Roberto Ortega Badillo: ambientalista, experto en judo, da√Īo moral, defensor de los ind√≠genas, practicante de las tesis mas√≥nicas

5 abril, 20233:15 amAutor: Paola Moreno Guzm√°nCapital Destacada Noticias

El defensor del medio ambiente, Roberto Francisco Ortega Badillo, es tambi√©n un hombre polifac√©tico. Plantea que cada fraccionamiento, debe contar con una planta tratadora de aguas residuales. Ha depurado una t√©cnica que le permite hacerlas en espacios de un metro cuadrado. Hizo la primera gran obra en el parque Tangamanga uno, que permite regar 200 hect√°reas. Pero tiene capacidad para incrementar sus alcances. Es m√°s grande de las que tiene la ciudad √°rabe de Dubai. Sin ser litigante, es un experto perito en da√Īo moral, donde ha logrado indemnizaciones justas para las v√≠ctimas de accidentes laborales. Fue reconocido por sus aportes human√≠sticos a las comunidades ind√≠genas, a d√≥nde ha llevado sus conocimientos para mejorar las condiciones materiales de subsistencia. Es un experto en judo, lo que le ayud√≥ a entender la filosof√≠a de la vida. Practica en lo cotidiano, la doctrina de ayudar para avanzar en todos los √°mbitos de la existencia. Es un defensor de las tesis mas√≥nicas, que le ayudan a convivir y aprender del pr√≥jimo. Experto en desarrollo urbano, plantea que en la comunidad de San Juan de Guadalupe, se pueden ejecutar grandes avenidas, rodeadas de complejos habitacionales. Para lograr una ciudad sustentable, se debe cuidar el ambiente, lo social y econ√≥mico.

Ortega Badillo, al salir de la escuela de ingenier√≠a, se fue al Estado de M√©xico, a realizar el servicio social, donde luego fue residente y superintendente. En Temuaya le toc√≥ instalar el sistema de agua potable, el atrio de la iglesia, las escuelas, fachadas y plaza principal. La alcald√≠a se hizo nueva. Ten√≠an algunos departamentos que usaban de c√°rceles o asuntos administrativos. Conoci√≥ al titular de los Servicios Coordinados de Salud P√ļblica, Mario Olivera, en el examen profesional de un auxiliar de residente. ‚ÄúYo quer√≠a ser estructurista, levantar edificios, pero el primer trabajo que uno desarrolla, es agua, drenaje, saneamientos, mercados. Le que tambi√©n me interesaba era la ingenier√≠a sanitaria, para mejorar la calidad de vida de la gente. Empezar con los ind√≠genas, ya que muchos emigran a las ciudades y traen todo tipo de enfermedades. Pero adem√°s, mucha cultura, que no se ha sabido aprovechar. Aunque hay personas que se dedican al estudio social, falta el respaldo de la ingenier√≠a sanitaria, para atender los servicios b√°sicos, hacerles sus plantas de tratamiento‚ÄĚ.

‚ÄúHice la maestr√≠a como ingeniero ambiental en la Universidad Aut√≥noma de Monterrey en 1977. Me regreso a San Luis donde me titul√© con un programa para remodelar pueblos, con el programa Henry, que en 1956, estableci√≥ cuatro variables muy importantes, lo administrativo, la planeaci√≥n, organizativo, ejecuci√≥n y control. Me asesor√≥ la tesis el maestro Guillermo Gonz√°lez Escamilla. Luego me incorpora a la universidad, donde estaba de coordinador Leopoldo Stevens. Labor√© en 20 municipios de la huasteca, en condiciones p√©simas de saneamiento. Algo aprend√≠ de salud p√ļblica cuando miraba la dentadura de los aut√≥ctonos. Gonz√°lez me llam√≥ a su equipo de trabajo en obras p√ļblicas. Empez√≥ a manejar un proyecto de plantas tratadoras de aguas residuales‚ÄĚ.

