Archivo de la etiqueta: minera San Xavier

es content solo

Los ayuntamientos de Cerro de San Pedro y Soledad demandar√°n a la minera San Xavier por invadir 200 hect√°reas para buscar minerales

La alcalde de Cerro de San Pedro, Rosaura Loredo, junto con el edil de Soledad, Gilberto Hern√°ndez Villafuerte, denunciaron la invasi√≥n ilegal de casi 200 hect√°reas de territorio que conserva biodiversidad por parte de la empresa Minera San Xavier, donde realiz√≥ explosiones y devast√≥ el ambiente con el fin de ampliar la b√ļsqueda de minerales.

Loredo se√Īal√≥ que existen 4 licencias de cambio de uso de suelo otorgadas por el ayuntamiento a la firma canadiense, las cuales suman un total de 200 hect√°reas para explorar a nivel industrial, pero se extendi√≥ sin permiso otras 200, de las cuales 100 corresponden a San Pedro y 88 a Soledad.

Precis√≥ que junto con su hom√≥logo, buscan ejercer acciones legales para remediar el caso y la vida ambiental de la zona. A√Īadi√≥ que existe un comodato por parte de los ejidatarios de Palma de la Cruz con la empresa en base a una ayuda mutua, lo que no se compara con los beneficios que ha obtenido la trasnacional. Adem√°s debe existir un permiso municipal, no obstante que los campesinos hayan estado de acuerdo en facilitar los terrenos.

Por su parte, Hernández Villafuerte apuntó que luego de una inspección realizada a la zona donde se ubica la firma, se constató que realiza explosiones y utiliza químicos sin que se haya solicitado el cambio de uso de suelo.

Se llevó a cabo un primer acercamiento con directivos para dialogar sobre la invasión del terreno, pero no fueron recibidos ni atendidos. Al contrario, luego de la visita de la brigada municipal compuesta por las direcciones de Protección Civil, Ecología, Comercio, Desarrollo Urbano y otras, decidieron buscar un amparo que les fue negado.

Intentaron por segunda vez buscar al representante de la minera, Armando Fausto Ortega Gómez. Llegaron por la parte trasera, ya en territorio de Cerro de San Pedro, en las inmediaciones del cerro La Reposa, a un lado del sitio conocido como el Chiquihuitillo, donde se realizó la clausura del área afectada. El amparo negado no inhibe a la autoridad a condenar las devastaciones a la flora y fauna por acciones industriales. Se presentaron algunas fotografías y videos donde se constata el recorrido realizado por las áreas afectadas.

 

es content solo

Fraude ambiental

Un actuario del Poder Judicial del Juzgado Octavo de Distrito al buscar el domicilio del grupo Sierra de San Miguelito, que preside Edgardo de los Santos, ubicado en la zona poniente, entre la calle Oslo y Camino Real, se cansó de tocar e insistir dejando una notificación del amparo 1082/2018 en la que era emplazada como autoridad en una controversia promovida por comuneros de San Juan de Guadalupe. Encontró una finca abandonada con un muro pintado con vieja propaganda panista. El uso y manipulación de la academia para obtener salvoconductos y viabilidad en proyectos regresivos y de graves impactos tiene diversos ejemplos en la entidad.

Algunos ejemplos son Agenda Ambiental, creada para validar los trabajos de Minera San Xavier y por otra parte el financiamiento de la empresa canadiense a la Universidad Aut√≥noma de San Luis Potos√≠ logr√≥ revertir el apoyo al movimiento ciudadano. Al publicarse el Plan Centro Estrat√©gico de San Lu√≠s Potos√≠ en el 2003, los integrantes de las empresas Desarrollo del Pedregal y Pe√Īa Blanca, se llenaron de j√ļbilo, ya que les permitieron fraccionar y vender una √°rea de 620 hect√°reas del ejido Garita de Jalisco. Los empresarios echaron a andar un proyecto de expansi√≥n en las tierras de San Juan de Guadalupe y sus anexos Tierra Blanca y San Miguelito. Al inicio fueron 5 mil hect√°reas, luego se ajustaron a una primera etapa por m√°s de 2 mil.

El estudio que presentó Desarrollo del Pedregal en 1999 y que sirvió para obtener un cambio de uso de suelo en la sesión de cabildo elaborada por Ramón Ortiz Aguirre, en relación al estudio de impacto ambiental, definía que el área superior a las 737 hectáreas, se encontraba impactada por la erosión y recomendaba urbanizar de manera escalonada y construir un campo de golf. Estableció que no existe fauna, sin paisaje que proteger. Un discurso permisivo y falso.

