download

Después de 7 años de búsqueda, no encuentran a Daniel Elías Mendiola Acosta

31 julio, 20197:03 pmAutor: La NoticiaCapital Noticias

La vice presidenta de Voz y Dignidad por los Nuestros, Guadalupe Mendiola Acosta, tiene casi 7 años que busca sin reposo ni éxito a su hermano, Daniel Elías Mendiola Acosta, que le arrebataron en Ciudad Mante, Tamaulipas. Al juntarse con otras víctimas, surgió el organismo que ayuda a otros a buscar sus familiares. El movimiento empezó con Edith Pérez Rodríguez como presidenta. Sus dos hijos desaparecieron el 14 de agosto del 2012. Mi hermano el 7 de noviembre del 2012. En el caminar nos encontramos y decidimos unirnos al ver que las autoridades no hacían caso. Pusimos denuncias. Se nos unieron otras familias potosinas. Comenzamos a tocar puertas aquí y allá. Alzamos la voz. En el 2014 y 2015, encontramos otras familias que padecían lo mismo. Tenían una querella, pero no las atendían en el ministerio público, ni en la policía. No había un trabajo de investigación. Hemos avanzado mucho en el colectivo, al articularnos. El gobierno estatal desde el 2018 nos apoya, al abrirnos las puertas con la fiscalía. Se formó la unidad de personas desaparecidas. Hay un comisionado estatal de búsqueda a partir de que salió la ley de desaparición forzada y de particulares. San Luis es uno de los 15 estados que cuenta con las figuras. También abordamos los temas de las fosas clandestinas, comunes y anexos”.

“Soy de Valles. Agrupamos más de 300 familias que tienen uno o más desaparecidos. A veces buscamos uno y resulta que fueron cuatro, como en mi caso. Con Edith, cinco. Hay otros episodios en Aquismón, San Antonio, lo que es la huasteca norte. Pasó el asunto de 29 migrantes que viajaban en un autobús de la línea Pirasol. En la capital el asunto de la señora Carmelita y su hijo Moisés, con el que se fueron otras cuatro personas. La perito de la procuraduría, María Guadalupe González Vázquez y su hijo Alan Tadeo Morales González. Son situaciones que apoyamos. Mi hermano desapareció junto con su chofer, Gerardo Uribe Rodríguez. Teníamos un negocio de video juegos. En tal ruta, del 2012 al 2014, mucha gente de la huasteca se esfumó al viajar a la frontera. Pidieron rescate y lo entregamos, pero hasta ahora no lo han regresado. Hubo detenidos que han declarado. Pero el poder judicial les otorgó la libertad. Le reclamamos a los jueces y magistrados, que no tomaron en cuenta tantas evidencias, declaraciones, fosas clandestinas que los implicados señalaron dónde los dejaron. ¿Cómo es posible que los suelten?. Es un luchar y caminar contra la corriente. ¿Dónde están las pruebas que juntamos para que fueran detenidos?. Ahora que deben ser juzgados y procesados, sus derechos pesan más que los de nosotros”.

“Le quitaron la voz, no pueden defenderse y decir  lo que sufrieron. Luchamos para que se haga justicia y llegar a una verdad. Los detenidos hablaron del caso, pertenecían al grupo de Los Zetas. El proceso se llevó a cabo y les quieren otorgar la libertad. Por fortuna, hay víctimas directas y les abrieron cerca de 10 procesos más. Después de los casos de mi hermano y Uribe, desaparecieron las dos personas que entregaron el rescate. Los 5 familiares de Pérez, fueron víctimas de la misma célula delictiva. Pasó igual con otras 200 gentes. Los buscamos en un predio ubicado en Tamaulipas donde señalan que los dejaron. Algunos que  fueron confirman que sí existe el campo de exterminio. Hacemos un llamado al poder judicial a la hora que aplican su criterio. Tomen en cuenta todas las pruebas que hay. Dicen que no hacen las leyes y tienen que resolver conforme a lo establecido. Tal vez quieran que llevemos a nuestros desaparecidos y declaren. Ignoran que los criminales les arrebataron la voz y ya no pueden”.

“Los asesinados en San Fernando a manos de Los Zetas, ocurrieron en el 2010 y 2011. Lo de nuestros seres queridos pasó en el 2012, pueden estar en cualquier lado. Hemos encontrado gente de otros estados donde hemos buscado. No sabemos el actuar de los delincuentes. En el caso de Edith Pérez, sus cinco familiares venían de Estados Unidos de un viaje de paseo. A sus hijos, sobrinos y hermano los detuvieron por Ciudad Mante. Los desaparecieron, no fue secuestro. Los Zetas dijeron que los detuvieron en el 2014. Los magistrados sostienen que sus testimonios no valen cuando confesaron lo que hicieron”.

