Los panistas se montan en el conflicto de Carrizales para denostar y enterrar las aspiraciones políticas de Xavier Nava

28 agosto, 201910:47 pmAutor: La NoticiaCapital Destacada Noticias

El desalojo violento de la oficial once del registro civil, Teresa Carrizales Hern√°ndez, que se pudo resolver con una estrategia m√≠nima y sentido com√ļn, se volvi√≥ un esc√°ndalo medi√°tico viral en las redes sociales y medios informativos. El pretexto id√≥neo para que panistas relegados por el edil de la capital, Xavier Nava, se le fueran a la yugular y exigir rabiosos, la salida del secretario del ayuntamiento, Sebasti√°n P√©rez, al que acusan de autor intelectual del sainete que arm√≥ la polic√≠a preventiva. El escenario de conflicto tambi√©n sirve para el reacomodo interno de los grupos que aspiran a ganar la contienda interna por la gubernatura. Ya se asoman prematuros, indiscretos, frontales, ambiciosos, los alfiles del dirigente estatal, Juan Francisco Aguilar Hern√°ndez, coludido con su equipo de regidores, el diputado local, Rub√©n Guajardo y el l√≠der del comit√© municipal, Maximino Jasso, que buscan desde ahora, bloquear las aspiraciones pol√≠ticas ulteriores de Nava, si busca reelegirse o relevar en el mando al priista Juan Manuel Carreras. El bloque adverso ya tiene alianzas con otros actores, como el diputado federal, Xavier Azuara, al que ubican como gur√ļ. √Āvido de ganar la alcald√≠a, despu√©s de una vergonzosa derrota ante el negociante de pollos, Ricardo Gallardo Ju√°rez. Tambi√©n simpatizan con el senador Marco Antonio Gama, que junto con su hom√≥loga, la perredista Leonor Noyola, fueron los principales beneficiados del acuerdo que tejieron con las hordas que ahora atacan sin piedad al heredero de las glorias del matador de dragones, Salvador Nava Mart√≠nez.

 

                                   El inicio del mitote

 

Teresa Carrizales denunci√≥ cobros indebidos en las tarifas registrales por inexperiencia o ignorancia. En enero, el √°rea de normatividad y asuntos institucionales del ayuntamiento, le entreg√≥ los precios de los servicios para el 2019. Hizo un c√°lculo y le inform√≥ a la enviada de Sebasti√°n P√©rez, que los precios eran err√≥neos. Le respondi√≥ que el congreso alter√≥ las cuotas. Le llam√≥ al director de ingresos, Ignacio Ram√≠rez Diez Guti√©rrez, al que le insisti√≥ sobre el tema hasta marzo. Le coment√≥ que la falla s√≥lo apareci√≥ en las oficial√≠as, no en las dem√°s gabelas. No obstante, acudi√≥ al departamento de sistemas, para que corrigieran. Le dijeron que mientras P√©rez no se los ordenara, no pod√≠an hacer nada. Ram√≠rez le dijo que estaba de acuerdo en lo que se√Īalaba, pero ya hab√≠a platicado el tema con el oficial mayor, √ďscar Valle Portilla. Acept√≥ que se debi√≥ informar a contralor√≠a, pero el secretario se opuso.

Luego Ramírez habló con el tesorero Rodrigo Portilla y Valle Portilla. Plantearon donar los excedentes al DIF municipal, pero era dinero de cobros indebidos, lo que equivalía a un fraude. Los cuestionó sobre cómo iban a ingresar fondos y luego donarlos, cuando se trataba de recursos ilegales. En enero también le enviaron al secretario de gobierno, Alejandro Leal Tobías, la lista de precios. No le entregaron el documento con la fe de erratas, fechado el primero de abril. Carrizales resaltó que el cobro debía hacerse a través de la Unidad de Medida y Actualización por 84.49 pesos, pero se mantuvo el salario mínimo de 102 pesos. Es grave, dijo, no entiendan, que no es lo mismo. Estableció que Pérez debió acudir desde el inicio con Mejía, pero no tuvo interés en enmendar la pifia. Ramírez le aconsejó olvidar el asunto, ya que el secretario no le recibía para abordar el asunto.

