Los bárbaros métodos de Gallardo al repartir boletos para mirar a Luis Miguel

3 junio, 202310:28 pmAutor: La Noticia San LuisCapital Municipios Noticias Opinion

El promotor de espectáculos comerciales número uno de la entidad, Ricardo Gallardo Cardona, debería buscar alternativas menos humillantes e inhumanas, de repartir los boletos para ver al cantante Luis Miguel, que estará en San Luis a finales de año. Obliga a sus ahijados, como si fueran limosneros, a soportar los quemantes rayos del sol, durante horas, parados en una fila que se forma desde la madrugada, con el único propósito de verse favorecidos con el acceso soñado, al que ya le puso trabas electrónicas, para que nadie saque ventaja comercial.

Es decir, no quiere competencia desleal en sus narices, cuando es lo que hace todos los días con el dinero del pueblo. Aunque nunca dirá de qué partida gastará los 10 millones de pesos para “regalar” el acceso al espectáculo, lo cierto es que aprovecha la coyuntura mediática para proyectarse como el héroe de las masas que tanto esperaban. Se transmuta en otra especie de Luis Miguel, pero en el ámbito de la grilla. Ya se sabe que su otro yo musical es su compadre, socio y cómplice, Julión Álvarez. Los que lo vieron cantar y actuar, dicen que Gallardo pudo tener un éxito rotundo en el campo de la farándula, (es su sello de gobierno), ya que entonaba con mística las melodías que llegó a interpretar. Hizo un video chocoso, donde actúa rodeado de modelos exuberantes, casi desnudas, que lo seguían hasta carros modernos, lujosos, costosos. Viste como un artista de alguna película de narcos, su lado flaco y sentimental. Aunque su fugaz desempeño fue un éxito, rápido sacó de las redes sociales su único despliegue artístico en público. Se sabe que Gallardo no escucha ni a su sombra, pero debe cambiar la mecánica del engaño a sus seguidores. Ser menos sádico. No castigarlos con el suplicio del clima inexorable. Pero le saca ventaja a la coyuntura. Manda a sus séquitos a filmar las largas colas de hinchas, que deben llevar la carátula de un prehistórico disco del ídolo. Y después de exaltar al llamado “Sol”, se desmoronan en alabanzas a su mesías que los tortura y premia por seguir sus dictados salvajes.

Comments

comments

Comments

comments