Surgen las primeras quejas por el pirataje de alcaldes

24 mayo, 20236:31 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Municipios Noticias

Tutelado por la aún dirigente del Partido Verde Ecologista, Araceli Martínez Acosta, el alcalde de Rioverde, Arnulfo Urbiola, que ganó con las siglas del PAN.PRI y PRD, destacó que se iba para buscar el beneficio del pueblo. Consideró que cambiar de siglas, “es la mejor alternativa para apoyar a gente”. Lo acompañó el regidor Isaías Rivera y Édgar Vázquez, que meditaban también renovar siglas, ya que se trata de un solo equipo. “Están interesados, miran la inercia del trabajo”. Le preguntaron sobre la ex diputada, ex dirigente del PRI estatal y hoy regidora, Rosa María Huerta. Contestó que estaba en pláticas. Pero a los pocos días optó también adherirse a la nueva franquicia. Antes alardeó: “a ver si algunos mercenarios políticos lo entienden, seguimos firmes. Antes de las ambiciones personales, está el PRI. Con lealtad continuamos. No nos rajamos ni nos cambiamos”.

La oriunda de Ébano, en marzo del 2018, asentó. “Quiero dejar muy en claro, no participar en una candidatura, es una decisión personal que tomé, por no sentirme en lo emocional y moral, preparada para una campaña. No seré como otras que agarran sus muñecas y se van. Se les llama busca chambas, mercenarias, porque les han ofrecido otras opciones. Pero no tiene que ser a huevo, lo que digo o nada. También se le conoce tener poca progenitora. Como mujer, priista de convicciones, no convenenciera, daré el 100% por todos mis candidatos”. En otra vez, diría: “me re enchilan las pinches arribistas malagradecidas, traidoras, que muerden la mano de quién les dio de comer”.

Más por temor a que lo metan a la cárcel debido a que ejecuta obras costosas, sin licitar o entregarlas a contratistas privilegiados, es por lo que el auto llamado edil más guapo del mundo, Arnulfo Urbiola, decidió traicionar al PRI y emigrar al Verde Ecologista, donde el dueño de las siglas en San Luis, Ricardo Gallardo Cardona, le prometió impunidad y la alternativa de reelegirse sin problemas. Contradictorio, sin la mínima ideología, convenenciero, el edil ahora tendrá de correligionarios a los alfiles del diputado local y ex alcalde, Ramón Torres García, su antecesor, al que acusó de latrocinios cercanos a los mil millones de pesos, en los 6 años que manejó el erario de manera deshonesta. Urbiola hizo a un lado su inmensa soberbia para convertirse en un empleado más de Gallardo, con el que se confrontó desde la campaña, por el choque de egos. Se dijo que lo doblegó con expedientes criminales, que podría turnar al fiscal José Luis Ruiz Contreras, si oponía la mínima resistencia.

Ya domesticado, tiene permiso y el posible respaldo para manejar tres años más la hacienda municipal a su antojo. Se queja que le falta recuperar decenas de millones de pesos dilapidados en dos campañas. Pero no valoró que la misma oferta, Gallardo ya se la hizo al mismo Torres. Al delegado de finanzas, Rodrigo Castillo. Incluso, se menciona que tiene como favorito, al exitoso empresario hotelero y agricultor, Marco Antonio Compeán Hernández. Inexperto y codicioso, Arnulfo Urbiola se tropezó, sin opciones de corregir. Junto con el transportista, se fue el edil de Villa Hidalgo, Ismael Vázquez Rodríguez. Ganó los comicios sólo, con las siglas del PAN. Expuso que nunca fue militante. “El movimiento que nos llevó a la presidencia fue más social que político. Nos sentimos más identificados con el proyecto del Verde Ecologista”.