Es el argumento que en el 2018 trató de venderse, pero ahora sobre 2 mil 64 hectáreas pretendidas por la inmobiliaria Reserva en San Juan de San Juan de Guadalupe. Así como modificaron el principio respecto a la recarga del acuífero de la Sierra de San Miguelito, establecieron el mismo criterio en la Garita de Jalisco. Ahora explotarían al máximo el esquema en la comunidad.

En el 2009, el Grupo Sierra de San Luis Potos√≠, elabor√≥ un estudio t√©cnico justificativo para buscar una declaratoria de √°rea natural protegida en el √°mbito estatal. Desde entonces responsabilizan a los mismos comuneros de que las tierras no se integren y recomienda estudios para dar viabilidad al proceso inmobiliario. Es un estudio mediocre y lleno de ocurrencias. En el 2018, corrigen a conveniencia el estudio del grupo Sierra de San Miguelito para sustentar la declaratoria parcial, emitida en septiembre del mismo a√Īo. Ahora el estudio es suscrito por el Consejo Potosino de Ciencia y Tecnolog√≠a y Secretar√≠a de Gesti√≥n Ambiental. Sin embargo, adem√°s de transcribir el dicho del Grupo Sierra San Miguelito, excluyen las 2 mil 64 hect√°reas. Es decir, lo que pretende el grupo de Carlos L√≥pez Medina y la inmobiliaria Reserva. Argumentan los conflictos de tenencia de la tierra para excluir del decreto la totalidad del pol√≠gono comunal, omiten decir que los problemas derivan del objetivo de crear inmobiliarias en el √°rea.

Una sierra sin recarga del acuífero

Todo se empez√≥ a armar desde el 2002. Carlos L√≥pez Medina, por una parte, inici√≥ la cooptaci√≥n de los representantes comunales, representados por Anastasio Esquivel Jasso y dem√°s fauna. Su meta era vincular el proyecto de Garita con el √°rea comunal. En el 2006, la victoria de los grupos inconformes en la asamblea comunal, s√≥lo alcanz√≥ a detener el proyecto un par de a√Īos, pues en el 2008, el comisariado democr√°tico se entreg√≥ en cuerpo y alma a los fraccionadores y la obscuridad volvi√≥ a la comunidad.

Desde entonces un membrete con rasgos de organismo no gubernamental, empez√≥ a operar una declaratoria de zona protegida para la Sierra de San Miguelito, invocando un esquema similar al de Garita de Jalisco. Dejar a los desarrolladores el √°rea ¬®deforestada¬® y que paguen los proyectos y estudios que engrosen la fortuna de los due√Īos del Grupo Sierra de San Miguelito AC.

Establecer un √°rea ecol√≥gica, desarrollar y permitir la urbanizaci√≥n. El √°rea ecol√≥gica dibuj√≥ un embellecimiento ficticio, busca aplicar millones de pesos con su justificante. Adem√°s de Sierra San Miguelito AC, se cre√≥ un pu√Īado de membretes ambientales. Incluso con un discurso radical y beligerante. Detr√°s de foros, talleres y hasta festivales, estuvo Sierra de San Miguelito AC y los recursos de los desarrolladores de la Garita de Jalisco. El tema era no permitir el nacimiento de un movimiento contra la urbanizaci√≥n. Reclutar cuadros que trabajaran temas que le dieran apoyo al proyecto, una fachada ambiental.

es content solo

¬ŅY?

19588317185_bb46029ab1_o

Autores: Oralia Guzm√°n, Elida Mendoza y Juan Pablo Moreno

PRELUDIO

El ¬ŅY? es una pregunta a otra pregunta. La petulante negativa a informar a los subordinados. Ano rendir cuentas. Es ya el axioma de un modelo autoritario de gobierno, enemigo de la cr√≠tica. Es un aviso que asfixia, para no indagar, c√≥mo se abordan y resuelven los asuntos de la comunidad. Es la sem√°ntica abreviada que inhibe, cercena el di√°logo, el derecho a preguntar y saber. Es un comportamiento arbitrario que entierra al otro. Lo pulveriza y desaparece. Es un asomo al fascismo.

