El compromiso político de Carreras: entregarle la gubernatura a Gallardo Juárez

27 noviembre, 20177:47 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital

Al consumirse la tercera parte del sexenio de Juan Manuel Carreras L√≥pez, no existe claridad en el rumbo. Tampoco ha definido el prop√≥sito fundamental del eje inspirador de gobernar. El bono democr√°tico se le acab√≥. Lo dilapid√≥ en la inercia de proteger las cuentas p√ļblicas de su antecesor Fernando Toranzo y mantener los arreglos con los grupos de poder. Encabeza un gabinete hecho de retazos, de pedacer√≠a pol√≠tica. Todas las corrientes han impuesto su cuota en la parcela del control, lo que no le ha permitido darle un esbozo a su esquema de mando. No ha cuajado ning√ļn proyecto de pol√≠tica p√ļblica importante. Su gran apuesta fue la llegada de la trasnacional Ford, pero se le cay√≥ el trato. Los millones de d√≥lares que le entreg√≥ la empresa por indemnizaciones, se manejaron con nula transparencia. Resulta espantoso el retroceso en materia de democracia. No hay libertad de prensa, salvo honrosas excepciones. Existe un control absoluto sobre los medios informativos. Incluso prevalece la pol√≠tica de negar la realidad, ausencia de debate. No hay legalidad en las decisiones de gobierno. Todo se enmarca en un contexto de autoritarismo silencioso donde no se permite en demas√≠a la cr√≠tica.

El consultor externo y articulista de varios medios locales, Oswaldo R√≠os Medrano, enfatiz√≥ que existe un abandono de Carreras en las tareas centrales como la seguridad, obra p√ļblica, desarrollo social y lo educativo. La frase de que camina tranquilo por las calles de San Luis denota una enorme soberbia. Insensible al calvario que padecen los potosinos todos los d√≠as. ‚ÄúLo que dijo se origin√≥ porque el ex gobernador Marcelo de los Santos mencion√≥ que en su etapa, se pod√≠a transitar por la ciudad sin sobresaltos. En su momento, irrumpi√≥ el fen√≥meno de la delincuencia organizada. Acu√Ī√≥ el dicho de cuando se registraron actos de violencia, correspond√≠an a hechos aislados. Fue un comentario desafortunado. Tambi√©n se reflej√≥ como un hombre insensible ante el temor de los habitantes. Si comparamos la incidencia delictiva, criminal, de delincuencia com√ļn y organizada, que hubo con Marcelo de los Santos y Toranzo, despu√©s de 14 a√Īos de violencia implacable que ha azotado a la entidad, podemos sostener que lo dicho por el panista fueron en realidad hechos aislados‚ÄĚ.

‚ÄúCon Carreras se trata de sucesos continuados de extremo terror. Con Toranzo, eran aspectos habituales. Ahora los √≠ndices de homicidios dolosos est√°n al doble de los que tuvo Toranzo y casi al triple con Marcelo de los Santos. En los primeros dos a√Īos de Carreras, los secuestros se han disparado 10 veces m√°s a los ocurridos en los primeros dos a√Īos de Marcelo de los Santos. Las extorsiones se incrementaron m√°s del triple. El robo a casas habitaci√≥n y de autos, m√°s del doble. El tiempo ha demostrado que en seguridad p√ļblica, los gobiernos del PRI han resultado m√°s violentos y sangrientos que el de los panistas. No obstante que con Marcelo de los Santos se vivi√≥ una guerra desconocida. Lo que pasa ahora con Carreras, es m√°s sangriento. El problema de la inseguridad en San Luis tiene varias dimensiones. La de la delincuencia organizada que compete al gobierno federal. Existe un problema que Carreras no ha podido resolver, se vincula a los se√Īalamientos a lo que ocurre dentro de su gabinete. Pero no todo lo que sucede en San Luis abarca a la delincuencia organizada. Hay delitos del fuero com√ļn donde tampoco hay reacciones y le corresponde a Carreras resolverlos‚ÄĚ.