La alcalde panista de Real de Catorce, María Guadalupe Carrillo Rodríguez, «La Chiquis», también cambió de camiseta. Aunque al principio no aclaró a dónde se iba, los medios informativos subordinados a Gallardo, dijeron que emigró a las filas del Verde Ecologista. «Siempre he sido congruente con mis valores y principios. Hoy más que nunca, los reitero. Les comparto mi decisión de renunciar. Los retos de México, San Luis Potosí y Catorce, ahora son mayores. Tengan la seguridad que desde mi trinchera, trabajaré a favor de todos». Meses atrás, acaparó los reflectores, cuando denunció ser víctima de un atentado en su contra y

familiares, ya que le aflojaron los birlos de las llantas de su vehículo particular. En el video de los hechos, señaló que el acto podría tener tintes políticos. Expuso que “el PAN me dio vida y origen en los inicios de mi carrera política. Busco un logro colectivo, para lo que se necesita un trabajo en equipo, humildad y tender la mano. Me voy agradecida, satisfecha, por los resultados obtenidos. Fui congruente y recíproca con los valores y principios del partido”.

Con el tardado respaldo de la dirigente estatal del PAN, Verónica Rodríguez, víctima de las intrigas de Gallardo, la presidenta de Ciudad del Maíz y coordinadora de alcaldes, síndicos y regidores, Mireya Vancini, dijo que cerraban filas ante las presiones que atentan contra la pluralidad política, con la ayuda de la militancia y la gente, inspiradas en la primera fuerza opositora. Expuso que el PAN trabaja para dar resultados. Apuestan al apego que hoy requieren las familias, de cara al 2024. “Son tiempos de oportunidad para el partido, de construir liderazgos que se sumen convencidos. Juntar a la gente que busca un cambio para México, San Luis Potosí y sus municipios. Es por lo que no vamos a dejar de luchar. A México y San Luis Potosí, les irá mejor cuando haya distintas voces. Se permitan contrapesos y colaboraciones entre los niveles de gobierno a favor de la gente».

Al piratearse a tres alcaldes más, Gallardo contabilizó tener en la bolsa a 29 de 58 ediles. Le fallaron los cálculos de juntar más de 50 al concluir 2022. No lo cumplió ya que se ha concentrado en convertirse en el contratista número uno del estado. Sus mayores ganancias radican en realizar obras sin sustrato social, polémicas, caras y deficientes, arriba de 200 millones de pesos, como los falsos puentes atirantados, las sospechosas remodelaciones de los parques Tangamanga, los bulevares que le impone a los ediles subordinados y el mega negocio de proyectarse como el único promotor de artistas que canaliza a la Feria Nacional Potosina, donde es el principal vendedor de cerveza, que oferta en cantidades industriales. Socio de su segundo yo, el cantante grupero, Julión Álvarez, se sabe que ganan cifras millonarias con la renta de sonidos y los escenarios que montan en la Fenapo y los festejos regionales, donde también le enjareta a los munícipes los programas de la farándula. Los compadres guardan los costosos pertrechos en una gigantesca bodega ubicada en el poblado de La Pila.

En los momentos que Gallardo ha amenazado y chantajeado a los alcaldes timoratos para que dejen sus partidos originales y brincarse al Verde o que se atengan a las consecuencias políticas y legales, las dirigencias estatales permanecieron omisas y cómplices. En el caso del PRI, le aplicó el mismo trato al regidor y ministro religioso, Elías Pecina Rodríguez, al que amedrenta con meterlo a la cárcel, ya que les endilga, junto con su jefe, Juan Manuel Carreras López, haber saqueado de las arcas, más de 20 mil millones de pesos. Antes de dar el oportunista bandazo, el edil de Rioverde, Arnulfo Urbiola Román, sirvió de enlace con el ex oficial mayor del estado, para obligarlo a fracturar la alianza PRI-PAN-PRD, que evite, se reelija el munícipe de la capital, Enrique Galindo Ceballos, que ejerce un contrapeso molesto al soberbio mandatario, que no le gusta compartir los reflectores con nadie. Aunque después se rebeló, Gallardo exhibió ebria a la dirigente del PAN, Verónica Hernández, en videos que circularon en las redes sociales, cuando celebró su onomástico en el palenque de la Feria Nacional Potosina.

