El derecho a decidir, la despenalización del aborto

26 noviembre, 201911:52 pmAutor: Francisco Parra BarbosaColaboradores Destacada Noticias

¬ŅQui√©n tiene derechos humanos? S√≥lo los seres humanos. ¬ŅA partir de cu√°ndo?….
La respuesta no es simple, decir que desde el momento de la concepci√≥n es aludir a la noci√≥n judeocristiana cat√≥lica de que en cuanto el esp√≠ritu santo se pos√≥ sobre la virgen Mar√≠a y qued√≥ pre√Īada. Sin embargo, si se contesta que los derechos humanos inician desde el momento de la fecundaci√≥n, cambia por completo el panorama, aunque tampoco contesta la pregunta. La Convenci√≥n Americana de Derechos Humanos de 1969, llamada tambi√©n Pacto de San Jos√©, deja a cada estado, la regulaci√≥n jur√≠dica al respecto, en M√©xico no hemos resuelto el tema. A la fecha, han sido los c√≥digos penales los que han se√Īalado las causales de exclusi√≥n de responsabilidad para que las mujeres no sean sancionadas si deciden abortar, cuando ha sido violada y resultase embarazada, por prescripci√≥n m√©dica. Es decir, el m√©dico le expone a la mujer embarazada que si contin√ļa con la gestaci√≥n, puede perder la vida. Se denomina tambi√©n aborto terap√©utico.

Otra excluyente de responsabilidad es el aborto culposo, cuando se produce sin que la mujer lo provoque, porque el producto no se logra con motivo de una matriz infantil, se rompe la fuente y se desecha el feto. O la mujer sufre un accidente, cae de las escaleras, choca el vehículo donde viajaba, suficiente es entonces haber padecido tales situaciones extremas, violación sexual, peligro de perder la vida o un accidente mortal, como para todavía sancionar a las mujeres, privándolas incluso de su libertad. Desde hace más de tres lustros, se han ampliado las excluyentes de responsabilidad en varias entidades del país, Yucatán y la Ciudad de México a la cabeza. En otras como en Guanajuato han ido incluso en contra, penalizando hasta los casos donde las mujeres fueron violadas y resultaron embarazadas, en fin.

Otras causales que han permitido que las mujeres puedan abortar sin ser sancionadas han sido la incapacidad econ√≥mica para mantener m√°s hijos. Ejemplo, una madre soltera con cuatro hijos puede alegar insolvencia para un quinto hijo. Otra, inseminaci√≥n forzada, la mujer acude a atenci√≥n m√©dica y le implantan un ovulo fecundado o le realizan la inseminaci√≥n sin su consentimiento. Otra es la malformaci√≥n cong√©nita y quiz√° la m√°s controvertida que a mediados de la d√©cada pasada levant√≥ √°mpula en grupos conservadores y provoc√≥ enfrentamientos de toda √≠ndole, la interrupci√≥n del embarazo antes de la semana n√ļmero doce, sin tener que justificar o explicar absolutamente nada. Si hacemos memoria, en ausencia de la hegemon√≠a partidista, es cuando se produjeron los enfrentamientos, la Asamblea del a√ļn Distrito Federal, vot√≥ ampliando la posibilidad de que las mujeres pudiesen abortar hasta la semana n√ļmero doce, sin repercusi√≥n penal en su contra.

El asunto se politiz√≥ y tanto la Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica como la Comisi√≥n Nacional de los Derechos Humanos, presentaron Acciones de Inconstitucionalidad en contra de la disposici√≥n del C√≥digo Penal del Distrito Federal. Al final la corte dio la raz√≥n a la Asamblea. La resistencia pol√≠tica que trat√≥ de cercar en otras entidades la ola de ampliaci√≥n de excluyentes de responsabilidad penal para abortar sin sanciones, provoc√≥ que el PAN, mayoriteando en los congresos locales, como lo hizo el PRI en su momento, modificaron las constituciones estatales y as√≠ poner candados para impedir reformas, adiciones o modificaciones de los c√≥digos penales estatales. Se√Īalaron que ¬ęla vida comienza desde el momento de la concepci√≥n… y que no habr√° m√°s excluyentes, s√≥lo las se√Īaladas hasta el momento¬Ľ en los c√≥digos penales.

San Luis Potos√≠ no fue la excepci√≥n, el diputado Vicente Toledo, a la saz√≥n presidente de la cartera de derechos humanos, equidad y g√©nero del congreso del estado de San Luis Potos√≠, moviliz√≥ desde el dictamen y luego con votaci√≥n en pleno con mayor√≠a panista, para impedir el ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. El ex sacerdote cat√≥lico, metido a la pol√≠tica se ufanaba de su logro, ir contra lo que mandata el art√≠culo 133 constitucional, que se√Īala que ser√° ley de la uni√≥n, no s√≥lo la Constituci√≥n Pol√≠tica de los Estados Unidos Mexicanos, la ley suprema. Tambi√©n los Tratados Internacionales que el presidente de la rep√ļblica suscriba y el senado apruebe. Es el caso que el Estado Mexicano, pr√°cticamente ha firmado todos los tratados en materia de derechos humanos y desde 1993 con la Primera Conferencia internacional de Derechos Humanos, en Viena, Austria, se reconocieron los derechos de las mujeres. Todos tambi√©n como derechos humanos, lo que lastimosamente nos muestra que el reconocimiento de las mujeres como seres humanos a nivel internacional, data apenas de la fecha y hacia ac√°.

