El testamento, un acto de justicia

27 octubre, 20231:39 amAutor: Paola Moreno GuzmánCapital Municipios Noticias Opinion

La notaria 31, Maricela Zavala destacó que en septiembre, mes del testamento, se otorga a la ciudadanía, el 50% de descuentos para llevar a cabo los trámites. Sólo pagarían mil 900 pesos. Es un escrito jurídico en el cual una persona decide a quien dejar sus bienes a una o varias gentes, para usarlos después de su muerte. “Es un acto personal, donde nadie los puede representar ni siquiera con poder. Es un documento universal, revocable, las veces que el testador lo requiera. Es decir, si en algún momento decide cambiar de destinatario, se pude hacer sin ningún problema, siempre y cuando sea el testador el que lo haga. Nadie más puede comparecer en su lugar para hacerlo”.

“Los beneficios de llevar a cabo el documento en tiempo y orden, son más que las desventajas. En un futuro se evitan problemas y complicaciones. Además, se tiene la seguridad que después de fallecer, se llevará cabo su voluntad. El testamento debe tener solemnidad, que solo la puede otorgar el notario público. Hay la certeza de estar seguros, ya que se cumplirá la voluntad del que hereda. No se podrá alterar. Puede otorgar sus bienes a quien considere apropiado. No es necesario, sea un familiar. Existen casos en el que las personas deciden dejar sus patrimonios a vecinos o amigos. A quienes los apoyaron en lo económico o respaldaron a lo largo de la vida”.

“El testamento es un acto muy hermoso, porque es un tema de justicia, heredar a la personas que se lo merecen de verdad. Compensar a los hijos nobles, familiares, vecinos, amigos solidarios. Heredar es compensarlos de alguna forma y dejarles sus bienes. Otra ventaja es que si una persona deja su patrimonio en testamento, pero a alguien no le gusta su decisión, con la pena encima, se tiene que acatar la última voluntad del testador por ley. En el caso de tratarse de una testamentaria, es decir, si alguien no llega a estar de acuerdo en la sucesión, puede rechazarla. Es cuando se complica, vienen los problemas y atrasos”.

La fedataria aclaró que la sucesión testamentaria o intestamentaria, consta de cuatro etapas. La primera es la más larga. El juez debe cerciorarse, no existan otros con derecho a reclamarla. Se ordena publicar edictos en periódicos y en el Diario Oficial de la Federación, para después realizar la junta y declaración de herederos. La segunda etapa consta del avalúo, donde el litigante o notario hace un inventario de las propiedades de la persona fallecida. En la tercera, se da la adjudicación a favor de los herederos, donde se demuestra que lo bienes están regulados. Después se pasa a escriturar los bienes a nombre del nuevo heredero a través del notario que decidan. 

La ventaja de llevarlo a cabo ante un notario, es que al mismo tiempo se puede abrir la sucesión y el fedatario, como juez, podrá adjudicar a favor de los herederos. Lo que hace un trámite más rápido, sencillo y económico. “Algo muy importante a considerar, si deciden abrir la sucesión testamentaria ante el notario, se podrá llevar mientras no exista un problema o litis dentro de los herederos. Si hubiera, se tendrá que abrir un juicio sucesorio testamentario, para que hagan valer el documento. Y se pueda, ahora sí, atravesar las cuatro etapas establecidas. Cuando alguien muere y no deja un testamento de sus bienes, se vuelve un acto intestado y el asunto se complica. Los que reclaman los bienes son los cónyuges, cuando están casados y después los hijos”.

“Según la ley, se reparten en partes iguales, pero también existen casos en el que los hijos deciden dejar la masa hereditaria a favor de la mamá. Cuando algunas de las partes están de acuerdo, pero otros no, la sucesión se llega a tardar años y vemos casos donde no se puede vender ni hacer uso de los bienes, porque se encuentran intestados. No se pusieron de acuerdo. Los intestamentarios solo se realizan ante un notario público”. Añadió que existen varios tipos de testamentos, pero el más sugerido, es el público abierto. No es recomendable, dejen su voluntad en una hoja de papel, sin estar certificada, porque no tendrá ninguna validez a la hora de reclamar los bienes.

“Siempre es recomendable que los deseos finales se consignen en un documento, frente al notario. En San Luis Potosí hay suficientes para orientar, auxilien, tengan un peso legal en los mejores términos. El hecho de motivar a que las personas hagan sus testamentos, es que el trámite es más fácil. Los herederos podrán, de forma inmediata, acceder a su masa hereditaria. Antes eran trámites muy lentos y en algunos casos, complicados, que tardaban años”.

Zavala argumentó que al recibir una herencia por parte de algún familiar, el gobierno exenta dos impuestos, el traslado de dominio y sobre la renta, cuando se trate de pariente directo hasta el cuarto grado. Es decir, esposos, hijos, padres y abuelos. En caso contrario, se paga la gabela. “Ser heredado, es una donación que surte efecto después de la muerte. Es un beneficio de años. Una de las cuestiones que debemos valorar del gobierno, es que son contribuciones gratuitas. Como notarios, nos tenemos que cerciorar, sea la persona correcta. Checamos identificaciones y que sean vigentes. Platicamos con la persona para que no haya duda de lo que se otorga en el testamento y que nadie ejerza presiones o amenazas”.

“Verificar que el testador no sea violentado de ninguna manera. No recomendamos heredar en vida o hacerlo a personas muy jóvenes, ya que las situaciones siempre cambian. Habrá momentos en que necesiten vender su patrimonio y si ya decidieron donar a favor de los hijos, no lo pueden hacer de forma sencilla. Se tendría que solicitar un permiso judicial donde se autorice la venta del inmueble y justificarlo. Hemos visto casos de hijos ingratos, que se les hace fácil vender porque necesitan dinero. Le dicen a los papás que lo sienten pero la casa les pertenece. La ofertan y los echan a la calle”.

“Algunos tienen la creencia que los notarios realizan actos jurídicos con personas que no se encuentran sanos en lo físico y racional. Y solo llega a poner las huellas dactilares el testador. Me niego a imaginar que algún compañero pudiera hacer actos prohibidos por la ley. Si tuviéramos alguna duda, para reforzar la voluntad de una persona mayor, que decide otorgar el testamento, solicitamos un certificado de salud mental, emitido por un psicólogo o psiquiatra. Y reforzar lo dicho por el fedatario, que está en pleno uso de sus facultades para heredar”.

Comments

comments

El testamento La notaria 31 La Noticia Maricela Zavala política revista revista La Noticia San Luis Potosí slp un acto de justicia

Comments

comments