‚ÄúEn los incontables feminicidios a Carreras es el primero al que le declaran la alerta de g√©nero. Es un reconocimiento a la incapacidad de atender el problema. Es como ponerle en la frente una estrellita negra, no dorada. No pudo proteger la integridad de las mujeres, antes y despu√©s de la alerta, como el asesinato atroz, brutal, de la se√Īorita que cosieron a pu√Īaladas en un cami√≥n que trasladaba obreros a la zona industrial. En el delito del feminicidio no hay excusas, es del orden com√ļn. No se ha tenido una respuesta preventiva ni reactiva a la alerta de g√©nero. El robo de veh√≠culos con o sin violencia, es el m√°s alto en la zona centro del pa√≠s. Tambi√©n figuran las agresiones sexuales y la violencia intrafamiliar. Las extorsiones y el secuestro son delitos del orden com√ļn, que se han disparado. Le toca al gobierno estatal, prevenirlos y atenderlos. La √ļnica guerra que libra el gobierno estatal en materia de seguridad es dentro del propio gabinete. El secretario de gobierno, Alejandro Leal contra el procurador Federico Garza. O el secretario de seguridad, Arturo Guti√©rrez contra el director de seguridad p√ļblica, √Āngel G√°mez Segovia‚ÄĚ.

‚ÄúHacia afuera, la gente percibe que no hay patrullas ni agentes en las calles. El famoso 911 no atiende las llamadas de emergencia. Si llegan a contestar, arriban una hora despu√©s de registrados los hechos. No se procura la justicia de manera eficaz. Si alguien se atreve a denunciar alg√ļn delito, se arriesga a enfrentar a los propios elementos policiacos. La querella se pierde en el olvido. Es la realidad que viven todos los potosinos. Carreras camina tranquilo en una camioneta blindada, con cuatro escoltas en unidades blindadas, un equipo de 40 guaruras y 20 lambiscones alrededor. Es una nube que le permite moverse tranquil√≠simo. Los dem√°s habitantes no tienen las mismas garant√≠as y se la tienen que rifar al ir al trabajo o estudiar. Usan el cami√≥n urbano, los taxis en las calles, como nunca peligrosas. La inseguridad es may√ļscula. No se resuelve si quitan al coronel Guti√©rrez. Tendr√≠a que irse todo el gabinete. No han dado resultados en ning√ļn sentido‚ÄĚ.

‚ÄúSi hubiera una medida preventiva de los delitos adecuada, con una deficiente aplicaci√≥n de la justicia, se tendr√≠a que ir Garza. Si hubiera un excelente procurador y una deficiente estrategia para prevenir los delitos, se iba Guti√©rrez. El problema es que no hay polic√≠a de proximidad, no existe un plan b√°sico de seguridad p√ļblica. Deben irse todos para replantear las medidas con la injerencia ciudadana. El concepto debe incorporar criterios de derechos humanos, legalidad, funcionarios probos y respetables, que rindan sus declaraciones 3 de 3. Decir a cu√°nto asciende su patrimonio, para qu√© empresas han trabajado, sus relaciones pol√≠ticas y personales, pero existe una opacidad total. Con Marcelo de los Santos, varios ex gobernadores se juntaron para exigirle en p√ļblico, un diagn√≥stico de la seguridad. Dijera lo que hac√≠a para devolverle la tranquilidad a los potosinos. Los mismos personajes y la ciudadan√≠a, le deben solicitar a Carreras, que en su informe relate, de qu√© tama√Īo es la inseguridad. Lo que har√° para enfrentarla. Est√° sentado sobre el problema. No alcanza a notar el monstruo que enfrenta y lo rebasa. No tiene nada que hacer, ya que no reconoce que est√° encima de un volc√°n‚ÄĚ.

‚ÄúLa llamada polic√≠a metropolitana es un artificio de propaganda gubernamental. La present√≥ a la carrera, con trompicones, para tener algo que decir en el segundo informe. No necesitamos ser adivinos para saber que cuando hable de seguridad, habr√° de presentar espectaculares videos, para mostrar que hay nuevos uniformes, patrullas y 500 elementos. Los mismos de seguridad p√ļblica que s√≥lo transfiri√≥. Con las mismas t√°cticas y denuncias de tortura cuando hacen las detenciones. Roban a los ciudadanos si los encuentran en las noches, en estado inconveniente. Con la polic√≠a metropolitana, Carreras busca equilibrar al alcalde de la capital, Ricardo Gallardo. Son 500 elementos para m√°s de un mill√≥n de habitantes. Es rid√≠culo. Si dividimos las patrullas a cada potosino le tocar√≠a una calavera. Carreras debe apuntalar las polic√≠as municipales, que est√°n descalificadas para cumplir sus tareas. Hay municipios que tienen dos o tres agentes‚ÄĚ.

