La muerte súbita del dedazo

27 julio, 202310:46 pmAutor: Oralia Guzmán MendozaCapital Municipios Noticias

El experto en temas de izquierda y del agua, Agustín de la Rosa Charcas, destacó que la figura ideal para coordinar los Comités de la Cuarta Transformación, es la ex jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, la más cercana al presidente Andrés Manuel López Obrador. Egresada de la facultad de ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México, como licenciada en física. Maestra en ingeniería de la energía. Con un doctorado en ingeniería ambiental. Como alumna, se incorporó al movimiento del Consejo Estudiantil Universitario, en el mandato del rector Jorge Carpizo. “Vivió las luchas desde las bases. Se comprometió con las batallas sociales y democráticas que encabezó el ex candidato presidencial, Cuauhtémoc Cárdenas. Luego se vinculó al PRD. Tuvo un desempeño activo en el 2000, cuando ganó la jefatura del Distrito Federal, Andrés Manuel López Obrador, que la nombró secretaria del medio ambiente”.

“Además de su bagaje científico y alianza con diversos grupos políticos, le preocupa el cambio climático. Fue jefa de la delegación de Tlalpan. Dejó su último cargo con altos niveles aprobatorios. Siempre ha estado al lado del movimiento que creó el tabasqueño. Está identificada con la izquierda. En el 2007, se solidarizó con los potosinos en la defensa de Cerro de San Pedro contra el saqueo de oro y plata de la minera canadiense San Xavier. Están vigentes los textos que escribió. Son las cualidades que no vemos en los demás contendientes internos de Morena, que despliegan su máximo esfuerzo. Se deben acatar los acuerdos del consejo nacional del partido en donde se discutió lo que debe hacerse. Para evitar fricciones, no se aprobaron los debates. Necesitamos el perfil más adecuado para que la Cuarta Transformación siga y se consolide. Lo que no se hará en 6 años, ni de chiste. Se requiere más tiempo. El neoliberalismo en cuatro décadas nos hizo papilla”.

“Los cambios en lo energético, laboral y económico caminan en términos democráticos. Pero debemos alcanzar un nivel de justicia verdadera, que la 4T puede dar si mantiene la enorme base de apoyo ciudadano. Creo que la doctora Sheinbaum, por sus antecedentes, garantiza la continuidad. La coyuntura histórica la favorece, no por ser mujer, que es importante. La compañera tiene la experiencia de la izquierda progresista, que le permite ser la primera presidenta del país. Hemos tenido otras candidatas, pero no ganaron. El margen es amplio para ganar en las elecciones constitucionales. Ya sin los cargos, frente a la gente, conoceremos a los contendientes. Ayuda mucho la trayectoria y los intereses defendidos a los largo de la vida. Sheinbaum está comprometida en lo científico y social con el cambio climático. Un tema relevante, ya que se habla del futuro de la especie viva”.

Agustín de la Rosa destacó que los atavismos del machismo y la misoginia, han disminuido, ante las manifestaciones de sectores que antes eran oprimidos. La ciudadanía evoluciona rápido. Inciden los avances tecnológicos en lo positivo. “Habrá algunos resabios, pero son menores. La doctora tiene suficiente capacidad para abrirse paso en términos de propuestas, para derrotar los complejos del subdesarrollo mental que existen. Los acuerdos pactados por los contendientes, son la mejor garantía de que no haya una ruptura. Cada uno presentó dos propuestas de firmas de confianza, para realizar la encuesta. Se hará una tómbola y quedarán cuatro. Además, la que haga el partido. Lo que dará garantía de que el ganador no sea impugnado. El dedazo tendrá una muerte súbita. Ni modo que López Obrador controle de manera simultánea a todas las empresas que hacen los arqueos. Resulta difícil. Los que compiten deben tener la garantía de que el resultado sea producto de un ejercicio demoscópico sólido y verídico, lo que es aceptable en cualquier parte del mundo”.