‚ÄúYa no te busques problemas‚ÄĚ, le sugiri√≥. Carrizales fue a la contralor√≠a a indagar sobre las consecuencias. Le dijeron que deb√≠a reclamar un usuario o el congreso, lo que sucedi√≥ en abril, cuando se enmend√≥ el tropiezo. Luego insisti√≥ sobre el destino de los excedentes irregulares. No recibi√≥ respuesta y fue vetada en la unidad administrativa. Entonces decidi√≥ ventilar el tema en las redes sociales y medios informativos. P√©rez dijo que el dinero estaba intacto. Cualquier persona que acudiera con el recibo, en la caja, le iban a regresar la diferencia. Carrizales remarc√≥ que el mecanismo era inadecuado, pues el ayuntamiento no puede regresar dinero recaudado. Se debe hacer a trav√©s de una nota de cr√©dito. P√©rez asent√≥ que se han restituido los fondos al 100% y que pod√≠an acudir a la unidad administrativa. Sin embargo, Portilla lo contradijo: no hay todo el capital y nadie acudi√≥ a hacer alg√ļn reclamo, por lo que los fondos se iban a contabilizar como recursos extraordinarios.

Otra vez P√©rez dio un giro, dijo que el dinero ser√≠a entregado por medio de las oficial√≠as del registro civil. Carrizales se opuso. Si eran inexistentes los reclamos, las obligaban a manejar una extra√Īa partida. Desde abril, a trav√©s del internet, se dedic√≥ a ventilar las contradicciones del secretario del ayuntamiento. El viernes 28 de junio fue requerida en recursos humanos donde dos hombres la encerraron en un cub√≠culo y trataron de amedrentarla. Le dijeron que deb√≠a disculparse con P√©rez, qui√©n le hablar√≠a de su futuro. Les respondi√≥ que si el secretario ten√≠a algo que decirle, lo esperaba el lunes 1 de julio en su oficina. Por la tarde, cuenta que P√©rez Garc√≠a envi√≥ a su secretaria a cambiar las chapas de la oficial√≠a 11 del registro civil. ‚ÄúCuando regres√©, no pude abrir. Fui al ministerio p√ļblico a levantar una denuncia por despojo contra quien resultara responsable. La fiscal√≠a me instruy√≥ que acudiera al lugar con la fuerza p√ļblica, para verificar los hechos y levantar un reporte. Hab√≠a archivos abiertos, luces prendidas, sustrajeron ordenamientos, la computadora y dinero en efectivo. La rese√Īa fue anexada a la denuncia. Luego se vino lo que todos saben‚ÄĚ. El lunes primero de abril fue corrida. Y de manera simult√°nea, un grupo de cargadores enviados por Leal Tob√≠as, acudieron a la oficial√≠a del registro civil 5 para realizar una mudanza, pues el ayuntamiento no hab√≠a pagado la renta de las oficinas, ubicadas en Xicot√©ncatl 1504. La titular es Mar√≠a Concepci√≥n Hern√°ndez, madre de Carrizales, quien catalog√≥ el hecho como una venganza.

Carrizales fue desalojada de sus oficinas por tres agentes preventivas, supervisadas por el director de la polic√≠a, Edgar Oswaldo Jim√©nez Arcadia. Conocidos de la v√≠ctima grabaron el momento en que fue esposada de las manos y arrastrada por el suelo. El video se hizo viral. Lo reprodujeron los conductores de noticieros nacionales, como Joaqu√≠n L√≥pez D√≥riga, Ciro G√≥mez Leyva y Denise Maerker, entre otros. El tema fue recurrente por tres semanas. La afectada mostr√≥ el memor√°ndum dirigido al capit√°n retirado Jim√©nez Arcadia, enviado por P√©rez Garc√≠a, para que asistiera al procedimiento laboral donde se iba a separar del cargo de confianza a la encargada de la oficina 11 del registro civil a partir del 28 de junio. Los servicios p√ļblicos ahora ser√°n prestados por la nueva titular, Roc√≠o Romero Artol√≥zoga, quien tiene el nombramiento correspondiente. Lo conmin√≥ a que lleve a varios elementos a su cargo para que acudan al lugar donde se habr√° de retirar a Carrizales. Le orden√≥ salvaguardar el inmueble y bienes. Apegarse al marco legal y respetar de manera irrestricta los derechos humanos de las personas que intervengan en las diligencias.