Oswaldo R√≠os enfatiz√≥ que Carreras busca dejar de fiscal general a Garza, como pretendi√≥ hacerlo el presidente Enrique Pe√Īa, que trat√≥ de investir al procurador Ra√ļl Cervantes. Se lo impidi√≥ el movimiento c√≠vico organizado, diputados del PAN y PRD, que generaron una crisis de ingobernabilidad en la c√°mara y obligaron a rectificar la propuesta. ‚ÄúEn San Luis notamos que el movimiento ciudadano, que tiene ferocidad y franca animadversi√≥n contra el congreso, se porta sumiso frente a Carreras. Con un desplegado, avalaron la llegada de Garza al nuevo cargo. A nivel nacional hubo debate en el congreso, a nivel local, se usa el recinto para el burlesque, una carpa donde se montan espect√°culos decadentes de cabaret barato. Los partidos opositores no ejercen los contrapesos, salvo el PAN. El PRD, controlado por el dueto de Ricardo Gallardo Ju√°rez y Ricardo Gallardo Cardona, co-gobierna con Carreras‚ÄĚ.

Expuso que Marcelo de los Santos fue un gobernador fuerte. Al final del sexenio, el PRI le hizo una campa√Īa adversa para que ganara el cirujano Fernando Toranzo. ‚ÄúEl panista aguant√≥ y ahora camina tranquilo por San Luis. Toranzo ten√≠a problemas de car√°cter, de personalidad. Se enojaba con facilidad. Era hedonista. No le gustaba el ejercicio del poder. Al cierre, tuvo una salida negativa. Ahora arrastra esc√°ndalos de √≠ndole familiar que han trascendido. Carreras no ha llegado siquiera a ejercer el poder con la median√≠a de Toranzo. No tiene la m√≠nima autoridad, no sabemos c√≥mo va a concluir. Si Marcelo de los Santos termin√≥ con dificultades, no imaginamos c√≥mo ser√° el de Carreras. Si contin√ļa con el mismo estilo, le dar√° terror entregarle la estafeta a Gallardo Ju√°rez. Le he llamado el corredor constitucional del estado. Ha sido su √ļnica respuesta ante los problemas. Sale a correr como un acto de cobard√≠a, evasivo de la realidad y las exigencias de los potosinos. Es un hombre que no quiere gobernar. Tenemos un bur√≥crata de alto nivel, que ocupa una oficina en el palacio estatal‚ÄĚ.

R√≠os Medrano expuso que las zalamer√≠as que rodearon el ascenso pusil√°nime de Carreras no significan que tenga habilidades pol√≠ticas. ‚ÄúLo llam√© Tiquismiquis. Tiene una pulcritud en las formas, que le sirvieron de manera extraordinaria para hacer relaciones p√ļblicas. Pero gobernar no equivale a frivolizar el poder. Se relaciona con el costo de tomar decisiones. Se le puede decir lo que debe hacer. Fue un excelente empleado de Felipe Calder√≥n y Toranzo. Pero como empleado de los potosinos, es un fracaso. El cargo que le dio la ciudadan√≠a es para que gobierne y tome decisiones, lo que no sabe hacer. Se le vio la vena pol√≠tica, su curr√≠cula acad√©mica e intelectual. Si el sue√Īo era ser gobernador, lo traicion√≥ desde el momento que gan√≥. Se dedica a hacer todo lo contrario de lo que dice. Es incongruente de principio a fin. En la toma de protesta, ofreci√≥ castigar los actos de corrupci√≥n. Pero s√≥lo fue una broma macabra. Ninguna persona en San Luis ha sido acusada por conductas deshonestas. Adem√°s, Carreras oper√≥ para que el congreso aprobara las cuentas p√ļblicas de Toranzo, Gallardo y del ex edil Mario Garc√≠a‚ÄĚ.

