Suspicaz y prolongado incendio en la Sierra de San Miguelito

17 junio, 20198:48 pmAutor: La NoticiaCapital Municipios Noticias

El litigante Carlos Covarubias Rend√≥n, que ha asesorado a los habitantes de la comunidad de San Juan de Guadalupe, habla sobre los incendios que se registraron en la zona cerril durante varias semanas. No deja fuera la sospecha de lo complicado que result√≥ sofocar las llamas, donde varios brigadistas resultaron heridos ante la tard√≠a respuesta de los diversos niveles de gobierno. ‚ÄúEl fuego se extendi√≥ por varias consideraciones. Cada a√Īo, en diferentes partes de la sierra, hay quemazones. Algunos muy peque√Īos, otros no tanto. En el 2018, en abril, dur√≥ 4 d√≠as, pero se termin√≥ con la lluvia. Se dio en los parajes del ejido de San Juan de Guadalupe, casi a la entrada de la comunidad. En el 2013 hubo otro m√°s grande, de casi 10 d√≠as, destruy√≥ 170 hect√°reas. Involucr√≥ parte de la comunidad en el √°rea del Cerro del Fraile, Cerro del Potosino y un lugar muy emblem√°tico que se llama La Alameda. Es como una ca√Īada donde surgen pinos y una arboleda. Cada rato hay incendios, se apagan y vuelven a surgir. Pero nunca se dieron en las dimensiones que ahora se vivieron. Los comuneros antiguos mencionaron que el √ļltimo gran incendio que hubo en San Miguelito fue en 1948. Fue tan grande que se quem√≥ la sierra entera. Tuvo un resultado tan fuerte que durante 14 a√Īos el ej√©rcito no permit√≠a que la gente incursionara a llevar a cabo el trabajo de carb√≥n ni otra actividad econ√≥mica‚ÄĚ.

‚ÄúEl reciente incendio gener√≥ una gran pol√©mica, econ√≥mica, social y pol√≠tica. Fue uno de los peores. Inici√≥ por Villa de Arriaga, baj√≥ en los l√≠mites de Escalerillas y San Juan de Guadalupe. Sigui√≥ hacia el sur. Toc√≥ de manera tangencial el √°rea de La Alameda y corri√≥ hacia Villa de Reyes donde empez√≥ a tener gran actividad en las dem√°s comunidades. Cuando el gobierno estatal dice que estar√° sofocado en algunas horas, se anuncia otro proveniente de Guanajuato. Entr√≥ por Jaral de Berrios, con varios anexos en San Luis. Se dijo que hab√≠a consumido m√°s de mil hect√°reas. Pero no hubo ning√ļn informe, salvo lo que se public√≥ en la prensa. Cuando el fuego estaba en dos puntos de Villa de Reyes, en el Fraile y cercan√≠as del Cerro del Potos√≠, de la nada, se vino el ramalazo‚ÄĚ.

‚ÄúEl secretario de gobierno, Alejandro Leal, manej√≥ una reincidencia. Lo interpretamos como otro incendio que se dio en las √°reas de San Juan y sus comunidades. Entonces aparece lumbre en un sector de Cerro de San Pedro, colindante con Armadillo, en un paraje cercano a la Sierra del √Ālvarez. Se genera el caos, desinformaciones de alto riesgo. Para la gente hab√≠a culpables, con nombres. Nosotros dijimos que era consecuencia de descuidos, abandono a la vida silvestre. La sierra tiene un decreto parcial, d√©bil, no hay un plan de manejo. La secretar√≠a del medio ambiente dice que est√° en proceso. Faltan planes preventivos para tales situaciones. Hay lugares donde se han tomado medidas precautorias, como en Guadalupe Victoria, en Mexquitic. En un lapso de 5 a√Īos han sembrado cerca de 100 mil √°rboles y plantas. Es una zona de las m√°s agraviadas por la familia Torres Corzo y otra bola de tipos que se quieren meter. Tambi√©n implementaron presas y bordos para prevenir incendios. Adem√°s, sirve para alimentar el riego natural de siembra y renovar la arbolaria. No garantizan que no haya incendios, pero se trata de prevenirlos. No existe una estrategia para salvaguardar la sierra de San Miguelito, porque tumbaron el decreto de √°rea protegida el a√Īo anterior. Est√° infiltrada por los desarrolladores‚ÄĚ.

