El Zaragoza exigen la salida de Paloma Bravo, por reprimir al pueblo y cometer un desfalco que supera los 20 millones de pesos

5 noviembre, 20191:59 amAutor: La NoticiaDestacada Municipios Noticias

La alcalde de Zaragoza, Paloma Bravo García, podría estar implicada en un desfalco al erario que supera los 20 millones de pesos al realizar obras con infraestructura del ayuntamiento, pero cobradas luego a través de facturas de simulación que le facilitan socios o prestanombres que le garantizan ganancias hasta del 50%. Paga además mochilas, llantas, cobijas, despensas y comilonas. En un camino pendiente en el poblado de La Alberca, adquirió grava y granzón para nivelarlo con máquinas del ayuntamiento y otras privadas a las que cubrió el diésel. El monto erogado fue de 138 mil pesos. Hizo bacheos en la carretera que une la cabecera con Cerro Gordo. Compró las emulsiones. El trabajo lo hicieron empleados del municipio. Pero luego metió una factura por mantenimiento.

Son varias las empresas que la surten de documentos, como Aba Agencia de Proyectos, que tiene de representante legal a Alan Haro Bastida, que ganó las obras del Fondo Minero por 14 millones de pesos. Son acciones que debieron ejecutarse en el trienio anterior con el edil Xavier Gómez, pero el dinero llegó hasta el 2018. Hizo el pavimentado en Cerro Gordo, en la Avenida del Cerro, donde erogó 9 millones de pesos. En otra calle en el poblado de La Salitrera, gastó 4.5 millones de pesos. Los precios se estiman elevados y la calidad es mínima.

Una firma que ha facturado grandes sumas a Bravo se ubica en la capital, en Guajardo 605. Se trata de un lugar peque√Īo, rodeado de negocios donde se oferta oro al p√ļblico abierto. Cuando asumi√≥ el cargo, sentenci√≥ al tesorero, Jos√© Alberto S√°nchez Flores, no meterse al departamento de desarrollo social. Le contest√≥ que le correspond√≠a hacer los pagos. Tambi√©n se adue√Ī√≥ del toque administrador para dilapidar la hacienda. No se ajust√≥ a los lineamientos ni tom√≥ en cuenta a S√°nchez. ‚ÄúHice los tr√°mites hasta la captura. Lo dem√°s lo ejecut√≥ la edil‚ÄĚ. Bravo actu√≥ con el mismo estilo en el programa Huellas de Concreto, donde cobr√≥ toda la obra por adelantado. Despu√©s contrat√≥ alba√Īiles y compr√≥ los insumos donde m√°s le conven√≠a.

Hizo erogaciones a gente desconocida para cubrir compromisos de campa√Īa, como al due√Īo del portal El Candidato MX, que se le conoce como El Pinky, que adem√°s le hac√≠a perfiles falsos para atacar a sus enemigos. Tambi√©n benefici√≥ al reportero electr√≥nico Omar Ni√Īo, que a√ļn aparece en la n√≥mina. Infl√≥ el rubro de apoyos sociales, donde cubre pagos a barrenderos, fot√≥grafos, los que le manejan las redes sociales y otros personajes extra√Īos. Con G√≥mez oscil√≥ entre 40 a 60 mil pesos. Hasta julio del 2019 se fue a 150 mil pesos. Increment√≥ los gastos en gasolina. Antes los gastos superaban los 300 mil pesos al mes. Al inicio, S√°nchez lo redujo en la primera quincena a 295 mil.

‚ÄúPero me quit√≥ el manejo. En julio ya iba en 430 mil pesos. Tenemos los mismos 20 veh√≠culos. Apenas se adquiri√≥ un Toyota Yaris. Al principio nos surt√≠amos en Zaragoza. Luego se fue a Villa de Pozos, a 22 kil√≥metros, viaje redondo. Se pierde m√°s de una hora. Para entregar los vales, me deb√≠an entregar una bit√°cora. Calcul√© cu√°nto gastaba servicios municipales, agua potable, DIF, la alcalde y su madre, Mar√≠a de Jes√ļs Garc√≠a Zavala. Iba a sacar un promedio para saber d√≥nde estaban las fugas, pero me desplaz√≥. Increment√≥ los pagos un 40%‚ÄĚ. Aunque Bravo asegur√≥ que meter√≠a a la c√°rcel a su predecesor Xavier G√≥mez, por los incontables desfalcos a la hacienda p√ļblica, ‚Äútermin√≥ por confabularse. Le quit√≥ muchos golpes‚ÄĚ.

