Las estrategias de seguridad de Urban Ocampo

6 abril, 20186:59 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Destacada

Una de las estrategias que usará el encargado de las fuerzas municipales de Soledad y la capital, José Luis Urban Ocampo, será integrar un cuerpo elite de 25 elementos que habrán de intervenir en situaciones de alto riesgo. Para no vulnerar las garantías individuales, solicitará que en las celdas, se mantengan cámaras de vigilancia. Exigirá además que haya una filial de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos en las comandancias, para atender en lo inmediato cualquier queja donde se atente contra la integridad física de los detenidos.

Aunque Urban se promovió meses atrás en las redes sociales para que alguna autoridad le diera empleo, el primero que reclamó lo contratara el gobierno estatal, fue el líder de un sector de comerciantes ambulantes del centro histórico, Juan Martín Ayala, al que una banda de colombianos y salvadoreños, le raptaron a su hija Saraí Ayala. Buscó interponer la denuncia penal en la nueva fiscalía, pero el ministerio público argumentó que no había delito qué perseguir. Por su cuenta llevó a unos agentes ministeriales a una casa de seguridad, ubicada atrás de las instalaciones de la policía municipal, pero se negaron a intervenir. Luego, Ayala, junto con otros conocidos, armados, buscan a los delincuentes para hacerse justicia por su propia mano. Aunque casi derriban la puerta, no los encontraron.

Ayala se convirtió en el promotor número uno de Urban cuando el secretario de gobierno, Alejandro Leal, destacó que no lo podían contratar, ya que se encargaba de la seguridad en el poder judicial federal. Ayala encabezó una protesta frente al palacio de gobierno para denunciar más casos de niñas desaparecidas y adelantó que cada 13 de los meses siguientes hará lo mismo. Entonces filtró que el gobernador Juan Manuel Carreras había vetado a Urban, que a los pocos días, fue rescatado por el alcalde de Soledad, Gilberto Hernández Villafuerte y el edil de la capital, Ricardo Gallardo Juárez, con el que se había confrontado antes de manera radical.

Ayala expuso que Urban le comentó que hizo a un lado sus diferencias con Gallardo para buscar el beneficio de los potosinos. “Ya no es asunto de ideologías ni partidos. Se trata de reducir los índices criminales en la zona conurbada, el lugar más caliente de la entidad donde operan varios carteles de la delincuencia organizada que se dedican al secuestro, extorsiones y levantones de mujeres jóvenes para el tráfico sexual. Urban no tiene compromisos con ningún grupo. Me dijo que los combatirá sin reposo. No les dará cuartel hasta expulsarlos de San Luis”.

Urban se comprometió a realizar rondines más frecuentes en el centro histórico, donde ocurren asaltos a todas horas. Junto con los ambulantes, crearán una cadena de whatsapp donde le informarán de hechos delictivos que ocurren al instante para detener a los infractores. Prometió investigar a sujetos sospechosos que vigilan a los vendedores con absoluta impunidad. Urban se habrá de coordinador con el Centro de Control, Comando, Comunicaciones y Cómputo para que las cámaras que se ubican en la capital, no se desconecten y sacarles una utilidad máxima con gente que cubra turnos extras.

Planea ubicar retenes de vigilancia en los diversos puntos de entrada a la ciudad, para rastrear vehículos procedentes de otras partes del país con altos índices delictivos, como Tamaulipas, Veracruz, Sinaloa, Michoacán y Jalisco entre otros. Urban tiene planeado reactivar todas las casetas de vigilancia que se han convertido, de manera paradójica, en nichos donde acampan grupos pandilleriles. Solicitará a los ediles, instalen electricidad, teléfonos, agua, radios y camastros para los agentes de guardia.

Urban estará conectado al teléfono de emergencias 911. Se comprometió a dar una rápida respuesta. Le pidió a la ciudadanía no hacer llamadas falsas, para garantizar un servicio eficaz. Contempla abrir su número celular para que lo llame cualquier persona en apuros, como lo hizo en Rioverde, el extinto jefe del mando único de la zona media, Genaro Sandoval Plascencia. Firmará convenios de ayuda mutua con las fuerzas estatales y federales, para actuar de manera conjunta en robos bancarios, asaltos a joyerías, secuestros o balaceras en antros.

El teniente coronel Urban Ocampo exigirá a los permisionarios de todas las líneas de transporte urbano, instalen cámaras dentro de los camiones, para grabar los robos a los usuarios e intervenir de manera instantánea. Incluso, sopesa la alternativa de infiltrar agentes en las unidades hasta exterminar los atracos. Habrá de intensificar la vigilancia con agentes de a pie y patrullas en los jardines de niños, primarias, preparatorias y universidades a la entrada y salida de clases. Hará labores preventivas en zonas donde hay constantes choques de la policía con grupos de pandilleros, como Pavón, San Antonio, Cactus, Polvorín, La Virgen y camino a Cerro de San Pedro.

Ayala invocó a Urban por los resultados que dio en la etapa que fue secretario de seguridad en el sexenio de Fernando Toranzo. Miró de cerca cuando cerró antros que no respetaron las horarios legales. Lo definió “como un hombre de calle, estar en el lugar de los hechos, aunque arriesgue la vida. No le dará tregua a los delincuentes. No le gusta estar encerrado en las oficinas. Ojalá que Gallardo y Hernández Villafuerte no lo dejen solo. Lo ayuden con agentes, vehículos y gastos de oficina para que cumpla la encomienda de garantizar la seguridad y patrimonio de los potosinos en los sitios de mayor conflicto”.

Comments

comments

alcalde de la capital Juan Manuel Carreras La Noticia municipio revista La Noticia San Luis Potosí seguridad slp Soledad Tamaulipas Urban

Comments

comments