HAY TIRO, HAY TIRO. 2ª Parte

16 agosto, 20196:55 pmAutor: Felipe de Jes√ļs Cervantes P√©rezDestacada Noticias Opinion

El 17 de febrero, Octavio García Rivas compartía en Facebook que se sentía motivado ya que en el estado de Querétaro se realizaría sesión extraordinaria de consejo y terminaba felicitando a la consejera queretana Carmen Gómez Ortega.
La misma queretana dec√≠a, respondiendo a un comentario del consejero potosino Francisco Coronado: ‚ÄúLos estatutos prev√©n la convocatoria al consejo por la tercera parte de consejeros Ahora bien, el riesgo es no tener el qu√≥rum para hacerlo v√°lido. Valoren y hagan n√ļmeros a ver si pueden Asegurar la mitad mas uno del total. Soliciten por escrito al presidente del consejo la convocatoria a sesi√≥n, sustentenla en los estatutos que mandan sesionar cada tres meses Y si a los 15 d√≠as no convoca, procede la queja ante cnhj por omisi√≥n de funciones‚ÄĚ.
Bueno, así fuera si en verdad pretendieran rescatar la vida orgánica del partido y no, como sostengo, treparse en la ruptura de Gabino con Serrano y Veloz para auto promoverse con el favor del primero.
La respuesta de la queretana en menci√≥n se daba en el comentario del consejero Francisco Coronado quien aclaraba algunos puntos. Sosten√≠a que, a diferencia de lo que ocurr√≠a en Quer√©taro, la sesi√≥n potosina era convocada desde la base y que, para ser exitosa, requer√≠a mesura (tratamiento quir√ļrgico dijo) y no mediante ruedas de prensa para descalificar a unos y apoyar a otros, adem√°s de se√Īalar su convicci√≥n de que las firmas otorgadas para la convocatoria estaban siendo manipuladas para hacer creer que los firmantes ped√≠an las renuncias de Serrano y Veloz y apoyaban al Virrey. Seguro que las afirmaciones de Francisco Coronado se sustentaban en la rueda de prensa del 11 de febrero y lo consignado por los medios. Terminaba citando que no defend√≠a a ninguna parte pues al repartirse mal el bot√≠n se dio el mot√≠n.
Puntualizaba el mismo Francisco Coronado que no había autorizado que su firma fuera publicada y menos que se usara como complemento para atacar a unos y respaldar a otros en rueda de prensa dada por sólo una partecita del consejo, dijo.
¬ŅListos? Aqu√≠ viene el tiro.
Octavio Garc√≠a Rivas se√Īal√≥: ‚Äúque cada quien responda por sus actos ante su propia conciencia y ante la historia‚Ķ Porque ir o dejar de hacerlo a este Pleno Extraordinario de lxs consejerxs, va a evidenciar realmente de qu√© lado se est√°; con la ilegalidad o con la legalidad‚Ķel Pleno v√°, p√©jele a quien le peje!!!‚ÄĚ
Mi comentario al deshonesto Octavio Garc√≠a Rivas fue que s√≥lo faltaba que entre gitanos se quisieran leer las manos, que ojal√° se hiciera ese pleno para bien, pues mi impresi√≥n era que iban con dados cargados. Le record√© la actuaci√≥n de los priistas acostumbrados a doblar la cerviz a la voluntad del presidente y conclu√≠a con las interrogantes ¬ŅQue el partido y el gobierno son cosas diferentes? ¬ŅNacimos ayer? Si as√≠ hubiera sido no habr√≠a tanto conflicto.
La respuesta de Garc√≠a Rivas fue que ten√≠a cosas qu√© hacer realmente importantes impulsando la realizaci√≥n del consejo y no caer√≠a en mis ‚Äúvulgares trampas de grilla sindicalista chafa‚ÄĚ y que cuando √©l tuviera tiempo le entrar√≠amos al an√°lisis y debate de conceptos de fondo.