“Pero antes fui delegado federal de la subsecretaria de mejoramiento del ambiente, de 1878 al 1985, en el periodo de Carlos Jonguitud Barrios, con tres programas muy importantes, el saneamiento del agua, lo atmosférico y el suelo, donde estudiamos cómo resolver el mal manejo de los desechos sólidos. Empezamos a estudiar el recolectado, transporte y medios usados. Antes eran camioncitos de redilas, en condiciones pésimas. Al principio, los tiraderos estaban detrás de la plaza de toros, lo que ahora es la colonia El Paseo. Le decíamos la Colonia del Hueso, por la cantidad de perros que había. En la colonia del Valle estuvo otro a

cielo abierto. Cre√≠an que el rio, en su crecida, iba a arrastrar la basura. Prevalec√≠a el descuido en lo sanitario. Sobre todo en la salud p√ļblica. Se desarroll√≥ el sector, donde muchas casas tienen cuarteaduras y polilla, ya que se plantaron sobre tiraderos, que s√≥lo compactaron con una moto conformadora. Las cimentaciones fueron deficientes. Ahora como perito, descubr√≠ que no hubo estudio sobre la mec√°nica de suelos. Con el tiempo notamos una falla s√≠smica, que se origina en El Paseo, pasa por Industrial Aviaci√≥n, donde hay asentamientos diferenciales‚ÄĚ.

‚ÄúCon Jonguitud hicimos un programa de monitoreo muy interesante, en tres puntos de la ciudad. Las mayores concentraciones fueron en la Alameda. El director de tr√°nsito era Efra√≠n √Ālvarez M√©ndez, con el que nos coordinamos de forma eficaz. Nos dimos cuenta que los mayores contaminantes atmosf√©ricos eran los veh√≠culos, no las empresas. Ya ten√≠a un tiempo la zona industrial. Me toc√≥ sacar algunos negocios de la zona urbana, sobre todo en el corredor de Avenida de la Paz. Por Juan del Jarro estaba Apelsa y otras sobre la carretera 57, donde termina Manuel Jos√© Oth√≥n. En Manuel Muro tambi√©n hab√≠a tiraderos, pero ya pasaba la carretera y el drenaje era a cielo abierto. La ciudad ha tenido sus repuntes de pobladores. Entonces hab√≠a como 200 mil habitantes, llegamos a crecer hasta 700 mil con la zona industrial. Ahora se habla de 850 mil. Con la llegada de la armadora de carros, BMW, se va a requerir m√°s vivienda. Fue uno de los principales antecedentes que puse en mi tesis. Las grandes concentraciones de las zonas urbanas, provocar√°n serios problemas de contaminantes y salud p√ļblica. Lo que trae aunado aspectos insalubres, falta de casas y opciones educativas. La universidad ha ayudado al extenderse a Matehuala, Salinas, zona centro, Rioverde, Valles y Tamazunchale‚ÄĚ.

‚ÄúAprovecho la invitaci√≥n de Gonz√°lez Escamilla, en el mandato del licenciado Leopoldino Ortiz Santos. El alcalde era Guillermo Medina de los Santos. Se les plantearon dos puntos de saneamiento, rellenos sanitarios y plantas de tratamientos. Se hicieron porque tuve la fortuna de asistir al primer congreso mundial de ingenier√≠a y medio ambiente en Buenos Aires, Argentina, en 1981. Traje todo un proyecto para el manejo, recolectado y disposici√≥n final de los desechos s√≥lidos. El peri√≥dico Heraldo me hizo una entrevista en el tiradero de la basura. Vimos que se pod√≠a hacer una planta, pero primero, el relleno sanitario, a no m√°s de 15 kil√≥metros, para que no fuera costoso el transporte. La iniciativa se entreg√≥ al principio al edil Salvador Nava, pero se qued√≥ guardado. Lo rescat√≥ Medina de los Santos. Pero hubo mayor inter√©s en las 8 plantas de tratamiento de entonces. Logramos la primera en el parque Tangamanga uno, que tiene m√°s de 400 hect√°rea. Fue dise√Īada para 20 litros por segundo. Se hizo con toda la t√©cnica acad√©mica, cient√≠fica, muestreos, para ver la calidad. Se realizaron en Ni√Īo Artillero y la diagonal‚ÄĚ.

‚ÄúCon 33 mil habitantes, el gasto era de 72 litros por segundo. Hicimos una de 120 litros por segundo, modular. Cada 40 litros son para tres m√≥dulos, todav√≠a no se ocupan, hay espacio. Se utiliz√≥ un m√©todo de tratamiento de lodos activados, con arenas y aire. En el segundo sedimentado, se desinfecta el agua, ya que se utiliza para el riego. Seg√ļn las necesidades, se terciaba. Se iba hacer donde est√° la plaza Citadella, en un tri√°ngulo de la Garita. Despu√©s, el director del parque, Jacinto L√°rrga, determin√≥ que fuera adentro, con una entrada independiente, ya que surgi√≥ un problema sindical con los trabajadores. Se busc√≥ que no detuvieran los trabajos. Un proyecto sustentable se basa en tres pilares, lo econ√≥mico. Los costos oscilaron en un mill√≥n 200 mil pesos. Ahora andan entre los 800 a 900 millones de pesos. Lo ambiental, el agua se destin√≥ al riego. En lo social, no hubo mayor consulta m√°s que las muestras tomadas. No hay muchas t√©cnicas, va a depender del objetivo. El m√©todo convencional tiene dos opciones, el tratamiento qu√≠mico y biol√≥gico, que se utiliza para aguas residuales dom√©sticas. No se mezcla agua qu√≠mica, industrial, con sustancias t√≥xicas, radioactivas. Es s√≥lo carga org√°nica‚ÄĚ.