El ¬ŅY? fue la actitud retadora que asumi√≥ Marcelo de los Santos, cuando le dijeron que la polic√≠a golpeaba a opositores a la minera San Xavier, en el contexto del primer informe de actividades. El ¬ŅY? vino cuando revolvi√≥ la figura pol√≠tica con cuestiones religiosas, al acudir a un aniversario de la di√≥cesis potosina. El ¬ŅY? fue la intestinal reacci√≥n al reclamo de los costosos e in√ļtiles viajes a Europa, acompa√Īado de un obeso s√©quito. El ¬ŅY? fue el descaro asumido, al ser descubierto, de pagar con la n√≥mina estatal, a dom√©sticos particulares.

Casi a la mitad del camino, Jes√ļs Marcelo de los Santos ha delineado, n√≠tido, los perfiles de su mandato: el derroche a ultranza y la prepotencia. Ni siquiera ha presumido que arrib√≥ al poder con la aureola de opositor, ya que es beneficiario de oscuras maniobras, instrumentadas por los grupos hegem√≥nicos. Y en la pr√°ctica cotidiana, encarna los peores vicios, que se creyeron extintos.

Editado por la serie, Libros de La Noticia, en la tercera obra, se analiza el dispendio irracional, de un personaje índole en el manejo de las finanzas, en una entidad sumida en la pobreza. Marcelo de los Santos, desfasado, sin freno alguno, dilapida el patrimonio colectivo, como si fuera jeque petrolero, mandante europeo, importado para el altiplano guachichil.

Por su lacerante actualidad, se retoma el fraude carretero y el caso de los fallidos invernaderos de Santa Rita, donde se confirman los nexos políticos y económicos, que guarda Marcelo de los Santos con su predecesor Fernando Silva Nieto, al que efectivo, lo hizo impune, ajeno a los incesantes reclamos de justicia.

Y aunque el soberbio ejecutivo se presume autónomo, en al penumbra y en la luz, se constata su dependencia umbilical con el jefe político de San Luis, Horacio Sánchez Unzueta, que lo vigila y acota con cientos de espías, disfrazados de colaboradores en el gabinete, donde son mayoría.

No obstante que los n√ļmeros son la especialidad de Marcelo de los Santos, ha resultado un p√©simo administrador, que trastoca las cuentas y se muestra insensible a las prudentes voces que lo conminan a no incrementar los d√©bitos y apegarse a la ley de transparencia. Tambi√©n se ofrece el retrato de un mandatario de extrema derecha, inmune a los cuestionamientos colectivos, enemigo del sindicalismo independiente. El velo se corre y aparece el rostro oxidado de un aut√©ntico baluarte del viejo r√©gimen, salido de las entra√Īas del PRI.

Hacer negocios, parece ser la divisa de Marcelo de los Santos, lo que lo convierte en uno m√°s, en la convulsiva historia de la pol√≠tica local. Y como Carlos Jonguitud Barrios, Leopoldino Ortiz Santos o Fernando Silva Nieto, tiene de principales aliados a sus familiares. Un capitulo pendiente, que debe ser contado con m√°xima objetividad a los potosinos, es la historia de Marcelo de los Santos Anaya, traficante de influencias, metido de lleno al deporte profesional, la especulaci√≥n del suelo urbano y los carros ‚Äúchocolates‚ÄĚ.

Una caracter√≠stica sui generis reviste de oscuro dem√≥crata a Jes√ļs Marcelo de los Santos Fraga: salpica hacia arriba, abajo y todos lados. Sus principales funcionarios, al final del sexenio, podr√°n engrosar las reducidas filas de los nuevos ricos en San Luis Potos√≠. Pero se trata tambi√©n de otra cr√≥nica que habr√°n de esperar los sufridos lectores de La Noticia. Por lo pronto, para su completo benepl√°cito, les contamos, sin ambages, los entretelones de una tragedia local, donde el anti h√©roe trasciende al rev√©s, en una buhardilla perdida en el tiempo y espacio.

es content solo

Lo peligroso de toparse con ministeriales

La litigante Marcela Alicia Galarza L√≥pez, denunci√≥ en la procuradur√≠a de justicia, por los delitos de amenazas, intimidaciones e intentos de extorsiones por parte de los agentes ministeriales H√©ctor Flores y Juan G√≥mez que tambi√©n intentaron ‚Äúlevantarla. Me llamaron por tel√©fono para asistir a un lugar donde estuvi√©ramos a solas con el menor n√ļmero de gentes. Para seg√ļn ellos, darme pormenores de una pesquisa en mi contra por dilapidar un veh√≠culo con palos y piedras cuyo due√Īo es Jos√© Juan G√≥mez, familiar del comisariado de Cerro de San Pedro, V√≠ctor Guti√©rrez M√°rquez, con el que he tenido algunas diferencias, ya que defiendo a unos ejidatarios de la zona. Podr√≠a ser el fondo del asunto‚ÄĚ.