Apenas fue despedida, Carrizales anunci√≥ en su p√°gina electr√≥nica que no se ir√≠a sin pelear. ‚ÄúLa mayor√≠a est√° enterada del abuso de autoridad del que fui v√≠ctima. Les agradezco desde lo profundo de mi coraz√≥n, las innumerables muestras de apoyo que he recibido. A mi madre, que es una mujer invaluable y fuerte. Por lo pronto dir√© que soy abogada y el asunto se litigar√° en los organismos correspondientes. No voy a detenerme, la raz√≥n y el derecho est√°n conmigo. Si debo irme, lo har√©, pero no sin dar la pelea. Ya no es pugna de un trabajo, es por la dignidad humana. Estoy tranquila, con todo el √≠mpetu para emprender la batalla y salir victoriosa, imparable y decidida. ¬°Ya basta! No voy a negociar como pretenden, porque hay situaciones en la vida que no son vendibles, como la integridad. Tengo dos hijos peque√Īos, busco mirarlos a los ojos y decirles a qu√© me dedico. Quiero que sepan que la honestidad y la palabra son lo √ļnico valioso que portamos. Y tengan la decencia de que ante cualquier injusticia, alzar√°n la voz como una obligaci√≥n. Las circunstancias de la vida nos hicieron estar en un lugar privilegiado. Significa tener m√°s compromiso para actuar de la forma correcta. No con impunidad. Necesito ense√Īarles que hay objetivos por los que vale la pena luchar. Ideales por los que se debe morir en la raya de ser necesario. Xavier Nava, no te temo. Puedes mandarme amenazar, golpear, vejar, humillar y seguir√© sin tenerte miedo. No voy a ceder, empieza a temblar, San Luis Potos√≠ rompe el silencio‚ÄĚ.

El alcalde Xavier Nava destac√≥ que Carrizales ya no era oficial del registro civil cuando se le pidi√≥ abandonar las oficinas, pero se neg√≥. Ten√≠a rango laboral de confianza. Resalt√≥ que el operativo policiaco fue correcto. ‚ÄúSe le notific√≥ que ya no era funcionaria. Violent√≥ las chapas e hizo funciones que no le compet√≠an, lo que puede constituir un delito‚ÄĚ. Neg√≥ que existiera uso excesivo de fuerza. No le gustar√≠a vivir lo mismo, por lo que no iba a fracturar la norma. Al abordar el tema de un mandato judicial para que actuara el director de polic√≠a, Jim√©nez Arcadia, estableci√≥ que el procedimiento se agot√≥ en todas las instancias. Sobre el cambio en los costos de los tabuladores, anunciaron al congreso que el cobro ser√≠a en Unidades de Medidas y Actualizaciones, pero qued√≥ vigente el concepto de salarios m√≠nimos. ‚ÄúCuando nos dimos cuenta, llamamos a los que realizaron un tr√°mite, fueran con el secretario, Sebasti√°n P√©rez. No hubo ninguna anomal√≠a. Solo un desempe√Īo indebido de Carrizales, que ya no era oficial del registro civil. Vamos a revisar los movimientos que hizo‚ÄĚ. El edil anunci√≥ que se formar√≠a un comit√© ex profeso para investigar el caso donde estar√≠a un elemento de la fiscal√≠a estatal, derechos humanos, regidores y asuntos internos del ayuntamiento. Resalt√≥ que P√©rez Garc√≠a est√° firme en el cargo, ya que su despliegue no afecta las pesquisas. Adem√°s, buscan no violentar el debido proceso. No se tomar√°n decisiones ajenas a la ley.

Por su parte, Sebasti√°n P√©rez destac√≥ que Carrizales rechaz√≥ ser indemnizada y continu√≥ las operaciones como si a√ļn estuviera en el cargo. Los cambios se dieron por las reestructuras en las oficial√≠as del registro civil. Se le notific√≥ la baja, que no acept√≥, entonces violent√≥ sellos y chapas. Durante el fin de semana, emiti√≥ actos de registro civil. Se condujo en forma indebida al utilizar agendas y actas. Por tales actos, se le avis√≥ del desalojo de la oficina, donde se present√≥ personal de la secretar√≠a general. La coordinadora municipal de derechos humanos, Olga Palacios P√©rez. La Comisi√≥n Estatal de Derechos Humanos envi√≥ a Georgina Mena y Margarita Mar√≠a Castillo, quienes laboran en la Direcci√≥n General de Canalizaci√≥n, Gesti√≥n y Quejas y el comisario Edgar Oswaldo Jim√©nez Arcadia, director de seguridad p√ļblica municipal. Llev√≥ varios elementos para desocupar el sitio de Carrizales, que opuso resistencia. Se emple√≥ el uso de la fuerza p√ļblica. Entr√≥ como relevo provisional la titular de la Oficial√≠a del Registro Civil n√ļmero 4. Se percat√≥ que no exist√≠an folios. Tampoco el sello, la agenda de matrimonios y actas emitidas por muertes fetales, las cuales est√°n prohibidas en las recientes leyes. P√©rez hizo un llamado a las personas que hubieran realizado el pago anticipado, acudir a su oficina para aclarar dudas.