‚ÄúEl mayor problema est√° en controlar los s√≥lidos. Innovamos un sedimentador, donde el tiempo de retenci√≥n es dos horas. A las 6, regamos con agua tratada. Es muy r√°pido el proceso. Ortiz Santos aporta los recursos, ya que Medina no le quiso entrar. Los manejos operativos los realiz√≥ el titular de la secretar√≠a de desarrollo urbano y ecolog√≠a, Guillermo Leal Tob√≠as. Mi compromiso fue el dise√Īo de la planta completa. En

lo mec√°nico, se invit√≥ a una empresa de M√©xico, de ascendencia francesa, Degremont. El compromiso era que deb√≠a capacitar a 8 supervisores, lo que no me toc√≥ cuando se realiz√≥ la planta del Tangamanga dos. Muy similar, ya que cambiaron la forma de sujetar o poner los aireadores. Tiene tratamiento primario y secundario. Si quisieran hacerla para uso dom√©stico, se tendr√≠a que hacer un tercer tratamiento a base de iones de plata o rayos ultravioleta‚ÄĚ.

Roberto Ortega a√Īadi√≥ que la ley de aguas del estado, establece que cada fraccionamiento debe contar con una planta tratadora de aguas residuales. Algunos complejos ubicados al sur de la ciudad, aprovecharon la pendiente para tirar sus descargas a cielo abierto, en lo que ahora es la avenida Chapultepec. La captaron hasta el r√≠o Espa√Īita y entraba al lago mayor del parque Tangamanga uno, lo que gener√≥ un problema √°lgido con los contratistas influyentes, que intimidan a la autoridad municipal. ‚ÄúLe hice a la secretar√≠a de marina, una plantita de un metro cuadrado, para 6 gentes que andaban en las lanchas costeras. A Petr√≥leos Mexicanos le constru√≠ plantas compactas. Eran contenedores de 6 metros por 3. El proceso incluye un conjunto de operaciones unitarias. Requiere un c√°rcamo de bombeo, sedimentador primario, un aireador para inyectar ox√≠geno, un sedimentador secundario, con retorno de lodos, que sirven de alimento a los micros organismos, que degradan la materia org√°nica. La usan para regar sus propias √°reas verdes y evitar un problema contaminante may√ļsculo en la ciudad‚ÄĚ.

‚ÄúTodos tiran agua, pero llega el momento en que no se puede controlar el problema org√°nico de los residuos. Si guardamos un balde, la parte alta del agua se clarifica. Abajo est√° la arena, sedimentos, materia org√°nica. Es el principio del tratamiento, se depura. Si los lodos se meten a proceso de aireaci√≥n, les inyectamos ox√≠geno‚ÄĚ. Conocedor del medio oriente, Ortega plantea que la boyante Dubai apenas tiene plantas menores para 3.5 millones de habitantes. Empezaron a re circular el agua. En el parque de inversiones usan una de 130 litros por segundo. En la parte alta del Tangamanga hay una que trata 140 litros por segundo. En los tanques de sedimentaci√≥n, hay sistemas que se agitan con el aire. El agua lleva residuos de jab√≥n de ba√Īo, lo que provoca espumas, generan problemas en los tanques. Los oxidan. El poder abrasivo del agua, exige revisar los dep√≥sitos cada 6 meses, ya que se come el recubrimiento de concreto. Llega el momento en que el acero queda al descubierto y ya no sirven los tanques. La planta que hice cumple en agosto 34 a√Īos. El agua que se genera para riesgo es suficiente, ya que se usa a escala. La primera planta da abasto a 200 hect√°reas, casi la mitad. La otra se activa hasta por gravedad‚ÄĚ.