‚ÄúNo combati√≥ la impunidad, la solap√≥ y garantiz√≥. Uno de sus funcionarios, el secretario de finanzas, Jos√© Luis Ugalde, en grabaciones ocultas, le dijo pendejo y no pas√≥ nada. Todos sus colaboradores y potosinos supieron que se le puede insultar sin que haya consecuencias. Vino el diputado local del PRI, Alejandro Segovia, quien le dijo, le faltaban huevos y no pas√≥ nada. En una pancarta, en un acto del ayuntamiento, le volvieron a decir pendejo y se mantuvo inalterable. Tiene m√°s respeto de sus cr√≠ticos, que de frente le planteamos algo sin ofenderlo, que de sus aliados y colaboradores. Le hemos dicho que evade, corre a los problemas, con respeto a la persona. Los que no lo hacen, deben ayudarlo a hacer un papel decoroso. En Carreras se impone el temor a no decidir. No es capaz de resolver un problema pol√≠tico, donde existen varias partes en conflicto. No es sencillo gobernar. Pero con voluntad libre y valiente, el que no es capaz para gobernar, puede aprender‚ÄĚ.

‚ÄúPero a Carreras le gana el miedo a no quedar mal, no quiere rasparse, desgastarse, echa a perder todas las decisiones acertadas que pudiera tener. Se queda en la par√°lisis. Es lo que tenemos, la ausencia de gobierno. Hay quienes disfrutan el ejercicio del poder. Carreras lo padece. Es la parte fr√≠vola de sus tareas. Se sube a una bicicleta, simula que la maneja en la zona industrial. En avenidas donde no hay baches. No sali√≥ un asaltante para quitarle el medio de transporte. No le echaron encima un taxi o cami√≥n urbano. Cualquiera que intente ir al mismo sitio, le pasar√° una tragedia. Fingi√≥ en un video, que us√≥ la bici para ir a inaugurar una f√°brica. La burla radica en que es un suicidio trasladarse hasta donde fue. Pero en su mundo, nadie le dice que es imposible. Es lo que muestra el nivel de evasi√≥n. No entiende que vive una realidad diferente. Lo hace parecer como un buf√≥n, similar al diputado local del PRI, Jos√© Luis Romero Calzada‚ÄĚ.

‚ÄúCarreras tiene un pacto transexenal con el alcalde de la capital, Ricardo Gallardo Ju√°rez, con el que acord√≥ entregarle el gobierno estatal. No existe un contrapeso del edil contra el gobernador. Son aliados. El acuerdo est√° m√°s vigente que nunca. Carreras es el primer gobernador priista que busca gane la presidencia de la rep√ļblica la panista Margarita Zavala. A nivel local le entregar√° la estafeta al PRD. Es un mandatario que no razona en un proyecto sucesorio de su partido. A nivel municipal tiene empinado al PRI. Ha ordenado que no oponga resistencia a Gallardo. ¬ŅAlguien recuerda una postura cr√≠tica del PRI municipal respecto al edil?. No existe. En cambio en el PAN, es otra la historia. Al l√≠der estatal, Xavier Azuara, le infiltraron la bancada, para dividir la fuerza parlamentaria en el congreso. Una parte se qued√≥ en la corriente de Los Broncos, que maneja el diputado federal, C√°ndido Ochoa y Ricardo Gallardo. Al l√≠der del comit√© municipal del PAN, Maximino Jasso, por censurar el desempe√Īo de los Gallardo, lo atacaron a trav√©s de espectaculares‚ÄĚ.

‚ÄúLos opositores en San Luis no est√°n en el PRD que controla Gallardo. Cohabitan. Hay un plan transexenal muy claro. Carreras es un personaje que acostumbra sacrificar a los dem√°s para salvarse a s√≠ mismo. Es un rasgo caracter√≠stico de la cobard√≠a. Arriesga como responsables a los dem√°s. No asume costos por las erradas decisiones o falta de decisiones en el ejercicio de gobierno. Va a entregar al PRI al matadero a cambio de que Gallardo le garantice que no ser√° el primer ex gobernador de San Luis que termine en la c√°rcel‚ÄĚ.

-¬ŅLas alianzas nacionales del PRD y PAN afectan el oscuro contubernio?

