Entre jaloneos y rasgaduras, siempre fue Claudia Sheinbaum. Adán Augusto López, culpable indirecto del exabrupto de Ebrard  

27 octubre, 202312:46 amAutor: Felipe de Jes√ļs Cervantes P√©rezCapital Municipios Noticias Opinion

Propios y extra√Īos sab√≠amos que en el juego pol√≠tico llamado ‚ÄúLa Sucesi√≥n‚ÄĚ la cancha, el bal√≥n y los √°rbitros ten√≠an un s√≥lo due√Īo, el mismo que maneja los reglamentos y tiempos. Como pas√≥ en el aparente y lejano r√©gimen priista, la voluntad del presidente es irrebatible. Diferente, pero igual. El proceso interno con miras al relevo sexenal termin√≥ como empez√≥: con dados cargos y un piso m√°s disparejo que las calles de mi colonia proletaria. Nadie puede negar la capacidad pol√≠tica de AMLO. ¬†Es un hombre visionario, adelantado a casi toda la clase pol√≠tica mexicana y cuando otros van, ya regresa.

El presidente ha rescatado t√©rminos y adjetivos antiguos que fueron parte del argot popular. En el sureste del pa√≠s, el vocablo ‚Äúmachuch√≥n‚ÄĚ, es el ap√≥cope del ‚Äúm√°s chucho‚ÄĚ. En mi barrio del centro norte mexicano, se traducir√≠a ‚Äúchucho‚ÄĚ como ‚Äúperro‚ÄĚ y decimos que alguien trae una camioneta bien perrona o tiene m√ļsica perrona. Al que parte el queso, le dir√≠amos ‚Äúel m√°s perr√≥n‚ÄĚ. AMLO se√Īalaba como ‚Äúlos machuchones‚ÄĚ a los mandamases de la oligarqu√≠a, a los que mandan. Y AMLO es ‚Äúel machuch√≥n‚ÄĚ de la grilla nacional y llega con mucha fuerza al final de su gobierno, marca el ritmo a propios y ajenos. Tal vez con mayor fuerza a la que lo llev√≥ al triunfo. Merecimientos tiene. Su trabajo le cost√≥.

Lo he dicho antes y lo repito ahora: estoy convencido que la decisi√≥n en favor de Sheibaum se tom√≥ desde el 2017, cuando AMLO la sostuvo para la jefatura de gobierno de la Ciudad de M√©xico. En la inmensa mayor√≠a de las encuestas, no era la favorita. Casi seis a√Īos de gobernar y fue necesario impulsar una campa√Īa para posicionarla con la pinta de bardas a lo largo y ancho del pa√≠s, con la simple frase ‚ÄúEs Claudia‚ÄĚ. Los que m√°s o menos andamos interesados en las lides pol√≠ticas, sab√≠amos qui√©n era, pero la gente en su inmensa mayor√≠a nos preguntaba: ¬Ņqui√©n es Claudia Sheinbaum? En mercadotecnia se llama ‚Äúbranding‚ÄĚ al proceso de hacer y construir una marca. En el caso de Morena, se ejecut√≥ mediante la pinta de incontables bardas en toda la rep√ļblica, a√ļn en la comunidad m√°s lejana y marginada aparecieron inicialmente los anuncios ‚ÄúEs Claudia‚ÄĚ para brincar a ‚ÄúPara que siga la transformaci√≥n es Claudia‚ÄĚ. La Coca Cola y otros productos chatarra quedaron chiquitos.

Pintas y lonas sin l√≠mite en una campa√Īa impulsada desde las propias dependencias del gobierno federal, pagada por funcionarios y empleados de medio pelo para arriba, deseosos de hacer m√©ritos. Pero tambi√©n desde los comit√©s estatales del partido en el poder. Adelantar dos a√Īos el proceso sucesorio respondi√≥ al duro traspi√© sufrido por la favorita presidencial en la Ciudad de M√©xico y la urgencia de rescatarla. La afect√≥ perder de 9 de las 16 jefaturas delegacionales, m√°s de media entidad. En el congreso local, los opositores lograron hacerle tablas en el n√ļmero de diputados, donde la mitad fueron para el partido gobernante, adem√°s de perder 13 diputaciones federales. Entre las victorias de los contrarios destacan las de Gabriel Quadri con el 49.54% y Margarita Zavala con el 56.23%. Por la 4T, la del petista Gerardo Fern√°ndez Noro√Īa, con el 55.73%.

