El compromiso político de Carreras: entregarle la gubernatura a Gallardo Juárez

23 octubre, 20179:30 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Noticias

Al consumirse la tercera parte del sexenio de Juan Manuel Carreras L√≥pez, no existe claridad en el rumbo. Tampoco ha definido el prop√≥sito fundamental del eje inspirador de gobernar. El bono democr√°tico se le acab√≥. Lo dilapid√≥ en la inercia de proteger las cuentas p√ļblicas de su antecesor Fernando Toranzo y mantener los arreglos con los grupos de poder. Encabeza un gabinete hecho de retazos, de pedacer√≠a pol√≠tica. Todas las corrientes han impuesto su cuota en la parcela del control, lo que no le ha permitido darle un esbozo a su esquema de mando. No ha cuajado ning√ļn proyecto de pol√≠tica p√ļblica importante. Su gran apuesta fue la llegada de la trasnacional Ford, pero se le cay√≥ el trato. Los millones de d√≥lares que le entreg√≥ la empresa por indemnizaciones, se manejaron con nula transparencia. Resulta espantoso el retroceso en materia de democracia. No hay libertad de prensa, salvo honrosas excepciones. Existe un control absoluto sobre los medios informativos. Incluso prevalece la pol√≠tica de negar la realidad, ausencia de debate. No hay legalidad en las decisiones de gobierno. Todo se enmarca en un contexto de autoritarismo silencioso donde no se permite en demas√≠a la cr√≠tica.

El consultor externo y articulista de varios medios locales, Oswaldo R√≠os Medrano, enfatiz√≥ que existe un abandono de Carreras en las tareas centrales como la seguridad, obra p√ļblica, desarrollo social y lo educativo. La frase de que camina tranquilo por las calles de San Luis denota una enorme soberbia. Insensible al calvario que padecen los potosinos todos los d√≠as. ‚ÄúLo que dijo se origin√≥ porque el ex gobernador Marcelo de los Santos mencion√≥ que en su etapa, se pod√≠a transitar por la ciudad sin sobresaltos. En su momento, irrumpi√≥ el fen√≥meno de la delincuencia organizada. Acu√Ī√≥ el dicho de cuando se registraron actos de violencia, correspond√≠an a hechos aislados. Fue un comentario desafortunado. Tambi√©n se reflej√≥ como un hombre insensible ante el temor de los habitantes. Si comparamos la incidencia delictiva, criminal, de delincuencia com√ļn y organizada, que hubo con Marcelo de los Santos y Toranzo, despu√©s de 14 a√Īos de violencia implacable que ha azotado a la entidad, podemos sostener que lo dicho por el panista fueron en realidad hechos aislados‚ÄĚ.

‚ÄúCon Carreras se trata de sucesos continuados de extremo terror. Con Toranzo, eran aspectos habituales. Ahora los √≠ndices de homicidios dolosos est√°n al doble de los que tuvo Toranzo y casi al triple con Marcelo de los Santos. En los primeros dos a√Īos de Carreras, los secuestros se han disparado 10 veces m√°s a los ocurridos en los primeros dos a√Īos de Marcelo de los Santos. Las extorsiones se incrementaron m√°s del triple. El robo a casas habitaci√≥n y de autos, m√°s del doble. El tiempo ha demostrado que en seguridad p√ļblica, los gobiernos del PRI han resultado m√°s violentos y sangrientos que el de los panistas. No obstante que con Marcelo de los Santos se vivi√≥ una guerra desconocida. Lo que pasa ahora con Carreras, es m√°s sangriento. El problema de la inseguridad en San Luis tiene varias dimensiones. La de la delincuencia organizada que compete al gobierno federal. Existe un problema que Carreras no ha podido resolver, se vincula a los se√Īalamientos a lo que ocurre dentro de su gabinete. Pero no todo lo que sucede en San Luis abarca a la delincuencia organizada. Hay delitos del fuero com√ļn donde tampoco hay reacciones y le corresponde a Carreras resolverlos‚ÄĚ.

