Archivo de la etiqueta: Querido Alberto

es content solo

No llor√© ni sufr√≠ por la muerte de Juan Gabriel, dice Joaqu√≠n Mu√Īoz

El autor del libro Juan Gabriel y yo, Joaqu√≠n Mu√Īoz, revela que su ex jefe y confidente, el otrora famoso cantante Alberto Aguilera Valadez, tuvo un gran n√ļmero de romances a los que en su momento les dedic√≥ una exitosa melod√≠a. Entre sus conquistas aparece el c√≥nyuge de la connotada artista espa√Īola, Roc√≠o Durcal, el tambi√©n int√©rprete Antonio Morales Barretto ¬ęJunior¬Ľ al que no le compuso alguna l√≠nea, pero le hizo a su esposa incontables canciones que la inmortalizaron. Ex ministerio p√ļblico, Mu√Īoz narra que dej√≥ su carrera para seguir al artista por todo el mundo despu√©s que el destino los fundi√≥ en un solo ser despu√©s de conocerse en el palenque de la Feria Nacional Potosina. A Mu√Īoz le bastaron 4 a√Īos de vida √≠ntima con Juan Gabriel para escribir un libro de esc√°ndalos may√ļsculos en el √°mbito art√≠stico que le permitieron vender varios millones de copias. Ya afina la segunda parte, donde habr√° de contar la etapa en que se reconciliaron despu√©s de 30 a√Īos de estar separados y la muerte del cantante oriundo de Michoac√°n, que pereci√≥ por el exceso de trabajo y el trato desp√≥tico de uno de sus hijos, Iv√°n Aguilera, en la √ļltima gira que realiz√≥ en Estados Unidos.

¬ęYo viv√≠ con Juan Gabriel. Antes me ca√≠a gordo, era su menor fans. No lo quer√≠a conocer. Yo hab√≠a llegado de Estados Unidos y donde quiera se escuchaba la canci√≥n Siempre en mi mente. En todos lados la tocaban. Era tanto que me aburri√≥, lo mismo el a

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Joaqu√≠n Mu√Īoz

utor que la cantaba. Lo conoc√≠ cuando se present√≥ en un palenque de la Feria Nacional Potosina el 29 de agosto de 1978. Unos amigos quer√≠an ir a verlo. Los invit√©. Como yo era agente del ministerio p√ļblico adscrito a la polic√≠a judicial del estado, ten√≠a f√°cil acceso. Le dije a mi secretario Jos√© Luis de Alba que ir√≠amos al palenque en la noche. Le sugiero que entre al camerino e invite a Juan Gabriel a que se tome una copa con nosotros donde quiera. Sab√≠a que mi carta de presentaci√≥n no iba a ser rechazada. Le contest√≥ que no tomaba. Entonces fui en persona y le toco. Cambi√≥ la circunstancia porque el destino de ambos se juntaba. Un destino donde no hab√≠a nadie m√°s que los dos. Eran miles de gentes que lo miraban miles noches y yo fui su destino. Y contra el destino nadie puede. En el libro Juan Gabriel y yo aparece el d√≠a y la hora en que nos conocimos. No hubo nadie m√°s. Yo le habl√© de usted, no le gustaba que lo tutearan. Lo felicit√© por sus canciones y lo invit√© a tomar una copa. Me dijo que no tomaba, pero tampoco hab√≠a comido, ya que ven√≠a de Venezuela. En el aeropuerto de M√©xico hab√≠a dejado su carro ya que se vino directo al palenque. Quedamos de vernos en la suit Tangamanga del hotel Panorama, despu√©s de actuar. Pepe Luis estuvo con nosotros en la cena.