Entonces vino la embestida. La presidenta de la bancada de regidores del PAN, Ver√≥nica Rodr√≠guez Hern√°ndez, inform√≥ que una vez instalado el comit√© investigador, solicitaron a Nava separar del cargo a Sebasti√°n P√©rez de manera temporal. Pero se neg√≥. ‚ÄúLo hicimos para garantizar la objetividad de los hechos. No buscamos confrontarnos, s√≥lo que se transparente el tema‚ÄĚ. El tambi√©n regidor panista, Cristian Azuara, se√Īal√≥ que el nuevo √≥rgano no tiene facultades para destituir al funcionario que resulte responsable del desalojo violento de Carrizales. Al menos podr√°n exigir la salida del cargo que ostente. Azuara hab√≠a pedido que el edil les facilitara el trato con los diversos directores de departamentos. Expuso que se notaba un desgaste institucional, sin llegar a la ruptura.

El diputado local del PAN, Rub√©n Guajardo Barrera, al que se menciona como posible aspirante a la alcald√≠a de la capital, envi√≥ un oficio a Jim√©nez Arcadia para que le informe sobre el procedimiento para desalojar a Carrizales. Le remarc√≥ si los actos desplegados por agentes bajo su mando, fueron ordenados por alg√ļn juez por escrito, para que le diera el n√ļmero de expediente de d√≥nde surgi√≥ el mandato. Le pidi√≥ detallar el nombre y cargo de los funcionarios que lo enviaron. Ubicar a los agentes que lo acompa√Īaron y el protocolo adoptado. A√Īadi√≥ que el congreso busca conocer los hechos, ya que existen distintas versiones del ayuntamiento y la agredida. Al decirle que otras instancias solicitaron los mismos datos, como derechos humanos, asever√≥ que har√° valer el art√≠culo 8 constitucional, que salvaguarda el derecho de petici√≥n.

Cuando Nava desliz√≥ que el comit√© investigador ni el cabildo pod√≠an destituir a Sebasti√°n P√©rez, se le fueron encima los incondicionales de los Gallardo. El diputado local y ex secretario de gobierno, C√°ndido Ochoa, que les garantiz√≥ absoluta impunidad, destac√≥ que no se deb√≠a juzgar a priori el desempe√Īo del nuevo ente, que podr√≠a dar la sorpresa. Precis√≥ que el cabildo s√≠ puede despedir al secretario, ya que se trata de la m√°xima autoridad. El alcalde es s√≥lo ejecutor. Si los regidores aprueban quitar a P√©rez o Jim√©nez, que fueron designados y no electos, se tienen que separar del cargo. El ombudsman estatal, Jorge Andr√©s L√≥pez Espinosa, que le debe el cargo a los cabildeos de su compadre, el ex secretario del ayuntamiento de Soledad, capital y ahora dirigente del comit√© municipal del PRD, Ernesto Barajas √Ābrego, censur√≥ que Jim√©nez Arcadia recurri√≥ al exceso de fuerza sin que mediara orden judicial.

Omiso y lerdo en la defensa de los periodistas perseguidos y lastimados por los Gallardo, López resaltó que ya no participará en los operativos anti alcohol que maneja la policía preventiva. Argumentó como excusa que desde marzo, envió oficios a los titulares de las cámaras empresariales, bares y restaurantes, para en conjunto, difundir programas preventivos que alerten sobre los riesgos de consumir bebidas embriagantes al manejar. Antes tampoco se quejó de las detenciones arbitrarias, multas sin recibo y retenes inconstitucionales, recaudatorios, que implementaron los ex ediles del vecino municipio. López se jactó de haber emitido dos recomendaciones al ayuntamiento por violaciones a los derechos de los pueblos y comunidades indígenas en su papel de inmigrantes urbanos y su derecho a la ciudad, que aceptó pero no hay evidencias que acredite el cumplimiento. Otro reclamo fue el agravio a la etnia mixteca baja que habita la capital al no incluirla en la consulta que originó el Plan Municipal de Desarrollo. No se aceptó. Lamentó la falta de reciprocidad.

El dirigente estatal del PRD, Juan Ignacio Segura Morquecho, cuestionado por manejar las prerrogativas de manera arbitraria y ejercer un mandato fuera de tiempo, denunci√≥ que si Nava no corre a P√©rez ni Jim√©nez, indica que est√° involucrado en los atropellos contra Carrizales y solapa las corruptelas que la litigante denunci√≥. El diputado local y ahora l√≠der del Partido Verde Ecologista, Emanuel Ramos Segura, ligado con Gallardo Ju√°rez en un fraude que supera los mil 500 millones de pesos, ufano, exigi√≥ sancionar a los que usaron fuerza extrema contra la ex funcionaria del registro civil. ‚ÄúSon inadmisibles los actos de Jim√©nez ordenados por Sebasti√°n P√©rez. Los argumentos de que fue dada de baja pasan a segundo t√©rmino al poner en riesgo la integridad f√≠sica de una persona que se convirti√≥ en inc√≥moda al denunciar cobros indebidos en servicios registrales. Si Nava se niega a poner orden, entonces avala malas pr√°cticas. Nada justifica que le dieran un trato de delincuente. Antes de despedirla, debi√≥ ordenar una pesquisa a la contralor√≠a interna. Evidenciaron una burda venganza por levantar la voz ante los excesos cometidos‚ÄĚ.