Por mi parte le respondí que había tardado en mostrar su talante intolerante, igual que el de Sergio y corroboraba lo que siempre había intuido: que como buen ex perredista tribal no negaba la cruz de su parroquia y que lo esperaba para cuando tuviera tiempo.
En el marco de la discusión se sumaron afines a Octavio García quienes por lo menos me mandaron a estudiar los estatutos entre aplausos de sus correligionarios.
Llegó el 24 de febrero y apenas se presentaron 28 consejeros de 70 cuando se requerían de menos 36 por lo que estatutariamente no había quorum legal a pesar de que se presentaron los consejeros afines a Gabino Morales. Aun así e interpretando de manera retorcida el artículo 29 siguieron adelante con sus planes.
Se fueron en contra de María Luisa Veloz procediendo a sustituirla por José Rosario Mendoza Tovar. Ir contra ella solamente dejando a un lado a Sergio Serrano corrobora que la línea de Gabino Morales era contra la citada habida cuenta que su hija, Sarahí Esquivel Veloz había sido de las denunciantes contra el Delegado.
De manera cínica sostuvieron que si bien el Consejo tenía 70 integrantes, la mayoría se lograba porque consideraban solo a los 29 firmantes de la convocatoria.
Para terminar de enga√Īar a la ciudadan√≠a y de sorprender a su propia militancia recurrieron a los medios de comunicaci√≥n para masificar la noticia del desconocimiento de Mar√≠a Luisa Veloz.
Así quedó evidenciada su falsa pose de pretender buscar la unidad y fortalecer la vida orgánica de morena; en cambio, sumaron puntos a la hecatombe.
Por su parte, Mar√≠a Luisa Veloz presenta queja fechada el 27 de febrero pero recibida por la CNHJ el d√≠a 28 manifest√°ndose agraviada al se√Īalar la ilegalidad del Consejo referido y su acuerdo de destituci√≥n. En el desahogo de prevenci√≥n fechado el 6 de marzo, se sum√≥ el recurso de queja presentado el 5 de marzo por Francisco de Jes√ļs P√°jaro Zapata definiendo como acusados a un n√ļmero de 42, entre ellos a varios que ni firmaron la convocatoria ni asistieron a la sesi√≥n.
Lo anterior se entiende porque Pájaro ignoraba quiénes de ellos habían participado en la sesión y votado la destitución. De cualquier manera este Pájaro ni se presentó al desahogo de pruebas.
As√≠ que, para el 14 de junio, all√≠ me ten√≠an en la audiencia definitiva acompa√Īando a El√≠ C√©sar como su representante.
Para ese momento ya conocía María Luisa Veloz el acta de la sesión impugnada y, de entrada, se desistió de la acción en favor de 14 de los acusados por no haber participado en los actos denunciados, entre ellos iba enlistado mi representado.
As√≠ que me qued√© sin materia y, sin refresco y palomitas de por medio, asumiendo el rol de observador de los alegatos que se dar√≠an entre Mar√≠a Luisa Veloz y la parte demandada presente: Octavio Garc√≠a Rivas, Jes√ļs Cardona Mireles, Jos√© Rosario Mendoza Tovar, Martha Lidia P√©rez Herrera, Jos√© Rosario Mendoza Tovar y Ariel Josu√© Ch√°vez Reyna (los consejeros gabinistas los dejaron solos).
Contra los cinco se daba el √ļltimo round de la solitaria Mar√≠a Luisa pues ninguno de sus tres representantes oficiales autorizados estaba presente.
Por lo bajo me desliza el ya también simple observador Elí César que María Luisa Veloz quería que yo la representara en los alegatos. Me negué de inicio.
Cuando le preguntaron a la susodicha si ten√≠a alguien como representante se√Īal√≥ mi nombre. Le ped√≠ a El√≠ C√©sar me acompa√Īara afuera de la sala para hacer un r√°pido an√°lisis y me convenc√≠ de que estar√≠a del lado de la legalidad adem√°s de que muy pronto ten√≠a la oportunidad de ajustar la cuenta pendiente con el deshonesto Garc√≠a Rivas.
Al final de la diligencia se hizo un documento a mano con mi flamante nombramiento.
