¿Qué espera Leonel Serrato Sánchez para renunciar?

27 abril, 20239:00 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Noticias Opinion

A su equipo más cercano, el gobernador Ricardo Gallardo Cardona le externa que desprecia, rechaza, no soporta tener cerca al secretario de transportes, el notario 32 con licencia, Leonel Serrato Sánchez. Lo admitió sólo porque lo ordenó su verdadero jefe, el senador y dueño de la franquicia del Vede Ecologista, Manuel Velasco, quien acordó con el presidente Andrés Manuel López Obrador, le concedieran el presupuesto de San Luis Potosí, a cambio del “apoyo” para ganar los comicios. Fue como entró, de rebote, el boyante vendedor de pollos, quien no tiene los alcances intelectuales ni políticos para tejer una alianza de grandes vuelos.

Sin embargo, todo parece que ya no está dispuesto a soportar el protagonismo latente y evidente de un personaje al que no termina por aceptar, por llamarlo, al calor de las campañas políticas, asesino, secuestrador y delincuente, al que iba a desterrar del ámbito local. El cargo que ostenta el fedatario, se lo debe también al delegado de la Secretaría del Bienestar, Gabino Morales, que intervino con el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, que pactó con Velasco, su acceso al gabinete. El sustrato de los oscuros acuerdos fue traicionar, dejar sola en su lucha guajira por el mando estatal a la ex secretaria de salud, Mónica Rangel, a la que también desacreditaron por sus latrocinios millonarios, lo que la llevó algunas semanas a las mazmorras de La Pila.

Ya son tres veces consecutivas que Gallardo califica con las peores notas al incómodo Serrato, que se hace de la vista gorda y se resiste a dejar la nómina. En tal contexto, se dio el anuncio retador de Morales, que prematuro, se destapó como probable candidato a senador o alcalde de la capital, donde le estorba a los intereses transexenales del ambicioso mandatario, que buscará imponer candidatos en todo el espectro comicial, en sus afanes caciquiles de tener el control político y económico, al menos los próximos cinco sexenios.

En los resquicios de vehemente tribuno navista, ¿le quedó algo de dignidad al otrora belicoso orador que le ayude a renunciar con la frente en alto y exponer en público a su inclemente verdugo? Su inminente salida, puede afectar la correlación de fuerzas, confrontar antes de tiempo a las figuras que buscarán los principales nichos de poder. En síntesis, que Morena se desligue del Verde Ecologista, para que Gallardo demuestre, alejado de la diatriba, tener 500 mil votos dispuestos para lo que su segundo jefe, López Obrador, le indique a dónde y con quién canalizarlos.

Comments

comments

Comments

comments