‚ÄúG√≥mez dej√≥ obras pagadas al 100% que no se terminaron. Como la acera Hidalgo, ubicada frente a la presidencia que Bravo concluy√≥. Pero qued√≥ muy distinta a como se plante√≥ en la maqueta. Tambi√©n le ayud√≥ con una cancha deportiva en Cerro Gordo. Si en la entrega-recepci√≥n las denuncia, se considera desviaci√≥n de recursos, porque ni siquiera la hab√≠a iniciado. Hubo un convenio entre los dos y la edil adquiri√≥ responsabilidad‚ÄĚ. S√°nchez resalt√≥ que en los pagos de la feria regional se emitieron facturas sospechosas donde fue contratado el grupo Tucanes de Tijuana, que cobran m√°s de un mill√≥n 800 mil pesos. Exigen un mill√≥n 508 mil por la tocada y 348 mil del escenario. S√≥lo les entregaron 900 mil pesos de anticipo. El resto no se les hab√≠a cubierto.

‚ÄúEs raro lo que pas√≥, nunca se les adeuda nada. La edil administr√≥ todos los actos de la feria y hasta ahora no entreg√≥ cuentas. Su desempe√Īo es desordenado, sin equipo, con gente de fuera. No ha tenido el valor de enfrentar los problemas, lo que ha generado el divisionismo con el pueblo, por no dar la cara. Ha complicado los temas. Se vive una crisis de inseguridad tremenda. Hubo un segundo anuncio de desalojar a los inconformes que bloquean la entrada al edificio de la presidencia. Result√≥ una falsa alarma. La gente se qued√≥ toda la noche. Ya no nos van a sorprender como pas√≥ el s√°bado 12 de septiembre, cuando los agentes llegaron a media noche, agresivos, con patrullas de la polic√≠a metropolitana y ministeriales, que se mantuvieron al margen‚ÄĚ.

‚ÄúTen√≠an la orden de un juez, de desalojo, no para restituirla en el cargo. En la trifulca result√≥ herida la se√Īora Hortensia Alonso, que recibi√≥ una pedrada. Hab√≠a escombros alrededor. El pleito inici√≥ cuando un uniformado la jalone√≥ del cabello. El esposo Ariel de la O estaba cerca y vino el desorden. Se puso feo. Ante las presiones, el polic√≠a sac√≥ la pistola y dispar√≥ hacia arriba. Estaba muy oscuro. Tocamos las campanas y lleg√≥ la gente. Si hubieran enviado representantes de derechos humanos, se dan cuenta de los hechos, porque hab√≠a mujeres, ni√Īos y ancianos. Nos replegamos y las fuerzas p√ļblicas se marcharon. Si hubiera una encuesta, Bravo saldr√≠a con un alto nivel de rechazo. Gan√≥ porque se unieron tres ex candidatos. El del PRI, Rafael C√°rdenas Govea. La del PAN, Marisela Ruiz y de Conciencia Popular, √Āngeles Zavala. Apenas lograron 4 mil 700 votos, cuando C√°rdenas ten√≠a una base de 3 mil 300‚ÄĚ.

Los problemas políticos en Zaragoza iniciaron en mayo del 2019, cuando hubo una protesta de los directores de departamentos en un acto que encabezó la presidenta estatal del DIF, Lorena Valle Rodríguez, ya que no se les facilitan las herramientas para desarrollar su trabajo. Tuvieron que bloquear el acceso al presidio para ser escuchados. Aunque hubo diferencias, se acordó seguir las pláticas más adelante para garantizar que el ayuntamiento caminara. Pero a los tres días, Bravo corrió al presidente del comité municipal del PRI, Refugio Santana. No respetó el acuerdo de transitar con orden. Luego en junio, en vez de limar las asperezas, continuó con los despidos.