“Se ha pedido que gobernadores y dirigentes del partido no se metan en el proceso. Es preocupante, se empiecen a manifestar los intereses corporativos de los que apoyen a alguien en concreto. O se irá al carajo el proceso y se pierde la legitimidad del candidato que salga. La única garantía de evitar el cisma es que el procedimiento se realice de manera escrupulosa. La unidad es la clave para que Morena garantice el triunfo en la presidencia de la república y la mayoría calificada en el congreso. Actuar con pulcritud, sin abusos en el presupuesto y que ningún gobernador se quiera pasar de listo. La enorme fuerza popular que tiene López Obrador, es en términos positivos, garante para que todo mundo haga su mayor esfuerzo y no se desborden las ambiciones. Ninguna división es positiva, los demás deben reconocer al que salga triunfador en la encuesta. El

que gane debe cerrar filas. No podemos darnos el lujo de que se desvanezca un gran movimiento. En política no hay enemigo pequeño”.

“Pero la derecha opositora ha dado tumbos. No se ha recuperado del fracaso del 2018. Es donde se dio el fenómeno pacífico de masas que derrotó a la oligarquía, que representa al neoliberalismo de hace cuatro décadas. No es fácil recomponer lo que prostituyeron durante tanto tiempo. No se puede cortar de tajo el problema. La gesta del 2018 no surgió de la nada. A partir de 1988, irrumpe el Frente Democrático Nacional, que derrotó al sistema, por el quiebre del PRI, donde se formó la Corriente Democrática que encabezó Cuauhtémoc Cárdenas. Después la derecha se asustó, reaccionó y reagruparon. Surge con mayor fuerza lo que se conoce como Prian. El PRI, cuando era todopoderoso, hizo lo que el PAN le proponía. Tenían el mismo entramado del modelo económico y político. No había diferencias de fondo. Antes hubo el Movimiento Estudiantil Popular, de los ferrocarrileros, médicos, profesores. A nivel regional surge el navismo. Hay un conjunto de luchas y condiciones hasta el 2018, cuando se genera la gran ola que todos vivimos. Al PRI y PAN no pudieron evitar el fracaso, ya que el triunfo resultó arrollador. La derecha no ha logrado despertar del golpe brutal que recibió”.

“No ha generado nuevos cuadros. Son los mismos elementos podridos que se identifican con el régimen derrotado. Es por lo que Morena sigue fuerte, a pesar de la pandemia y otras broncas. No obstante que la oligarquía controla los medios de producción e informativos. Tienen una embestida brutal contra López Obrador, que aglutina un respaldo popular muy fuerte. Es un fenómeno político en el país. Sin embargo, el conservadurismo tiene millones de seguidores. El triunfo no está seguro. El momento más delicado es nombrar al coordinador de los comités del cambio. Aunque no estamos de acuerdo en algunos temas, apoyamos el movimiento. Esperamos no se desvíe el camino y se profundicen los cambios”.

Agustín de la Rosa denunció que al gobernador Ricardo Gallardo Cardona, la ley le vale un sorbete. Desde que mantienen el control del ayuntamiento de Soledad, ha asignado la obra pública a un grupo reducido de cuates y testaferros. Se sabe que construye a través de varios prestanombres. Se asigna obras por los montos que se le antojan. “Amigos constructores me platican que entraron a un concurso. Incluyen una visita a la obra, para que miren el espacio y consideren los obstáculos en el presupuesto. Al llegar encuentran que ya empezaron los trabajos, los que habían entrado al concurso. Como pasó con la Arena Potosí, todavía no licitaban y semanas antes iniciaron la subestructura. Es una ofensa a la norma. Los empresarios que integran el Consejo Potosí, están de aduladores, hipócritas, ya que odian al mandatario en privado. Lo siguen porque ejerce el poder y les reditúa privilegios. Las corruptelas en las obras públicas se han profundizado”.

“Es un detonante de la economía nacional y local, pero tiene que aplicarse con un criterio de honradez. Hemos planteado que se puede garantizar trabajo a todos los contratistas. No lo tendrán mientras haya quien tenga dos o tres trabajas, acaparen los convenios más jugosos. El gobierno está obligado a apoyar a los micros y pequeños empresarios. Fortalecer las estructuras que con mucho esfuerzo se han creado. Pero las hacen sólo un séquito al que garantizan impunidad. El gran negocio está en los costos unitarios. Es de dónde salen los moches. Según las ambiciones, los funcionarios deshonestos le suben hasta el 30%. El diezmo quedó en el museo. Si una obra sale en 100 millones, Gallardo la cobra en 400 ó 500. Las ambiciones son desmedidas. Una auditoría lo hace pedazos. Esperamos que suceda. La Unidad de Inteligencia Financiera lo demandó por 740 millones de pesos, cuando fue alcalde de Soledad y su padre, Ricardo Gallardo Juárez, edil de la capital”.

