Los candidatos de Gallardo Cardona

19 junio, 20239:45 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Noticias Opinion

En abril, antes que a ningún otro contendiente presidencial, el gobernador Ricardo Gallardo declaró que apoyará sin restricciones a su verdadero jefe, el dueño de la franquicia del Verde Ecologista y ex mandatario de Chiapas, Manuel Velasco, su compadre, amigo, “lo adoro”. Y es que el también boyante vendedor de pollos, le debe el cargo a su influyente el mecenas, el que trabó los acuerdos cupulares con el presidente Andrés Manuel López Obrador, para alcanzar el cargo, en detrimento de cualquier abanderado de Morena. Es como se explica que el tabasqueño, en lugar de encerrarlo en alguna inhóspita mazmorra, sorprendiera a los potosinos con un diabólico viraje.
Incluso ahora ensalza el desempeño del hosco personaje. Y es que en el caso de Velasco y Gallardo, los une un paralelismo milimétrico sorprendente. Pareciera que el senador le dictara a su avanzado alumno, el abc de las corruptelas, cómo saquear la hacienda pública sin recibir el mínimo rasguño. Para ocultar su vasallaje, alardeó retirarse del arqueo interno de Morena y le “sugirió” a su mentor, lo supliera, ya que tiene más tiempo para hacer campaña. Además, la entidad cruza por problemas de la falta de agua, incendios y otros que reclaman su presencia.
Hombre sin convicciones ideológicas ni doctrinarias, oportunista, pragmático a ultranza, Gallardo le dio la vuelta a todos los partidos con registros, en sus afanes de alcanzar más posiciones de poder y ganancias económicas exponenciales. Dejó en bancarrota al PRD, con un desfalco que supera los 15 millones de pesos, que usó para promover al Verde, cuando todavía no daba el último bandazo. Temeroso de que le haga efectivo algún expediente criminal vigente, se lanzó a los brazos del secretario de gobernación, Adán Augusto López, cuando acudió a San Luis a asegurar que el congreso local, votara a favor de que el ejército siga más tiempo en las calles. Ante las constantes acusaciones de estar ligado a pandillas violentas, el funcionario exaltó a su anfitrión, quien cruzó un desierto ante de triunfar, lo que lo hizo más fuerte.
“Hay que apoyar en todo al gobernador Ricardo Gallardo, se lo merece por su trayectoria, es un político honesto, de una conducta intachable, con el compromiso de cumplirle a San Luis Potosí”. Asentó con un halo de ironía. “Carga un pasado, pero más futuro”. Enfatizó que de ganar las encuestas internas de Morena, lo incluirá como su secretario de agricultura. Resaltó que tiene ganas de brincar a otro cargo, no esperó a concluir el sexenio y ya colocó su fotografía en el salón de gobernadores. Atento a la dialéctica del proceso interno, Gallardo ha dado muestras de sus simpatías por la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, a la que le ha pintado incontables bardas en la capital, con el símbolo del Verde Ecologista. La ha visitado en diversas ocasiones para firmar simbólicos convenios institucionales. Acostumbrado prender veladoras a todos los santos de las competencias, Gallardo no ha podido infiltrarse en los equipos del canciller Marcelo Ebrard y del senador Ricardo Monreal, donde lo rechazan. Al contrario, sus beligerantes promotores, en corto y en público advierten: “ojalá no se equivoque y juegue con el perdedor, porque seguro regresará a la cárcel por tanto robo impune”.
En la última cita de López Obrador de sus “corcholatas” y los gobernadores, Gallardo optó esconderse. Se le hizo bolas el engrudo. Iba a hacer el ridículo al encomiar en público, en un espacio cerrado, lleno de indiscretos, a tres aspirantes que luchan entre sí por ganar. Lo menos que le iban a decir es traidorzuelo.

Comments

comments

revista La Noticia slp

Comments

comments