‚ÄúHace falta usar unas ollas enormes que est√°n atr√°s del parque. Las hizo Jacinto Ariosto L√°rraga. No se compactaron de manera adecuada y el agua se filtr√≥. Se pueden manejar para captar la lluvia. Los destinaron para almacenar aguas residuales. Se da un proceso s√©ptico donde proliferan los mosquitos, olores f√©tidos, plantas carn√≠voras, como el l√≠quen, que existe en la presa de San Jos√©, donde descargan aguas residuales. Hay agua muy contaminada. Para evitar que los desechos de Escalerillas llegaran al mismo sitio, se hizo una planta tratadora, que se dise√Ī√≥ con errores. Se lo dijimos a la Comisi√≥n Estatal del Agua. Los tiempos de retenci√≥n y tanques no son los correctos. No se asientan los residuos, no les llega el aire suficiente y no hay otra sedimentaci√≥n. Mucha gente en las dependencias, se fusilan los proyectos sin saber los procesos t√©cnicos, acad√©micos y cient√≠ficos. No es lo mismo hacer pruebas de laboratorio en la universidad, que llevarlas a la pr√°ctica. Todas las plantas que he revisado como perito, no tienen ex√°menes de aguas residuales. Hay que conocer la calidad, para elaborar el tratamiento. Hacer pruebas pilotos y al final dise√Īar la planta‚ÄĚ.

‚ÄúCon dos par√°metros, el ox√≠geno disuelto y la demanda bioqu√≠mica de ox√≠geno, que es la capacidad para degradar la materia org√°nica. Es diferente una planta de tratamiento a otra de potabilizaci√≥n, donde no se hacen las mismas operaciones unitarias que en un proceso biol√≥gico de lodos activados. Se ejecutan filtraciones, sedimentaciones y desinfecciones del agua a trav√©s de cloro. Es a lo que huele cuando sale de la planta. En Monterrey, cualquier grifo que se abra, huele y sabe a cloro‚ÄĚ. Ortega aludi√≥ a la planta Tenorio, ubicada en los l√≠mites de Soledad y la capital. ‚ÄúCuando se hizo, no fue suficiente, era para 750 litros por segundo. No separaron el tratamiento qu√≠mico y el biol√≥gico. Ten√≠an al principio muchos problemas de rebote

de lodos, olores. Se analiza que llegan aguas residuales de la industria, comerciales y del rastro. Se recompuso el proyecto, pero no se aument√≥ el gasto. La capacidad de la planta fue la misma, hab√≠a que actualizarla. El conflicto fuerte social se dio con los ejidatarios. En una asamblea, el entonces gobernador, Fernando Silva Nieto, llev√≥ a sus colaboradores de la Comisi√≥n Estatal del Agua, explicaran que necesitaban un litro por segundo para el riego de una hect√°rea. Completan la demanda con la planta del Morro, que al parecer, tambi√©n aporta 750 litros por segundo‚ÄĚ.

‚ÄúRealic√© plantas de tratamiento para Pemex, ocupaban 18 metros cuadrados. Tuve la fortuna de ganar el concurso de la empresa Destintadora de Papel en Villa de Reyes. Les hice primero, una de lodos activados, en 2.5 meses. Una planta muy peque√Īa, de un litro por segundo, para tratar el agua de los ba√Īos de los trabajadores y comedores. Al a√Īo siguiente, me invitan de nuevo y arrancamos con una de 300 litros. Es una de las m√°s grandes del pa√≠s, recirculan hasta 7 veces el agua residual, con una bater√≠a de pozos muy s√≥lida. Despu√©s lleg√≥ la Comisi√≥n Federal de Electricidad, con pozos profundos. Se desequilibraron los mantos acu√≠feros, por fortuna, con la planta, hubo muchos ahorros. El uso no fue biol√≥gico, es de tratamiento qu√≠mico de flotaci√≥n. Parece un platillo volador. Se construy√≥ en tiempo record, 90 d√≠as. Muchos contratistas no quisieron entrarle, dec√≠an que era imposible. Depend√≠a de la Productora Importadora de Papel, de la Secretar√≠a de Gobernaci√≥n. La hice en 89 d√≠as, con tres turnos consecutivos, como si la hubiera logrado en 270 d√≠as. Tuve la oportunidad de visitar las plantas de tratamiento de basura de Monterrey y Guadalajara. Tra√≠a intenciones de llevarlas a cabo en San Luis. Por cuestiones sociales, no se hizo la consulta. Los pepenadores, cuando ya tuvieron las plantas, no dejaron trabajarlas‚ÄĚ.