Segu√≠ como ministerio p√ļblico, pero Juan Gabriel me hablaba. Me dec√≠a, Joaqu√≠n, me voy a presentar en tal lugar, te espero en Monterrey, Tabasco, donde fuera. Yo sacaba permisos en la procuradur√≠a para faltar. Alberto siempre me dec√≠a que renunciara. Ya eran muchos permisos y poco a poco conoc√≠ su trabajo. Le presentaba artistas, conviv√≠a con empresarios. Aprend√≠ el negocio. Cuando renunci√© y me fui a trabajar a su lado, ya me las sab√≠a de todas, todas. Me incorpor√© un a√Īo despu√©s de conocerlo. Ven√≠a mucho a San Luis. Mis amigos eran los suyos y se divert√≠an mucho. Estaba Roc√≠o Camargo, la hija de Lucha Villa. La conoc√≠ en 1979, altern√≥ en la feria de Aguascalientes con Juan Gabriel, quien me la present√≥. Andaba soltera, se cas√≥ en 1980 con el due√Īo del palenque, Ismael Esquer, originario de San Luis. Nos separamos a los 4 a√Īos porque ya no quise estar a su lado y me regres√© a San Luis. Nunca hubo una diferencia entre nosotros. Fueron decisiones que tom√© de la noche a la ma√Īana. Dije hasta aqu√≠ y ya. Jam√°s esper√≥ mi retiro, crey√≥ que eran mentiras. Cuando vio la realidad se dio cuenta que era cierto. A los dos a√Īos empec√© a escribir el libro Juan Gabriel y yo. No quer√≠a regresar como ministerio p√ļblico, tampoco litigar como abogado. Conoc√≠a otra vida. Juan Gabriel me hab√≠a dicho que si quer√≠a hacerme rico y famoso, escribiera un libro de su vida. Entonces decid√≠ hacer lo que me aconsej√≥ y gan√© todo el √©xito. Es muy dif√≠cil creerlo, pero despu√©s de 31 a√Īos que sali√≥ el ejemplar, todav√≠a vienen de muchos lados del mundo a hablar conmigo. Cuando nos volvimos a hablar, me dec√≠a por qu√© fui muy orgulloso, por qu√© me port√© mal, cuando nunca lo hizo conmigo. Me reclam√≥ haberlo dejado. Me dijo que la prensa nos separ√≥, pero de su mente y coraz√≥n, nunca. Para la serie de televisi√≥n donde hablan de su vida, nunca me entrevistaron. No me iban a sacar hasta que Alberto los oblig√≥, pues yo era parte de su vida. Pero distorsionaron mi personaje. Lo quisieron disfrazar, todo porque antes corr√≠ al intermediario Jes√ļs Salas. El libro de Magallanes Querido Alberto no tuvo √©xito. El medio art√≠stico se indign√≥ porque la √ļnica y verdadera historia yo la hab√≠a escrito. A la gente le gustan los temas colorados. Me dec√≠a Alberto que si lo hubiera escrito en la √©poca actual no hubiera tenido √©xito, porque ya es algo com√ļn.

A Juan Gabriel le gust√≥ mucho el libro. Me dijo que al principio, la gente lo tom√≥ como una traici√≥n, pero despu√©s lo aplaudieron por haberme atrevido a escribir nuestra historia. Se dijo mucho que fue el motivo de la ruptura, pero no fue verdad. El libro narra 4 a√Īos de conviviencia con Juan Gabriel. Lo hice en el 85, es donde se explica todo. Se descubre. Desde el momento que lo conoc√≠ hasta que nos separamos. Era una √©poca pol√©mica cuando se public√≥. Fue el esc√°ndalo m√°s grande que ha tenido M√©xico. Tuvo que haber temblado en el 85 para apagar la publicidad que levant√≥. Solo un fen√≥meno natural pudo opacar el momento. Juan Gabriel se pas√≥ 45 a√Īos en un trabajo arduo. Fue un genio, el √ļnico que ha tenido M√©xico. Est√° muy dif√≠cil que alguien lo sustituya, tendr√°n que pasar much√≠smos a√Īos para que exista otro semejante. Sus vivencias provocaron que escribiera tantas canciones. A Juan Gabriel era mejor oirlo cantar en vivo que en discos porque transmit√≠a experiencias como autor. Hizo que los dem√°s las sintieran. Cuando hice el libro Juan Gabriel y yo, me preguntaron qu√© iba a publicar. Adelantaron que me ir√≠a muy mal, me iba a perjudicar, pero fue todo lo contrario. Estaba muy contento que nos junt√°ramos de vuelta y desde entonces hasta que muri√≥, todos los d√≠as nos comunicamos. Toda la gente que estuvo a su lado lo traicion√≥ y trat√≥ mal, entonces recurri√≥ a mi, para contarme lo que le sucedia. Supe lo que le pasaba los √ļltimos dos a√Īos y medio recientes.

