No le cuadran las cifras a Gallardo Cardona

17 mayo, 20239:16 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Municipios Noticias Opinion

Al gobernador Ricardo Gallardo Cardona, no le cuadran las cifras. Por sus propias declaraciones tremendistas, se podría meter en problemas financieros, jurídicos, políticos y sociales. Todo por usar el chantaje directo y subliminal, para someter a los alcaldes rejegos que se niegan a entregarle el manejo de la hacienda pública, para que la dilapide a su antojo. No le bastan los más de 60 mil millones de pesos anuales para cubrir las carencias de la entidad, ya que lo malversa en obras inútiles, caras y sin concurso. Ya le debe más de 3 mil millones de pesos a la pensiones. Espera con ansias los descuentos quincenales a la nómina de los burócratas, para destinarlo al despilfarro, sin cubrir la parte correspondiente, que nutra las reservas de los jubilados, a los que les debe sumas exponenciales. Y no hay un signo de esperanza que les pague pronto los adeudos.

En el caso del alcalde de Matehuala, Iván Estrada Guzmán, al que no ha podido someter con toda la fuerza descomunal del estado, de plano ya lo desconoció y de facto, lo suple con su socio y prestanombres, el diputado federal, Alejandro Segovia, “El Jano”, al que le dará 200 millones de pesos para hacer trabajos emergentes de pavimentos y drenajes. Lo mismo hizo con el edil más guapo del mundo, el transportista de Rioverde, Arnulfo Urbiola, con el que tuvo un trato ríspido y violento, pero al final lo doblegó, ya que carga el mismo estilo de saquear las arcas públicas con obras caras, que cede a sus contratistas predilectos. También le ofreció darle, como por arte de magia, otros 200 millones de pesos para lo que se le ocurra.

En Soledad, alardea que le entregará más de mil millones de pesos a su obediente alfil, Leonor Noyola. ¿Puede, con una mano en la cintura, disponer como si fuera a un cajero automático, de cantidades estratosféricas, sin que estén consignadas en el presupuesto anual? ¿No necesita solicitar permiso al congreso local, al menos para guardar las apariencias, de que existe un respeto institucional entre ambos poderes? ¿Cuándo vengan los reclamos del gobierno federal, por no sustentar decenas de facturas, obras no licitadas o ejecutadas con fallas evidentes, habrá de responder Gallardo o los alcaldes que se prestaron a las chicanas contra el pueblo? ¿Si es dinero que no está reglamentado, de dónde lo obtiene con tanta rapidez y sin trabas el mago de las trampas? Gallardo adelantó que como los alcaldes son corruptos e ineficientes, hará las obras que les competen, sin tomarlos en cuenta.

A Estrada le quitó la mitad de su techo financiero sin avisarle. ¿Hará lo mismo con el renuente munícipe de la capital, Enrique Galindo, al que puede despojar de mil 500 millones sin las mínimas consecuencias? ¿Hasta dónde está dispuesto llegar el abusivo mandatario, antes de incendiar San Luis, para su directo beneficio? Su principal mecenas, el presidente Andrés López Obrador, ¿se atreverá a detenerlo o es parte del asalto a despoblado? ¿O sólo es un mitómano que genera mentiras a raudales para proyectarse como el falso redentor de los potosinos?

Comments

comments

Comments

comments