A√Īadi√≥ que la llam√≥ el polic√≠a Flores, para decirle que la investigaba. Le pidi√≥ el n√ļmero del proceso para despu√©s asistir a declarar en su libre derecho. Le contest√≥ que no pod√≠a entregar los datos v√≠a telef√≥nica porque lo pod√≠a grabar. ‚ÄúMe encontraba en una asamblea con el Frente Com√ļn de Comerciantes en la Posada del Virrey. Les ped√≠ que asistieran. Lo que buscaron aplicarme fue el cl√°sico levant√≥n. Todos le tenemos miedo a los ministeriales. El se√Īor Juan G√≥mez es familiar del comisariado ejidal al que demand√© porque a dos de mis agremiados, Juan y Jos√© Luis Escalante Torres, no les entreg√≥ 200 mil pesos a cada uno de un fondo que entreg√≥ la minera San Xavier por el da√Īo ecol√≥gico a sus parcelas, correspondiente al ejercicio 2016‚ÄĚ.

En una supuesta asamblea, ya que nunca se llev√≥ a cabo, el comisariado decidi√≥ que sus clientes ya no eran ejidatarios. ‚ÄúTodo es un revanchismo porque en rueda de prensa inform√© sobre el despojo del que fueron objeto mis defendidos. Son los √ļnicos que en las asambleas ejidales defend√≠an los derechos de la comunidad y cuestionaban las err√≥neas decisiones de las autoridades del ejido que encabeza V√≠ctor Guti√©rrez‚ÄĚ.

La denuncia en contra delos ministeriales que dirige Jos√© Guadalupe Castillo Celestino, se radic√≥ a la mesa especial de servidores p√ļblicos y el subprocurador Ra√ļl Gerardo Flores Olgu√≠n prometi√≥ darle seguimiento para esclarecer el caso. Galarza expuso que las supuestas pesquisas en su contra por da√Īos a un veh√≠culo, al que le rompi√≥ el parabrisas y un espejo lateral, son falsas y no existe prueba alguna que la incrimine. Exige se le comprueben los dichos.

Dijo temer por su seguridad por los secuestros, levantones y hasta asesinatos en que se han visto inmiscuidos polic√≠as ministeriales donde existe una mafia de corrupci√≥n. ‚ÄúEn el 2010, los ministeriales trataron de llevarse a mi madre y hermano Juan Miguel Galarza. Con la ayuda de mis seguidores, se los impedimos. Lo acusaron de tener una camioneta americana robada. La unidad era viejita, pero se legaliz√≥. Se la llevaron al corral√≥n. Litigamos pero al final desistimos por las amenazas de los agentes. Mucha gente que pierde un carro y luego lo recupera la polic√≠a, batalla mucho para que se los regresen. Ya no los queremos en Soledad, por los atropellos que cometen con la gente‚ÄĚ.

Galarza lleva el caso de una compa√Īera que fue asaltada en la avenida Ricardo Basilio Anaya, donde la asalt√≥ otra mujer, que le fractur√≥ el brazo de un golpe, por no soltar la cartera. Cuando el expediente lleg√≥ a la ministerial, se perdi√≥. ‚ÄúHay una serie de irregularidades y los casos no se resuelven. ¬ŅLos polic√≠as est√°n coludidos con delincuentes?. Otra se√Īora fue agredida por una bailarina, a la que demandamos por lesiones. No le import√≥ que la v√≠ctima tenga una discapacidad. Vive en Los Fresnos, en Soledad. Le digo a mis agremiados que cuando tengan un robo, lo reporten como fuego o que es un atropellado, para que al menos lleguen los bomberos. Cuando ocurre un atraco, nadie acude. El 911 es deficiente. No existen polic√≠as capacitados, con salarios decentes. Tampoco tienen uniforme. En Estados Unidos el n√ļmero de emergencias s√≠ funciona. Cualquiera llama para solicitar un bombero, polic√≠a o una ambulancia. En M√©xico falta capacitar a los agentes y acabar con las redes de corruptelas que existen en sus filas‚ÄĚ.