Siguió en la lista la directora del Instituto Nacional para Adultos Mayores, Griselda García Salazar. El pleito inició cuando la ex funcionaria comentó en Facebook, que no le importó que la edil, no la invitara a la zona exclusiva que tuvo en la feria. La corrió sin respetar la ley orgánica del municipio que se rige por normas. En julio salió la directora de desarrollo social, Paloma Crespo. No le depositó la quincena, tampoco la notificó para llevarse a cabo la entrega-recepción. Un grupo de inconformes se manifestó. Le hizo un pliego petitorio donde establecieron que si corría a los oriundos de Zaragoza, también se fueran los colaboradores que trajo de fuera, como la directora de desarrollo social, Pilar Yesenia Sánchez.

Continuó con el secretario del ayuntamiento, Víctor Hugo Alvarado Vega. La coordinadora del DIF, Cindy Laura Pérez. La controlara Olín Citlallli Segovia y la encargada de recursos humanos, Amairani González. Todo sucedió un miércoles. Le dieron de plazo el siguiente viernes para una respuesta. Lo hace por escrito. Argumenta que la constitución no prohíbe el derecho al trabajo a todos los mexicanos, que les impida laborar en otros ayuntamientos. El 19 de julio, los quejosos se molestan, acuden al palacio y la sacan de sus oficinas. Govea y Sánchez la protegen, junto a la síndica, Maricela Ruiz Salazar. Se acordó negociar el conflicto. Pero se niega a cumplir. El 25, los inconformes bloquean la carretera 57, ya que la edil no cumple de correr a Pilar Sánchez, lo que ocurre horas después.

Se establece dejar el paso libre a la alcald√≠a e iniciar mesas de negociaciones. Los quejosos se enteran que Bravo los demand√≥ ante la Fiscal√≠a General de la Rep√ļblica, por haber entorpecido el flujo de una v√≠a federal. La hizo en forma directa, junto con el entonces director de la polic√≠a municipal. Una prueba del caos que se vive es que en menos de un a√Īo, ha tenido 4 titulares de la polic√≠a. El primero, Manuel Su√°rez dur√≥ tres meses. Lo sigui√≥ Francisco Guzm√°n. Sigui√≥ Efra√≠n L√≥pez y ahora est√° otro. En asamblea de cabildo, anunci√≥ que le abrir√° un juicio pol√≠tico a C√°rdenas, por agitador. S√°nchez Flores destac√≥ que les interesaba el progreso local, por lo que se juntaron con Bravo.

‚ÄúEl regidor C√°rdenas siempre se ha mantenido fiel al PRI, con m√°s de 3 mil votos. Le imponen a Bravo, se disciplina y la apoya. En lugar de llevar la fiesta en paz, es del tipo de personas que avientan la piedra y esconde la mano. No respet√≥ una tregua y nos demand√≥ ante la fiscal√≠a. En Zaragoza se vive un clima de ingobernabilidad. El 15 de septiembre, por primera vez en la historia, el grito lo dio el comisariado Pablo Almend√°rez. El √ļnico mando presente. La alcalde se fue a la plaza de toros Don Jhons Bro, donde contrat√≥ dos grupos musicales, como Senda Norte√Īa. Aunque reparti√≥ comida, fue poca gente. Hemos ido con el secretario de gobierno, Alejandro Leal, congreso del estado, Auditoria Superior del Estado‚ÄĚ.