“No es lo mismo que un pelado traiga toda la obra o se reparta entre 100 ó 200 empresas, que compran a diferentes proveedores que venden pinturas, aceros y clavos. Reparte los trabajos el que es honrado y defiende los intereses de la ciudadanía. El ocultamiento de datos es brutal en el gobierno estatal y ayuntamiento. Es una mentada de madre lo que hace Gallardo con los falsos puentes atirantados. Son una ofensa en términos técnicos. No hay ingenieros ni arquitectos que digan algo. Los colegios están en las corruptelas. Otros no lo hacen por temor. Lo que hace con los puentes, lesiona el patrimonio de los potosinos. Hace armatostes que parecen rejas, cárceles. No tenemos culpa de que lo hayan encerrado. Los horribles diseños cargan miles de toneladas, que sirven para un carajo. No hacen una labor estructural. Son puentecitos sin relevancia técnica, con 30 metros de claro. Los atirantados se hacen para cubrir espacios de 300 a 600 metros. Se justifican donde son necesarios”.

“Los llamados puentes colgantes o atirantados se hacen donde cruza un río o hay una cañada enorme. Son económicos porque otra alternativa resulta cara. En el valle de San Luis no se justifican, menos las porquerías que presume Gallardo. Son también un símbolo de su nula capacidad intelectual. Hace adefesios que le cuestan mucho dinero al pueblo. Los levantó en las entradas de los parques Tangamanga. Los costos de una obra deben ser los que garantizan los precios del mercado. Y ser de calidad. En términos de ley, sería importante que haya un departamento enfocado en analizar los precios unitarios de todos los insumos que existen en los trabajos colectivos. Podría generar de manera justa, el precio de cualquier obra y garantice una ganancia para el empresario. Hay técnicos en el estado, de gran solvencia en la materia. El gobierno debe prever que el contratista no se baje de cierto límite. Existe el riesgo de entregar resultados negativos”.

“Tengo datos de compañeros. Me han dicho que las obras del parque Tangamanga uno, no rebasan los 60 millones de pesos, que Gallardo tasó en 250 millones de pesos. Es fácil verificar con un arqueo de campo. Lo que se lleva, se puede aplicarse para rehabilitar las redes de agua potable y resolver la infraestructura, para limpiar al 100% el líquido. Gallardo se parece al ex mandatario Carlos Jonguitd en las corruptelas y prácticas gansteriles que tuvo. Quiso controlar al alcalde de la capital, Salvador Nava, como lo hace ahora con el actual. Pero el oftalmólogo se rebeló, llamó al pueblo, que doblegó al cacique. El problema es que tenemos un alcalde agachón. Lo humilla cada que se le antoja. Está sometido por un sujeto que se escuda como aliado de la Cuarta Transformación. No aceptamos que protejan a granujas, depredadores del erario, además violento. Pisotea las garantías de los trabajadores estatales. Hace un mandato terrible al saquear las arcas. Hace falta que la gente se reactive para ponerle un alto. Urge que la Fiscalía de la República, nos diga si el tipo es inocente, ya que la 4T lo demandó por 740 millones de pesos. Pero le dan un trato político y electoral. No le conviene al movimiento, que plantea combatir a fondo las corruptelas. Es un personaje que hace mucho daño”.

“Puede manipular a un sector de pobladores con los grupos musicales, despensas y las tortillas, que son programas clientelares. Gallardo es un Frankenstein recargado. A sus antecesores los hace parecer hermanas de la caridad, ya que el saqueo es infame y las violaciones a la ley, brutales. El ex secretario de desarrollo urbano, Leopoldo Stevens, está en una cárcel dorada. No tendrá ningún problema mientras no le saquen los millones de pesos. Como lo hicieron con la ex titular de salud, Mónica Rangel, a la que acusaron de robarse mil millones de pesos. La metieron a la cárcel y sólo pagó 22 millones. Entonces, encerrar ladrones es un excelente negocio, ya que no tienen escrúpulos. Gallardo va a superar a sus antecesores en todos los órdenes. Pero con un nivel intelectual muy disminuido. Viene a saquear al erario. Será recordado como un pésimo gobernante, mentiroso y traidor”.

