Gallardo Cardona y el Verde Ecologista, lastres de Morena en los próximos comicios

9 septiembre, 20235:43 amAutor: La Noticia San Luis/ Juan Pablo Moreno GuzmánCapital Municipios Noticias Opinion



El primer aviso de ruptura se dio con la salida del gabinete estatal, del secretario de comunicaciones y transportes, Leonel Serrato Sánchez, que llegó al cargo, por acuerdos cupulares del dirigente nacional de Morena, Mario Delgado y el delegado de la secretaría del bienestar, Gabino Morales, con el único dueño de la siglas del Verde Ecologista, Manuel Velasco. Se sabe que el gobernador Ricardo Gallardo Cardona lo aceptó contra su voluntad. Siempre lo trató con desdén y coraje. Nunca aceptó que lo haya llamado secuestrador, mafioso y asesino. Luego, a través de un amañado método, lo ubicó durante tres dictámenes estatales, como el más ineficiente, lo que orilló al ácido tribuno, renunciar al cargo.
A los pocos días, Morales y Serrato, se juntaron en público con el edil de la capital, Enrique Galindo Ceballos, el único contrapeso real que tiene Gallardo, al que no ha podido obligar, anuncie su bandazo del PRI al Verde, para quitarle el manejo del presupuesto que oscila en los 3 mil millones de pesos. La rebeldía de Galindo consiguió la furia sistemática de su vecino, que asume actitudes de mega alcalde de la entidad. Al principio le agandalló las inauguraciones de calles. Le creó un conflicto artificial con los parroquianos de la avenida Himno Nacional, cuando amenazó con podar de manera ilícita, casi mil árboles, para concebir una nueva arteria, digna de Nueva York.


La súbita asamblea tiene varias lecturas. Es una abierta provocación a Gallardo, para decirle que a nadie manda. El triunvirato puede tejer de manera abierta o subrepticia, las alianzas y contra alianzas que más les convengan. Y si Morena infló de votos al parásito Partido Verde Ecologista, pueden empujarlos hacia otros escenarios más redituables. Los personajes han sido víctima de los atropellos del mismo capataz, al que pueden acotar si se lo proponen. Gracias a la estructura de los servidores de la nación, Gallardo logró encumbrarse. Sus otrora aliados, Morales y Serrato, estiman que ante la vertiginosa caída y creciente desprestigio del contratista número uno del estado, se alistan para los próximos comicios intermedio, con nuevas estrategias. No se descarta una alianza con Galindo. Otros observadores más audaces, estiman que los delegados del presidente no se mandan solos. No es descabellado que traigan línea de su jefe, para tenderle la cama al incómodo aliado.
Otro golpe mortal se lo asestó a Gallardo la dirigente estatal de Morena, Rita Ozalia Rodríguez al anunciar que en los comicios del 2024, competirán solos, sin la ventajosa compañía del Verde Ecologista, que se quedó con la mayoría de alcaldías, diputaciones locales y federales hace tres años. Expuso que tienen la fuerza suficiente para ganar. Sólo conservan tratos con Nueva Alianza. El secretario, Guillermo Morales, condicionó que sólo aceptarán juntarse si se ajustan a las nuevas reglas que les expongan. Para transmitir que el comité estatal no tiene rupturas, sumaron a los tres legisladores del partido, Antonio Lorca, Cuauhtli Badillo y Lidia Nallely Vargas. También asistió al cierre de filas, el senador Elí César Cervantes Rojas.

En la contienda interna para elegir al candidato presidencial, Gallardo no ha ocultado sus simpatías por su gurú Manuel Velasco y el ex secretario de gobernación, Adán Augusto López, quien prometió hacerlo secretario de agricultura, por sus antecedentes de boyante criador de pollos. Sin embargo, en los comités de campaña del ex canciller Marcelo Ebrard y la ex jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, lo rechazan por su negro historial delictivo. En la actual coyuntura, no quieren, los relacionen con sus frases que denotan cercanía con el crimen organizado: “me gusta la sangre y mirar arder el mundo”.
Gabino Morales aclaró que se juntó con los “demócratas”, el edil Enrique Galindo y el notario 32 con licencia, Leonel Serrato, sus compañeros de bachillerato. “En algún momento, los dos compitieron por la alcaldía. Pero el cariño y compromiso que le tienen a San Luis Potosí, nos unieron por el beneficio del pueblo. Tenemos mucho por hacer. No es un tema de cargos, es de trabajo y compromiso. Los retos que enfrenta San Luis Potosí demandan altura y coordinación. No se preocupen por el futuro, ocúpense del presente. Ya le dijimos a Galindo que está del lado incorrecto de la historia. Pero aún estamos a tiempo de transformar a San Luis Potosí”. En el comité de campaña de la ex jefa de gobierno y aspirante presidencial, Claudia Sheinbaum, filtraron que Morena ya hace las gestiones necesarias para llevarle al munícipe de la capital, con miras a los próximos comicios.