‚ÄúEn M√©xico, a la Secretar√≠a de la Funci√≥n P√ļblica, ya que el fondo minero es de car√°cter federal. Estuvimos en la Secretar√≠a de Gobernaci√≥n, donde nos dijeron que ganamos a trav√©s de comicios ama√Īados. Bravo busc√≥ la alcald√≠a en el 2015. En la contienda interna perdi√≥ con Rafael C√°rdenas. Entonces divide al partido y se pasa al Verde Ecologista. Carece de ideolog√≠a. Entonces nos gan√≥ Xavier G√≥mez, que en un a√Īo baj√≥ apoyos por 396 millones de pesos. En el trienio, casi 600. Hizo pavimentaciones y techos en las escuelas. Pero falta analizar si se reflejan en obras. Sobre todo en desarrollo social, donde la edil ten√≠a todo oculto. Junto con G√≥mez saben c√≥mo qued√≥ el enjuague. A muchos financiadores que le metieron a su campa√Īa, tampoco les cumpli√≥‚ÄĚ.

Por su cuenta, el regidor Rafael C√°rdenas Govea coment√≥ que la √ļnica salida al problema pol√≠tico que se vive en Zaragoza es que Bravo solicite licencia o desaparecer los poderes municipales. Le coment√≥ a Leal Tob√≠as que tambi√©n su cabeza peligra. ‚ÄúSer√≠a muy penoso que suceda otra tragedia al negarse las autoridades a mirar el foco rojo. La edil debe irse mientras se investigan las an√≥malas cuentas que se han ventilado, hasta dar con los responsables. Pero no est√° dispuesta a dejar el cargo. Act√ļa con una prepotencia desmedida. No muestra voluntad de cambio. Desde el 29 de junio no existe una junta de cabildo. Maneja el presupuesto sin un tesorero electo por los regidores. Hay que exigirle cuentas de todo lo que maneja, sin saber el destino‚ÄĚ.

A√Īadi√≥ que hizo el baile del grito de independencia ‚Äúpor sus calzones‚ÄĚ. Llev√≥ dos grupos musicales, cada uno cobra hasta 200 mil pesos, m√°s la comida y renta del lugar. Aunque siga de alcalde, el √ļnico poder que ostenta es el de las arcas municipales. Hace y deshace con las finanzas. ‚ÄúCuando busc√≥ desalojarnos con la polic√≠a, trataron de hacerlo con la arrogancia que los caracteriza. Sabemos c√≥mo act√ļa una patrulla cuando detienen a alguien solo, en un camino. Le parten la madre, le quitan el dinero y el celular. La inseguridad creci√≥ al m√°ximo. Hay asaltos a casas, transe√ļntes. Se registran peleas, ri√Īas. Todo se debe al vac√≠o de poder. En menos de un a√Īo, tuvimos 4 directores de polic√≠a. No existe orden interno, porque saben que sus jefes saldr√°n pronto‚ÄĚ.

‚ÄúEs por lo que suceden hechos como el que se registr√≥ en el baile que organiz√≥ la alcalde el 15 de septiembre. Los uniformados golpearon a un joven de La Esperanza, para quitarle la cartera y el tel√©fono. Lo dejaron casi muerto. Bravo es una persona a la que la falta madurez. Ser m√°s independiente en sus decisiones. No depender de lo que le dice la mam√°. La gente me reclama haberla apoyado. Les digo que siempre estar√© en el PRI y apoyar√© al que nos indiquen. Nos la impuso el encargado de procesos internos, Edmundo Torres Cano, que en el conflicto, se ha dedicado a darnos atole con el dedo. Tiene intereses propios en Zaragoza. Aparece en la n√≥mina como asesor jur√≠dico. Cobra a trav√©s de la empresa Enfoques o de la persona f√≠sica, Ricardo Preciado‚ÄĚ.

‚ÄúLe dije al secretario de gobierno, Leal Tob√≠as, que fue un error mandar golpear a nuestra gente. Destac√≥ que era por un mandato judicial, para restituir la entrada a la alcald√≠a. Lo que sucedi√≥ fue un intento de homicidio. Llegaron a las 5 de la ma√Īana, con una fuerza descomunal. Nos defendimos o de lo contrario, terminamos en el hospital o nos fincan cargos. Cuando le marqu√©, nos apoy√≥ y mand√≥ retirar a los uniformados. Iban a cumplir una orden judicial que alg√ļn pendejo sac√≥ para hacerse el h√©roe con la presidenta. O pag√≥, ya que quer√≠a tener libre el palacio para el grito de independencia. Nos quisieron madrugar sin medir las consecuencias‚ÄĚ.

