Enrique Galindo, un alcalde subordinado

23 diciembre, 20228:24 pmAutor: La NoticiaCapital Destacada Municipios Noticias

En la trama novelesca de las tiranías locales, donde se alude a los gobernadores y alcaldes en turno, sobresalen las reyertas históricas entre el matador de dragones, Salvador Nava con el cacique magisterial, Carlos Jonguitud, que cada rato le negaba las participaciones, con el propósito de ahogar a su indomable opositor, quien recurría a las protestas callejeras para contener los embates del arbitrario huasteco. El panista Marcelo de los Santos Fraga se jactó del trato despótico que le dio al endeble edil, su correligionario, Octavio Pedroza Gaitán, al que hizo llorar en público, por no invitarlo a la entrega de unas patrullas a la policía municipal.

Lo obligó a repetir el acto protocolario. Ahora sobresale la conducta autoritaria de Ricardo Gallardo Cardona, que sistemático, pisotea a su vecino, Enrique Galindo, que soporta estoico cada embestida. El munícipe tiene ya dos caras: una de angustia y sufrimiento cuando acude a las invitaciones institucionales de Gallardo. Otra de felicidad, autónoma, vertical, cuando es jefe en su entorno. El belicoso mandatario lo obligó a correr al director del Interapas, Enrique Torres, por tener “caca en la cabeza”, por tratar de incrementar las cuotas del líquido, sin respaldos técnicos. Le sabotea la entrega de obras, a dónde orondo, acude con sus aplaudidores, que lo exaltan como el gran ejecutor. Le endosó un conflicto artificial con los parroquianos de la avenida Himno Nacional, al amagar con la tala de casi mil árboles, so pretexto de hacer pavimentaciones que no le competen. Ya le dio instrucciones al congreso, para que no le autoricen al medroso edil, incrementos del 25% a las cuotas de agua y drenaje.

La estrategia de Galindo es no confrontar al capataz, con la guajira esperanza de que lo considere para reelegirse. Desestima los alardes del mandatario que tiene en primer lugar al burro Cleofas, luego a su padre, Ricardo Gallardo Juárez. La presidenta del DIF estatal, su cónyuge, Ruth González. Al secretario de desarrollo social, Ignacio Segura Morquecho, al que vende como objeto sexual. También incluye a la diputada federal del Verde Ecologista, Sonia Mendoza. Y al ex diputado local panista, Héctor Mendizábal, al que impulsa en contubernio con el dueño del partido y legislador federal, Xavier Azuara.

Comments

comments

Comments

comments