La senadora Leonor Noyola, fiel a las √≥rdenes de los Gallardo, us√≥ la tribuna para hablar de Carrizales, que ‚Äúfue desalojada con violencia, maniatada, arrastrada por polic√≠as, por denunciar malversaciones. Son hechos ofensivos. La constituci√≥n y tratados internacionales proh√≠ben el maltrato. El ayuntamiento est√° obligado a promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos. La comisi√≥n permanente del congreso de la uni√≥n exhortar√° a Nava, P√©rez, Jim√©nez y Palacios, rindan un r√°pido informe de los hechos y las medidas legales implementadas para ofrecer una disculpa a Carrizales y sancionar a los servidores p√ļblicos con la destituci√≥n inmediata. No podemos permitir como mujeres tales hechos. Hay avances al hacer respetar derechos que hemos ganado‚ÄĚ. Carrizales subi√≥ la nota y el video a su face, donde agreg√≥ que en el cabildo no sucede nada. Indic√≥ que Nava le mand√≥ decir, se trata de un asunto de pesos y que pusiera la cifra. Pero sin disculpas ni destituciones. El expresidente del comit√© municipal del PRI en Soledad, Omar Vel√°zquez, denunci√≥ la doble moral de los defensores de los Gallardo, que soeces, sin darles las m√≠nimas opciones de defensa, corrieron de manera arbitraria a la oficial del registro civil, Jacqueline Villase√Īor. Adem√°s fue despedida con m√©todos groseros, su prima, Amalia Vel√°zquez, que tambi√©n fue candidata a la alcald√≠a contra los dos Gallardo, que la derrotaron con un burdo fraude y violentos sabotajes. La suplieron con la litigante Juana Mar√≠a Morquecho. No les import√≥ cometer nepotismo, ya que su hijo, Ignacio Segura Morquecho, fue secretario particular de Gallardo Cardona. Ahora es dirigente espurio del PRD estatal.

En la sesi√≥n de cabildo del 15 de julio, las hordas de los Gallardo, con el pretexto de defender a Carrizales, irrumpieron en la sesi√≥n de cabildo con pancartas donde se ley√≥ la frase, ‚ÄúSoy mujer y merezco respeto‚ÄĚ. El zafarrancho se desat√≥ cuando el regidor perredista, Eloy Franklin, aleg√≥ que no dejaban entrar a su compa√Īera de bancada, Ana Rosa Pineda. Como si hubiera un gui√≥n preestablecido, apareci√≥ la virulenta Ana Lidia Conde D√©bora, alias Paloma Gallardo, que r√°pido encabez√≥ un coro que exig√≠a la salida de Sebasti√°n P√©rez. Vino el caos. Los provocadores rodearon a los integrantes del cabildo y se confrontaron con los simpatizantes de Nava que trataron de repelerlos. Los dos bandos se gritaron desenfrenados. En la trifulca los contendientes rompieron algunos vasos, papeler√≠a y desapareci√≥ un micr√≥fono institucional. Descompuesto, desga√Īitado por la altisonante revuelta, Franklin le record√≥ las ra√≠ces maternas a Nava hasta el cansancio. Conde y su s√©quito se fueron encima del reportero electr√≥nico Omar Ni√Īo, que los acus√≥ de violentos y recibir instrucciones de los Gallardo. Lo siguieron hasta la calle, donde al asustado informador, lo custodiaron varios agentes municipales, ante el inminente ataque f√≠sico. Lo escoltaron a las oficinas de la fiscal√≠a local, donde puso una denuncia por agresiones verbales, amenazas y robo de equipo.

Atentos al m√≠nimo error de Nava, los panistas opositores aprovecharon la coyuntura para denostarlo. El primer s√≠ndico, V√≠ctor √Āngel Salda√Īa, destac√≥ que hubo dos grupos. Uno exigi√≥ justicia para Carrizales. Los otros v√°ndalos, tal vez orquestados por Nava, actuaron de manera organizada y cumplieron los objetivos de la a hasta la zeta. En lugar de descalificar la conducta de Franklin, destac√≥ que fue agredido por los paleros del alcalde. El dirigente de los comerciantes del Rebote, Juan Antonio Rodr√≠guez Chessani, lo llam√≥ ‚Äús√≠ndico de rebote, palero. Las finas damas de los ratas de los Gallardo, fueron las que reventaron la sesi√≥n‚ÄĚ. Llam√≥ basura al medio que distorsion√≥ los hechos, Close up, de Fernando D√≠az de Le√≥n Cardona, consejero de los ex ediles de Soledad y unos de los beneficiarios con cifras millonarias de publicidad. Adem√°s de ubicar a sus familiares en la n√≥mina. ‚ÄúNo tiene verguenza. Siempre ha sido un gato corrupto desde que serv√≠a al ex senador del PRI, Carlos Jim√©nez Mac√≠as. Le gusta que le digan don Fernando. Es socio de la botarga Rafael Aguilar Fuentes, alias El Chiquil√≠n. No es m√°s que un adulador de unos cobardes ladrones‚ÄĚ.