No hizo nada para defender al edil de Matehuala, Iván Estrada Guzmán, al que cada rato acosa y amenaza Gallardo, por negarse a dejarle el manejo del presupuesto. Con los medios informativos que controla, lo acusa de manejar bandas de criminales que explotan a inmigrantes y auto robarse. El único que en su momento denunció la prepotencia injerencista de Gallardo, fue el ex líder de Movimiento Ciudadano, Eugenio Govea Arcos, cuando dos alcaldes del altiplano cambiaron de franquicia. Gallardo no ha podido doblegar al estoico edil de Mexquitic, José Hilario Leal Quistián, al que estigmatizó por manejar ebrio. Lo atosiga al realizar en el municipio, las inútiles reuniones de seguridad. El relevo de Govea, el senador Marco Antonio Gama, adelantó que no permitirá más pisoteos a sus correligionarios. Se convertirá en un contrapeso efectivo. Censuró que el gobierno local y federal, han sido incompetentes para resolver el problema de la salud. El hospital central, es un cascarón, sin los insumos necesarios para cubrir la gran demanda de enfermos. Lo mismo sucede en el sector educativo. Las escuelas de la periferia, carecen de lo básico. Los gastos son absorbidos por los padres de familia.

Ante el cisma interno provocado por el ímpetu caciquil de Gallardo, ahora Verónica Rodríguez Hernández, acompañada, de diputados locales y federales, alzó la voz y señaló que el Partido Verde se aprovecha del abandono que ha generado el gobierno federal para “convencer” a los alcaldes a unirse a sus filas. Capitalizan la asfixia presupuestal en que se encuentran, lo que los orilla a abandonar las filas de los partidos originales y buscar algo mejor para los habitantes de sus municipios. Exigió al gobierno local, apostarle a lo plural, al debate y respeto de las ideas, construir en base a las diferencias y similitudes, la democracia en San Luis Potosí. No permitirá que la salida de algún actor, los lleve a desviaciones. “Los verdaderos panistas tienen firmes las enseñanzas del ideólogo Carlos Castillo Peraza, de no irse en los tiempos difíciles, pues no se llegó al partido en los momentos de las victorias fáciles”.

Pero la gran meta de Gallardo es cooptar al edil de la capital, Enrique Galindo Ceballos. Quitarle el jugoso presupuesto que supera los 3 mil millones de pesos. Lo que le permitirá desplazarlo del escenario. Como pasó con el reciente Festival de la Primavera, donde, durante 15 días consecutivos, se apoderó de la Plaza de los Fundadores, en la que se presentaron diversos artistas y grupos musicales de talla internacional. Galindo impactó a más de 100 mil visitantes, que se mostraron satisfechos con el espectáculo gratuito. Sin la venta de alcohol.

Para debilitar a su escurridizo oponente, Gallardo está empecinado en convertir a Pozos en el municipio 59, con lo que aspira a fraccionar los ingresos de la capital. Desplazar la sede del mando, donde se ubica el corredor industrial, al que surtirá con miles de viviendas. Será el ícono inmobiliario más boyante, ya que usará la hacienda pública para construir la infraestructura, drenaje, agua potable y ejes viales para su beneficio personal. En lo político, buscará quitar a Galindo para reivindicar a su padre, Ricardo Gallardo Juárez, que mordió el polvo ante el abanderado del PAN, Xavier Nava, que le impidió reelegirse.

Tampoco le perdona al ex comisionado de la Policía Federal, haberle ganado a su alfil, Leonel Serrato, al que compensó como secretario de comunicaciones y transportes. Le resultó adverso, ya que en año y medio, antes de correrlo, por su protagonismo a ultranza y lances misóginos, le generó publicidad negativa. Gallardo fanfarronea de su carisma con las masas. Presume que puede hacer alcalde, si se le antoja, al burro Cleofas. Aunque también podría lanzar al obediente secretario de desarrollo social, Ignacio Segura Morquecho, al que vende como símbolo sexual cuando alardea los programas clientelares. No descarta a su cónyuge, la presidenta estatal del DIF, Ruth González Silva, a la que dotó de recursos plenipotenciarios que se niega a comprobar. Desesperado porque se le vino el tiempo encima y no ha podido someter a Galindo, el gobernador optó sacar la garra. Hace poco, con el pretexto del servicio deficiente del agua, recurrió a sus huestes, que se liaron a golpes con la policía preventiva. El primer aviso de la pelea sucia que habrá de tejer en los próximos meses.

Comments

comments

Comments

comments