Habl√≥ tangencial de los pozos de absorci√≥n, para la recarga del acu√≠fero. ‚ÄúCuando estuvo como secretario de ecolog√≠a David Atisha, al pavimentar el rio Santiago, sugiri√≥ hacerlos, para darle al subsuelo un poco del agua que se extrae. No se lograron. Hubo dos ingenieros, uno del Consejo Potosino de Ciencia y Tecnolog√≠a, que no recuerdo su nombre y el ex director de la Comisi√≥n Estatal del Agua, Ram√≥n Ortiz Aguirre, que estudiaron lo permeable y poroso del suelo. Concluyeron que hay un desequilibrio en las corrientes subterr√°neas en dos acu√≠feros, en la parte del sur de la ciudad, en Villa de Reyes, donde hacen grandes extracciones, la Productora Nacional de Papel y la Comisi√≥n Federal de Electricidad‚ÄĚ.

‚ÄúHice una maestr√≠a en valuaci√≥n, en la Universidad del Valle de Atemajac, en Guadalajara. Al principio se ofertaba como valuaci√≥n inmobiliaria. Vimos 4 aspectos, valuaci√≥n inmobiliaria, de maquinaria y equipo, problemas forestales y catastrales. En Rioverde hay una tesis, de las primeras en 1985, de Rodolfo Ver√°stegui, es de valores catastrales, que son unitarios. En el ayuntamiento se maneja la valuaci√≥n inmobiliaria. Hay tres m√©todos que se manejan, el f√≠sico directo, como si fueran a construir una casa, saber cu√°nto vale. Hay una tabla de dem√©rito, que al paso de los a√Īos, se descuenta un porcentaje por mantenimiento y por el estado en que se conserva. En las valuaciones de maquinaria y equipo, se analizan las condiciones en que se encuentra. Un veh√≠culo cuando sale de la agencia, vale la mitad. Interviene el punto de vista econ√≥mico y fiscal. Existen par√°metros para manejar las depreciaciones, independiente a las condiciones de mantenimiento y cuidado que se tengan‚ÄĚ.

‚ÄúNos otorgan un t√≠tulo general. Aparte hice una especialidad en valuaci√≥n de da√Īo moral. Los art√≠culos 1913 al 1916 del c√≥digo civil federal, establecen todas las variables que pueden recaer en un delito, para tipificarlo como tal. Me titul√© con una tesina, ya que un compa√Īero de Tabasco, me invit√≥ a manejar el caso de un trabajador que se muere dentro de una f√°brica. Se llama actuaci√≥n del especialista en valuaciones en da√Īo moral como coadyuvante en la procuraci√≥n de justicia. Era el proveedor, le ayudaba a su familia. La empresa le ofreci√≥ un mill√≥n de pesos. Se hizo el estudio con los dos m√©todos principales, anal√≠tico jer√°rquico. Se meten al programa Excel, elaboran tablas gr√°ficas de variables y criterios en la l√≠nea transversal, que define el monto. Nosotros decimos el monto o el cu√°nto del da√Īo. El juez determina el resultado. A veces no quiere meterse en problemas sentimentales. No es que sea fr√≠o, pero en el momento que se involucra, debe ser parcial. En el caso del muchacho, calculamos 6 millones de pesos‚ÄĚ.

‚ÄúEn un hotel, hubo el caso una pareja de novios, que van en una lanchita. El hombre cae y se ahoga. Les ofrec√≠an un mill√≥n pesos. Los que hicieron el estudio del da√Īo moral, lograron que la empresa les pagara 30 millones de pesos, por la edad del fallecido, lo que ganaba, su expectativa de vida. Las corridas se hacen con los dos criterios. La grafica nos representa el valor, cuando sale repetido el monto y el cu√°nto. Hay doctores en valuaciones del da√Īo moral. La Universidad de Baja California Norte los ofrece. Contamos con un valuador potosino, pero radica en Le√≥n. Vino de Espa√Īa con los nuevos esquemas. Para las cuestiones del derecho, usa el modelo multi criterio, del espa√Īol Jer√≥nimo Andar. Hay m√©todos para evaluar las piernas de un futbolista, que se aseguran. Se incluye cualquier tipo de actividad humana. No hay muchos despachos que manejen el da√Īo moral. He dado pl√°ticas, esperamos que en un futuro, haya juicios sobre el tema‚ÄĚ.

