Archivo de la etiqueta: ríos

es content solo

El Pujal Coy, un rotundo fracaso

El sistema de riego Pujal Coy es un gran fracaso, un fraude. No cumpli√≥ con el objetivo de darle tierras a los campesinos, establece el dirigente del Movimiento Huasteco Democr√°tico, Said L√≥pez de Olmos Mart√≠nez. ¬ęEn la actualidad existe una concentraci√≥n espantosa de propiedades en la zona. Los verdaderos productores est√°n desalentados para trabajar. Parte del fiasco se debe a que sin consensar con los campesinos, desde las oficinas de gobierno, se realiz√≥ el proyecto de querer cambiar la vocaci√≥n ganadera para convertirlo en el granero de Am√©rica Latina, como lo llegaron a mencionar. Despu√©s se politiz√≥ el asunto. Se inici√≥ con el prop√≥sito de construir una gran presa que captara los excedentes de los r√≠os Tampa√≥n, Valles y Coy. Y el agua que se a√Īexara en el recorrido de otros afluentes como el r√≠o Gallinas. Adem√°s de los chorros de agua provenientes de la sierra. Al final se desecharon los planes por no calcular el proceso econ√≥mico. Les falt√≥ interpretar y profundizar para llevar adelante el plano t√©cnico¬Ľ.

Said L√≥pez mencion√≥ que el gobierno, al entregar el Pujal Coy, durante la d√©cada de los setentas, busc√≥ cooptar los movimientos sociales que luchaban por la tierra, para dejar intocables a los latifundistas. Record√≥ que se puso en marcha en el sexenio de Luis Echeverr√≠a √Ālvarez, con el que se entrevist√≥ un grupo de campesinos en los Pinos. Le dijeron: ‚Äúusted ya tiene la novia, pero le falta la casa para meterla. No se la puede llevar si falta d√≥nde acomodarla¬Ľ. Para explicarle que todav√≠a no se empezaban a construir las obras de infraestructura y ya se repart√≠a la tierra a diestra y siniestra. ‚ÄúHubo algunos grupos que trajeron gente de Sonora para formar ejidos. Los campesinos de San Luis no ten√≠an parcelas, pero los fuere√Īos s√≠. Llegaron a tomar tierras sin conocer en lo m√≠nimo, la forma de labrarla. El proceso no es universal, cada parte del pa√≠s tiene su propio estilo. Despu√©s las regresaron y no se supo d√≥nde y c√≥mo quedaron¬Ľ.

Agreg√≥ que el temblor de 1985 que sacudi√≥ al Distrito Fedral, donde se derrumb√≥ el edificio de la Reforma Agraria, les dijeron que se perdieron muchos expedientes del Pujal Coy. No lo creyeron, porque el encargado era el vallense Librado Ricavar, que ten√≠a sus oficinas en Tampico, Madero, Tamaulipas. Despu√©s traslad√≥ los expedientes a Ciudad Victoria y a√Īos m√°s tarde ¬ęnadie supo d√≥nde qued√≥ la bolita. Hay mucho d√≥nde escarbar. Pero no tenemos con qui√©n hablar, porque existe sordera, hipocrec√≠a, demagogia, desconocimiento. Los funcionarios son unos analfabetas e insensibles. No han tenido la capacidad para desenmascarar a los asesinos de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. ¬ŅAnte qui√©n nos podemos dirigir, que tenga voluntad, para ahondar en los problemas del Pujal Coy?. ¬ŅIremos con el mentiroso que nos dijo que no aumentar√≠a la gasolina, ni la energ√≠a el√©ctrica?. Nos ponen ante circunstancias muy dif√≠ciles. Se avecinan grandes tormentas que los pol√≠ticos no quieren ver‚ÄĚ.

El Pujay Coy, en San Luis Potos√≠, comprende cerca de 300 mil hect√°reas, en la primera y segunda fase. Abarca parte de Valles, Tamu√≠n, √Čbano, San Vicente, Tanqui√°n, Tanlaj√°s y Aquism√≥n. Se deben agregar otras 30 mil que el gobierno federal y estatal acordaron entregar en la d√©cada de los noventas, como parte de la lucha que se emprendieron entonces. L√≥pez precis√≥ que tal reparto tampoco ha concluido, porque varios grupos, como el mismo que encabeza, tienen en su poder actas de posesi√≥n precarias. Existen acuerdos y convenios que no han terminado los gobiernos. Los particulares poseen grandes extensiones de tierra que son de los campesinos.

