Archivo de la etiqueta: testimonios

es content solo

A Garza Herrera no le importan las desaparecidas de San Luis

Con un despunte en los √≠ndices delictivos en la entidad y la inoperancia del fiscal Federico Garza Herrera, queda al descubierto el p√©simo desempe√Īo de las dem√°s autoridades para salvaguardar el bienestar de los potosinos. Datos del sem√°foro delictivo en San Luis Potos√≠ arrojan que desde diciembre del 2017 a febrero del a√Īo en curso, se habr√≠an cometido 112 homicidios, 4 secuestros y 9 feminicidios. A las cifras se suman los casos de personas desaparecidas en la entidad. El cuadro se complementa con la angustia y nerviosismo de sus familiares que se pierden en tr√°mites burocr√°ticos y nulas pesquisas.

Un tr√°gico ejemplo lo constituye la se√Īora Leticia Ramos Medina que denunci√≥ el m√≠nimo inter√©s de Garza y sus colaboradores para localizar a su hija Johana Natal√≠ Montoya Ramos que desapareci√≥ el 7 de marzo del a√Īo curso. Fue vista a la altura de la carretera a Rioverde, cuando se comunic√≥ como a las 10 de la noche. Dijo que iba para la casa, pero nunca lleg√≥. ‚ÄúTiene tres hijos, con los que siempre se comunica. Cuando no les habl√≥ dos d√≠as, acud√≠ a poner la demanda‚ÄĚ.

Ramos Medina resalt√≥ que no ha obtenido ninguna respuesta sobre las investigaciones. ‚ÄúS√≥lo dicen que van a proceder, pero no hacen nada. Hacen caso omiso. No sabemos a qui√©n dirigirnos. Comparecimos ante Garza Herrera para que ponga cartas en el asunto. Insistiremos para que no quede impune. Pareciera que les pagan por hacerse tontos‚ÄĚ.

El ciudadano Julio C√©sar Aguilar, esposo de Johana Natal√≠ Ramos expuso que las investigaciones por parte del fiscal son nulas y lentas. A casi una semana de haber interpuesto la queja, no activ√≥ el protocolo de alerta √Āmber. Exigi√≥ se investigue a fondo y que regrese con vida su c√≥nyuge.

La √ļltima vez que la vio fue cuando sali√≥ de su domicilio en compa√Ī√≠a de varios amigos. ‚ÄúSe fue a las 11.30 de la noche y ya no la volvimos a ver. Al d√≠a siguiente solo volvieron sus conocidos, dijeron que andaban en Cerro de San Pedro. Los cuestion√© d√≥nde qued√≥ mi se√Īora. Contestaron que en el Oxxo de las Cruces, que se ubica en G√°lvez. Eran las cuatro de la ma√Īana. Despu√©s ya no supieron nada. No empiezan las investigaciones, tenemos tres hijos. No saben lo que pas√≥. Sospecho que algo le hicieron o la desaparecieron. Todos los d√≠as lloro. Me siento impotente por no saber d√≥nde buscarla. Garza tiene los elementos para buscarla y no lo hace. Puse la denuncia y nos han tra√≠do vuelta y vuelta‚ÄĚ.

La se√Īora Susana Michel Escalante denunci√≥ que tambi√©n se halla desaparecido su esposo Cristian Guadalupe Rosa, que es amigo de Johana Ramos. Ambos desaparecieron juntos. Relat√≥ que lo vio por √ļltima vez cuando sali√≥ de su domicilio, ubicado en la colonia Hogares Populares, Soledad, antes de irse con unos amigos. Desde entonces perdi√≥ contacto. ‚ÄúSali√≥ a las 11 de la noche y ya no se comunic√≥. Siempre lo hac√≠a en Facebook o mensajes de celular. Puse la denuncia, porque se supone que son tres las personas que est√°n desaparecidos. No sab√≠a hasta que la hermana de Johana Ramos me fue a buscar a la casa. Me dijo que tambi√©n no la encontraban. No sab√≠a que era amiga de mi esposo. Volv√≠ acudir a la fiscal√≠a, ya que en el peri√≥dico, dijeron que apareci√≥ un cuerpo en una caja de cart√≥n. Era un joven entre 25 y 30 a√Īos. No tra√≠a identificaciones. Mi esposo dej√≥ la cartera en la casa‚ÄĚ.