A√Īadi√≥ que el fiscal que se habr√° de nombrar, debe estar preparado, tener experiencia para brindar seguridad a los ciudadanos. Conocer el nuevo sistema de justicia. El gobernador Juan Manuel Carreras debe estudiar a fondo los perfiles que va a presentar. Indic√≥ que el procurador Federico Garza no cumple con las exigencias. Conf√≠a en que se resuelva la falsa denuncia en su contra, que se gener√≥ por revanchismos del comisariado y sus adeptos a los que demand√≥. Anunci√≥ que la minera San Xavier les entregar√° casi 40 millones de pesos. Buscan manejarlos de manera arbitraria, ya que la trasnacional busca no resarcir el da√Īo ecol√≥gico que provoc√≥.

es content solo

Joel Ramírez usa el presupuesto de la Sege y se alía a desertores del PRI con tal de ganar una curul

Inspirado en el modelo tr√°nsfuga del doctor en derecho Juan Manuel Carreras, que se brinc√≥ antes al PAN y luego se regres√≥ al PRI para buscar la gubernatura, ahora el secretario de ramo educativo, Joel Ram√≠rez D√≠az, con la ventaja adicional del erario, adelant√≥ los tiempos pol√≠ticos para buscar la curul local por el distrito dos, aliado a desertores que hasta hace poco militaron e hicieron proselitismo para el PRD. El ansioso funcionario ya hace campa√Īa prematura en Villa de Reyes, Zaragoza, Cerro de San Pedro, Villa de Arriaga, Tierra Nueva y Santa Mar√≠a, la cabecera distrital.

Algunos activistas inconformes establecen que el novato dirigente estatal del PRI, Martín Juárez Córdova, al que ubican de bajo perfil y nulo mando, no debe prestarse a las imposiciones de Carreras o habrán de provocar una profunda fractura en los comicios del 2018. Exponen que hace falta reivindicar perfiles adecuados a cada zona geográfica, cercanos y conocidos por la ciudadanía. No aceptarán les envíen personajes ajenos a los problemas locales, que después de conseguir sus egoístas propósitos, jamás se les mira de nuevo.

En Villa de Reyes, Ram√≠rez se apoya en el dueto de los hermanos Mart√≠n y Eduardo Ch√°vez, que antes buscaron dos veces la alcald√≠a sin √©xito. Se confrontaron con el actual edil, Juan Gabriel Solis, que se maneja de manera aut√≥noma y ha incurrido en actos de nepotismo y corruptelas en la entrega de los contratos de obras p√ļblicas. Eduardo Ch√°vez se col√≥ como diputado local, ya que hizo campa√Īa de manera simult√°nea con el galeno de baj√≠simo perfil, Fernando Toranzo, al que sirvi√≥ antes como empleado en el departamento de prensa. En la etapa de legislador, se alej√≥ de su hermano, al que no salpic√≥ de los beneficios de sus dietas.

En Cerro de San Pedro, Ram√≠rez no goza de las simpat√≠as del mun√≠cipe Jes√ļs Nava Loredo, abandonado por Carreras y Mart√≠n Ju√°rez. Lo subestiman por encabezar un sitio peque√Īo, denostado y pulverizado por la minera San Xavier. Nava es hijo de la tres veces edil, Rosaura Loredo. Ram√≠rez se podr√≠a confrontar con Nava, que tratar√° de reelegirse en alianza con otro grupo externo de alcance regional. El √ļnico y debilitado apoyo de Ram√≠rez lo encontr√≥ en el ex tesorero Jos√© Socorro Alvarado Picaso, que al ser derrotado en la contienda interna, dio el bandazo y se apunt√≥ como candidato del Verde Ecologista, donde alcanz√≥ el tercer lugar en las votaciones. Lo super√≥ la panista Alejandra Segura Villagar√°n, que logr√≥ el segundo sitio. Para pagar el auxilio emergente, Joel Ram√≠rez tendr√° que ir en contra de los intereses del PRI, cuando le cubra la factura a Alvarado, que volver√° a competir por el Verde Ecologista en sus afanes por convertirse en presidente municipal.

Aunque en Villa de Arriaga el PRI ganó la alcaldía con el profesor oriundo de Maravatio, Michoacán, Armando Bautista Abad, Ramírez no tiene la garantía de un respaldo institucional. El edil es un miembro prominente del organismo de choque Antorcha Campesina. Incluso, logró la licenciatura en educación física en la normal Aquiles Córdova Morán. Los antorchistas cualquier apoyo clientelar lo condicionan a cambio de sustantivas prebendas. Lo que se le puede facilitar a Ramírez, ya que tiene a la mano el presupuesto de la Sege. En su oportunidad, la misma ventaja sacó Carreras, con lo que pudo adquirir nuevas propiedades en el centro histórico para ampliar las instalaciones de su universidad privada.