-Queda en medio. Se les puede atravesar el cord√≥n umbilical en el cuello. Puede ser un pacto muy complicado. La gran dificultad del frente nacional es c√≥mo resolver a nivel local que grupos como los de Gallardo, no funcionan en la l√≥gica opositora al PRI, al contrario, negocia con el PRI. Es un problema may√ļsculo saber actuar en San Luis. El PRD ya no es genuino como antes. Se le pod√≠a acusar de todo, hasta de ponerse en contra de su propia figura. Pero no se le pod√≠a recriminar que no fuera un partido de izquierda, donde milit√≥ Carlos L√≥pez Torres, Guadalupe Almaguer, Octavio Garc√≠a Rivas, Edgar Murgu√≠a. Gallardo es todo lo que quieran, menos perredista. El PRI y Gallardo tienen un com√ļn opositor que es el PAN. El frente nacional tiene como enemigo al PRI. En lo local, prevalece la inc√≥gnita de que si el PAN y PRD van juntos, ¬Ņdonde incluyen a Gallardo?, significar√≠a el aniquilamiento del PRI. Carreras vivir√° una pesadilla los pr√≥ximos tres a√Īos. La alianza lograr√° una mayor√≠a absoluta. El PRI no ganar√° un solo distrito. En lo electoral se trata una maniobra exitosa. El problema ser√° de orden interno, √©tico. En el otro extremo, imaginemos que el frente se hace sin Gallardo, viene un escenario peligroso. Puede aterrizar sus planes con el PRI o Morena. Al frente nacional no le estorban los conflictos internos del PAN, provocados por el gobierno de Carreras. Lo afecta el gobierno de Gallardo, que tiene un pacto transexenal con Carreras. Es por lo que el presidente estatal del PRD, Jos√© Luis Fern√°ndez, tiene un doble discurso. Quieren el frente, siempre y cuando Gallardo sea el usufructuario de las negociaciones. No lo aceptan, salvo que se respete un esquema de equilibrios, ya que tienen las negociaciones avanzadas con el PRI. El PRD no cuestiona a Carreras. Sus diputados nunca han votado en contra de sus iniciativas. Tambi√©n aprobaron las cuentas del ex edil Mario Garc√≠a al que Gallardo amag√≥ con meter a la c√°rcel. A Carreras le avalaron la ley de ingresos, presupuesto de egresos. No han ido en contra de las posturas del PRI. El PAN si ha criticado a Carreras y Gallardo. El pacto se documenta todos los d√≠as. Carreras no es panista, es Calderonista. El frente nacional es tambi√©n una bomba letal para el gobernador que trata de salvarse con la llegada de Margarita Zavala a los Pinos. El frente tampoco la favorece, porque lo construy√≥ su enemigo, Ricardo Anaya. Est√° claro que buscan ganar la presidencia, pero no qui√©n ser√° el candidato.

-¬ŅLe preocupa a Gallardo y Carreras la irrupci√≥n del diputado federal Xavier Nava?

-Soy muy esc√©ptico de lo que hace Nava. Es diputado federal gracias a Gallardo. No mienten los seguidores del alcalde cuando lo mencionan. Nava ha tratado de montarse de manera oportunista en las coyunturas nacionales y movimientos c√≠vicos para crecer en lo pol√≠tico. El proyecto pol√≠tico de Nava se incuba en el gobierno estatal. Se le ocurri√≥ a Carreras para tener una quinta columna en el PAN, donde algunos activistas trataron de hacerlo candidato y les gusta celebrar en p√ļblico que es un gran gobernador. A Nava no le ayuda tratar de usufructuar el apellido de su abuelo, Salvador Nava Mart√≠nez. Pero no se compromete en los hechos con las conductas de su familiar. Se comporta como un hombre que pertenece a la cultura y clase pol√≠tica que impuls√≥ a Carreras.

-¬ŅA Gallardo le conviene m√°s reelegirse o buscar otro esca√Īo?

-Su problema es que para el 2018, el frente nacional le impide jugar las cartas del senado y las diputaciones federales como lo hizo en el 2015, donde puso al que le dio la gana. Incluso Xavier Nava. También negoció con el ex candidato a gobernador del PRD, Fernando Pérez Espinosa otras posiciones. Las senadurías y diputaciones federales se van a decidir en el centro. Gallardo sólo tendrá incidencia en las alcaldías y curules locales. Va a continuar en la alcaldía para mantenerse posicionado en la carrera por la gubernatura. Los cargos federales se van a someter a los arreglos que tengan el PAN y PRD a nivel nacional. Pueden decidir que las posiciones que ya tienen en cada estado, se mantengan. Por ejemplo, si el PAN ganó la senaduría, pongan los candidatos. Y dónde triunfó el PRI, ubiquen al que logró el segundo lugar. Por lógica, en San Luis los candidatos al senado los empujaría el PAN. Los mismos Gallardo han dicho que las siglas del PRD les pertenecen.