‚ÄúDespu√©s de la maestr√≠a, me sigue la inquietud por la cultura ind√≠gena. La universidad aut√≥noma abre el doctorado en arquitectura, dise√Īo y urbanismo. Se me dificulta entrar porque soy ingeniero civil. Me hicieron el examen oral, dos coordinadores. Uno, en paz descanse, es Jorge Gonz√°lez Claveran, considerado de los mejores 20 urbanistas en el mundo. Tra√≠a la influencia de Curitiba, una ciudad brasile√Īa muy joven. En M√©xico tenemos otras parecidas, como Mexicali, donde resalta la influencia de los inmigrantes chinos. Son sustentables porque intervinieron las tres variables indispensables, lo social, econ√≥mico y ambiental. Para que suceda, todas las partes deben sumar lo que les corresponde. El alcalde Enrique Galindo propuso una capital similar. Pero gan√≥ con una alianza del PRI, PAN y PRD, que no lo dejan. Tienen muchas presiones pol√≠ticas. Contrat√≥ un doctor en arquitectura, pero renunci√≥, no pudo trabajar. Lo que puede hacer, es imitar la l√≥gica de los pueblos m√°gicos, como bajar todos los cables el√©ctricos, que hacen horribles las calles. En Tamazunchale se quem√≥ el mercado por tantos diablitos colgados‚ÄĚ.

‚ÄúEl gobernador tiene un asistente colaborador que conoce los problemas del centro hist√≥rico. Es el arquitecto Juan Carlos Machinena, quien me invit√≥ a colaborar como consejero estatal. Trae el prop√≥sito de hacerlo peatonal. Hay que combinar la armon√≠a de lo vial y peatonal. Faltan ciclo pistas. La primera que tuvimos, la de Mexquitic-San Luis, aminor√≥ los accidentes de los trabajadores de la industria de la construcci√≥n. Sal√≠an a las 6 de la ma√Īana y regresaban a las 5 de la tarde. Ahora es peor, porque tambi√©n las utilizan las motocicletas. La velocidad de 30 kil√≥metros por hora, se increment√≥ a 40 y 50. Se mataron hace poco dos motocicletas, uno venia con la luz apagada. El otro no lo vio y chocaron de frente. En los decretos que han sacado sobre las √°reas naturales protegidas, no le preguntan a los urbanistas hacia d√≥nde crecer√° la ciudad. Cuando se les acaban los terrenos, van y compran otro pedazo a los comuneros, que los rematan. Los m√°s ricos son los ejidatarios. Baja california tiene 5 ejidos, San Luis mil 200. Es algo desproporcionado. Para que un proyecto sea sustentable, hay que hacer una consulta social. En el tren maya, no hubo la ambiental. Lo social est√° muy dividido. No existen los estudios de impacto ambiental. Muchos mega proyectos en M√©xico, se generan en el centro‚ÄĚ.

Ortega establece que en la comunidad de San Juan de Guadalupe, se pueden hacer desarrollos viales. ‚ÄúEmpezar por conocer el reglamento, ver cu√°les son las √°reas de primer orden. Si son de dos direcciones, se desaprovecha mucho terreno que puede usarse en cuestiones habitacionales. La vivienda puede tener un crecimiento armonioso, saludable. En Villa Magna, las entradas son avenidas muy grandes. Los desarrolladores han aprovechado los predios, como en otras partes. No es lo mismo el lote en bre√Īa que urbanizado. A los due√Īos hay que invitarlos como a cualquier inversionista que van aponer su parte. Las autoridades con la ley en la mano, indemnizarlos. Ya lo dijo Porfirio D√≠az, cuando empez√≥ el ferrocarril, p√°guesele lo que se le tenga que pagar. A valor actual, no unitario ni catastrales. Hay un m√©todo que vemos en la maestr√≠a de valuaci√≥n, donde se estudia la productividad del predio, que ayuda a ubicar a las personas. Los l√≠deres se quejan que los compradores les quieren dar a tres pesos el metro cuadrado y despu√©s lo venden a 10 mil. Es donde entra el sentimentalismo. Hay que realizar un estudio sobre el m√©todo residual de productividad. Los que valen son los servicios a proporcionar. Los tiempos de recorrido para estar en los lugares de una gran ciudad, ubicar a la gente. Cuando se desarrolla la zona industrial, ven√≠a gente de

Ahualulco y Mexquitic a trabajar. Los esperaban en la Alameda. Son movimientos que trastocan el accionar urbano‚ÄĚ.

