Mini manual para casos de secuestros

13 agosto, 20198:28 pmAutor: Julio Alfredo Ceballos AlonsoCapital Noticias Opinion

Planificaci贸n, log铆stica y ejecuci贸n

La familia que puede pagar, porque tiene o puede conseguir de mil hasta 10 mil d贸lares 鈥搈ejor si son 100, mil o un mill贸n, pero el riesgo es mayor- es el blanco perfecto de cualquier grupo de plagiarios. La democratizaci贸n que se hizo del secuestro es la causa de tanta violencia. Una vez que se toma la decisi贸n de qui茅n es el pr贸ximo plagiado o plagiada, ya sea que la persona de adentro de la familia elegida pasa el aviso o recomendaci贸n, o porque la peque帽a investigaci贸n as铆 lo determina, empieza una etapa importante para ambos, v铆ctima y victimarios. Una o dos personas montan un min煤sculo operativo de seguimiento, vigilancia y control de dos, cuatro y hasta ocho d铆as sobre el determinado para ser la v铆ctima. Temprano por la ma帽ana se le da seguimiento a los pasos para saber la rutina.

Lo rastrean al lugar del trabajo, paseos, estudios, compras, visitas y en lo que cualquiera de nosotros hacemos muy tranquilos, confiados en d铆as normales de actividad. El grupo encargado de hacer las labores dispone de motos, carros, disfraces, si es complicada la operaci贸n. Tienen una serie de trucos para pasar lo m谩s desapercibidos posible. Se han dado casos de supuestos vendedores de frutas o de cualquier producto que normalmente vemos en nuestros barrios y que en realidad son plagiarios sanguinarios, listos para levantar a la persona seleccionada. Por supuesto que se prefiere a ni帽os, mujeres y ancianos, lo que garantiza poca o ninguna reacci贸n. Un f谩cil manejo para los criminales que ejecutan el trabajo a la perfecci贸n en pocos minutos. A煤n y a la vista de personas que pasan enfrente. O bien cruzan un carro y obstaculizan el paso, con lo que obtienen los resultados esperados.

Cualquiera de las medidas de prevenci贸n que el propio sentido com煤n indica, deben ser tomadas en cuenta para practicarlas una y otra vez, hasta hacer una medida autom谩tica y mecanizada de la mente, cuerpo y emociones. En muchos de los casos donde han ocurrido secuestros, los familiares, servidumbre y empleados han recordado que con algunos d铆as de antelaci贸n al hecho, hab铆an observado veh铆culos, personas extra帽as en el barrio, en una actitud que muchas de las veces no despert贸 ninguna sospecha. Pero ahora que lo miraban con otra actitud, por la experiencia del secuestro, estaban seguros que era muy extra帽o que el vendedor de frutas pasara varias horas sin moverse del mismo lugar o que el veh铆culo con la llanta desinflada no hubiese sido reparado ni que el chofer del mismo hiciese algo por arreglarla.

La negociaci贸n en el secuestro suele ser descrita como un juego de ajedrez entre ambas partes. El premio es la vida de una persona. Los cuerpos policiales mexicanos han invertido mucho dinero y esfuerzo en perfeccionar la habilidad de sus operadores. Y seg煤n las autoridades, los grupos criminales tambi茅n se aseguran de tener un experto cuando secuestran a alguien.

El secuestro de Paola Gallo. Otro caso muy importante fue el ocurrido en Tepoztl谩n, Morelos, en el 2000. Providencialmente me toc贸 ser parte de la investigaci贸n. Recuerdo que despu茅s de realizarse el pago del rescate, de manera coincidente, aparecieron tres o cuatros sujetos asesinados en la sierra cercana a Cuernavaca. Posterior a su muerte se supo del asesinato de Paola. Eduardo Gallo, padre de la joven, a ra铆z de la muerte de su hija, se convirti贸 en activista social y fue presidente de la Asociaci贸n Civil M茅xico Unido Contra la Delincuencia a la cual denunci贸 despu茅s por corrupci贸n.

En el caso del secuestro de Norberto Ronquillo, dej贸 la Universidad del Pedregal a las 21:32 horas del 4 de junio del a帽o en curso. A las 21:41, al dirigirse a su domicilio, tan s贸lo nueve minutos despu茅s, fue privado de la libertad. Inmediatamente despu茅s, el t铆o de Norberto, recibe una llamada telef贸nica, en la cual los secuestradores le piden 5 millones de pesos. En una segunda llamada se negocia la entrega de Norberto en 3 millones de pesos. En una tercera llamada que recibe la t铆a de Norberto, se pacta la libertad del secuestrado en una cantidad cercana a los 500 mil pesos y un lote de alhajas. El veh铆culo de Norberto es localizado a dos cuadras de su domicilio en la colonia El Arenal. No obstante que fue pagada la 煤ltima cantidad pactada, jam谩s apareci贸. La Procuradur铆a General de Justicia de la ciudad de M茅xico inform贸 el 10 de junio que el cuerpo del estudiante fue localizado en Xochimilco. Apreciaciones criminal铆sticas y criminol贸gicas. De forma irresponsable, la polic铆a no resguard贸 ni protegi贸 el veh铆culo en donde viajaba el privado de su libertad ni el lugar donde fue encontrado. Todo parece indicar que m谩s que un secuestro se trat贸 de un 芦levant贸n禄, ya que de acuerdo al cronatadiagn贸stico, Ronquillo fue asesinado casi despu茅s de ser privado de la libertad por asfixia. Fue estrangulado.聽 La experiencia nos dice, por otra parte, que en todo secuestro, siempre est谩 implicado (a) alguna persona cercana a la v铆ctima: familiar, amigo, empleado desleal, quien es el que proporciona datos personales y rutinarios de la v铆ctima. Antes de pagar el rescate se debi贸 haber pedido a los secuestradores una prueba de vida. El cuerpo de Norberto Ronquillo fue velado en la Ciudad de M茅xico y luego trasladado a su natal Chihuahua.

Los secuestros en San Luis Potos铆 y el legendario Rom谩n Duque Rodr铆guez.
En la d茅cada de los setentas, el legendario jefe de la Polic铆a Rural y Forestal de la Procuradur铆a General de Justicia de San Luis Potos铆, Rom谩n Duque Rodr铆guez, con el que tuve la oportunidad de investigar homicidios del 谩rea rural del estado, logr贸 resolver dos conocidos casos de secuestro, el del ganadero Pascual Olivares y de Quirino Balderas, un empresario y terrateniente de la huasteca. M茅xico es el pa铆s de los 100 mil secuestros. Durante m谩s de siete meses, el empresario Eduardo Garc铆a Valseca vivi贸 dentro de una caja de madera donde lo confinaron sus secuestradores. En el peque帽o espacio s贸lo pod铆a permanecer de pie o acostado, con la vigilancia permanente de c谩maras de televisi贸n y sensores de movimiento. Como podr谩n darse cuenta, hablar del secuestro en M茅xico es ingresar a un inmenso universo criminal.

 

Comments

comments

La Noticia San Luis Potos铆

Comments

comments