Expuso que en las investigaciones solo exponen pretextos y largas para no resolver el caso. ‚ÄĚMe han dicho que me marcan si hay avances, pero no han hecho nada. Estoy desesperada, son muchos los que desaparecen. La vez que vine me ense√Īaron el cuerpo de un muchacho que fue calcinado para ver si era mi esposo. El otro tampoco lo reconoc√≠. Ahora me da miedo salir.‚ÄĚ

Tambi√©n expuso su caso la se√Īora Marta Patricia Orta, ya que no encuentra a su hija Santa Sayuri Hern√°ndez Orta, la cual fue vista por √ļltima vez el 3 de marzo cuando sali√≥ de su casa a las 9 de la noche en el Saucito. ‚ÄúMe dijo que iba con unos compa√Īeros de la preparatoria. Se investig√≥ a los j√≥venes y dijeron que no lleg√≥. Entregu√© todos los documentos a los agentes ministeriales, los cuales me dijeron que por ser viernes, hasta el lunes a primera hora me tendr√≠an resultados que no entregaron‚ÄĚ.

Orta explic√≥ que su hija cursa el segundo semestre de la preparatoria San Luis Rey. Antes de reportar que estaba desaparecida, las autoridades empezaron las investigaciones 24 horas despu√©s. Se negaron a activar la alerta √Āmber, ya argumentaron, no se encontraba en peligro. ‚ÄúTiene 15 a√Īos, los agentes se molestan cuando marco y pregunto por avances. Su excusa es que se pudo ir con el novio. Es lo que nos dice la funcionaria Magdalena Gonz√°lez. La cuestiono que si tiene conocimiento de lo que afirma, me la regrese. No es la primera ni√Īa que desaparece en San Luis. Uno investiga y se da cuenta de m√°s casos‚ÄĚ.

 

es content solo

Carreras le garantiza impunidad a Eduardo Perogordo

El psic√≥logo criminal, Julio Alfredo Ceballos Alonso, analiza de manera tangencial las arteras violaciones sexuales del empresario Eduardo V√≠ctor del Sagrado Coraz√≥n Perogordo Oliva en contra de su hija Greta Ximena Perogordo Corral, desde la perspectiva del incesto y sus m√ļltiples facetas familiares y sociales. Se remonta a los or√≠genes primitivos donde las hordas lo rechazaron para expander la econom√≠a. A ra√≠z del √ļltimo caso que aborda, le llegaron testimonios de 36 mujeres que han sido agredidas en el seno de sus respectivos hogares. Lament√≥ que las agrupaciones feministas lo han dejado solo en un tema de influyentismo pol√≠tico y econ√≥mico. Expuso que el verdugo goza de absoluta impunidad por la cercan√≠a que tiene con el gobernador Juan Mamuel Carreras L√≥pez, ya que ambos fueron compa√Īeros en el Instituto Potosino, donde tambi√©n jugaron en el mismo equipo de f√ļtbol. Ceballos lament√≥ el deficiente desempe√Īo del procurador Federico Garza Herrera, que no ha ordenado los m√≠nimos estudios m√©dicos y forenses para analizar los estragos f√≠sicos y racionales en la v√≠ctima, que por indicaciones de su progenitor, result√≥ sodomizada en encuentros grupales, junto con su madre, Beatriz Corral Elorduy, lo que despert√≥ su coraje para denunciar las incontables vejaciones con nulos resultados.

-¬ŅDe d√≥nde viene el incesto, por qu√© persiste en la actualidad?.