Luego, en 1994, en la Conferencia del Cairo y en 1995 en la Cuarta Conferencia de las Mujeres en Beij√≠n, China, se reconoci√≥ que las mujeres tienen derechos absolutos sobre su cuerpo, lo que les permite donar un √≥rgano si lo quieren o abortar si es su decisi√≥n, sin tener que pedir permiso a nadie. Pero las decisiones pol√≠ticas y contrarias a los derechos humanos en el pa√≠s y en general en am√©rica, han polarizado a la opini√≥n p√ļblica, desinformando y dividiendo, confrontando sobre los acuerdos internacionales. El caso de San Luis Potos√≠ es paradigm√°tico, se reform√≥ el art√≠culo 16 constitucional local y se plasm√≥ la noci√≥n de derecho can√≥nico en una norma laica, que la vida comienza desde el ¬ęmomento de la concepci√≥n¬Ľ. Contrario o distinto a lo que marca la normativa en la Ciudad de M√©xico, que dicha vida y sus derechos humanos comienzan a las doce semanas.

Algunas y algunos intentamos revertir en 2009 el adefesio jur√≠dico instrumentado por Toledo y sus compinches, consejeras y consejeros de la Comisi√≥n Estatal de Derechos Humanos de San Luis Potos√≠ impulsaron una acci√≥n de inconstitucionalidad, que no prosper√≥ porque el consejo, con diez miembros, qued√≥ dividido, cinco votaron a favor de presentar la iniciativa contra la votaci√≥n del congreso y cinco en contra. Jos√© √Āngel Moran Portales, impuesto por Toledo como presidente de la Comisi√≥n Estatal de Derechos Humanos, se inclin√≥ con su voto de calidad en contra de los derechos de las mujeres. Algunos nos acercamos a la nueva legislatura, la entonces diputada Beatriz Benavente nos hizo caso y se logr√≥ con el 30% de los nuevos diputados, presentar la acci√≥n de inconstitucionalidad contra la reforma del art√≠culo 16 de la Constituci√≥n local que imped√≠a avanzar en la despenalizaci√≥n del aborto.

Coment√≥ Benavente que hasta Beatriz Paredes, entonces l√≠der nacional del PRI, le llam√≥ para felicitarla, pero s√≥lo en corto y de dientes para adentro, porque en p√ļblico el PRI no se posicion√≥ nunca a favor de los derechos de las mujeres. Busc√≥ agradar a la iglesia cat√≥lica. La corte resolvi√≥ dejar en el limbo el asunto, devolvi√©ndole al congreso la posibilidad de votar otra vez. No ha sucedido porque las legislaturas han sido indolentes y s√≥lo han estado prestas para la foto y la simulaci√≥n cuando de los derechos de las mujeres se trata, a pesar de que el n√ļmero de diputadas ha aumentado. No significa que tengan perspectiva de g√©nero ni practiquen la sororidad que apela la feminista Marcela Lagarde. Pero, aunque el c√≥digo penal potosino se√Īale excluyentes de responsabilidad y permita la pr√°ctica del aborto legal, la realidad a la que se enfrentan las mujeres en San Luis Potos√≠ muestra la ausencia de un protocolo para la interrupci√≥n del embarazo, porque no existe un listado de m√©dicos que ejecuten el aborto, hospitales donde se aplicar√°n y m√©todos abortivos.

Priva en casi todos los casos, la negativa bajo argumentos ideol√≥gicos, religiosos, de una √©tica hipocr√°tica o simple y llanamente de violaci√≥n por omisi√≥n de los derechos humanos de las mujeres, lo que hace nugatorio el ejercicio de los mismos. Es decir, en San Luis Potos√≠, la interrupci√≥n legal del embarazo es una farsa, es una burla a las v√≠ctimas de violaci√≥n sexual, si es que resultan embarazadas, el Estado no responde como debe porque en la realidad est√° sujeto a los dictados del arzobispo y los grupos facticos conservadores, prensa, ricotes y otros pecadores sociales que se desgarran las vestiduras en el asunto, pero como sepulcros blanqueados, por dentro tienen la podredumbre. ¬ŅQu√© les queda a las mujeres v√≠ctimas de un sistema nugatorio de sus derechos? Irse a la Ciudad de M√©xico, las chicas fresas que gocen de patrocinio econ√≥mico podr√°n ir a Houston o San Antonio a ¬ęsacarse el ap√©ndice¬Ľ. Las mujeres j√≥venes sin recursos de los cinturones de miseria tendr√°n que acudir a las comadronas, que con ganchos de ropa practicaran legrados mortales o les har√°n beber infusiones de ruda y centeno, bajo el riesgo de perder la vida, porque el asunto del aborto, es una cuesti√≥n de salud p√ļblica, no resuelto, en cifra negra.

No sabemos cuántos abortos se practican porque con o sin ley, miles de mujeres abortan, ya que el estado es omiso, irresponsable, punitivo, violador de sus derechos humanos al no garantizarles el derecho a la protección de su salud con la interrupción segura del embarazo. Es un estado Matricida, genocida, violador de los derechos humanos de las mujeres. El primer feminicida es el estado. Y es desde la violencia institucional que en Argentina, surge la marea verde, que nos ha llegado. En Oaxaca se dará el paso, que de lograrse, iniciará el proceso hacia el resto del país para despenalizar el aborto y garantizar a todas las mujeres, el derecho a decidir sobre su cuerpo, sobre su vida y sobre su proyecto de vida.

 

 

 

 

Comments

comments

Comments

comments