Presuroso, el dirigente estatal del PAN, Juan Francisco Aguilar Hern√°ndez, inform√≥ que respalda la demanda de los regidores, que exigen sea destituido Sebasti√°n P√©rez, despu√©s de varias semanas sin avances en las investigaciones. Rechaz√≥ los actos de violencia donde se enfrascaron dos secciones antag√≥nicas que pusieron en riesgo a los miembros del cabildo y periodistas. Pidi√≥ se fortalezcan los protocolos en el recinto. ‚ÄúNuestra doctrina es muy clara. No podemos quedarnos callados ante las corruptelas‚ÄĚ. Le pidi√≥ a Nava respetar al cabildo, para tomar juntos las decisiones m√°s acertadas‚ÄĚ. En una cita de trabajo con militantes que no lo apoyaron a ganar la dirigencia, a los que solicit√≥ aportar su sabidur√≠a en los comicios del 20121, Aguilar despotric√≥ contra Nava Palacios, quien no le responde las llamadas. ‚ÄúAct√ļa por su cuenta sin consultar al partido que lo llev√≥ a la alcald√≠a. No aporta su capital pol√≠tico. S√≥lo hace equipo con dos regidores panistas. A los cuatro restantes no los escucha ni recibe‚ÄĚ. No esperaba que lo increpara el ex regidor Gilberto Garc√≠a Moreno. Le espet√≥ que los obst√°culos se resuelven con liderazgo y el ejemplo. Entonces se fue encima de su interlocutor, lo apret√≥ del cuello y derrib√≥. Le alcanz√≥ a dar unas patadas en el suelo. Lo detuvieron algunos testigos. Con dificultades lo llevaron a sus oficinas, donde golpe√≥ sillas y profiri√≥ amenazas contra Garc√≠a. El dirigente del comit√© municipal del PAN, Maximino Jasso Padr√≥n, aval√≥ la postura de los regidores y la de Juan Francisco Aguilar, que son congruentes con la ideolog√≠a del partido. ‚ÄúNo buscamos caer en divisionismos o revanchismos. Asumimos la postura de velar por las garant√≠as individuales de cualquier ciudadano e insistimos en que se investigue y deslinden responsabilidades en torno a los hechos que ponen en riesgo la gobernabilidad. Con car√°cter de urgente, se deben tomar las mejores decisiones, que no impliquen condiciones de abuso. Todos estamos para representar de la mejor manera a la ciudadan√≠a, a la que nos debemos. Los que hayan ca√≠do en conformismos y situaciones ilegales deben ser llamados a cuentas. Nadie debe estar seguro de su cargo, si le falta rendimiento y no respeta la ley‚ÄĚ.

Otra vez se sum√≥ a la avalancha el diputado local, Rub√©n Guajardo. Exalt√≥ la iniciativa de Nava de deslindar responsables, pero la instancia adecuada para investigar es la vice fiscal√≠a especializada en derechos humanos, no la visitadur√≠a. Se deben esclarecer los hechos a trav√©s de las investigaciones. Ejercer acci√≥n penal en el marco del debido proceso y respeto a las garant√≠as individuales. Garantizar el acceso a la justicia de las v√≠ctimas. El tema es abordado por el organismo incorrecto, que act√ļa en lo ilegal. Vigilar√° que los hechos no queden impunes. Pero al desviar las pesquisas a otras instancias, se provoca la sospecha de que puede haber intereses mezquinos que quieran desacreditar las funciones de la fiscal√≠a y sus autoridades responsables. La vice fiscal√≠a debe actuar con enfoque de g√©nero. Carrizales lanz√≥ un manifiesto ‚Äúa los cobardes que abusan del poder y se esconden detr√°s del inmerecido cargo p√ļblico. ¬°No se confundan! Mi lucha no ser√° jam√°s una pugna pol√≠tica o partidista. La cruzada es por la justicia. No se dejen confundir, ni equivoquen el objetivo.

