El fango del poder

22 septiembre, 20233:41 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasCapital Municipios Noticias Opinion

Conforme transcurre el tiempo en el ejercicio del poder, la mafia conocida como Los Gallardo, se percibe que el suelo que pisa se reblandece. Es el agua podrida que genera su persistente actuar al margen de la ley. Todo su despliegue, desde el poder, ha sido autoritario y corrupto. Actúa como dueño de los destinos de vida de los habitantes del estado. Supone que el erario le pertenece. Las huellas de sus ambiciones por quedarse con la mayor cantidad posible del dinero público, no las oculta. Están a la vista de quién desee verlo. Es el caso de los escándalos de la obra pública, un rubro al que le ha destinado miles de millones de pesos.


La inmensa mayoría de las obras han sido asignadas o auto asignadas de forma ilícita. No las ha concursado. Las poquísimas, han sido simulaciones descaradas en las que los sobrecostos están fuera de toda duda. La mentira, las corruptelas y la traición son los “principios” fundamentales del actual mal gobierno potosino. Una pequeña muestra de su indecencia, son los ridículos “puentes atirantados” que tanto presume de manera torpe. No tiene manera de demostrar, desde un punto de vista técnico, teórico ni conceptual, que los armatostes horribles, sean considerados puentes “atirantados”. Porque no lo son.
Son, eso sí, una muestra inobjetable de un acto autoritario de cínica corrupción. Como lo es, sin duda, el ridículo puente “atirantado” que, sin terminarlo, se afirma, lo habrá de inaugurar hoy, en Quintas de la Hacienda, sobre la carretera a Rioverde. Las miles de toneladas de acero, que ridículamente sostiene la versión gubernamental y oficiosa, son las estructuras y tensores que sostienen el puente. Son una flagrante mentira. Las miles de toneladas no tienen ninguna función estructural en el puentecito de claros muy pequeños, construidos a base de un tablero de trabes preforzadas y una losa de concreto armado, que descansan sobre una sub estructura de columnas y zapatas de concreto.


Los “tirantes”, son tan falsos como el gobernador. No tienen siquiera una relación con la estética, menos con la estática. El único trabajo que las horribles estructuras metálicas tienen, es el de soportar su peso propio y el empuje del viento. La única función que desempeñan, es demostrar que en San Luis Potosí, existe un gobierno con un rendimiento altamente progresivo en su estulticia institucional y su infinita corrupción. Porque solo han servido para justificar el robo de los dineros públicos. Es el fango en que se revuelcan los que ejercen el poder en el estado.

Comments

comments

La Noticia política Puentes atirantados revista revista La Noticia slp

Comments

comments