“Lo formaron los ex mandatarios, Horacio Sánchez Unzueta y Juan Manuel Carreras. Ahora encontró un recoveco en la 4T, donde pende de un hilo. Pierden más al sumarlo de aliado. Lo tienen agarrado. Ignoro por qué no opera la justicia. En el libro que escribí hablo de las corruptelas en la obra pública desde Jonguitud a Carreras. Es un tema relevante, ya que en el sector se invierte del 6 al 10% del Producto Interno Bruto. La ley establece cómo se debe manejar, pero no se aplica. Lo establece el artículo 134 de la constitución, cómo entregar los contratos. Los casos de excepción en que se puede asignar. Puede ser cuando un constructor tenga la patente y aporte algo a la ciencia, como pasó con la tridilosa, del extinto Heberto Castillo. Otra es en casos de emergencia nacional o desastres. En San Luis andan entre un millón y millón y medio, las asignaciones. Y de un millón y medio a 3 millones, es por invitación restringida a cuando menos tres participantes. Si rebasa los 3 millones, obliga a una convocatoria. Pero a Gallardo, la ley le vale madre”.

“El problema del agua en San Luis es la profunda corrupción de los que ejercen el poder, la plutocracia que ha gobernado por siglos en la cuenca del valle de San Luis. En la zona metropolitana hay un millón 250 mil habitantes, que es el 44% del estado. El problema no es como lo dijo José Eduardo Mestre, invitado por al ayuntamiento, que en media hora sólo exaltó al alcalde. Lo único rescatable que dijo fue quitarle la concesión a Aguas del Poniente. Habló de un problema temporal que se puede volver crónico. Pero no conoce la infraestructura hídrica ni con cuánta agua contamos. En la capital tenemos un déficit, en el suministro, el estado no se adelanta a los problemas. No he encontrado un perfil de estadista, que vele por el interés de las mayorías, no el enriquecimiento de un grupito. No hay proyecto de gran alcance, que englobe cómo atacar la carencia de agua, en los próximos 30 a 50 años, no agarrarnos desprevenidos ante el crecimiento poblacional. Se desquicia

la gobernanza, ecosistemas, hábitat, atender el desempleo. En 1835, el entonces gobernador ordenó investigar el venero de la Cañada del Lobo. Ya desde 1827, había 26 mil habitantes, con problemas para surtir de agua a la gente. Se requería un promedio de 2.19 millones de metros cúbicos al año. Los estudios los hizo un potosino brillante, Juan Nepomuceno Sanabria, trajo el agua a través de acueductos que aun funcionan, lo que habla de la calidad del técnico, de su honradez. Además, no cobró un centavo”.

“La primera obra hídrica se hizo en 1831, cuando se realiza la caja del agua que está a un costado del Santuario de Guadalupe. Después vino La Cancerbera, la más bonita, que es símbolo de San Luis. Luego desde el poder, se privatiza el agua de lluvia a perpetuidad a la oligarquía. Quizás seamos el primer lugar de mundo que lo hizo. Se creó la empresa Aguas de San Luis Potosí en 1894, cuando construyen la presa de San José, con capital privado. Tiene una capacidad de 7.5 millones de metros cúbicos. Ahora solo capta 5 millones por el azolve natural. A partir de 1950, se dio una explosión demográfica brutal. Se agudiza el problema del agua. El huasteco Gonzalo Santos, en 1945, hace la presa del Peaje, que tenía proyectado almacenar 8 millones de metros cúbicos. A partir de los últimos 5 años, no funcionó por fallas, que al parecer, se resolvieron. Ahora junta de 1.3 a 1.5 millones de metros cúbicos. Más adelante se hace la Presa del Potosino, que es para el control de avenidas. Junta 2.5 millones de metros cúbicos. La Cañada del Lobo, un millón de metros cúbicos. En el 2012, se construye El Realito, un emblema de las corruptelas que agobian al estado y país. Argumentamos al inicio que no iba a resolver el problema del agua potable y el tiempo nos dio la razón. Todas pueden almacenar agua de lluvia por 30 millones de metros cúbicos. La del Realito, iba a suministrar, en términos técnicos, 15 millones de metros cúbicos al año. Si sacamos el promedio, que no ha funcionado, ha aportado menos de la mitad de lo proyectado, por las constantes descomposturas del acueducto y ahora se estrelló la cortina”.

