 243 d√≠as. Cobrar√° 29 millones 877 mil 338.89 pesos. La constructora Tecnodren del Centro de M√©xico, construir√° el tramo de Villa de Pozos al distribuidor Ju√°rez, lateral sur, en 243 d√≠as. Cobrar√° 37 millones 458 mil 879.29 pesos. El Grupo Constructor 3M realizar√° el tramo de la zona de transferencia a la Alameda Juan Sarabia. No se especificaron costos ni tiempos.

Stevens inform√≥ que se iniciaron labores desde Rutilo Torres hasta Comisi√≥n Federal de Electricidad, entre el eje 122 y ampliaci√≥n en la zona industrial. Las obras se har√°n de manera ordenada, para no entorpecer las vialidades. Tambi√©n se arregla el eje 100 al eje 120 con excavaciones, compactado de sub rasante, nivelado de carriles y cortes de pavimentaciones. Ante las inconformidades de grupos de vecinos por donde pasar√° el Metrob√ļs, el funcionario destac√≥ que la gente fue consultada. Estuvo de acuerdo debido a que habr√≠a mayores beneficios. En las reuniones con los quejosos, enfatiz√≥, se estipul√≥ dejar espacios suficientes para estacionar los veh√≠culos. Los √°rboles que existen en los camellones, ser√°n reubicados. Ante el reclamo de volverlo al planteamiento original, imperativo, neg√≥ el cambio de ruta, debido a que los planes est√°n en marcha.

Contrario a las versiones de Stevens, el l√≠der de los quejosos y due√Īo de una ferretera ubicada en Industrias, Luis Ernesto Pe√Īuelas Cervantes, declar√≥ que al Metrob√ļs le falta legalidad por parte de la Seduvop debido a que se carece de un esquema ejecutivo que haga referencia al impacto ambiental. Los permisos para remover los cerca de 3 mil √°rboles y que se esclarezcan las consecuencias en el √°mbito ecol√≥gico, social y econ√≥mico. Enfatiz√≥ que se trata de un proyecto desfasado, debido a que se maneja como sustentable, al asegurar que usar√°n combustibles f√≥siles. Pero a nivel internacional ning√ļn gobierno los requiere. Censur√≥ la ruta por donde pasar√° el Metrob√ļs. Es incongruente que salga de la Alameda hacia la zona industrial debido a que en el centro hist√≥rico es donde menos habitantes hay. Debe partir de sitios m√°s poblados que se encuentran en la orillas. Se√Īal√≥ que por ley, las empresas est√°n obligadas a proporcionar trasporte a los trabajadores desde sus hogares a destinos de labores.

Cervantes denunci√≥ que Stevens ha dado nulas respuestas a las peticiones de di√°logo y buscar otras alternativas, ya que no se oponen al progreso. Pero enumer√≥ las afectaciones inminentes. Se perder√° la mayor√≠a de los √°rboles. Los que llegaran a subsistir, caer√°n con el paso del tiempo, ya que las m√°quinas les arrancar√°n las ra√≠ces. Luego vendr√° una zona muerta, debido a que no habr√° acceso a ning√ļn transe√ļnte, lo que afectar√° de tajo el comercio, actividad que da vida a Valle Dorado e Industrias.

El quejoso, como los dem√°s afectados, tienen m√°s de 25 a√Īos de habitar el sector, lo que les da derecho a defenderlo. Exigen les fundamenten y motiven el plan. Dijeron que Stevens act√ļa en forma arbitraria, que los insta a emprender la resistencia civil. Los habitantes promovieron un amparo a trav√©s del litigante y activista del Movimiento de Regeneraci√≥n Nacional, Guillermo Morales, quien destac√≥ que su injerencia es jur√≠dica. Respeta que entre los vecinos existan diversas ideolog√≠as y militancias diferentes. Invit√≥ a los dem√°s partidos pol√≠ticos que se sumen a la ciudadan√≠a organizada y acudan a sus asambleas.

Morales plante√≥ violaciones a la seguridad jur√≠dica establecida en los art√≠culos 14, 16 y 17 de la constituci√≥n. Estableci√≥ que las obras del Metrob√ļs comenzaron sin los permisos necesarios, donde ni el ayuntamiento estaba enterado de que ya hab√≠an comenzado. Adelant√≥ que no existen estudios t√©cnicos, lo que perjudicar√° el comercio. Habr√° caos vial y econ√≥mico, debido a que el espacio es insuficiente para un carril del Metrob√ļs, dos para el tr√°fico vehicular, una banqueta y estacionamiento, tal como lo prev√© la ley de reglamentos municipales.

A√Īadi√≥ que el gobierno municipal y estatal no consult√≥ a ninguno de los 340 due√Īos de negocios ni vecinos, lo que constituye una agresi√≥n a su patrimonio y manera honesta de vivir. Expuso que los parroquianos no rechazan los cambios, pero solicitan se reubique el nuevo transporte a donde no ocasione perjuicios de ninguna naturaleza, como la lateral de la carretera 57 o el r√≠o Espa√Īita.

Morales indic√≥ que en capital se necesita una alternativa de transporte convencional, que incluya a la ciudadan√≠a, planificado, para no agraviar a terceros como sucede en Industrias, ya que no se busca ayudar a la gente y s√≠ a los capitales que arriban a la ciudad, como las grandes armadoras vehiculares, las principales beneficiarias del Metrob√ļs, como lo dijera el gobernador Juan Manuel Carreras. (tomado de la versi√≥n impresa, Septiembre 2016)