‚ÄúTodo cabe en el marco de la urbanizaci√≥n. L√≥pez Medina tiene proyectado el paseo de las esculturas, son 33 kil√≥metros que atraviesan la sierra, donde pondr√°n 20 obras. El objetivo est√° colegiado con la iniciativa privada y el estado. Las llamadas asociaciones p√ļblicas-privada buscan concretar un programa de 2 mil millones de pesos. Abarca desde Horizontes hasta lo que es el trazo de la avenida del Gran Pe√Ī√≥n y la zona industrial. Es un dato p√ļblico. El tema se relaciona con el cambio de uso de suelo de 4 mil hect√°reas de acuerdo al plan que construy√≥ el ex edil Mario Garc√≠a Vald√©s en el 2013. Le fue entregado al alcalde Xavier Nava por los desarrolladores y comisionados, para utilizarlo con el permiso de la Procuradur√≠a Agraria en el 2018. No tenemos recursos para competir con los trillones de d√≥lares que tiene L√≥pez Medina y sus c√≥mplices, que hacen lo que se les pega la gana‚ÄĚ.

‚ÄúLo que podemos realizar es tirarles con todo para que le bajen. Pegarles en el tema medi√°tico y legal en los l√≠mites de lo posible. Mario Garc√≠a intent√≥ modificar el √°rea natural protegida del decreto del 2013 del plano desarrollo urbano a favor de los desarrolladores, pero se lo detuvimos. Entonces el alcalde Ricardo Gallardo Ju√°rez choc√≥ con L√≥pez Medina y se dan con todo un rato. Tumban a Gallardo. Se reedita el cambio de uso de suelo que hab√≠a empujado Garc√≠a y se lo entregan al fraccionador y comisariados que intentan obtener los permisos de la Procuradur√≠a Agraria para la entrega de tierras. En la lista figura el plan parcial donde dicen que se puede cambiar el uso de suelo de 4 mil hect√°reas, no de 2 mil. Hablamos de la solicitud para que la Procuradur√≠a Agraria establezca que es viable en su opini√≥n, hacer las aportaciones. No lo que se diga en una asamblea a la medida del comisariado y desarrolladores‚ÄĚ.

‚ÄúAl principio se manejaron 4 mil hect√°reas al pie de lo que es campo de golf La Loma, Ca√Īada del Lobo y corren kil√≥metros hacia arriba. Su plan es usar las instalaciones de la Universidad Aut√≥noma como enganche. El cambio de desarrollo urbano que pretendi√≥ Mario Garc√≠a era sobre 4 mil hect√°reas. El proyecto de desarrollo urbano que busca L√≥pez Medina es de 2 mil. El objetivo es lograr el cambio de uso de suelo sobre 4 mil, luego usar el restante. Xavier Nava ha obrado con cautela desde que denunciamos, hab√≠a cierta complicidad con los desarrolladores. Nosotros le aseguramos que hay el acuerdo para construir un plan de desarrollo urbano en base a los intereses de los contratistas. Sacan el cambio de uso de suelo a partir de adecuar el plan de desarrollo urbano. Hacen un proyecto de toda la ciudad donde incluyen otros lugares con alto conflicto como La Pila, Escalerillas, San Jos√© de Buena Vista, lo que falta del Gran Pe√Ī√≥n‚ÄĚ.

‚ÄúBuscan crear nuevas condiciones de fusi√≥n o de pol√≠ticas metropolitanas con Villa de Reyes, Mexquitc, Cerro de San Pedro y Villa de Zaragoza. En la maqueta, la comunidad de San Juan es vital para lograrlo. Dicen que hay una parte deforestada, pero es √°rea protegida. Al avanzar, hay partes llenas de encinos, pinos, donde van a desarrollar un modelo donde podr√°n vivir 74 personas por hect√°rea. Venden el escenario de que su clientela habitar√° un mundo paradisiaco. El mega poder hace lo que sea y tumba a quien no le conviene. Saben aplicar sus reglas en los ejidos para tomar el control y los que estamos en contra, reducirnos a nada. Nos consideran contrarios a sus pol√≠ticas. Vivimos en el atraso, como cavern√≠colas, sin propuestas ni argumentos. Crear√°n otra ciudad. En el lapso del 2003 al 2006, intentaron cooptar a los comuneros. Es cuando logramos ganar y regresar en el 2008. El dirigente Margarito Jasso traiciona la causa y se suma a los intereses de los desarrolladores‚ÄĚ.