-El incesto en una relaci√≥n sexual entre familiares de l√≠nea sangu√≠nea muy directa. Es decir, entre padre e hija, madre e hijo, mujer-hermano, mujer-t√≠o, mujer- abuelo. Se ha hecho un tanto extenso el t√©rmino, porque es m√°s que una violaci√≥n de un familiar cercano. Alude a cuando una mujer tiene relaciones sexuales con el yerno o la nuera con el suegro. Ha llegado a tal grado. Aun se le denomina incesto cuando hay un nexo entre compadre con la comadre. La v√≠ctima no tiene que estar consciente. El incesto lo puede concretar un adulto mayor, gente responsable. Es decir, el pap√° de 60 a√Īos y la hija de 20. Es sexo consensado. Si vamos a la cuesti√≥n hist√≥rica, tenemos estudios muy profundos de Sigmund Freud en su libro T√≥tem y Tab√ļ donde plantea que el incesto es muy primitivo. Pero las tribus prehist√≥ricas lo aborrec√≠an por cuestiones econ√≥micas. Cuando se practica el incesto, la endogamia, es decir, el sexo y la procreaci√≥n hacia el interior de la familia, no crece la sociedad, no prospera. Entonces empiezan a practicar la exogamia, el matrimonio fuera de la familia. Buscan otra familia que los auxilie en la b√ļsqueda de alimentos. En la actualidad existe una falacia, un mito. Se dice que cuando procrean una pareja con lazos de afinidad sangu√≠nea muy cercanos, el ni√Īo nace con malformaciones cong√©nitas.

¬ęNo se ha comprobado todav√≠a porque hay relaciones entre padre e hija, madre e hijo y tienen familia. Los ni√Īos son perfectamente sanos. Es un tab√ļ social muy poderoso. Mis investigaciones van dirigidas a la sociedad potosina, nunca a la autoridad. Hay derecho humano a la verdad, que niegan las autoridades. Hay casos de alto impacto que pasan desapercibidos por instituciones irresponsables, omisas y corruptas. Yo quiero darle una respuesta a M√©xico. Mis pesquisas llegan a muchas partes del mundo. El incesto se maneja como algo muy oculto. Pero me doy cuenta que es tan com√ļn como los calcetines rotos. Cuando comienzo a trabajar e investigar el caso de Greta Perogordo aparecieron 36 mujeres conocidas. Me dieron testimonios de sus experiencias incestuosas. La mayor√≠a dijo que fueron abusadas a los 6 a√Īos. Todas coinciden en la edad. Ignoro si sea el l√≠mite o antes no ten√≠an memoria porque hay abusos sexuales de un reci√©n nacido, uno o dos a√Īos. Hay tocamientos obscenos, violaciones que no pasan desapercibidas, aunque no tengan lenguaje todav√≠a. Hay tres proyecciones psicol√≥gicas para saber si fueron abusados sexualmente¬Ľ.

¬ęLa sociedad potosina acept√≥ que yo acusara a un ministro de la iglesia cat√≥lica, Jos√© Carlos Contreras, como responsable de violar y dar muerte a la estudiante del salesiano Shantal Gonz√°lez L√≥pez, pero ahora no permiten que yo acuse a un padre de familia que viol√≥ a su hija. El incesto no es m√°s que la violaci√≥n de un familiar cercano. Nos referimos al caso de Greta Perogordo Corral. Lo m√°s extra√Īo, que me entristece y enoja mucho, es que las mismas mujeres potosinas no le conceden el derecho a la duda. Todas dicen que miente. Como psic√≥logo, para determinar que lo hace, no sirve mi capacidad intelectual ni mi instinto policiaco. La tengo que someter a una serie de estudios, bater√≠as de pruebas, hacer un gr√°fico de su perfil y determinar su conducta. No solo porque la vieron en un video o la televisi√≥n pueden decir que miente. Ni el pol√≠grafo lo hace. No detecta la mentira ni la verdad. No entiendo por qu√© las mujeres no se volcaron en su ayuda. Las autoridades fueron omisas en el caso de Greta Perogordo. Tan grave es que ni siquiera existe un certificado del m√©dico legista de c√≥mo se encuentra su cuerpo. No se ha determinado c√≥mo estaban sus genitales, si hubo desflore y si con el tiempo cicatriz√≥. He denunciado que el caso camina hacia la impunidad. Es un asunto que golpea a la familia pol√≠tica potosina, al PAN, por la postura socioecon√≥mica del victimario Eduardo Perogordo Oliva, ingeniero ge√≥logo, poseedor de algunas minas donde hay metales preciosos. Pertenece a la elite de la sociedad potosina, lo que deja indefensa a la menor¬Ľ…contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, ENERO 2017)

portada ene