Veloz fue omisa y generó anarquía

11 marzo, 201910:27 pmAutor: Oralia Guzmán MendozaCapital Noticias

Un grupo de consejeros de Morena encabezados por Octavio García Rivas y el ex diputado local Jesús Cardona Mirles, previa convocatoria, realizaron el 24 de febrero una asamblea extraordinaria, en la que como punto central determinaron destituir a la consejera presidenta, la diputada federal, María Luisa Veloz Silva. Nombraron en su lugar a José Rosario Mendoza Tovar.

Los consejeros explicaron que la sesión se celebró en base a lo que establece el estatuto en el artículo 29. Se refiere a que el consejo estatal de Morena en San Luis debe sesionar de manera ordinaria cada 3 meses, a convocatoria de su presidente o de manera extraordinaria, por una tercera parte de los 70 consejeros. La cita fue válida porque se cumplió con la asistencia de integrantes, que fue la mitad más uno.

Mencionaron que con el nuevo dirigente, se busca darle vida organizativa e institucional al partido, unificar a la militancia y realizar el trabajo político para enfrentar fortalecidos las elecciones en el 2021. El ex diputado local Jesús Cardona Mireles expuso que Veloz fue omisa en su desempeño. En casi tres años que tenía en el cargo, en muy pocas ocasiones convocó a reuniones. La última fue entre julio y agosto del 2017 para elegir a los candidatos que participarían en los comicios del 2018. Recordó que el consejo y la dirigencia estatal se iban a renovar en octubre del año pasado. Por acuerdo de consejo nacional, se prorrogó para octubre del 2019. Pero ante la inoperancia del órgano máximo de autoridad y la anarquía que derivó en los últimos días en pleitos y demandas internas entre militantes, decidieron convocar a un periodo extraordinario para hacer un llamado a los militantes a la unidad y dirimir las diferencias a través del diálogo y los acuerdos.

“Motivados por lo que ha mencionado el presidente Andrés Manuel López Obrador, de que ser omisos nos hace cómplices, acordamos empujar la asamblea extraordinaria para que nos informaran los motivos por los que no se dio cumplimiento a los estatutos. Y lo más lamentable, por qué los miembros fundadores de Morena y los propios consejeros han sido relegados por el comité estatal y la presidencia del consejo. Ocurrió desde las anteriores votaciones. Lo hizo gente identificada con el proyecto de López Obrador que trabajaron en sus municipios y distritos antes que Morena se convirtiera en partido político. Tampoco estamos en contra de que se admitan a integrantes de otros colores, pero se debe respetar el sitio de los iniciadores en la entidad”.

“Las metas que nos debemos trazar quienes militamos y los que forman parte de los órganos de autoridad es trabajar para contar con una estructura de carne y hueso. No sólo de papel. Nos falta organización. Muchas casillas se quedaron sin representante. Tenemos tiempo, son casi tres años para reagruparnos y llegar fuertes al 2021, como ya se ha hecho en otras partes donde hubo elecciones para gobernador. Morena se impuso y logró mayoría en los congresos con la coalición. Ya no es tiempo de pelearnos. Hay que construir, no simular que trabajamos. En el congreso, los diputados deben buscar acuerdos. Hacer propuestas inteligentes en beneficio de las mayorías. En el partido dejar a un lado las luchas intestinas, las grillas. No podemos distraernos y ocupar el tiempo en pelas mediáticas”.

“Contamos con instancias internas para dirimir los pleitos. Si se comprueban las denuncias, que se castiguen y cada quien se haga responsable de sus actos, pero sin dañar al partido. La principal labor del consejo estatal es mantener el diálogo con su bancada, que nos informen para manejar una línea, una agenda legislativa donde todos jalemos hacia el mismo lado. Morena cuenta con 6 diputados federales y nadie los menciona. No los conocen. Es necesario que el consejo sesione para pedirle a los legisladores federales y senador, vengan y nos digan en qué nos pueden apoyar en gestiones con los ciudadanos. Falta un enlace del gobierno federal con el estatal, municipal y los demás poderes. Es tiempo de construir, sumar, aportar propuestas para sacar adelante a Morena”.

Sobre las denuncias por violencia política en contra del ex presidente de Morena y hoy delegado de programas integrales del gobierno federal, Gabino Morales, Cardona Mireles señaló que debe responder por sus actos ante las instancias del partido y acatar las sanciones. Y si existen querellas en otras partes, afrontarlas, sin dejar de cumplir las tareas de gobierno y trabajar para todos sin distingos. Consideró que no es necesario se separe del cargo, como sugirieron algunos militantes y el consejo consultivo del comité estatal. Ya no existe el fuero para los funcionarios y pueden ser juzgados como cualquier ciudadano. En la nueva encomienda se le debe dar a Morales el beneficio de la duda.

Calificó como benévolo el castigo que le aplicó la Comisión de Honor y Justicia del comité nacional ya que las acusaciones son graves y existe reincidencia. Destacó que el comité no mide con el mismo rasero a todos los militantes. Recordó su caso, cuando hubo una queja en su desempeño como diputado y le dieron un trato más severo. No le concedieron una audiencia conciliatoria como pasó con Morales. Lo emplazaron a defenderse en la etapa de pruebas y alegatos.

Por su parte, el nuevo presidente del consejo estatal de Morena, José Rosario Mendoza Tovar, dijo que su tarea principal será unificar al ente para que en las decisiones se recurra al mayor consenso. Retomar las funciones de vigilancia y apoyar los trabajos políticos a través de los comités. “El proceso electoral nos colocó en una posición diferente. Hay que fortalecer el partido para enfrentar con éxito el proceso electoral del 2021. Invito a la militancia a la unidad y al trabajo. No es cierto que estemos divididos. Lo que pasa es que algunos ya tomaron otro rumbo. Ahora ahora son gobierno o están en el congreso. Deben cumplir sus funciones sin distingos de colores”.

 

Comments

comments

Comments

comments