Los puentes atirantados de Gallardo Cardona, fraudulentos y costosos

27 abril, 202312:56 amAutor: Juan Pablo MorenoCapital Destacada Noticias

El experto en la técnica constructiva conocida como la tridilosa, Agustín de la Rosa Charcas, denunció la conducta ilegal, constante, del gobernador Ricardo Gallardo Cardona, que en la mayoría de las obras que ejecuta sin licitar, les añade sobrecostos millonarios que cubre la ciudadanía, ajena al saqueo. Precisó que nunca antes se había tenido un mandato tan lesivo para la gente.

“Uno de los trabajos que ha publicitado de manera escandalosa, a través de los múltiples medios que controla, con un video, lo muestra como lo que es, mentiroso, simulador y corrupto. Alardeó iniciar el puente atirantado en Quintas de la Hacienda”. El también experto en temas del agua, censuró el “silencio cómplice de los ingenieros potosinos, arquitectos, la facultad de ingeniería de la universidad autónoma, Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ante el engaño impune que desde el poder estatal se comete de forma arbitraria”.

Establece que “los puentes atirantados, son ejecuciones de ingeniería muy útiles y económicas, para salvar claros grandes. Son las estructuras intermedias entre los puentes de estructura de acero y los colgantes. Muy recomendables en términos técnicos y financieros para claros libres, entre los 300 y mil metros. Los principales elementos estructurales lo constituyen los cables o tirantes, las pilas y el tablero. La engañifa que el truculento gobernador realiza, es hacer un puente de cinco claros libres, con una sub estructura compuesta de zapatas, columnas (16) y cabezales de hormigón armado, dónde se descansarán las trabes (14) de concreto”.

“Es decir, el mentiroso funcionario construirá de manera ilegal, asignada la obra sin concurso y con sobrecostos, un puentecito de cinco claros, solo apoyados, que varían de los 20 a los 30 metros cada uno. Es decir, es un puente sin ninguna relevancia estructural que valga la pena comentar. Las horrendas estructuras metálicas, son parte de la rapiña que efectúa el pésimo gobernante, para saquear los dineros públicos, con el beneplácito del poder federal. Es como señala la titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Isabel Leticia Vargas Tinajero, el sello característico del malogrado mandato, que denominó las velas atirantadas”.

“¿Cuál será la razón profunda de imponer, de manera arbitraria, las horrendas rejas y las velas atirantadas? Va a la huasteca y destruye los emblemáticos arcos que daban la bienvenida a los ciudadanos que llegaban a Valles. Les coloca las rejas con las velas atirantadas. Las mismas que ha sembrado en los parques Tangamanga, en Soledad, en el puente de Antonio Rocha Cordero y Calzada de Guadalupe. ¿Serán acaso un reflejo vengativo de un sujeto empoderado, en contra del pueblo potosino, por los meses que estuvo en una cárcel de alta seguridad? ¿Pretende que los potosinos tengan el malestar de sentirse prisioneros, al colocar tantas rejas monumentales en los caminos y centros recreativos”.

Arbitrario en el manejo de las cifras, Gallardo anunció el 13 de noviembre del 2021, que el puente, semejará la entrada a San Francisco California. Tendría un costo de 200 millones de pesos. Sin sacar una pala de arena, en octubre del 2022, sin contemplaciones, manejó 389 millones de pesos. Como estiló en los parques Tangamanga y diversos bulevares, es posible, ahora que lo inaugure, establezca montos cercanos a los 500 millones de pesos. Ostentoso, despilfarrador, asiste a supervisar el mega negocio en helicóptero, que también usa para visitar otras de sus incontables cajas chicas, como el balneario de Gogorrón, ubicado en Villa de Reyes. Cada traslado le puede costar a los potosinos, de 30 a 50 mil pesos.

Agustín de la Rosa ha establecido que cada kilómetro de concreto, con guarniciones y acabados técnicos, no supera los 4 millones de pesos. Como el puente colgante consta de 6 carriles en total, de mil 300 metros, más las trabes, excavaciones y obras complementarias, los costos globales no deben superar los 100 millones de pesos. Pero podría costar cinco veces más. Es el monto de los latrocinios de Gallardo Cardona, que ejerce un férreo control del congreso local. La onerosa Auditoria Superior del Estado, jamás le hará el mínimo reclamo.

                       Descubren más anomalías

Además del pseudo puente atirantado de Quintas de la Hacienda, que podría convertirse en el símbolo de las corruptelas sin castigo de Gallardo Cardona, lo mismo hizo en otros dos  inmuebles, como el que se ubica en Calzada de Guadalupe y Rocha Cordero. En el portal Reporte Ciudadano, se exhibe una fotografía donde, ante las improvisaciones técnicas, por la falta de espacio, colocan una viga de acero sobre una sola varilla en uno de los extremos. La carencia de solidez, podría generar un accidente fatal. Los lectores, sin ser expertos, plantean que hay exceso de acero innecesario, sólo para engrosar las cuentas bancarias del mandatario. Los cables no cumplen ninguna tarea concreta. Equivale a ponerse tirantes con cinturón. Hay excesos de adornos costosos. Hablan de una payasada más del contratista número uno de la entidad, que mejor deber surtir de medicamentos al Hospital Central o Seguro Social.

                          Datos de un verdadero puente atirantado

El puente atirantado o de La Unidad, construido en el 2003 en Monterrey, Nuevo León, en nada se parece a los adefesios que hizo, sin concurso público, Gallardo Cardona. Tiene una longitud de 304 metros. Lo diseñó el arquitecto Óscar Bulnes. Lo ejecutó el contratista Daniel Tesin. Alcanza la altura de 134 metros a partir de la torre. El ancho es de 28 a 34 metros. Utilizaron un millón de planos. Ocuparon 20 ingenieros de manera constante. Es un ícono de la ingeniería a nivel internacional. Los cables que lo sostienen, cumplen una tarea esencial. El que se le ocurrió a Gallardo, usa mosquiteros gigantes, tan sólo signo de la barbarie y la prepotencia desmedida.

Fue el primer puente de concreto blanco del país. Se colaron de 200 a 300 metros cúbicos de cemento blanco en un solo acto, en verano, por la noche. Los torones del atirantado incluyen cuatro grados de protecciones. Tiene un periodo de vida de mil años, garantizados. Contrataron un promedio de 300 trabajadores. Terminaron la obra sin accidentes graves. Usaron tecnologías de punta, garantizan la seguridad de quienes lo transitan a diario.

El Puente Viaducto de la Unidad, es una respuesta integral que aporta múltiples soluciones, al interconectar de manera directa, el bulevar Rogelio Cantú Gómez, en Monterrey, con la avenida Humberto Lobo, en el municipio de San Pedro Garza García. Cruza el río Santa Catarina. Forma parte de un proyecto vial que integra 17 obras. Entre las más significativas, destacan los viaductos elevados e inferiores, cinco pasos a desnivel, la meseta de interconexión, las dos gasas de incorporación y el puente atirantado, el que por su importancia y valor estético, en pocos meses, se convirtió en uno de los emblemas que identifican a Monterrey.

Comments

comments

Puente atirantado puentes revista La Noticia Ricardo Gallardo Cardona San Luis Potosí slp

Comments

comments