La cantinota de la Fenapo, riesgos latentes de una estampida humana

26 agosto, 20236:23 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Noticias Opinion

No es lo mismo regentear la cantinita de Soledad, durante la llamada Feria de la Enchilada, en la etapa de alcalde, que la cantinota de la Feria Nacional Potosina, donde el gobernador Ricardo Gallardo Cardona, a través de los incontables medios electrónicos y escritos que paga con dinero público, alardea marcar un hito al juntar más de 5 millones de almas, ávidas de escuchar música superficial que exaltan los antivalores y promueven la violencia en todas sus formas. A raíz de la pandemia, diferentes leyes federales y locales, prohíben las concentraciones masivas, ante el riesgo latente de infectarse de nuevo con el Covid 19.

La prensa bajo la férula del mandatario, exaltó el arrase del cantante de los “corridos tumbados”, Junior H, en el Teatro del Pueblo, al concentrar a más de 250 mil simpatizantes. Acostumbrado a pisotear las normas mínimas, con Gallardo no encaje el adagio, más vale prevenir que lamentar. Nunca ha sopesado el riesgo de una estampida humana, que no podrá contener ni con todo el ejército ni policías del país, al concentrar en espacios cerrados a miles de personas. Simpatizante de los giros negros, oculto dueño del mismo palenque de la Fenapo, debe conocer los riesgos inmanentes de encerrar a miles de personas en lugares poco ventilados, estrechos, con nula o escasa vigilancia, donde las variables de las tragedias son múltiples. En el historial de las desgracias tumultuarias, aparece la registrada en Seúl, Corea del Sur, el 31 de octubre del 2022. Más de 100 mil personas se concentraron en la zona de bares, en una calle empinada y cerrada, para celebrar el Halloween. El trágico incidente lo provocó la presunta visita de un artista famoso a una de las cantinas abiertas, lo que provocó la euforia de tenerlo cerca. Hubo más de 150 muertos por asfixia, pisoteados, arriba de 80 heridos graves y 350 desaparecidos. Resultaron insuficientes los auxilios de mil 700 trabajadores de los servicios de emergencia del país, 520 bomberos, mil 700 policías y 70 empleados gubernamentales. Para reducir su conducta irresponsable, Gallardo al menos debería aconsejar a sus “ahijados”, qué hacer ante el riesgo de una avalancha social. Los cánones recomiendan “mantener los ojos abiertos. Salir de la masa lo antes posible. Irse a tiempo. Mantenerse de pie. Ahorrar oxígeno. Replegar los brazos. Dejarse arrastrar por la marea humana. Alejarse de las paredes. Aprender a interpretar las señales de densidad”.

Para aumentar sus ganancias personales, Gallardo exaltó manejar la mejor feria del país, con entrada, estacionamiento, traslado, juegos mecánicos y un día de comida gratuita. Logró atrapar incautos de otras partes de la república, que se formaron un día antes para mirar su artista predilecto. Sin importarle el enorme cautiverio indefenso, el principal promotor de la farándula los embruteció con la venta industrial de cerveza, donde aparece como único vendedor. Algunos videos que circularon en las redes sociales, mostraron a los animosos asistentes al brincar las vallas, con tal de colarse a los primeros sitios de las gradas.

La policía ni siquiera intentó contenerlos. Anoche se vivió un caos, cuando optaron cerrar la entrada, ante la concurrencia de miles de fanáticos de Junor H. Los que intentaron salir, los invadió el pánico, ante el temor de ser arrollados. Con la desesperanza encima, buscaron otras salidas alternas, complicadas, lejanas, para escapar del infierno de la pachanga gratuita. Sin medir las consecuencias de su obtusa conducta, Gallardo presumió, al contratar al grupo Firme, romper otra marca: llevar de 300 a 500 mil hinchas a sus actos megalómanos.

Comments

comments

Fenapo La Noticia slp

Comments

comments