Los resabios de un golpe de mano en el congreso

14 octubre, 20208:48 pmAutor: Oralia Guzmán MendozaCapital Municipios

Al perder el control de la mesa directiva del congreso local, que les tocaba por acuerdos previos, los diputados de Morena bloquearon el acceso a la tribuna el 13 de septiembre. En la asamblea que se efectuó a los dos días, calificaron de gandalla el arribo de la panista Vianey Montes Colunga. Le gritaron corruptos y traidores a los demás legisladores que avalaron el golpe de mano. El conflicto resurgió cuando, a través de  redes sociales, se filtró la captura de pantalla de un diálogo colectivo en whatsapp donde la priista Beatriz Eugenia Benavente Rodríguez, arremetió contra el ex titular de la Junta de Coordinación Política, Edson de Jesús Quintanar, al que calificó como el más corrupto que ha existido en el cargo.

Sugirió que los legisladores de Morena, son hambreados y les falta capacidad, por lo que algunos le dan “penita”. Amenazó con exhibir los beneficios adicionales que tienen sus homólogos. Ventiló que hubo acuerdos para arreglar cuentas  y meter a la nómina del congreso, personas allegadas a los legisladores. Después del alboroto que causó en redes sociales la filtración de la charla privada, Benavente, en su página de Facebook, avaló la autenticidad de lo dicho. Aseveró que en nada se retractaba. También ventiló lo que había externado. El diálogo lo inicia Beatriz Benavente, que le envía un saludo a la morenista Rosa Zuñiga. “Te mando un abrazo y reconocimiento por todo”.

Añadió que los legisladores de Morena, organizan las manifestaciones con sus maridos, achichincles y servidores de la nación. Les pide, “ya bájenle a sus ridiculeces, hay quien lo hace con solvencia moral, pero otros, neta, dan penita. Rosita, como Paola Arreola, Mario Lárraga y Pedro Carrizales, merecen más reconocimiento que otros simuladores. Es por lo que hoy, Vianey Montes, es presidenta de la mesa directiva, le duela a quien le duela. Aprendan a conectar sus gritos con lo que hacen”. En otra parte del chat, Benavente, les dice a los legisladores de Morena, “aprendan a cabildear, a reconocer perfiles y dejar de morirse de hambre. Hay formas de ganarse dignamente la vida, pero no con simulaciones y jaladas, disculpen lo directa que soy”.

En otra parte de la charla, sin dar nombres, alude a la diputada Alejandra Valdés Martínez, denunciada en abril del 2019, por su ex asesor Paul Ibarra, por pedirle parte de su sueldo asignado, para beneficio de su jefa. La legisladora del PRI expresó: “¿quieren que hablemos de honestidad, congruencia y corrupción? Estaría padre que cada de uno comparta, ¿cuántas gentes han contratado en el congreso? ¿A cuántos se les pide parte de su sueldo para guardarlo o distribuirlo?. ¿Cómo salieron las cuentas  y los acuerdos que hizo su impresentable coordinador de bancada en la Jucopo?”

“Vamos exhibiendo. No tengo problema, porque no estoy hambreada. Yo no recomiendo a constructores”. Advierte: “la próxima manta puede tener más datos que una presunta presidencia gandalla, cuando lo único que ponen en evidencia, es falta de solidez de grupo, de trabajo político y construcciones de acuerdos”. El del Verde Ecologista, Edgardo Hernández, le responde a Benavente. “Hay que exhibirlo todo, pero todo. Tengo mensajes de audio con calumnias a mi persona, por parte de una dama que me llamó ebria a las 2:30 de la mañana. Sin respetar a mi familia. Jamás en la vida he intimidado con tal persona. Conmigo quien se mete, se mete. En tribuna pondré el audio”. En otra parte del chat refiere. “Gracias a dios que mi estatutos sigue igual. No, ha bajado, aquí no gano lo que obtengo en mí despacho. Vi a muchos llegar en huaraches. Dejo mi curul si a alguien le consta que soy corrupto”.