-Existen evidencias de que el PRI volver√° a utilizar a los Gallardo en las elecciones del 2018, para tratar de conservar la presidencia de la rep√ļblica. A cambio, los podr√≠an compensar con todos los ayuntamientos de la zona centro de la entidad.

-Es un escenario factible siempre y cuando el PRI se mantenga cerca en la competencia con el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Ponerlos como moneda de cambio, disculparlos en observaciones de carácter fiscal, financiero y legales en los municipios de la capital y Soledad. Me parece que es un cuadro que no se dará. El PRI se va a desplomar al tercer lugar electoral. En un momento de competencia entre López Obrador y el candidato del frente, el PRI tendrá que optar entre permitir la llegada del Peje o negociar con el frente. Quedarse con la alternativa más conveniente. En los acuerdos cupulares, no tienen valor otras negociaciones con los Gallardo. Otra vertiente es sopesar cuánto vale el apoyo de los Gallardo para López Obrador en San Luis. He advertido que pueden brincar a Morena. Es una posibilidad cada vez más tangible, en la medida que no tengan la opción de imponer su real voluntad. Están acostumbrados a tomar todas las decisiones. Ahora con el frente, habrán de incidir el PRD y PAN, al que detestan. Pero si el gobierno logra desinflar al frente, hacerlo poco competitivo y el PRI se quedara en la competencia contra Morena, por supuesto que el PRI sería la primera alternativa de los Gallardo para negociar. Lo que hacen es aumentar las expectativas de las apuestas, como si estuvieran en Las Vegas. Pero construyen un bosquejo donde no contemplan tales variables. Presumen que son imbatibles en lo electoral. Juegan a imponer el blof de que nadie les puede ganar. Y lo que suponen es una realidad consumada. Es la base de su propaganda. La soberbia en política es mala consejera. Hay que considerar todas las opciones.

‚ÄúUn ejemplo concreto fueron los recientes sismos. Poco tiempo antes, el escenario pol√≠tico era otro. Las emociones de la gente respecto a la pol√≠tica son diferentes. Pasaron del encabronamiento contra el presidente Pe√Īa a otro momento de sentirse orgullosos de ser mexicanos y solidarios. El repartir despensas y garrafones de agua no asegura una base electoral. Puede dar mejores condiciones, pero en pol√≠tica sucede lo inesperado. Adem√°s los Gallardo tienen un desgaste natural en el ejercicio del gobierno. Ganaron con una diferencia muy alta, poro con una cantidad de votos muy baja. Ha habido alcaldes del PAN que se han colado con el doble de los votos que sac√≥ Gallardo Ju√°rez. En los comicios donde se impuso, salieron pocos potosinos a votar. Hab√≠a un desencanto reciente de dos p√©simos ex alcaldes del PRI, Victoria Labastida y Mario Garc√≠a. ¬ŅQu√© pasa si hubiera un escenario donde surge un candidato de otro partido que congregara altas simpat√≠as, por ser cre√≠ble, carism√°tico, pol√©mico, que no aparece en los reflectores? Y que jalara la misma cantidad de sufragios, similar al 2012. Y meta en conflictos el apoyo clientelar de Gallardo. No sabemos cu√°ntos votos duros tenga. Tal vez 10 mil. Y con la alcald√≠a los increment√≥ al doble. Con 20 mil no gana la capital, se necesitan 115 mil. Se impuso porque canaliz√≥ el hartazgo hacia el PRI, no porque tuviera una amplia base. Ahora hay que analizar si tiene en contra el hartazgo de la ciudadan√≠a. Gallardo va a mantener el pacto con Carreras hasta que le sea rentable‚ÄĚ.

‚ÄúCarreras es un sujeto miedoso en el ejercicio del poder. No ha podido cambiar al secretario de seguridad p√ļblica, Arturo Guti√©rrez. Antes del primer informe, anunci√≥ que iba a remover funcionarios. Est√° consignado en los diarios. Pero no tom√≥ ninguna decisi√≥n. Hace algunos d√≠as, el secretario de gobierno, Alejandro Leal Tov√≠as, adelant√≥ que habr√≠a cambios en seguridad p√ļblica despu√©s del informe. Pero luego Carreras lo desminti√≥. Es un personaje preso de sus propias incertidumbres. No puede gobernar en su gobierno‚ÄĚ.