El dirigente del Movimiento Huasteco Democr√°tico insisti√≥ en que hay ‚Äúsordera pol√≠tica‚ÄĚ por parte de las autoridades que desconocen la historia del Pujal Coy. Exigi√≥ una auditoria t√©cnico-administrativa a fondo para saber c√≥mo se distribuy√≥ la tierra. Indic√≥ que su organismo insistir√° para que se concrete el estudio y que m√°s de 10 mil jefes de familia puedan tener su predio en la mano. ¬ęEl proceso que yo conozco, lo empez√≥ la Comisi√≥n Nacional del Agua, la dependencia que compraba las tierras y las entregaba a la Secretar√≠a de la Reforma Agraria que se encargaba de darlas a los grupos organizados. Hubo varias etapas. Le prometieron a los campesinos que les iban a entregar 10 hect√°reas de riego a cada uno. Y en caso de incumplir, 20 hect√°reas de temporal. ¬ŅPreg√ļntales cu√°ntas tienen?. El Pujal Coy naci√≥ muerto y ha sido una rebatinga tremenda de intereses y actos de corrupci√≥n. Se distribuy√≥ de forma an√≥mala la riqueza. Hubo muchas transas en el proceso. Ahora, cientos de los verdaderos campesinos se encuentran sin tierra. Otros la vendieron porque est√°n desahuciados. No pudieron desarrollarse como hubieran querido‚ÄĚ.

¬ŅSabe qu√© dependencia tiene el dato, el padr√≥n de d√≥nde quedaron las 300 mil hect√°reas?

-No, pero est√°n los campesinos, los jornaleros. Son los que saben quienes son sus patrones, cu√°ntas hect√°reas tienen, hasta d√≥nde abarcan. Otros datos los hemos bajado de las diferentes secretar√≠as. Ahora los muchachos ya se meten a las computadoras. No se puede ocultar nada. La forma de aclarar y enderezar el proceso de reparto es a trav√©s de una auditoria. Pero no hay confianza en el gobierno para que la realice. ‚ÄúNi modo que nos manden a clarificar el entuerto al ex gobernador de Chihuahua, al de Veracruz o al de Quintana Roo. Todos est√°n quemados, son una porquer√≠a. Tampoco los partidos pol√≠ticos son una alternativa. Han demostrado su falta de conocimiento. Son comparsas de grup√ļsculos en el poder, para satisfacer sus propios intereses. El que puede rescatarlo es el pueblo organizado y consciente. Sin protagonismos ni posiciones caudillistas. No vislumbramos a nadie capaz, dentro de la estructura del estado, para que pueda marcar siquiera una estrategia que solucione los problemas que enfrenta la huasteca. Va a llegar el momento del hartazgo, del ya basta. Las protestas de los √ļltimos d√≠as son apenas el principio. Estamos en un proceso de parto, pero sin anestesia, en el alumbramiento de otra sociedad‚ÄĚ.

El dirigente del Movimiento Huasteco Democr√°tico, dijo que el estado, adem√°s de prohijar el latifundismo, les da recursos p√ļblicos a los amos y se√Īores para que trabajen sus grandes extensiones de tierras. Son los que reciben los financiamientos. En cambio a los campesinos, por m√°s que se organizan, no los toman en cuenta. ‚ÄúEs raro el que riega su predio, por las altas cuotas que cobra la Comisi√≥n Federal de Electricidad. S√≥lo lo hacen los que tienen dinero¬Ľ. Para colmo de Said L√≥pez, interpuso una demanda contra el gobernador Juan Manuel Carreras, para que un juez lo obligue a recibirlo en audiencia. Mostr√≥ un oficio que est√° por cumplir el a√Īo, donde le solicit√≥ al mandatario una cita para plantearle varios puntos relacionados con el campo.

-¬ŅUsted apoy√≥ a Carreras en la campa√Īa y ahora se ampara para que lo reciba?

-Es para dar verg√ľenza, pero es cierto. Ya ganamos el amparo, caus√≥ ejecutoria, pero no pasa nada. Afloran las argucias, el influyentismo, el vale madrismo. Es una l√°stima, tengamos que recurrir a un juez. En la campa√Īa fue y nos ech√≥ una sarta de demagogia. Nos prometi√≥ todo el respaldo para resolver aspectos sociales. En el campo, un papel vale menos que la palabra. A lo mejor vamos a la c√°rcel por exigirle que cumpla. Lo que buscamos al menos es que se nos pare al frente. Nos diga que no va a ayudarnos y nos mande a la chingada. No le vamos a decir nada. Nos iremos contentos porque nos habl√≥ con la verdad¬Ľ.

A√Īadi√≥ que uno de los puntos que pretende hacerle a Carreras es que les haga un plantel de educaci√≥n media superior, un Colegio de Bachilleres o Cecyte en la comunidad del Centinela, en Tamu√≠n, que tiene casi 3 mil habitantes. La mayor√≠a son j√≥venes que despu√©s de terminar la secundaria, no pueden seguir sus estudios por falta de recursos. ‚ÄúEn la zona no hay futuro. Los que logran terminar la primaria, agarran el vicio o son macheteros. Vemos el gran contraste. A cientos de muchachos no les quieren brindar la alternativa de un mejor futuro. En cambio, vemos c√≥mo los diputados van a estrenar carros. Es aberrante. ¬ŅNo se pueden trasladar en carros del 2008, 2010, si les dan mantenimiento?. No razonan que en la entidad existen necesidades apremiantes‚ÄĚ.