En Zaragoza, se le complica el escenario a Joel Ram√≠rez, ya que habr√° de enfrentar al cacicazgo en ciernes que encabeza la ex alcalde Amada Zavala, que impuso al actual edil, Xavier G√≥mez Reina, que se rebel√≥ y corri√≥ a los dem√°s enclaves de su ex jefa, que prepara la venganza. El control del comit√© municipal del PRI lo tiene el tres veces ex candidato a la alcald√≠a, Rafael C√°rdenas Govea, al que siempre lo dej√≥ a la deriva la dirigencia estatal, donde se incluye Ram√≠rez, que en los √ļltimos comicios, coludido con la ex dirigente de la CNOP y actual diputada local, Marta Orta, se inclinaron por la abanderada del Partido Nueva Alianza, Paloma Bravo, que logr√≥ 2 mil 19 votos. C√°rdenas 2 mil 833. G√≥mez los derrot√≥ con 3 mil 349.

No obstante las tres derrotas que carga encima, C√°rdenas ha servido como eficiente aportador de votos para la gubernatura, diputados federales y locales. Como Ram√≠rez no lo auxili√≥, recurre al m√≠nimo apoyo que le otorga el ex presidente municipal del PRI en el trienio de 1997-2000, Jes√ļs Flores Carrillo, ¬ęEl Chuyeras¬Ľ, que luego se pas√≥ al PAN donde ahora milita en la oscuridad. A C√°rdenas lo concept√ļan como un engordador de caballos que cosecha puercos. Pero su futuro puede cambiar si concreta una alianza con el actual edil, Xavier G√≥mez, que planea regresar al PRI para blindarse de los inminentes ataques de Zavala, que buscar√° regresar a la alcald√≠a que le hered√≥ al alfil que la traicion√≥. Es casi seguro que C√°rdenas volver√° a medir fuerzas con Zavala en el 2018. Conf√≠a en ganarle con los menos de 500 votos que le hacen falta y que ahora le juntar√° G√≥mez, su principal promotor.

En Santa Mar√≠a del R√≠o, Joel Ram√≠rez tiene de principal enclave al perdedor aspirante a la alcald√≠a por el PRI, Reynel Montero, al que hizo hace poco, director de secundarias t√©cnicas. Coloc√≥ como recaudadora de finanzas a su hermana Marcelina Montero. No le import√≥ que su aliado apoy√≥ de manera abierta al candidato del PRD a la gubernatura, Fernando P√©rez Espinosa, en lugar de respaldar al abanderado del PRI, Juan Manuel Carreras. Montero asisti√≥ adem√°s al cierre de campa√Īa del candidato del PRD a la alcald√≠a, Mario Borjas, oriundo de la comunidad de Enramadas, qui√©n qued√≥ en segundo lugar con 4 mil 674 sufragios. El dueto hizo mancuerna con el experto en derrotas, el panista Jes√ļs Vega, al que le ayudaron en su alianza con el Verde Ecologista y Nueva Alianza, que en otras partes hizo equipo con el PRI. Fueron batidos por su oponente Israel Reyna Rosas, con una diferencia de 2 mil votos. Ram√≠rez tiene en contra al jefe pol√≠tico local, el ex edil Pedro Reyna, que maneja varias opciones para conseguir la curul local.

Reynel Montero busc√≥ la alcald√≠a en 1992. Lo derrot√≥ el comerciante distribuidor de la cerveza Corona, Ismael P√©rez Grimaldo, que particip√≥ bajo la categor√≠a de los ¬ęengomados¬Ľ. Era la etapa de las concertaceciones que impuls√≥ el ex presidente Carlos Salinas, coludido con el PAN. El gobernador interino Gonzalo Mart√≠nez Corbal√° negoci√≥ que P√©rez renunciara al cargo. Entr√≥ de emergente el regidor del PRI, Bernardo Rodr√≠guez, que termin√≥ el mandato. En Tierra Nueva a Joel Ram√≠rez lo auxilia el ex edil Margarito Chavarr√≠a, que luego intent√≥ regresar sin √©xito a la alcald√≠a. Fue entonces que apoy√≥ a otros candidatos ajenos a su partido, como al abanderado de Movimiento Ciudadano, Juvenal Mel√©ndez Sandoval. Se sabe que tambi√©n respald√≥ al dos veces ex mun√≠cipe de Santa Mar√≠a, Pascual Mart√≠nez.