Después de las declaraciones de Rita Ozalia Rodríguez, apareció el dirigente estatal del Verde Ecologista, Eloy Franklin Sarabia, alardeó que en las siguientes elecciones, tienen la fuerza suficiente para conseguir el 85% de los 58 ayuntamientos y la mayoría de las diputaciones locales, sin el respaldo de Morena. Entonces la secretaria del partido a nivel nacional, Citlalli Hernández Mora, lo criticó de soberbio, ya que la hegemonía la tienen en todo el país. Y fueron muy generosos con un micro ente, que debía corresponder con mayor lealtad. En efecto, con la negra fama a cuestas, después de haber sido señalado como “un reo de máximo peligro”, confinado en las mazmorras de Hermosillo, Sonora, por un fraude que superó los 200 millones de pesos, el ex alcalde de Soledad, Ricardo Gallardo Cardona, sólo pudo acceder al triunfo, gracias a los acuerdos palaciegos de Manuel Velasco, con el vilipendiado líder nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo.


Hernández le restregó a Franklin que poseen las siglas más sólidas del país, al tener bajo su férula, 22 gubernaturas, mayoría en el senado, cámara de diputados, ayuntamientos y congresos locales. La senadora resaltó que en su momento, se opuso a aliarse con el Vede San Luis, ya que empujó como candidato a un personaje non grato. No se equivocó, la militancia se opuso a respaldar a un personaje siniestro, al que el ejército ha denunciado de tener vínculos intrínsecos con grupos criminales. Reconoció que las coaliciones con el Verde y Partido del Trabajo, tuvieron sus logros legislativos. Pero las siglas que representa, pertenecen al pueblo, por lo que deben cuidarse de no repetir los “vicios tradicionales”.


Luego, Morales y Serrato iniciaron un programa de chacoteo político intitulado ¡Que agusticidad!, donde volvieron a arremeter contra Gallardo. Aunque el tema central fue abordar la crisis del agua en la zona metropolitana, aprovecharon para censurar las deficientes obras del mandatario. Serrato expuso que la carencia «no se resuelve por las infinitas corruptelas. Tampoco le invierten porque la tubería afectada, no se inaugura. Lo contrario sucede con un puente colgante”, en alusión a los que construye el gobernador, “que no sirven de nada”. Manejaron invitar al ariete político del mandatario, el ex director del archivo histórico, Jesús Rafael Aguilar Fuentes, alias “El Chiquilín”, que rompió una marca histórica, al recordarle las raíces maternas al alcalde de la capital, Xavier Nava. No obstante su obediencia, su jefe trata con despotismo al “Gigante Feo o Quasimodo, como se llama a sí mismo”.
Revelaron que existen mil 500 pozos concesionados a particulares en el valle de San Luis. El magnate Carlos López Medina tiene un sinnúmero de ilegales en la zona metropolitana. Pro Soledad, venden agua envenenada en pipas. Serrato se preguntó, ¿quién hace el negocio?, cuando es el municipio que controla con criterios caciquiles, Gallardo Cardona y su padre, Ricardo Gallardo Juárez en los últimos 15 años. Censuran que el gobernador arregle la presa del Peaje, que apenas capta 7 millones de metros cúbicos al año. Pero tendrá un costo triple. “Debe enfocarse en resolver los problemas del Realito, que aporta 55 millones de metros cúbicos. No le mete porque no se mira. En cambio, en la presa habrá carrera de botes, pesca y una tirolesa. Y la va a inaugurar el cantante grupero Julión Álvarez, el artista favorito de San Luis”.
Serrato mencionó que Morales podría competir por la alcaldía de la capital contra el secretario de desarrollo social, Ignacio Segura Morquecho. Su interlocutor filtró que buscan crearle, exprofeso, el municipio 59 de Pozos. “Le prometieron la capital, pero no le van a cumplir”.