“La demanda actual en la zona metropolitana, que tiene cerca de un millón 250 mil habitantes, requiere 117 millones de metros cúbicos al año, para satisfacer las exigencias humanas. La media nacional que se acepta es que, cada persona, al día, gasta 250 litros. La industria y el campo necesita en promedio 15 millones de metros cúbicos por separado. Se habla de un universo global de 150 millones de metros cúbicos anuales. En las aguas superficiales tenemos 30 millones y los 120 restantes, salen del acuífero profundo. El organismo intermunicipal de agua potable y alcantarillado, Interapas, dice que hay fugas en las redes, por el 50%. Si se inyectan 120 millones de metros cúbicos, se escapan 60 millones. Es dos veces la capacidad de infraestructura creada en la historia de la ciudad. Las aguas que se fugan, se mezclan con el acuífero superior, que está muy contaminado con metales pesados y la porquería que ha arrojado la ciudad durante siglos”.

“Con todos los datos, se desbarata el discurso demagógico que se tiene. ¿Por qué no se invierte en el rehabilitado de la red de agua potable? Se le pueden destinar mil o mil 500 millones de pesos, que saldría más barato a lo erogado en la chafa presa del Realito. Se tiran 60 millones de metros cúbicos, suficientes para garantizar el consumo de 600 mil habitantes de la zona metropolitana. En marzo del año en curso, Gallardo y Galindo dieron que había rupturas en la cortina del Realito donde se perdían 500 litros por segundo. El gobernador culpa a la herencia maldita, cuando es su alumno más destacado. Ya rebasó en transas a sus predecesores. Pero es un cínico y actor, que se siente envuelto en la impunidad. Maneja un centenar de medios que los exaltan. Luego anuncian que la capital se quedaría sin agua el 29 de mayo, el día cero. Asustan a la gente con una política de miedo, sin sustento. Después del anuncio catastrófico, llevan a reporteros al Realito, donde Gallardo ataca a sus antecesores. Machacan que nos quedaremos sin agua”.

“Galindo debería encabezar la crisis hídrica, pero se pliega a las mentiras y fanfarronadas de Gallardo. Es mentira, nos vayamos a quedar sin agua, por las descomposturas del Realito, que debería aportar 475 litros por segundo, es decir, 15 millones de metros cúbicos al año. Si la cantidad se cumple, surtiría a 120 mil habitantes. No ha cumplido por las fallas del ducto. Se tira la mitad de lo que entra. Tienen los datos, pero no los dan a conocer. El alcalde dijo que se iban a quedar sin agua, 300 mil habitantes, pero no llegan a 100 mil los que recibían agua del Realito. Luego dijeron que se afectaría a 250 mil. Después, 280 mil. ¿Cuál es la cifra real? El agua que ahora existe es la misma cuando se fundó la ciudad. El problema es que tenemos un acuífero superior con una capacidad de almacenamiento de mil 500 millones de metros cúbicos. Pero es agua contaminada, nadie la usa. No se ha aplicado ingeniería sanitaria para limpiarla y regresarla a los mantos profundos. Usarla en la industria y campo”.

“La ciudad arroja al día 4 mil litros por segundo de aguas negras. No se reciclan. Es una falacia que exista crisis hídrica. Se ha sobreexplotado el acuífero profundo y no se limpia la superficial. El desperdicio de la gente es real, pero ocurre desde hace siglos. Para cambiar las conductas, se necesitan dos generaciones. Implementar campañas para generar una nueva conciencia social. La Organización Mundial de la Salud dice que 100 litros son suficientes por cada persona. Para llegar a tales niveles, hay que generar un hábito. El alcalde Galindo miente cuando dice que no hay agua por la concesión que tiene el empresario Carlos López Medina, con Aguas del Poniente. Y que en la zona industrial, aunque hay pozos, el ayuntamiento no tiene injerencia. Pero la firma del magnate extrae un millón de metros cúbicos al año. La industria usa 15 millones de metros cúbicos. No son cifras para decir que se carece del líquido. Falta revisar si la Comisión Nacional del Agua otorgó los permisos. Desde 1961, se decretó el valle de San Luis como zona de veda. Sólo se pude extraer agua para consumo humano”.