‚ÄúEn el 2009, diez a√Īos despu√©s, intentan sacar adelante la fase dos del proyecto que se inici√≥ en la Garita de Jalisco. Han perdido 20 a√Īos. Pero fue mucho el dinero que sacaron, por lo que han esperado. Mientras no obliguemos a los compas que buscan la Cuarta Transformaci√≥n a que se monten en causas sociales, de manera irremediable, se puede convertir en destino. Tenemos elementos, apoyos ciudadanos y de medios informativos. Es el gran negocio del siglo, por lo que no nos dejaremos. Lo que pase en San Luis debe provocar transformaciones, para evitar que grupos similares hagan lo mismo. Es un asunto de poder pol√≠tico y econ√≥mico, una represi√≥n inmobiliaria contra gente desprotegida. Hay un retroceso de la vida social y pol√≠tica en la comunidad. No podemos jugarle al vivo. Tenemos que destruir el proyecto en lo jur√≠dico, porque no act√ļan en el marco legal. No est√° delimitado por la Procuradur√≠a Agraria. S√≥lo hubo 21 en el pa√≠s y todo se fueron al carajo‚ÄĚ.

‚ÄúLa sierra de San Miguelito, donde se registraron constantes incendios, abarca m√°s de 64 mil hect√°reas. La comunidad de San Juan de Guadalupe y sus anexos Tierra Blanca y San Miguelito, concentra 14 mil 600 hect√°reas. Es decir, no toda la sierra es parte del n√ļcleo poblacional. En cambio, toda la comunidad, salvo el √°rea conurbada que est√° debajo del perif√©rico, es parte de la sierra de San Miguelito que est√° asentada en cuatro municipios, Mexquitic de Carmona, Villa de Reyes, Villa de Arriaga y la capital. En tal universo hay 14 comunidades. En septiembre del 2018, se gener√≥ una declaratoria de 12 mil hect√°reas en cinco lugares, quedaron fuera 9 de 14 mil. Hay una serie de n√ļcleos que no se encuentran dentro del decreto, aunque son zonas forestales. En el caso de San Luis, una √°rea natural protegida de acuerdo al Plan de Desarrollo Urbano del 2003. Existe una circunstancia sesgada, implica que no hay una pol√≠tica de conservaci√≥n, preventiva y todo lo que exige salvaguardar un √°rea como San Miguelito‚ÄĚ.

‚ÄúLos incendios pudieron darse en un contexto de conflicto social muy publicitado. Alude a la ofensiva que gener√≥ el grupo del magnate Carlos L√≥pez Medina y su socio Alejandro Tamayo, junto con otros desarrolladores, el a√Īo pasado, para lograr las autorizaciones de la Procuradur√≠a Agraria en materia de aportar tierras. El asunto se debate y radicaliza a partir de que la gente se opone de diferentes formas. Est√°n los que no quieren ceder un cent√≠metro de tierra, porque quieren que se mantenga el estatus actual y los que quieren negociar. Otros buscan un mercado de tierras pero sin desarrolladores. Todos juntos se convierten en un polo que confront√≥ a L√≥pez Medina. Gracias a la estrategia que se plante√≥ con los opositores, en diciembre del 2018, logramos frenar a la Procuradur√≠a Agraria para que no emitiera un permiso donde se aportar√≠an m√°s de 2 mil hect√°reas. La dependencia exigi√≥ una serie de requisitos que faltaban, como el cambio de uso de suelo‚ÄĚ.

‚ÄúEs decir, el sitio que pretend√≠an, debe tener el perfil de utilizarse en un proceso inmobiliario. Entonces se vino una serie de confrontaciones. Una asamblea fallida el 23 de diciembre porque no hubo qu√≥rum. Pero si el apoyo de la procuradur√≠a nacional para que se hiciera. Luego el 13 de diciembre, abortan la asamblea porque la procuradur√≠a da marcha atr√°s por las gestiones de los opositores en las oficinas centrales. La injerencia y apoyo de algunos compa√Īeros en el congreso federal. Se dieron luego movilizaciones de ¬īcomuneros¬ī subsidiadas por L√≥pez medina. Toman la Procuradur√≠a Agraria para presionar y se realice la asamblea de aportaciones cuando no ten√≠an una opini√≥n‚ÄĚ.

‚ÄúNo la hubo porque falt√≥ el cambio de uso de suelo. El alcalde Xavier Nava anunci√≥ en marzo, en el cabildo, llevar a cabo el plan de modificar el √°rea que pretenden los desarrolladores a partir de una actualizaci√≥n al plan estrat√©gico de desarrollo urbano de San Luis y Soledad. En tal contexto estallan los incendios que duran m√°s de un mes. Hay un personaje, Alejandro Rivera. Es integrante del ejido San Juan de Guadalupe y El Aguaje. Abogado, fue director de asuntos jur√≠dicos del gobierno estatal y apoderado del Grupo Rangel. En El Aguaje s√≥lo queda El Gran Pe√Ī√≥n, es parte de la sierra. Lo borraron. El ejido de San Juan de Guadalupe est√° por urbanizarse. Lo mismo sucede en otros lados, donde planean enormes desarrollos. Algunos quieren crear residencias al pie de la sierra, con la vista paradisiaca. El asunto es el dinero, violentar la ley el poder econ√≥mico. Nuestro discurso se escucha fuera de lugar, pasado de moda. Es complicado que la gente tome conciencia de lo sucedido‚ÄĚ.