En el distrito 15 de la Benito Ju√°rez, el prianista Luis Mendoza Acevedo hizo como quiso al candidato de Morena, al lograr la friolera de 172 mil 107 votos para alcanzar el 72.24%. No obstante la derrota estrepitosa, no logr√≥ bajar a Sheinbaum del √°nimo presidencial. Al contrario, fue el acicate para precipitar el proceso sucesorio y la cargada al estilo de la 4T, al pasar del dedazo presidencial al dedazo colectivo, como ha teorizado el conductor televisivo, Guillermo Ochoa y que vali√≥ una editorial de Fabrizio Mej√≠a, uno de los apologistas del Peje. A la par de llevar en hombros a su favorita, como reclam√≥ Fern√°ndez Noro√Īa, AMLO procedi√≥ a descalificar a los aspirantes inc√≥modos, Fern√°ndez y Monreal. Eran 3 corcholatas, pero cuando sumaron 6, hubo que marcar la diferencia entre unos y otros. A Ebrard le dio trato de hermano, junto a Sheinbaum y Ad√°n Augusto L√≥pez, para enfatizar la l√≠nea ante Noro√Īa y Monreal. Pero Ebrard tampoco estaba en el √°nimo de L√≥pez Obrador. Era Claudia, es Claudia y ser√≠a Claudia. El malestar del ex canciller no es fingido ni una puesta en escena. S√≥lo se explica si entendemos que crey√≥ poder revertir la decisi√≥n presidencial al apostar a una encuesta abierta.

Le fallaron los c√°lculos. Particip√≥ en un marat√≥n en la cancha del presidente, con sus reglamentos, tiempos y hasta con sus √°rbitros. Todav√≠a no se pintaba la l√≠nea de salida ni los silbantes tomaban posici√≥n, mientras el resto de posibles aspirantes deshojaban la margarita, la aspirante mujer iba echa la mocha, avanz√≥ kil√≥metros en la carrera. La voluntad del presidente no permiti√≥ una contienda pareja, de haberse dado, hubiera tenido dos contrincantes fuertes al final: Ebrard y Monreal.  Su estrategia recomend√≥: ‚Äút√ļ encarr√©rate, a ver c√≥mo te alcanzan‚ÄĚ. Y activ√≥ la maquinaria.

Primero se merm√≥ a Monreal a quien ya tra√≠an entre ceja y ceja por los resultados de la encuesta del 2017, donde aventajaba por amplia mayor√≠a a Sheinbaum, menos en la del partido. Tambi√©n por los resultados en la intermedia en la Ciudad de M√©xico, lo usaron como chivo expiatorio para no descarrilar a la favorita. A pesar de la reivindicaci√≥n calculada, tard√≠a, elaborada por el presidente en favor de Monreal, el da√Īo estaba hecho. Lo refleja el lugar alcanzado en la encuesta √ļltima. Quien tenga ojos que vea. El desd√©n al ya muy popular Fern√°ndez Noro√Īa era evidente, al grado de mencionarle como ‚ÄúLoro√Īa‚ÄĚ, pero innecesario usar armas en su contra, cuando ya lo ten√≠a medido. El silencio de Ebrard frente a la campa√Īa negra contra Monreal, le permiti√≥ mantenerse sin da√Īo y lograr respaldo p√ļblico.

A principios del sexenio, compart√≠a con muchos la tesis futurista de que Ebrard ser√≠a el siguiente. Luego el desempe√Īo de Monreal en el primer trienio cambi√≥ mi percepci√≥n en favor del segundo. Ebrard fue el brazo derecho de Manuel Camacho Sol√≠s a cuya sombra tuvo cargos en los sexenios de Zedillo y Salinas. Camacho Sol√≠s fue subsecretario de Desarrollo Regional cuando Salinas era secretario de Programaci√≥n y Presupuesto y Ebrard ocup√≥ un cargo medio. En el sismo del 85, Camacho encabez√≥ las tareas de reconstrucci√≥n acompa√Īado de Ebrard. Camacho, como secretario del PRI, fue coordinador de la campa√Īa salinista por la presidencia y fue nombrado por Salinas, jefe del entonces Departamento del Distrito Federal (88-93). Ebrard, en tanto, fungi√≥ como breve director del Departamento del DF (89) y secretario del PRI en el DF. Gan√≥ todas las elecciones intermedias del 91 en pleno crecimiento partidista de la izquierda.

Al ser nominado Colosio sucesor de Salinas, renuncian ambos, Camacho y Ebrard a sus respectivos cargos y Salinas nombra a Camacho secretario de Relaciones Exteriores. Ebrard, claro, fue el subsecretario por los dos meses que fungieron y terminaron por renunciar al PRI, como consecuencia del asesinato de Colosio. Para el 97, previas negociaciones con el llamado ‚ÄúNi√Īo Verde‚ÄĚ, Jorge Emilio Gonz√°lez, Ebrard es diputado federal, como integrante de la bancada Verde a la que renunci√≥ poco despu√©s para declararse independiente. Luego vino la fugaz aventura de crear el Partido de Centro Democr√°tico con Camacho como presidente y Ebrard como secretario, desde el que Camacho Sol√≠s particip√≥ por la presidencia de la rep√ļblica. Obtuvo el 0.55 %, lo que caus√≥ la p√©rdida de registro. Ebrard fue por la jefatura de gobierno del Distrito Federal a la que declin√≥ para sumarse al candidato perredista L√≥pez Obrador.