‚ÄúFui v√≠ctima de un atropello del poder. La integridad no lleva banderas ni etiquetas, tampoco est√° a la venta. Xavier Nava, no se equivoque al reducir sus actos aberrantes y atroces a un vulgar conflicto pol√≠tico. Insulta la inteligencia de los potosinos y nos vuelve a agraviar. Un d√≠a pelee a su lado, pero como acostumbra, me traicion√≥. Cre√≠ en usted y no me import√≥ confrontar a los que ten√≠an el poder. ¬ŅPara qu√© sirvi√≥ si al final fui v√≠ctima de un gobernante m√°s desalmado? Usted mismo. Apoy√© un proyecto de cambio que promet√≠a recuperar la dignidad, no regresarnos a una √©poca de brutalidad y violencia superada. Yo nunca cre√≠ ayudar a un cobarde que revienta sus propias sesiones. Verg√ľenza debe sentir, junto con su secretario, mientras son repudiados por los regidores del mismo partido que los llevaron al poder‚ÄĚ.

Para enderezar los entuertos, surgió el ex diputado local e integrante del comité de entrega-recepción, el fedatario uno, Eduardo Martínez Benavente. Censuró a los regidores panistas, que deben concentrarse en denunciar los incontables latrocinios de Gallardo Juárez. No exigir canonjías a Nava, que tiene en contra el rejuego interno sucesorio, donde al menos ocho aspirantes buscarán la gubernatura. Lamentó la hecatombe de Carrizales. Se pudo evitar si después de destituirla, le cambian las chapas de la puerta e instalan vigilancia policiaca. El tema se iba a olvidar en el corto plazo, si en el encontronazo de los dos bandos, alguien resulta herido. Conminó a la ofendida, no se haga la víctima mortal, ya que no debía estar en funciones cuando fue sacada en vilo. Pudo incurrir en el delito de usurpar funciones. Ubicó a Jiménez como el principal responsable, al actuar con prepotencia y exceso de autoridad. Le faltó tacto y oficio en un tema que era filmado por representantes de derechos humanos.

Descart√≥ a Sebasti√°n P√©rez en el incidente, ya que no es tan torpe en su actuar. Alert√≥ que si el mun√≠cipe corre al jefe policiaco, los panistas y Carrizales luego exigir√°n la salida de P√©rez o la del mismo edil. Pero la sangre puede no ser suficiente, por lo que recomend√≥ soportar las presiones. Revertir el espect√°culo de Carrizales con m√°s imputaciones sobre el da√Īo patrimonial que cometi√≥ Gallardo Ju√°rez, que debe ser llamado a cuentas por la fiscal√≠a. Calific√≥ de excesiva la cobertura de medios informativos nacionales, como el de Joaqu√≠n L√≥pez D√≥riga, que le dedic√≥ 13 minutos. Tal vez por la paga recibida, pero no le da cobertura a las denuncias de corruptelas. Final del formularioNo pod√≠a faltar el protagonismo del confesor, confidente, bi√≥grafo y ariete pol√≠tico de los Gallardo, el virulento herrero, Jes√ļs Rafael Aguilar Fuentes, alias El Chiquil√≠n, que defendi√≥ a Carrizales en tono paternalista y doctoral. No la conoce pero reprodujo en las redes sociales su desempe√Īo, que no se compara o coincide con la misma suerte de otros compa√Īeros. Lo impresion√≥ aluda a un San Luis sordo y convenenciero, como la periodista ‚Äúm√°s cr√≠tica de la radio‚ÄĚ, del Grupo F√≥rmula, √Črika Salgado, que le neg√≥ el derecho de r√©plica, despu√©s de abordar a Sebasti√°n P√©rez, donde ‚Äújustific√≥ el acto aberrante cometido en su contra. ¬ŅSabr√° acaso usted que es una empleada m√°s de de los Torres Corzo? Son negocios fr√≠os, convenencieros y ruines. Periodismo en manos de pol√≠ticos y empresarios que s√≥lo ven por sus intereses. El que paga, manda y se acab√≥‚ÄĚ.