Héme allí, en la paradoja: acudí para representar a un demandado y terminé representando a la demandante contra el sector de demandados capitaneados por García Rivas.
En los alegatos arguyeron (con raz√≥n) el incumplimiento por parte de la Presidente del Consejo de convocar cada tres meses de manera ordinaria. En mi respuesta les conced√≠ la raz√≥n pero hice notar que resultaban igual de omisos pues el estatuto les concede la facultad de convocar de manera extraordinaria y hab√≠an dejado pasar tres largos a√Īos.
Reclamaron que la demandante no rendía cuentas de los recursos del partido, a lo que respondí se las pidieran a su hoy cercano Enrique Serrano quien maneja las finanzas del partido. Cuando reclamaron que el padrón de afiliados no era dado a conocer por la susodicha respondí que no era facultad de quien ejerce una presidencia de Consejo y que resolverían su petición si acudían a Gabino Morales pues nadie más tiene dicho padrón.
Frente a los desvaríos y acusaciones sin relación al caso, pedí nos centráramos en el punto central que era la legalidad de la Segunda Sesión Extraordinaria impugnada y que simplemente no se había logrado el quorum necesario pues debiendo presentarse al menos 36 consejeros sólo se presentaron 28.
En su respuesta, Octavio Garc√≠a Rivas inici√≥ por descalificarme pues yo no era abogado, dijo, sino maestro jubilado, adem√°s de mostrarse sorprendido de mi participaci√≥n puesto que hab√≠a renunciado en plaza p√ļblica al partido. Terco en su retorcida tesis ley√≥ el art√≠culo 29: ‚ÄúEl Consejo Estatal de MORENA sesionar√° de manera ordinaria cada tres meses, por convocatoria de su presidente, o de manera extraordinaria, por convocatoria de una tercera parte de los consejeros‚ÄĚ.
Hasta aqu√≠ no hay materia de litigio a√ļn.
Prosigui√≥: ‚ÄúLa sesi√≥n ser√° v√°lida cuando se haya registrado la mitad m√°s uno de los consejeros‚ÄĚ.
Aqu√≠, de manera tragic√≥mica, Octavio se detiene para exponer su particular interpretaci√≥n, presumiendo que, a pesar de yo ser yo profesor me dar√≠a una clase de gram√°tica y matem√°ticas; expresa lo que √©l quiere entender, que el n√ļmero de consejeros a que se refiere el estatuto no son los 70 legalmente registrados, sino los 29 que convocaron a la sesi√≥n. Haciendo cuentas, prosegu√≠a haciendo sus n√ļmeros: si convocaron 29 y asistieron 28 all√≠ se sobrepasa la mitad m√°s uno y que el acuerdo para destituir a Veloz Silva hab√≠a sido votado por unanimidad lo que superaba tambi√©n la mayor√≠a simple.
En este punto no pude contenerme y exclam√© ante la hilaridad de algunos presentes: ‚Äúeste cuate ya se invent√≥ su propio art√≠culo‚ÄĚ.
Ninguno abundamos sobre la legalidad de la destitución de Veloz Silva pues el punto central sobre la validez de la sesión impactaría lo segundo.
Por supuesto que eso tampoco tendr√≠a sustento pues el art√≠culo 29 se√Īala las facultades del Consejo y la destituci√≥n o nombramiento de su presidente no entra en ellas, caso contrario al de integrantes del Comit√© Ejecutivo Estatal pues en la fracci√≥n ‚Äúe‚ÄĚ les reconoce la posibilidad, pero con la aprobaci√≥n de las dos terceras partes del Consejo, es decir 47 consejeros, que tampoco hubiera prosperado pues como se supo, solamente hab√≠a 28 presentes. En el hipot√©tico caso de haber cumplido lo anterior se esperar√≠a el dictamen de la CNHJ.
Es decir, adem√°s de no contar con el quorum, tampoco tienen facultades per se para sustituir a nadie.
Volviendo al caso de la Presidente agraviada, el acuerdo en caso de haber logrado el quorum, deber√≠a a√ļn llevarse a la CNHJ para ser dictaminado.