‚ÄúCiudad Maderas se estanc√≥, la habr√° de revivir la BMW y el parque industrial, donde ni los vecinos lo conocen. Es muy importante estudiar los tiempos y los movimientos de la gente. A M√©xico van a trabajar de todos los lugares, Pachuca, Quer√©taro, Puebla, Tlaxcala. En Ciudad Sat√©lite, no se estudiaron los tiempos de movimiento. Ahora la han querido componer con un desarrollo industrial cerca, lo hubieran hecho antes. Antes, la Secretar√≠a del Mejoramiento del Ambiente, hac√≠a estudios para ciertas de empresas. No contaminante en agua, aire y suelos. Hab√≠a firmas conectadas a las grandes armadoras de veh√≠culos, de espejos y asientos, pl√°sticos. Todo fue estudiado. Permiti√≥ a Quer√©taro crecer y convertirse en una de las primeras ciudades sustentables, cuando es m√°s peque√Īo que San Luis. Hay un libro de la arquitecta Imelda Gonz√°lez, que critica el se√Īor√≠o en las residencias de Carranza. Los pueblos mineros de Cerro de San Pedro, que se vinieron a vivir a la capital. Lo mismo sucedi√≥ con la avenida Ju√°rez, con mandos medios, un nivel econ√≥mico m√°s bajo, pero imponen una vista mediterr√°nea, espa√Īola, con amplios jardines y porches. Al principio se combinaba con la arquitectura de los √Āngeles, con casas estilo californiano, que nos vinieron a vender en el fraccionamiento San Felipe y muchos otros‚ÄĚ.

‚ÄúLa plaza San Luis fui dise√Īada en el Distrito Federal. En su punto cr√≠tico, hay un congestionamiento b√°rbaro. Adem√°s, se inunda la parte baja. Hay conflictos sociales de delincuencia organizada, asaltan, quitan los veh√≠culos. Son aspectos que se deben estudiar en un proyecto urbano. La avenida Chapultepec es terrible, hemos tenido accidentes mortales, independiente al de agua. El urbanista lo tiene que poner en el trazo, lo social, econ√≥mico y ambiental, para que sea sustentable‚ÄĚ. Ortega Badillo es tambi√©n presidente de la Asociaci√≥n Mexicana de Peritos, Valuadores y Dictaminadores. Aglutina a expertos y profesionales de todas las disciplinas. Incluye a los m√©dicos, ingenieros de todo tipo, agr√≥nomos, expertos en criminal√≠stica de campo, top√≥grafos, peritos en fonograf√≠a. ‚ÄúCuando hablan para extorsionar, estudian los timbres de voz, identifican el tel√©fono, d√≥nde se ubica. Los delincuentes compran sus instrumentos en los Oxxos, son desechables. Existe la ley de peritos desde 1996. Fuimos el primer estado en tenerla, con fallas que se corrigieron. Contamos con 68 especialidades. La norma establece, para tener el nombramiento, ser t√©cnico o profesional, avalado por un colegio o asociaci√≥n. Hay que refrendar la licencia con cursos. He dado asesor√≠as sobre impacto ambiental y valuaciones en monumentos hist√≥ricos‚ÄĚ.

Ortega es un experto en las artes marciales, lo que le ayuda a entender sus conexiones de la vida cotidiana con el universo. ‚ÄúEl deporte, cualquier persona tiene que practicarlo, ya que est√° relacionado con la disciplina. No es hacerlo los sabaditos, sudar la camiseta y volverla a mojarla con las bebidas et√≠licas. En mi caso, vino a subrayar el objetivo que yo ten√≠a en mis estudios universitarios. Me propuse antes de terminar la carrera, ser cinta negra en judo. Fui seleccionado, gan√© dos campeonatos nacionales en 63 y 70 kilos. Me llamaron de Guadalajara para integrar el seleccionado de los juegos ol√≠mpicos de M√ļnich. No fuimos por falta de dinero. S√≥lo el compa√Īero Ra√ļl Foul√≥n, pudo ir al conseguir un subsidio. Los aportes que deja el ejercicio son muy completo. Nos aleja de los vicios, asienta los objetivos para actividades profesionales. Son t√©cnicas. En mi caso, empec√© a entrenar a los 16 a√Īos, a los 18 ya andaba en campeonatos nacionales. Antes de titularme como ingeniero civil, me gradu√© como cinta negra.