Critic√≥ la falta de apoyo de las feministas que forman parte de otro sector hip√≥crita, racista, junto con los dirigentes de partido o sindicatos. Expuso que ‚Äúla izquierda‚ÄĚ en el poder, representada por su jefe Gallardo Ju√°rez, result√≥ una anomal√≠a para la ultraderecha que lo antecedi√≥ en el cargo. Aunque vive en la colonia Sim√≥n D√≠az, compungido, se ubic√≥ en el sector de ‚Äúlos otros, los de rancho, los de Soledad, de las zonas desechables‚ÄĚ. A los que buscan para reprimir, encasillar y clasificar como enemigos. ‚ÄúLos que nunca debieron gobernar, pues son un peligro a sus privilegios, por lo que desatan una furia y difamaciones incontenibles. Han querido filtrar publicaciones donde dicen que a usted la conocemos o la cobijamos. Es el miedo que le tienen a la infamia que cometieron. Ning√ļn estado o pa√≠s que presuma respetar los derechos humanos, laborales o la mujer, hubiesen permitido lo que sucede‚ÄĚ. Aludi√≥ al ‚Äúp√ļtrido y acabado Mart√≠nez Benavente, que ha salido a defender al ayuntamiento y pedir que usted sea castigada. Cu√°nta indignidad y desverg√ľenza‚ÄĚ. Le recomend√≥ no permitir que la encasillen en un asunto pol√≠tico. ‚ÄúUsted ni nos conoce y nosotros no la conocemos. S√≥lo hay empat√≠a ante tanta bajeza. Me imagino que ha sido muy duro, vergonzoso, cuando usted s√≥lo quiere trabajar para sacar adelante a la familia. No creo que llegue a resarcirse el da√Īo o que habr√° castigo al gorilato. No les conviene aceptar el terrible error que cometieron, son ambiciosos y soberbios. Se trata de una generaci√≥n de empresarios metidos a la pol√≠tica, amparados por una burocracia acostumbrada a vivir de los recursos p√ļblicos, tambi√©n agresiva, violenta e intolerante. A nosotros nos quitaron el poder a la mala, con los peores alarmismos. Las calumnias m√°s inimaginables y est√ļpidas, simples, pero efectivas historias de terror‚ÄĚ.

R√°pido pag√≥ Mart√≠nez Benavente la osad√≠a de meterse con Carrizales, que vindicativa, reprodujo en su face, la nota que public√≥ El Heraldo, el 19 de mayo del 2019, de la quejosa Mar√≠a del Carmen Torres Caldera. Desatac√≥ que ‚Äúha actuado como c√≥mplice de personas que pretenden despojar de su patrimonio a varias familias afectadas, quienes ya han iniciado un juicio al darse cuenta que un ex apoderado legal, de una empresa inmobiliaria, cuyo padre fue socio y fundador, ha promovido la venta de propiedades, ubicadas en Monterrey, sin hacer una asamblea o cualquier tipo de reuni√≥n en la que los leg√≠timos herederos autoricen las transacciones correspondientes‚ÄĚ. Igual trato recibi√≥ la directora del registro civil, Luz Mar√≠a Lastras Mart√≠nez, cuando opin√≥ que no se pod√≠a involucrar en las decisiones del ayuntamiento, al destituir a Carrizales. Confirm√≥ que le notificaron el t√©rmino de su convenio laboral. Ignoraba si hab√≠a recibido el nombramiento del secretario de gobierno, Alejandro Leal. ‚ÄúEs empleada de confianza del ayuntamiento y si le dicen que se acab√≥, se retira. Aferrarse para que la arrastren es penoso. La conminaron a que saliera‚ÄĚ. La afectada replic√≥ que el nombramiento se lo expidi√≥ Leal en el 2014. Indic√≥ que la ley no es retroactiva. Tampoco supo de una solicitud para ser removida por parte de Nava, que olvid√≥ notificar al poder estatal.

Asever√≥ que Sebasti√°n P√©rez la acus√≥ en falso al decir que se llev√≥ los folios, que tiene resguardados. Tambi√©n acus√≥ a Lastras de mentir. ‚ÄúEs la √ļnica que tiene acceso al sistema y lo bloque√≥‚ÄĚ. Seg√ļn la ley vigente, la √ļnica instancia autorizada para supervisar su trabajo es la que encabeza Lastras, que debi√≥ notificarle, ser√≠a supervisada. ‚ÄúSe hace con el oficial presente, una acta circunstanciada de inicio y final. Si hay irregularidades, avisan al ejecutivo. Puede iniciar un procedimiento administrativo y terminar con un reclamo privado, destituci√≥n, reparar el da√Īo o ser inhabilitada. El ayuntamiento no ten√≠a facultades. Llegu√© en el 2014 y del primero de enero del 2015 en adelante, pueden despedir a los oficiales del registro civil. Har√© valer mi nombramiento como vigente‚ÄĚ. Ret√≥ a P√©rez, demostrar que la hab√≠an corrido antes. Carrizales obtuvo un dictamen en contra de la juez primera de distrito, Fabiola Delgado Trejo, al impugnar ‚Äúdesposesi√≥n‚ÄĚ de su lugar de trabajo. Le dijeron que Nava no reviste la figura de autoridad, s√≠ de patr√≥n. Le recomendaron acudir al Tribunal Estatal de Conciliaci√≥n y Arbitraje, al que le corresponde resolver los conflictos entre los ayuntamientos y los trabajadores.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments

comments

Comments

comments