Agotado el procedimiento solo quedaba esperar la resolución de la CNHJ, que para mí era claro sería contraria a los intereses del deshonesto Octavio García.
‚ÄúSe puede ser marrano, pero no tan trompudo‚ÄĚ es un dicho que se aplica a quienes sobrepasan los l√≠mites de la decencia.
Bueno, aplica al 100% a Octavio. Para el 3 de julio, cur√°ndose en salud, Garc√≠a Rivas informaba a El Heraldo que las partes en pugna hab√≠an sido citadas a una audiencia por la CNHJ (http://elheraldoslp.com.mx/2019/07/03/continua-disputa-en-morena-por-presidencia-del-consejo-estatal/). Insisti√≥ en la legitimidad del Consejo y la infracci√≥n a los Estatutos de Veloz Silva. D√°ndose auto cebollazo presumi√≥ que Veloz Silva tuvo como √ļnica respuesta el silencio. El deshonesto Octavio olvid√≥ convenientemente que hab√≠a alguien hablando como representante de ella (yo mero) y que les hab√≠a puesto una repasada.
El 6 de agosto se les notific√≥ a las partes la resoluci√≥n, como era de esperarse, contraria a los intereses de Octavio Garc√≠a y su facci√≥n declarando la invalidez del 2¬ļ Consejo estatal Extraordinario y dejando sin efecto los acuerdos all√≠ tomados.
En un verdadero atentado a la inteligencia, desafiando toda lógica y pasando por alto el exhorto de la CNHJ de estar obligados a respetar y cumplir las disposiciones estatutarias comprometidos al crecimiento de morena, el deshonesto Octavio sigue trepado en su macho y sin pudor alguno declara en rueda de prensa que Yeidckol Polevnsky había dado línea en favor de Veloz y que los integrantes de la CNHJ fallan y traicionan al presidente AMLO. Anunció que rebatirá el fallo y acudirá a los tribunales.
Ah, qué Octavio! No niega la cruz de su parroquia y como mal perredista que fue se comporta cínico y sectario en favor de sus intereses particulares, pues tanto protagonismo mediático, primero contra Gabino y luego en alianza con éste contra María Luisa Veloz, lleva el interés de promoverse para las ya en puerta elecciones internas del partido.
En ese esfuerzo, se llev√≥ a varios ‚Äúentre las patas‚ÄĚ.
No dejar√© de mencionar que, de regreso aquel 14 de junio despu√©s de los alegatos, los demandados nos dieron ‚Äúraid‚ÄĚ hasta donde hab√≠amos dejado nuestro veh√≠culo y que, en el trayecto, con mil peripecias que no vienen a cuento por ahora, tuvimos un ambiente de verdadera camarader√≠a conviviendo como siempre debi√≥ haber sido hasta que se atravesaron los intereses personales. As√≠, de cerquita, vimos que el llamado ‚ÄúRuso‚ÄĚ, Ariel, la maestra Martha tan maltratada a pesar de su trayectoria (bueno, quien le manda equivocarse a cada rato), Chuy Cardona, Amado, El√≠ C√©sar, Dora y hasta yo que cargaba una avanzada bronquitis pensando que era mi terca alergia, tenemos m√°s en com√ļn de lo que creemos.
Habrá otros espacios y tiempos donde, tal vez, pueda aportarse a la Nación alejados de las nefastas grillas impulsadas por los de arriba.
Ni Octavio, ni Veloz pudieron lograr quorum en sus respectivas convocatorias; la ya conocida de Octavio para el 24 de febrero ni la poco difundida de Mar√≠a Luisa el 26 de mayo. Por ello record√© al Puma con su: due√Īo de na-a-da‚Ķ
Si Octavio ya tiene tiempo, podemos contrastar nuestras posiciones en su mismo Café Morena el día que quiera para que siga dándome clases de aritmética y gramática, aunque su especialidad es el cinismo y la mentira. A sus órdenes.

Comments

comments

Comments

comments