‚ÄúLos ex√°menes se presentaban en el Colegio Nacional de Cintas Negras y la Federaci√≥n Mexicana de Judo. Consist√≠an en manejar las 40 t√©cnicas de aprendices, 6 grados cinta blanca, amarilla, naranja, verde, azul, caf√©. Los grados de colores son para j√≥venes de 16 a√Īos hacia abajo. Los adultos son cintas blancas, marrones y negras. Los de primero hasta quinto dan, son cintas negras, con una tirita blanca, conforme avanza, en la orilla del cintur√≥n. El sexto dan es una cinta blanca y rojo. Ahora hay muchos sextos dan, sobre todo en Cuba y Espa√Īa. Se ha comercializado, perdi√≥ la esencia el judo, que es una disciplina, filosof√≠a de ayuda y avance mutuo. Necesitamos ayudar para prosperar. Es el mejor empleo de la energ√≠a. Es la disciplina que apacigu√≥ mi car√°cter. A medida que se avanza en las t√©cnicas, hay el objetivo de la autodefensa. El judo

es el padre de todas las artes marciales. Tiene objetivos muy claros, como ceder para vencer. La mejor lucha es la que no se da. Hay 40 t√©cnicas de proyecci√≥n y 15 de estrangulaci√≥n, 15 de palancas a los brazos, 15 para inmovilizar. Hay variaciones que solo se permiten en competencias. Hay otras que se ense√Īan al ej√©rcito‚ÄĚ.

‚ÄúSon 15 t√©cnicas, 3 de mano, 3 de pies, 3 cadera, 3 de sacrificio, espalda plana, 3 de sacrificio de lado. Adem√°s de las inmovilizaciones y las palancas, dislocaciones que solo se permiten en competencias y en la marina. En el aspecto marcial, se permite la fractura completa. Es su vida lo que va a cuidar, aunque en las zonas urbanas se ha trastocado el principio. Para dominar el judo, lo primero que debemos controlar, es caer adelante, atr√°s, a los lados, a rodar, cuidarse. A mi edad, no he tenido fractura de hombros ni brazos, porque he aprendido a caer. El aprendizaje queda como una autodefensa. El que sabe caer, aprende a tumbar. Las competencias motivan a los ni√Īos. Hay dos tipos de ex√°menes, el que se aplica a los ni√Īos. Tuve un compa√Īero que se dedic√≥ a los ni√Īos. Como premio, les daba un viaje a Disney o Tokio, donde estuve tres meses. Tambi√©n hay sesiones para meditar, es el encuentro con uno mismo, para definir la t√©cnica del deporte en las competencias, mejorarla o pulirla. Aprovechar la fuerza del contrario‚ÄĚ.

‚ÄúEl judo cubano, brasile√Īo, espa√Īol, son muy fuertes. Hay verdaderos atletas. Llegu√© a entrenar en Quer√©taro con un contendiente ibero, pose√≠a una fuerza impresionante. Tuve la oportunidad de formar 7 escuelas en las zonas marginadas. El director era Amadeo Valladares, un maestro con manejo de la espalda, estuvo 10 a√Īos en la milicia, con los famosos Duendes Verdes. Maneja palo, espada, cuchillo. Vino a una muestra al Deportivo Potosino, me vio en una competencia e invit√≥ a colaborar. El judo favorece a canalizar la energ√≠a negativa. Es f√≠sico, mental, social, filos√≥fico. Cada movimiento tiene un nombre de la naturaleza. Despu√©s de dominar las m√ļltiples variantes, hay que aprender a reanimar a las personas con trucos respiratorios‚ÄĚ.

Roberto Ortega Badillo es tambi√©n simpatizante y seguidor de las logias mas√≥nicas. El Colegio Grado 33, le dio un doctorado honoris causa, por sus ayudas desinteresadas a las comunidades ind√≠genas. ‚ÄúMas√≥n en franc√©s significa alba√Īil. Hab√≠a grupos en la √©poca medieval, que se juntaban a hacer los palacios de masones, el arte de construir paredes a prueba y error. Se hacen expertos y van por toda Europa. Los tres primeros grados aluden al aprendiz, compa√Īero y mas√≥n, el m√°s fuerte, pues ayuda a desarrollar paciencia y tolerancia. En las sesiones, se invita a los aprendices a que participen con un ensayo de algo, instruido por un compa√Īero o maestro. Empezamos con las simbolog√≠as de los altares, combinaciones de pavimentos, mosaicos blancos y negros. Se entiende que pueden entrar todos, no hay distinciones de clases ni razas. El √ļnico requisito es creer en su dios. Son organizaciones discretas. Hay dos en la capital. Nos identificamos con el pasaporte mas√≥nico. El grado 33 es alto, no se logra tan f√°cil. Es referente a la edad de cristo, un ser supremo‚ÄĚ.

Comments

comments

da√Īo moral defensor de los ind√≠genas experto en judo Roberto Ortega Badillo: ambientalista

Comments

comments