Gallardo Cardona festeja lograr un gobierno hinchado de pus

27 junio, 20238:37 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Noticias Opinion

A dos años de haber ganado la gubernatura con un fraude de estado, de hacer un ventajoso proselitismo meses antes de los comicios, de la compra descomunal de votos, gracias a los amarres de las cúpulas de Morena y el Verde Ecologista, se puede establecer un desastroso axioma: en cualquier parte que se le rasque a las obras mediocres y caras que ejecuta Ricardo Gallardo Cardona, sale pus.

Es el dueño absoluto y arbitrario de un botín anual que supera los 60 mil millones de pesos, que se gasta arbitrario, ambicioso, insaciable, sin las mínimas restricciones legales ni morales. El contratista número uno de la entidad, aprovechó su pseudo triunfo democrático para hacer un halagüeño informe de “logros”. Se engañó a sí mismo al presumir que es un popular y querido. Dilapidó, como es su costumbre, el erario para acarrear a sus corifeos a través de autobuses urbanos que se pagaron con los fondos del Sistema Estatal de Educación Regular. Cínico, alardeó que pagó una cuota por usar las instalaciones de la Feria Nacional Potosino, para recibir a sus pagados adoradores. Cometió el error de presumir que su triunfo es sólo suyo, sin el respaldo de Morena ni de la llamada Cuarta Transformación.

Escondió la verdadera trama de su mentira: su único candidato presidencial, al que venera y obedece, es el dueño de la franquicia del Verde Ecologista, Manuel Velasco, con el que guarda un auténtico paralelismo: le copió milimétrico el estilo y artimañas para robarse el dinero del pueblo sin ser castigados. Gallardo movió la obesa estructura del estado para ensalzar al personaje con el que cometerá suicidio político. La ex jefa de gobierno Claudia Sheinbaum y el ex secretario de gobernación, Adán Augusto López, a los que antes mostró fingidas simpatías, que se vayan a la alcantarilla. Su único y absoluto candidato presidencial es Velasco y que digan misa donde les plazca. Y si por externar y hacer valer sus simpatías políticas, le cuesta regresar a una fría y horrenda mazmorra, acepta las consecuencias.

Gallardo ocultó a sus interesados seguidores, que a nivel nacional y local, el Verde Ecologista ha sido, desde que se creó, un lastre del PRI, un partido corrupto hasta la médula. Sus dirigentes se caracterizan por el oportunismo a ultranza. Son vividores profesionales del presupuesto. Enemigos históricos del medio ambiente, depredadores de la naturaleza. En San Luis, bajo el mando del anterior capataz, Manuel Barrera y su esposa Ivet Salzar, lo usaron para crear un bagaje inmobiliario, lograr varias curules y enquistarse en las dependencias estatales vinculadas al medio ambiente, cuando tenía espíritus depredadores. Usaron las siglas para hacerse millonarios y comprar impunidad en los sexenios de Fernando Toranzo y Juan Manuel Carreras, implicados también en desfalcos millonarios.

Ya forman parte de los nuevos ricos de San Luis, asociados y bajo el manto protector de Gallardo Cardona, que los acusa de dientes para afuera, de integrar la indescifrable “herencia maldita”. Experto en el engaño, Gallardo dilapidó otra vez el erario para auto exaltarse, promover a su auténtico jefe para que sea ungido candidato presidencial, sin importarle los riesgos políticos de equivocarse y llenar de virtudes a un partido mediocre, al que, en cualquier rato, Morena tira al basurero. Una muestra contundente, es que no controla al comité estatal, bajo la férula del verdadero hombre del presidente, el delegado de la secretaría del bienestar, Gabino Morales, que sin pedirle permiso, ya anunció sus intenciones de ser alcalde de la capital o senador, para disputarle el cargo al ex alcalde, Ricardo Gallardo Juárez, que ante la amenaza de irse a la cárcel, por haberse robado 10 mil millones de pesos del erario municipal, dócil, se hará a un lado.

Comments

comments

Comments

comments