‚ÄúEn los incontables feminicidios a Carreras es el primero al que le declaran la alerta de g√©nero. Es un reconocimiento a la incapacidad de atender el problema. Es como ponerle en la frente una estrellita negra, no dorada. No pudo proteger la integridad de las mujeres, antes y despu√©s de la alerta, como el asesinato atroz, brutal, de la se√Īorita que cosieron a pu√Īaladas en un cami√≥n que trasladaba obreros a la zona industrial. En el delito del feminicidio no hay excusas, es del orden com√ļn. No se ha tenido una respuesta preventiva ni reactiva a la alerta de g√©nero. El robo de veh√≠culos con o sin violencia, es el m√°s alto en la zona centro del pa√≠s. Tambi√©n figuran las agresiones sexuales y la violencia intrafamiliar. Las extorsiones y el secuestro son delitos del orden com√ļn, que se han disparado. Le toca al gobierno estatal, prevenirlos y atenderlos. La √ļnica guerra que libra el gobierno estatal en materia de seguridad es dentro del propio gabinete. El secretario de gobierno, Alejandro Leal contra el procurador Federico Garza. O el secretario de seguridad, Arturo Guti√©rrez contra el director de seguridad p√ļblica, √Āngel G√°mez Segovia‚ÄĚ.

‚ÄúHacia afuera, la gente percibe que no hay patrullas ni agentes en las calles. El famoso 911 no atiende las llamadas de emergencia. Si llegan a contestar, arriban una hora despu√©s de registrados los hechos. No se procura la justicia de manera eficaz. Si alguien se atreve a denunciar alg√ļn delito, se arriesga a enfrentar a los propios elementos policiacos. La querella se pierde en el olvido. Es la realidad que viven todos los potosinos. Carreras camina tranquilo en una camioneta blindada, con cuatro escoltas en unidades blindadas, un equipo de 40 guaruras y 20 lambiscones alrededor. Es una nube que le permite moverse tranquil√≠simo. Los dem√°s habitantes no tienen las mismas garant√≠as y se la tienen que rifar al ir al trabajo o estudiar. Usan el cami√≥n urbano, los taxis en las calles, como nunca peligrosas. La inseguridad es may√ļscula. No se resuelve si quitan al coronel Guti√©rrez. Tendr√≠a que irse todo el gabinete. No han dado resultados en ning√ļn sentido‚ÄĚ.

‚ÄúSi hubiera una medida preventiva de los delitos adecuada, con una deficiente aplicaci√≥n de la justicia, se tendr√≠a que ir Garza. Si hubiera un excelente procurador y una deficiente estrategia para prevenir los delitos, se iba Guti√©rrez. El problema es que no hay polic√≠a de proximidad, no existe un plan b√°sico de seguridad p√ļblica. Deben irse todos para replantear las medidas con la injerencia ciudadana. El concepto debe incorporar criterios de derechos humanos, legalidad, funcionarios probos y respetables, que rindan sus declaraciones 3 de 3. Decir a cu√°nto asciende su patrimonio, para qu√© empresas han trabajado, sus relaciones pol√≠ticas y personales, pero existe una opacidad total. Con Marcelo de los Santos, varios ex gobernadores se juntaron para exigirle en p√ļblico, un diagn√≥stico de la seguridad. Dijera lo que hac√≠a para devolverle la tranquilidad a los potosinos. Los mismos personajes y la ciudadan√≠a, le deben solicitar a Carreras, que en su informe relate, de qu√© tama√Īo es la inseguridad. Lo que har√° para enfrentarla. Est√° sentado sobre el problema. No alcanza a notar el monstruo que enfrenta y lo rebasa. No tiene nada que hacer, ya que no reconoce que est√° encima de un volc√°n‚ÄĚ.

‚ÄúLa llamada polic√≠a metropolitana es un artificio de propaganda gubernamental. La present√≥ a la carrera, con trompicones, para tener algo que decir en el segundo informe. No necesitamos ser adivinos para saber que cuando hable de seguridad, habr√° de presentar espectaculares videos, para mostrar que hay nuevos uniformes, patrullas y 500 elementos. Los mismos de seguridad p√ļblica que s√≥lo transfiri√≥. Con las mismas t√°cticas y denuncias de tortura cuando hacen las detenciones. Roban a los ciudadanos si los encuentran en las noches, en estado inconveniente. Con la polic√≠a metropolitana, Carreras busca equilibrar al alcalde de la capital, Ricardo Gallardo. Son 500 elementos para m√°s de un mill√≥n de habitantes. Es rid√≠culo. Si dividimos las patrullas a cada potosino le tocar√≠a una calavera. Carreras debe apuntalar las polic√≠as municipales, que est√°n descalificadas para cumplir sus tareas. Hay municipios que tienen dos o tres agentes‚ÄĚ.