-Toranzo, con todas sus ineptitudes, le impuso a su ex jefe Marcelo de los Santos, sanciones multimillonarias, hist√≥ricas. ¬ŅNo pasar√° lo mismo con Carreras respecto a Toranzo, que lo tuvo como secretario del ramo educativo?

-Carreras ha cobijado a los principales cuadros de Toranzo, al que le guarda gratitud, como Fernando Ch√°vez, al que hizo coordinador de los diputados locales. Tambi√©n le entreg√≥ una curul a la ex directora de Atenci√≥n a V√≠ctimas, Marta Orta. Al ex secretario de gobierno, C√°ndido Ochoa, lo impuls√≥ para diputado federal. Fueron compa√Īeros de gabinete de Carreras. Aunque Ochoa es una amenaza latente, prefiere pactar. No le vimos ninguna exigencia p√ļblica respecto a Toranzo. Sigue sometido al galeno, act√ļa como su empleado.

-¬°Otra vez le ganar√°n a Carreras las principales posiciones electorales, las distintas corrientes que lo impulsaron?

-Es probable que ocurra, lo que ya se registra en el PRI estatal, donde puso como dirigente a Mart√≠n Ju√°rez, que no ha trascendido. Y como no hay elecciones internas, se impone el dedazo. Tampoco tomar√° decisiones y aceptar√° que le impongan cuadros y candidaturas. Lo otro es ¬Ņa qui√©n puede proponer como candidatos si carece de equipo?. Tal vez busque posiciones para el oficial mayor, El√≠as Pecina y la presidenta estatal del DIF, Lorena Valle. La corriente de Carreras se agota en el DIF y la Oficial√≠a Mayor.

-¬ŅPuede dar un golpe de tim√≥n en los cuatro a√Īos que le restan?

-Los antecedentes dicen que no. Es factible que la crisis se haga más grande. Ojalá ocurra un milagro y recupere el control de su gobierno. Se sacuda los intereses y cadenas que arrastra. El senador Teófilo Torres Corzo le impuso medio equipo. Los grupos políticos dentro del gabinete están en pugna. Debe releer su discurso de la toma de posesión. Y suponga que es verdad lo que dijo. No era demagogia del PRI y sí un compromiso ético, emplazado con la ciudadanía a cumplirlo. Si actuara en consecuencia, sería capaz de tomar otras decisiones y hay tiempo suficiente. Le puede servir para tener un gobierno positivo y evitar que se vuelva el mandatario más detestado de la historia. Creímos que después de Toranzo, no habría otro peor, era imposible. Ahora se constata que Carreras lo puede superar. Es el incentivo que debe moverlo, recuperar la gobernabilidad. O terminará avasallado por fuerzas ambiciosas, tan poco controladas, poco respetuosas de la ley. También imaginé que iba a despertar el hombre opacado, que podría amanecer como un tirano, lo que se nota complicado.

-Algunos colaboradores cercanos a Carreras mencionan que cuando llegaron, ya estaba todo repartido, por lo que tienen poco margen de maniobra. Pero a la mitad del sexenio, ahora sí podrá imponer sus alcaldes, diputados locales y senadores. Entonces si tomará las riendas para demostrar quién es en realidad el doctor en derecho.

-¬ŅEntonces tres a√Īos los cobrar√° gratis?. ¬ŅSignifica que los tres a√Īos ser√°n un simulacro?. Le tengo malas noticias. El tercer a√Īo puede ser el comienzo del fin de los gobiernos. Inicia el declive. El primero y segundo, son de empoderamiento, loas y celebraciones. Lo que viene despu√©s puede ser un martirologio. En la teor√≠a, estaba llamado a realizar un papel decoroso. Cargaba las credenciales acad√©micas, pol√≠ticas y personales. Siempre supuse que no estaba hecho para gobernar. Sus cualidades personales languidecen frente a su incapacidad para decidir. Nunca lo apoy√©. Cuando tom√≥ posesi√≥n, le hice una carta p√ļblica, donde le dije que esperaba equivocarme. Y entonces, reconocer que fue capaz de hacer lo que la gente esper√≥.

 

Comments

comments

alcalde de la capital gobernador gobernador Juan Manuel Carreras Juan Manuel Carreras Juan Manuel Carreras López La Noticia política PRD PRI revista revista La Noticia Ricardo Gallardo Juárez San Luis Potosí

Comments

comments