‚ÄúPudo ocurrir algo parecido a lo que sucedi√≥ en el Jaralito, donde un mal funcionario orden√≥ en la madrugada el actuar policiaco y result√≥ un muerto. En Zaragoza estuvimos a punto de golpear de m√°s a un agente. O ser agredidos. En una trifulca no se sabe c√≥mo va a terminar el asunto. Imaginen que agarran uno de nosotros, le rompen las manos y pies. Les vale madre. Es por lo que solicitamos la salida del secretario de seguridad, Ernesto Pineda. Se le suma Bravo, Leal y el propio gobernador Juan Manuel Carreras. No han sabido enfrentar el problema que dejaron crecer. La gente est√° dispuesta a morir antes de dejar entrar a la alcalde‚ÄĚ.

‚ÄúLa edil se imagina la autoridad total. Destituy√≥ al tesorero Alberto S√°nchez. Le pedimos el acuerdo de cabildo. Asegura tenerlo, donde estaban todos, excepto yo. Dijo que lo quitaron porque le perdieron la confianza y la ley la faculta para hacerlo. Ya investigamos y deben removerlo a trav√©s de los regidores. Asegura que lo quitaron cinco, dos del PRD, Verde, Nueva Alianza, otro del PRI y la s√≠ndica. Los compa√Īeros se√Īalaron que todo fue como una pl√°tica. Despu√©s de la conferencia de prensa que dimos el 12 de agosto, los cit√≥ para asegurar que lo iba a quitar. Fue ilegal lo que hizo, por lo que buscamos un amparo federal. Se trata de una actitud revanchista. Es como act√ļa cuando tiene problemas con alg√ļn funcionario o trabajador‚ÄĚ.

‚ÄúSe pinta como la m√°xima figura. Es una forma absurda de gobernar. Como en una empresa o casa, para dar un servicio adecuado, se necesita una cabeza brillante y le falta mucho para ser l√≠der. Exigimos que pida licencia mientras se investiga. Dice que yo quiero ser presidente. No me interesa. Si ambos somos el problema, pedimos licencia para que vuelva la paz a Zaragoza. El conflicto se dio porque supone que todo mundo est√° en su contra, ya que somos de grupos diferentes. Siempre he sido del PRI. Bravo no, se fue al PRD, Verde y regres√≥ al PRI, d√≥nde la imponen por razones de g√©nero. Establecimos acuerdos que no cumpli√≥, como encabezar un mandato que rindiera cuentas claras, atender a la gente y trabajar por el municipio‚ÄĚ.

‚ÄúYa electa, cambi√≥ de manera radical. Se puso por delante en todo. Tampoco ha bajado recursos, lo que se complic√≥ por el cambio de gobierno. Los fondos que llegan de participaciones, se los gasta sin orden. Las obras extraordinarias que existen se hicieron con el fondo minero asignado. Pone de excusa la falta de convenios con el gobierno estatal y federal y que apenas se abren las ventanillas para la mezcla de recursos. Es la √ļnica enterada, porque no informa. No sab√≠amos que ten√≠a de asesor a su compadre, amigo y padrino, Eduardo Garc√≠a, que col√≥ como secretario particular a Jorge Acu√Īa, que en lugar de ayudarla, la perjudica. Se jacta de tener el respaldo del gobernador y Leal, pero no se han visto las obras. A ra√≠z del conflicto empez√≥ a repartir despensas y √ļtiles escolares, que se compran con facturas falsas‚ÄĚ.

‚ÄúEn M√©xico presentamos los documentos, ya que se habla de las cuentas claras y que habr√° castigo para los que malversan los recursos federales. Creemos que el dinero del fondo minero se manej√≥ de manera irregular. Cuando llegamos, hab√≠a el compromiso de ampliar la cl√≠nica que se ubica en Salitrera. Como no exist√≠a el proyecto, metieron un pavimento y otro en Cerro Gordo, donde Xavier G√≥mez no hizo una plaza que hab√≠a gestionado. Las obras del fondo minero son de mala calidad. No hay archivos para constatar cu√°ndo inici√≥, qui√©n la gestion√≥ y c√≥mo es el plan ejecutivo. Desde antes del choque, alertamos a Bravo de varias fallas, que luego neg√≥‚ÄĚ.