“La concesión de Aguas del Poniente vence en diciembre. Sería positivo que Galindo nos explique si López Medina pagó lo acordado cuando le dieron el permiso. Los datos que tenemos arrojan que no ha cubierto un peso. Si le preocupa en serio, le quite los privilegios y el Interapas lo maneje. El problema del agua tiene salida. Hay que reparar las fugas. Obligar a la industria y campo usar aguas tratadas. Ya no extraer del acuífero profundo. Cada año dejamos 60 millones de metros cúbicos de vacíos en el subsuelo. Cuando hay un sismo regular, lo sentimos. Debilitamos el entorno y aparecen las grietas en la ciudad. No solo Galindo, también sus antecesores, debieron enfocarse en resolver las fugas. La crisis del Interapas son las profundas corruptelas desde hace muchos años. Para cubrir el desperdicio, debe tener un diagnóstico preciso. En muchas calles donde se hunde el pavimento es por las fugas. Hay que detectarlas por la cantidad de agua que ingresa a cada casa y al medidor. Cambiar las obsoletas tuberías por otras de calidad, que duren de 15 a 25 años. Hablan del 50% del desperdicio, entonces tienen nociones de dónde se ubican los errores. Al acabar el tiradero, se puede suministrar el agua a cada hogar sin que les falte”.

“Para acabar el problema, se necesitan llevar al poder a hombres y mujeres honestos. El problema de fondo son las corruptelas. No les interesa. El ayuntamiento debe tener sin problemas, un departamento especial para darle mantenimiento a las vialidades todos los días. Tenemos mano de obra calificada. Tapar todos los baches. Hay concretos añejos que deben retirarse. Es lo que debieron hacer donde repavimentaron. Lo dramático es que cobren una calle nueva, donde sólo la remodelaron. Es una vacilada, les urja más, tener una arena de espectáculos, ilegal, en lugar del agua y aceras sin hoyos. También padecemos inundaciones. A los gobiernos les vale un cacahuate. Hemos documentado con datos, el tema. Desde las primeras que se han dado en la historia y generado pérdidas humanas. Como la de 1887 y 1888. La más grande, el 15 de septiembre de 1933, donde hubo muertos y se perdieron viviendas. Proponemos hacer una corriente a cielo abierto en las partes altas de San Luis y en las partes bajas de la sierra. Toda el agua que baja del monte, se canalice al dren del río Santiago”.

“El área del valle de San Luis que recauda el agua de lluvia, son 425 kilómetros cuadrados. El 60% es sierra y su agua es la más peligrosa para la ciudad. Tiene una pendiente de 30% más y baja muy veloz. Se puede controlar con la zanja a cielo abierto. Le quitaríamos un enorme peligro a la capital. Pero también hacer canales de desague, para que en épocas de lluvias torrenciales, haya un rápido vaciado. Se propone que en la falda de San Miguelito, se hagan miles de presas de gavión, en las incontables corrientillas que existen. Las obras de ingeniería tienen como propósito, quitarle velocidad al agua. Pero a través de los años, generan terraplenes que se pueden aprovechar para la siembra de árboles. Lo que puede generar que la presa se rehabilite y haya un reforestado exitoso. Estamos por publicar un documento para cerrar el debate en materia hídrica. Abordaremos las aguas superficiales y profundas. La constitución obliga al ayuntamiento a prestar el servicio del agua. El asunto es analizar si el Interapas no funciona, aunque le metan una dosis de gobierno positivo, entonces el alcalde debe resolverlo. Cuando llegan al cargo, someten sus intereses. Si un edil o gobernador le deben el puesto a un grupo de oligarcas, no responderán a los ciudadanos. A López Medina le vale un rábano la gente. Destruyó una parte de la sierra de San Miguelito. Se paró un poco por la veda. Pero no va a cesar hasta pavimentar toda la montaña, con los graves daños a la naturaleza. Si el Interapas resuelve el problema de las corruptelas y se hace eficiente, fortalecerlo”.

Comments

comments

Andrés Manuel López Obrador Claudia Sheinbaum La Noticia Morena política revista La Noticia

Comments

comments