“En el tema de los jóvenes que anduvieron en la campaña por la gubernatura del doctor Fernando Toranzo, la indicada para hablar es la señora Carmelita, mamá de uno de los caídos. Se hacen búsquedas en Moctezuma, ya que mucha gente desapareció por el rumbo. Se han encontrado restos, esperemos que alguno salga positivo. Desconozco los detalles. Somos tantos que cada quien, de cierta manera, lleva su caso. En el mío y el de Pérez, pasaron por el momento equivocado. Se sumaron las omisiones del gobierno, que fueron muy altas. Las desapariciones forzadas las comete el estado. El secuestro, las células delictivas. En Ciudad Mante hemos encontrado campamentos con ropa y mochilas. Tenemos fotografías donde les quitan las pertenencias a las personas o los reclutaban para sus fechorías. Con Felipe Calderón hubo negociaciones con la delincuencia. Ahora cuando se pierde una persona, la búsqueda es inmediata, con protocolos precisos. Se llegan a encontrar porque se activan las alertas. La ciudadanía pone las quejas y ayuda en la búsqueda, lo que no sucedía antes por miedo. Voz y dignidad es un contrapeso del gobierno”.

“Dicen que las jóvenes se van con el novio para no hacer la búsqueda. No son las formas de actuar ni de decirlo. Dimos pláticas en la facultad de derecho de la universidad autónoma, donde fuimos invitadas. Mencionamos que hay mucha responsabilidad de los papás, pues debe de existir diálogo con los hijos. Cuando salen, decir a dónde van y con quienes están. No llegan a casa y los padres hablan a la fiscalía o derechos humanos. Se hace la alerta de búsqueda y resulta que se fueron de fiesta, de vacaciones, con lo que retrasan las pesquisas de otros que las necesitan más. Se dilapidan recursos humanos, económicos, policiales y personales por muchachos que andaban de parranda. Se debe tomar conciencia, no como una crítica. Les digo a los medios informativos que nos ayuden a quitar el amarillismo. El colectivo necesita la ayuda. Educar a los muchachos con un sentido social, ya que el actual está quebrado”.

“Las autoridades trabajan con la mejor voluntad de buscar y encontrar a las víctimas, pero también le toca a los padres colaborar. Es muy feo escucharlos no saber dónde se hallan sus hijos. Ahora se aplican las búsquedas inmediatas. Está la unidad de personas desaparecidas, que depende de la fiscalía. Cuenta con una responsable que es la licenciada Luz María Montes Mariano y la Comisión Estatal de  Búsqueda que depende de la secretaria de gobernación. El responsable es el ingeniero Jesús Juárez. Son dos personas básicas que fueron electas y aprobadas por los colectivos. La encargada de la alerta Ámber es clave en las búsquedas. Los tres organismos se coordinan y han llegado a resultados positivos. No sabemos a lo que estamos expuestas en la calle, quisiéramos saber quién obra de mala fe y quién no. No se puede confiar en nadie. Desde el que usa traje o el que anda muy mal vestido. Debemos apoyarnos unos con otros. Hasta que pasa una tragedia entendemos el tema. No puede ser. Ojalá logremos que en algunos años más, ya no exista ningún ausente”.

“El poder judicial no ayuda mucho a disminuir los delincuentes. Faltan asesores jurídicos efectivos para lograr más. Involucramos a todos los organismos de gobierno para solucionar la problemática. En los sistemas de vigilancia de San Luis, una que otra cámara sirve. O no hay en muchos lugares. Se deben de tomar en cuenta todas las políticas públicas que se solicitan. En la capital, Valles y Soledad han declarado la alerta de violencia de género. Es lamentable que los presidentes municipales no cumplan con los mecanismos de seguridad solicitados. Es importante que colaboren para terminar con el fenómeno. O no sirve lo que aportamos. Lo que sufrimos no se lo deseamos a nadie. Hay otras asociaciones que miran distintos delitos. Voz y dignidad está formada por familiares de personas desaparecidas. Hay otros 4 grupos solidarios que nos respaldan. Vamos a luchar unidos para encontrarlos. Al estar roto el tejido social, existen casos que nunca debieron pasar. Es algo que se puede trabajar desde las instituciones y la familia”.

Comments

comments

Comments

comments