‚ÄúAhora buscamos blindar al tesorero S√°nchez Flores, que siempre se manej√≥ de manera honesta. No se puede cubrir el sol con un dedo. El hecho de ser alcalde no es para cometer abusos. Se le dio la oportunidad, junto con los regidores, de administrar un bien p√ļblico. Pero hace lo que se le antoja porque desconoce d√≥nde se ubica. Es una persona manejable por la madre. En Zaragoza se vive una circunstancia parecida a la de 1992, en la etapa del alcalde panista, Alberto S√°nchez P√©rez, quien derrot√≥ al del PRI, F√©lix Salazar Mu√Īiz. El conflicto dur√≥ como tres semanas, ya que hubo un acuerdo‚ÄĚ. Los grupos antag√≥nicos de Zaragoza, se reunieron por m√°s de tres horas con el secretario de gobierno, Alejandro Leal Tob√≠as, sin llegar a un acuerdo viable, por las posturas radicales de los bandos. Les dijeron que se fueran por las instancias legales. Los quejosos sostienen que no pueden abandonar las presiones, para evitar los saqueos al ayuntamiento. S√°nchez destac√≥ que es un asunto de voluntades. ‚ÄúLes coment√© los errores que existen. Es como una enfermedad, similar al alcoholismo. Bravo dijo que ya no me tiene confianza por las denuncias que hice. Cuando hay inter√©s en resolver las trabas, los colaboradores no importan. Pero si le estorbo para sus chicanas, no coincidimos‚ÄĚ.

Los disidentes recurrieron al diputado federal de Morena, Cuahtli Badillo Moreno, que presentó un punto de acuerdo en el congreso para exhortar a Paloma Bravo, esclarecer las presuntas irregularidades en sus gestiones y fiscalizar al ayuntamiento. Expuso que en Zaragoza prevalece un caos, derivado por el descontento de los habitantes sobre el manejo del erario, despidos injustificados de los trabajadores y gastos excesivos en combustibles. El nulo informe que se da al tesorero sobre las erogaciones. Desde el 12 de agosto, se bloqueó la entrada al edificio municipal. El escenario se complicó por la violencia política, como la que se registró el sábado 14 de agosto, cuando la policía estatal trató de desalojar a los manifestantes que se defendieron con piedras y palos. Lo que motivó que un uniformado hiciera disparos al aire, al que le abrieron un expediente, ya que hubo 6 lesionados. Indicó que es urgente encontrar una salida para que prevalezca la paz y estado de derecho. Se propicie el diálogo y aclaren las diversas denuncias contra la munícipe. Es urgente intervenga el congreso local para que haga un arqueo. Expuso que la transparencia y rendir cuentas, son esenciales para el desarrollo de un régimen democrático.

 

 

 

 

El malestar ciudadano crece por la falta de servicios b√°sicos. Los parroquianos trazaron un paralelismo tr√°gico que ya decidi√≥ el futuro pol√≠tico de Paloma Bravo: cuando la polic√≠a trat√≥ de reprimirlos, se vino la revuelta. Tocaron las campanas de la iglesia cercana para solicitar el auxilio colectivo, que se volvi√≥ masivo. Era de nuevo la imagen del cura Miguel Hidalgo que llam√≥ a combatir a los invasores espa√Īoles. El grito del 15 de septiembre, Bravo lo dio en la alejada comunidad de Cerro Gordo, en un lienzo charro, a donde llev√≥ grupos musicales, reparti√≥ comida y bebida, pero la asistencia fue m√≠nima. El vac√≠o que gener√≥ en la plaza principal, lo ocup√≥ por primera vez en la historia, el comisariado ejidal, Pablo Almend√°rez, quien encabez√≥ la fiesta protocolaria ante cientos de asistentes. La suerte de la novata funcionaria est√° echada.

Comments

comments

Comments

comments