Camacho volvi√≥ a la c√°mara de diputados como plurinominal por el PRD, sin ser afiliado, del 2003 al 2006 y Ebrard fungi√≥ como secretario de Seguridad P√ļblica en el DF al mando de AMLO (2002-2004). Defenestrado por Fox a quien las leyes vigentes permit√≠an al presidente tomar la decisi√≥n, fue rescatado por AMLO como secretario de Desarrollo Social (2004-2006). Ser√≠a por la animadversi√≥n de Fox hacia Ebrard o por retribuirle la renuncia a la candidatura por el DF en favor de AMLO, el caso es que lo respald√≥ para sucederlo del 2006 al 2012. Camacho Sol√≠s reaparece como senador para el 2012-2018, ya enfermo de un c√°ncer cerebral y fallece en el 2015. Ebrard, en tanto, busc√≥ ser candidato presidencial por el PRD, pero en una encuesta fue superado por L√≥pez Obrador, en lo que se consider√≥ un empate t√©cnico.

En el 2013, a menos de un a√Īo de haber dejado la jefatura de gobierno, fue responsabilizado por fallas en su obra maestra, la L√≠nea 12 del Metro. A la inquina de su relevo Miguel Mancera en su contra, se sum√≥ la ola de ataques impulsada por Pe√Īa Nieto. El reportaje sobre la Casa Blanca, difundido por Aristegui Noticias, fue atribuido por Pe√Īa a filtraciones de Ebrard. Con Camacho Sol√≠s, enfermo terminal, Ebrard se exilia en Francia desde el 5 de mayo del 2015, una vez que no pudo ser registrado por Movimiento Ciudadano como candidato a diputado federal plurinominal, por impugnaciones del PRD. Reaparece en 2016 en Estados Unidos al respaldar a Hillary Clinton contra Donald Trump.

Regresa a M√©xico al lado de AMLO, cuando hab√≠an prescrito los presuntos delitos que podr√≠an imputarle como coordinador de la campa√Īa del tabasque√Īo en la primera circunscripci√≥n que abarca el noroeste del pa√≠s. Despu√©s brinc√≥ a la canciller√≠a. ¬ŅQu√© hizo imaginar a Ebrard que pod√≠a dar alcance a la madrugadora campa√Īa de Sheinbaum y ganarle? No estuvo el 2 de octubre de 2011 cuando el movimiento se registr√≥ como Asociaci√≥n Civil, tampoco en noviembre del 2012, durante el primer congreso nacional de Morena, donde se acord√≥ buscar el registro como partido pol√≠tico. Tampoco en el 2014, al lograr el registro tras las asambleas reglamentarias. Apenas se afili√≥ al partido el 30 de julio del 2022 con la mira en las elecciones del 2024.

Al final, se ve que AMLO le consider√≥ m√°s ‚Äúcamachista‚ÄĚ que seguidor de la 4T. Es claro que si la contienda se hubiera reducido a Sheinbaum y Ebrard, la distancia entre ambos podr√≠a ser salvable para el ex canciller, dado que militantes y simpatizantes excluidos por el sectarismo de la nomenklatura partidista encontrar√≠an en su figura una alternativa. Est√°n los resultados. Sheinbaum obtuvo el 39.4 % contra el 50.6% de la suma de Ebrard (25.6 %), Fern√°ndez Noro√Īa (12.5%), Monreal (6.5%) y Velasco (6.3%). Ni al sumar el 10% de Ad√°n Augusto L√≥pez la alcanzaba.

AMLO, visionario, ampli√≥ la participaci√≥n de nuevas corcholatas a las que se hab√≠a resistido. Al inicio, cuando Sheinbaum y Ebrard eran los punteros, se invent√≥ la candidatura de L√≥pez con el objetivo de mandar a Ebrard al tercer lugar, pero al percatarse que aun as√≠ peligraba su proyecto transexenal, abri√≥ la jugada a los restantes, Fern√°ndez Noro√Īa, Monreal y Velasco, para fraccionar el voto de los marginados militantes y simpatizantes de Morena.

El equipo de Ebrard empujó en sentido contrario, al buscar que declinaran los seguidores de Monreal a su favor. Pero es otra historia no libre de truculencias.

L√≥pez no creci√≥, Ebrard no fue orillado a un tercer lugar y ardi√≥ Troya.  La historia del entonces relegado Manuel Camacho Sol√≠s parece reeditarse con su pupilo, cuyo Partido de Centro Democr√°tico fracas√≥. Otra historia fue la de Morena que parti√≥ de ser una Asociaci√≥n Civil con el nombre de Movimiento de Regeneraci√≥n Nacional, desde el seno perredista, hasta formarse como partido. Ahora, con la Asociaci√≥n Civil de Ebrard, llamada ‚ÄúEl Camino de M√©xico‚ÄĚ, est√° por escribirse a qu√© historia se parecer√° m√°s: al fracasado movimiento camachista o al triunfador que teji√≥ L√≥pez Obrador. En lo personal, veo m√°s cercano el fracaso. Ya veremos.

Comments

comments

culpable indirecto del exabrupto de Ebrard Entre jaloneos y rasgaduras La Noticia política revista La Noticia San Luis Potosí siempre fue Claudia Sheinbaum. Adán Augusto López slp

Comments

comments