Expuso que algunos medios hicieron escarnio público. Y que entre los legisladores, había “un chismoso o chismosa, traidor o traidora, que había filtrado las capturas de pantalla del chat. El que lo hizo, no tenía madre, ni merecía la curul. Reiteró que fue agredido, pero no iba a exhibir en forma denostativa a la persona que lo hizo. Se contradijo, pues adelantó que iba a mostrar en tribuna el audio de quien le llamó en la madrugada para atacarlo.

Le restregó a sus compañeros, que todos saldrán raspados. Nadie les dará medallas o trofeos. Les dijo que la sociedad no quiere tales espectáculos, sólo reclama seguridad pública. Volvió a exigir la renuncia del secretario de seguridad pública, Jaime Pineda Vargas. Furibundo, arremetió contra el gobernador, Juan Manuel Carreras, al que pidió, deshacerse del “infeliz, malogrado secretario de gobierno, Alejandro Leal”. Al secretario de finanzas, Germán Pedroza Gaytán, le dijo que no tenía vergüenza, por pedir restructurar la deuda y le quedaba grande el cargo. Se sumó el diputado de Movimiento Ciudadano, Eugenio Govea, al que los legisladores de Morena le atribuyeron, junto con el panista Rubén Guajardo, orquestar la estrategia para despojarlos de la directiva. “En  una democracia se gana y se pierde y para entenderlo, hay que saber contar. La planilla encabezada por Morena perdió tres veces las votaciones en el pleno. La primera 15-10, la segunda 13-12 y la tercera 13- 12”.

“La planilla encabezada por la diputada Vianey Montes obtuvo 17 votos a favor y 7 en contra ¿Dónde está la corrupción y el agandalle?. Les pido reconsideren su actitud de ofensas y agresiones porque todo tiene un límite”. Los comentarios de Benavente llegaron a la tribuna. En la sesión ordinaria del 18 de septiembre, en asuntos generales, la diputada de Morena, Angélica Camacho Mendoza, que se sintió aludida, la retó a demostrar la injerencia de su esposo en la protesta de simpatizantes de Morena en el congreso. Aseguró que su cónyuge, siempre ha sido activista, goza de los derechos políticos y libre personalidad.

Exaltó sus méritos como policía. “Ha derramado literalmente su sangre en defensa del pueblo potosino, algo que ninguno de ustedes hará en la vida. Si consideran y pueden probar que hizo algo negativo, actúen en consecuencia”. Le pidió a la legisladora, ser específica en los señalamientos de corrupción, de los que hablo en el chat y que presente la denuncia ante la fiscalía. Le recordó que el daño moral también es punible. Insistió en que no se respetó el acuerdo previo que existía para que Morena presidiera la mesa directiva del congreso y las tres propuestas de Morena no fueron aceptadas. Los que votaron por la mesa directiva electa, buscaron quedarse con la posición, por ser un año electoral.

Les dijo que mostraron su falta de honor al quedarse a toda costa con la presidencia. “Es por lo que cortaron las trasmisiones de la sesión, para que el pueblo no se enterara de sus fechorías. Si  ser  policía, obrero o empleado es denigrante para algunos diputados, no lo comparto. Me siento orgullosa ser del pueblo”. El legislador de Conciencia Popular, Óscar Vera, afirmó que hubo un trato de caballeros que no se respetó, para que el último año, Morena presidiera la mesa directiva. Señaló que el PAN, encabeza por segunda vez, la presidencia, como que si no hubiera más partidos o personas. Se dirigió en varias ocasiones a la diputada Vianey Montes Colunga como presidenta ilegitima. Pidió al PAN recapacitar, renunciar al cargo para devolverlo a la bancada de Morena. A Benavente y Angélica Camacho, les solicitó olvidar los agravios. El legislador del PAN, Rubén Guajardo, salió en defensa de su compañera de partido y le dijo a Vera que Vianey Montes no tenía nada de ilegitima, ya que fue electa conforme a derecho.

 

 

 

Comments

comments

Comments

comments