Cuando se habló de que iban a sacar otro libro distinto sobre su persona, me dijo que no tenían nada que contar, porque ya lo había dicho todo. Nadie va a poder escribir como lo hice, por miedo u otras situaciones. Hay un muchacho que se llama Sergio, hizo el libro que se llama Así fue. Cuando Alberto lo supo, se comunicó conmigo en lo inmediato. No le puse mucha antención, me insiste que ya circula. Entonces le dije a mi secretaria que se comunicara a Celaya con el pelado. Le dio gusto saber que le marcaba, pues me explicó que en el libro también me citaba, como un guía. Le pregunté de qué habló, si manejaba besos, cama y sexo. Me contestó que no. Le advertí entonces que no se vendería. Después me comunico con Alberto y lo tranqulizo. Le informo que el libro será más blanco que Blanca Nieves. Le digo que no se preocupe. No hay nada de nada. Para hacer un libro de tí, deben tener muy buena memoria, ademas de fotografías. Aparte de mí, Alberto nunca se dejó tomar placas con nadie, en una cama o en otro lado. Le dio pánico. Se cuidaba mucho. Me preguntó si quería conocer a Sergio para que tuviera el libro y le consiguiera otro. Hablé con el autor. Vino a San Luis, quería que lo ayudara al lanzamiento. Le dije con franqueza que no tendría éxito porque fue pareja de Juan Gabriel y no tocó el tema central. Y ya no lo podía cambiar. Como yo estaba relacionado con la prensa, quería que le organizara una conferencia para el lanzamiento. Le recomendé algunos periodistas para que lo entrevistaran, como El Gordo y La Flaca, en Telemundo. Alberto me dijo después que ya no lo ayudara, pues los reporteros nos verían juntos y se imaginarían que lo asesoré.

Entonces me retir√©. Alberto ten√≠a toda la raz√≥n. Es que Sergio en su libro habl√≥ muy bien de m√≠. Adem√°s de Juan Gabriel y yo, hice otro libro, Juan Gabriel y yo en la memoria, el m√°s reciente. Es solo para los muchachos de la √©poca actual que no conoc√≠an el anterior de hace 30 a√Īos. Es una nueva edici√≥n. Despu√©s de sacar el libro ya no hablamos. Jes√ļs Salas nos separ√≥. Lo asust√≥ que su carrera se iba a derrumbar. El mismo Juan Gabriel dijo que fue todo lo contrario. El libro lo hizo m√°s famoso, se cotiz√≥ m√°s. El libro de Juan Gabriel y yo se va a reeditar. El cantante me dijo que aprovechara la serie televisiva. Y le agregara Juan Gabriel y yo, juntos una vez m√°s, donde hablara de nuestra reconciliaci√≥n. Voy a meter nuevas fotograf√≠as, otro cap√≠tulo y su muerte. Desde que nos volvimos a juntar, estar√≠amos unidos hasta el final. En agosto cumpl√≠ a√Īos y Juan Gabriel me escribi√≥ una canci√≥n que es in√©dita. En la serie que sacaron en televisi√≥n yo soy el personaje Jacobo, cierro la primera parte. Fui secretario de Juan Gabriel, amigo, administrador, representante, no el que pintan. Se basaron en el libro de Eduardo Magallanes que se llama Querido Alberto. La serie la hacen a partir del libro. Magallanes hace mancuerna con Iv√°n Aguilera, el hijo postizo de Juan Gabriel y Jes√ļs Salas, t√≠o de Iv√°n… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, Diciembre 2016)