‚ÄúLos diputados locales muy apenas miran los puntos de acuerdo que les hacen los asesores. Los federales sol atienden cu√°nta publicidad le ponen al Facebook, c√≥mo salen en las fotos de Instagram. Activan la imagen de programas que nunca har√°n. Est√° jodido el movimiento social. Hay algunos sectores que se preocupan, pero no son suficientes. Las √°reas residenciales a costa de la sierra y la naturaleza, adquieren una dimensi√≥n gigantesca. Es la pol√≠tica del poder y del dinero la que maneja todo. Vivimos cinco incendios. El de Guanajuato para San Luis, se desbord√≥. El de Cerro de San Pedro inquiet√≥, porque es del otro lado de la sierra. Nunca hubo uno antes. El tema de c√≥mo se prendi√≥ la sierra de nuevo es inveros√≠mil. Se supone que hab√≠a terminado. No podremos asegurar nada, que alguien lo provoc√≥, hasta que haya pruebas. Por el momento se debe a la negligencia del estado en el √°mbito federal y comunitario. Los comisariados est√°n m√°s preocupados en vender‚ÄĚ.

‚ÄúLo dem√°s no les importa. Tienen la visi√≥n de que las tierras son para negociarlas. Seg√ļn nuestras interpretaciones es que los √ļltimos incendios pudieron ser generados para desestabilizar. Al menos en Cerro de San Pedro y en la sierra de San Miguelito, pegado a la colonia San Juan. Es arriesgado hacer suposiciones, pero reitero, la culpa es del estado en todos sus niveles. Los expertos platearon que se trat√≥ de un incendio rasante, que pasa r√°pido. Permite que algunas especies sobrevivan. Las zonas m√°s afectadas fueron las menos inaccesibles, lo que impidi√≥ proteger el arbolario. Se hizo un listado de las especies afectadas que merecen restaurarse, como los pinos y encinos, con 14 familias, como la potosina, el gris. Otra vertiente son los pastizales, con un aproximado de 15 especies da√Īadas. Ahora se necesitan aportaciones para reforestar lo que se perdi√≥. Hay que evaluar las √°reas da√Īadas, c√≥mo y por qu√© se dio. Hacer un cat√°logo de flora y fauna destruida. Despu√©s platear c√≥mo se va a recuperar el ecosistema y la pol√≠tica para vincular a la ciudadan√≠a, presupuestos y programas a corto, mediano y largo alcance‚ÄĚ.

‚ÄúHay que dar una gran batalla para concientizar a la comunidad, buscar alternativas de desarrollo econ√≥mico, ecol√≥gicas. Evitar que la gente sea manipulada. El planteamiento es ser radicales, pero tambi√©n claros, argumentar y sumar aliados que se involucren, no con afanes de protagonismo. Se trata de enfrentar a los grupos de poder econ√≥mico que tienen al pa√≠s en desgracia. Buscar que los cambios lleguen a San Luis, donde el estado y el capital privado est√°n juntos. Hay que mantenernos en contra hasta que reviente el prop√≥sito del despojo. Proteger toda la sierra, hacer un planteamiento de estado, institucional, que se traduzca en una pol√≠tica p√ļblica. No actuar entre compas. Preservar la sierra, destruir los mecanismos de control. Dar la lucha para cambiar al pa√≠s. Salvaguardar los ejidos. Encontrar una opci√≥n de desarrollo sostenible y racional, relacionado con el tema ecol√≥gico e inmobiliario, pero que no afecte el ecosistema. No confrontar a nadie. Tenemos una propuesta alternativa para la comunidad en lo tur√≠stico. Es un proceso cultural, parte de la ense√Īanza de lo que es la sierra para el estado, que debe articularse con gente de los lugares. Es complicado, porque muchos lo que quieren es dinero. Se tiene que dar la batalla. Lo que se vive es un asunto econ√≥mico y pol√≠tico. Estamos en contra, desde toda la vida, por principios ecol√≥gicos y convicciones sociales. Falta una gran reflexi√≥n colectiva de lo que sigue‚ÄĚ.

Comments

comments

Comments

comments