Oswaldo R√≠os enfatiz√≥ que Carreras busca dejar de fiscal general a Garza, como pretendi√≥ hacerlo el presidente Enrique Pe√Īa, que trat√≥ de investir al procurador Ra√ļl Cervantes. Se lo impidi√≥ el movimiento c√≠vico organizado, diputados del PAN y PRD, que generaron una crisis de ingobernabilidad en la c√°mara y obligaron a rectificar la propuesta. ‚ÄúEn San Luis notamos que el movimiento ciudadano, que tiene ferocidad y franca animadversi√≥n contra el congreso, se porta sumiso frente a Carreras. Con un desplegado, avalaron la llegada de Garza al nuevo cargo. A nivel nacional hubo debate en el congreso, a nivel local, se usa el recinto para el burlesque, una carpa donde se montan espect√°culos decadentes de cabaret barato. Los partidos opositores no ejercen los contrapesos, salvo el PAN. El PRD, controlado por el dueto de Ricardo Gallardo Ju√°rez y Ricardo Gallardo Cardona, co-gobierna con Carreras‚ÄĚ.

Expuso que Marcelo de los Santos fue un gobernador fuerte. Al final del sexenio, el PRI le hizo una campa√Īa adversa para que ganara el cirujano Fernando Toranzo. ‚ÄúEl panista aguant√≥ y ahora camina tranquilo por San Luis. Toranzo ten√≠a problemas de car√°cter, de personalidad. Se enojaba con facilidad. Era hedonista. No le gustaba el ejercicio del poder. Al cierre, tuvo una salida negativa. Ahora arrastra esc√°ndalos de √≠ndole familiar que han trascendido. Carreras no ha llegado siquiera a ejercer el poder con la median√≠a de Toranzo. No tiene la m√≠nima autoridad, no sabemos c√≥mo va a concluir. Si Marcelo de los Santos termin√≥ con dificultades, no imaginamos c√≥mo ser√° el de Carreras. Si contin√ļa con el mismo estilo, le dar√° terror entregarle la estafeta a Gallardo Ju√°rez. Le he llamado el corredor constitucional del estado. Ha sido su √ļnica respuesta ante los problemas. Sale a correr como un acto de cobard√≠a, evasivo de la realidad y las exigencias de los potosinos. Es un hombre que no quiere gobernar. Tenemos un bur√≥crata de alto nivel, que ocupa una oficina en el palacio estatal‚ÄĚ.

R√≠os Medrano expuso que las zalamer√≠as que rodearon el ascenso pusil√°nime de Carreras no significan que tenga habilidades pol√≠ticas. ‚ÄúLo llam√© Tiquismiquis. Tiene una pulcritud en las formas, que le sirvieron de manera extraordinaria para hacer relaciones p√ļblicas. Pero gobernar no equivale a frivolizar el poder. Se relaciona con el costo de tomar decisiones. Se le puede decir lo que debe hacer. Fue un excelente empleado de Felipe Calder√≥n y Toranzo. Pero como empleado de los potosinos, es un fracaso. El cargo que le dio la ciudadan√≠a es para que gobierne y tome decisiones, lo que no sabe hacer. Se le vio la vena pol√≠tica, su curr√≠cula acad√©mica e intelectual… contin√ļa (tomado de la revista impresa, Septiembre 2017)

Comments

comments

Alejandro Leal √Āngel G√°mez Segovia Arturo Guti√©rrez director de seguridad p√ļblica feminicidios Fernando Toranzo Ford La Noticia Marcelo de los Santos Oswaldo R√≠os Medrano polic√≠a metropolitana PRI procurador Federico Garza revista revista La Noticia San Luis Potos√≠ secretario de gobierno secretario de seguridad sexenio uan Manuel Carreras L√≥pez zona centro del pa√≠s

Comments

comments