El notario 32 con licencia remarcó que jamás ganaría. Ironizaron la reciente estatua que develó Gallardo en Soledad, sobre el líder agrario, Graciano Sánchez, que se parece “a Jaimito el cartero”, personaje que salía en el programa cómico El Chavo del 8. El fedatario remarcó que su ex jefe se equivocó al mandar esculpir el caballo con las dos patas al aire, lo que denota, el coronel murió en batalla. Aunque pereció años después, por otras causas, en cama.
Los comentaristas exhibieron la ignorancia de Gallardo en el tema del Realito. Recordaron la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando le ordena, haga trámites para cancelar la concesión del acueducto a la ineficaz empresa Aquos. Gallardo replicó que le correspondía arreglarlo al titular de la Comisión Nacional del Agua, Germán Martínez, cuando los permisos los otorga la Comisión Estatal del Agua. Lo entregó el ex director, Jesús Alfonso Medina Salazar, hermano del alcalde de Valles, David Armando Medina Salazar. Exponen que la Cea maneja un listado de pozos. Ante la actual crisis de agua, benefician a la zona industrial, “no al pueblo, que no les interesa”. No dijeron que a ambos personajes Gallardo los tiene bajo su férula, ya que están acusados de un fraude que supera los 3 mil millones de pesos.
Como Gallardo es el principal promotor de los artistas que acuden a la Feria Nacional Potosina, Serrato cuestionó a Morales, no estar atento a los temas importantes. “El agua vale madres y la epidemia de hepatitis por consumirla contaminada”. Filtró un dato demoledor: además del cantante español, Enrique Iglesias, tampoco asistirá a finales de año, Luis Miguel, cuando el mandatario se desvive en repartir en las cuatro zonas del estado, miles de boletos, donde se pudo erogar más de 10 millones de pesos.


Relataron el asesinato de una persona y varios heridos en el barrio de Tlaxcala. En lugar de castigar a los responsables, Gallardo y el alcalde de la capital, Enrique Galindo, se pusieron a repartir boletos para sus festejos. Serrato narró que para evitar que el candidato del PAN a la gubernatura, Octavio Pedroza, le ganara a Gallardo, se inscribió como contendiente de Morena a la alcaldía de la capital. Luego, como recompensa, se convierte en secretario de comunicaciones y transportes. Filtró que la alcalde de Soledad, Leonor Noyola, que ganó por el Verde Ecologista, incondicional del gobernador, ya tiene problemas con su mecenas. “Luego platicaré si me autoriza. Mi pecho no es bodega. También tiene su guardadito el diputado federal, Gilberto Hernández Villafuerte”. Además ha castigado al secretario del ayuntamiento, Ernesto Barajas Ábrego, al que antes tuvo como fugaz secretario de educación.
Mencionan al ex gobernador Juan Manuel Carreras, al que Serrato calificó de “rata parada, ladrón consumado. Goza de impunidad”. Se zafó del entuerto al entregar como responsables de los fraudes millonarios, a los ex secretarios de salud, Mónica Rangel y Miguel Ángel Lutzow. No se salvó el ex titular de seguridad, Jaime Pineda, que estuvo varios meses en la cárcel de La Pila. Gallardo lo usa como ícono de la reiterada “herencia maldita”, pero en los hechos no se atreve llamarlo a cuentas.
La pugna del bloque dominante de Morena con su principal detractor, se trasladó a las instalaciones de la Feria Nacional Potosina, donde se presentó la aspirante presidencial, Claudia Sheinbaum, quien hizo una diferencia entre gobierno y partido. No obstante, Gallardo, oportunista, desplazó a sus contrincantes, al acarrear a sus huestes para llenar más de la mitad del recinto. Colocó las mantas más grandes y llamativas para la invitada, a la que acompañaron en el presidio, el dirigente estatal del Verde Ecologista, el diputado local, Eloy Franklin, la senadora Graciela Gaytán y el ex dirigente del partido en San Luis, Francisco Elizondo Garrido. Los militantes de Morena y sus organizadores, ocuparon un segundo lugar en el auditorio, donde hasta en los grupos musicales que amenizaron el acto, se notó el cisma que hoy prevalece entre los dos partidos. Unos llevaron mariachi, otros, una ruidosa banda.


Imprudente, falto de tacto, Gallardo envió a los medios informativos que patrocina, irse a la yugular de los integrantes de Suma, que comanda el defeño Alejandro López, cuando organizó una conferencia de prensa para anunciar la visita a San Luis de la ex jefa de gobierno de México. Lo que motivó el reclamo del relevo de Sheinbaum, Martí Batres, quien le pidió mayor auxilio para sus cuadros, con los que se confrontó por la disputa de bardas, donde, el ventajoso funcionario, trató de imponerles, pintar arriba el logo del Verde y abajo el de Morena. Molestos, los foráneos lo obligaron a realizar por separado sus faenas. El mismo ataque frontal recibió el grupo que dirige el experto en temas de la izquierda y el agua, Agustín de l Rosa. Cuando anunció que optaron apoyar a una mujer en la contienda presidencial, lo acompañó el ex regidor de la capital, Manuel Nava, al que rápido desacreditaron los portales electrónicos patrocinados por Gallardo.

Comments

comments

La Noticia Morena política PVEM revista La Noticia Ricardo Gallardo Cardona San Luis Potosí

Comments

comments