A los maestros jubilados, les estorba el dirigente de la sección 26, Alejo Rivera

12 diciembre, 20178:50 pmAutor: Oralia Guzmán MendozaCapital

“Dignidad Magisterial es un grupo, no opositor, que surgió al ver que no se cumplían con los beneficios que lograron comités sindicales anteriores de la sección 26. En el 2011 recibieron los jubilados del 2010 un bono de mil 200 pesos como apoyo al aguinaldo. A los 6 años se habló de un nuevo bono de calidad de vida. Lo cierto es que el anterior se incrementó a 2 mil pesos. No estuvimos de acuerdo. A los compañeros que se jubilaron en 1996 les daban un bono semestral. A los que se fueron en el 2001 y 2004, también les entregaron otro. Reclamamos en la secretaría de educación. Nos lo bailaron todo, por la apatía de los compañeros. En el 2014 los compañeros se encontraron con la sorpresa de que no les facilitaban el seguro de retiro que es de 25 mil pesos, una prestación a la que tienen derecho, pasaron tres años y nada. Fue cuando se nos acercaron y empezamos a presionar”, explica el profesor Norberto Soto Hernández.

“A pesar de nuestra lucha, no recibimos el apoyo de algunos compañeros que nos tacharon de alborotadores. En abril del 2017 nos informan que no habrá bono de calidad de vida porque se descapitalizó el Fondo de Capitalización Social del Magisterio que administraba el dinero. Además los préstamos, bonos, seguros, capitalización por retiro y jubilación complementaria, todo lo suspendieron. Fue cuando se nos empezó a unir más gente. Como Dignidad Magisterial competimos por la delegación, perdimos por un margen de 15 votos. En la actualidad, sin ánimos de jalarnos el cuello, hemos sobrepasado la autoridad del comité de la delegación 4-1. Hasta ahora la Secretaría de Educación y sección 26, nos han hecho caso a toda la problemática que le hemos presentado. La han resuelto en un 50%. Los bonos complementarios los pagan a cuenta gotas, pero ya no lo retienen. La sección 26 es la que lleva el registro. Nosotros constatamos con los compañeros por nombre y apellido, si les pagan. Los logros los vemos. No somos ningún grupo político, no nos mueve un registro, más que defender los derechos de los demás. No abandonaremos la lucha hasta que paguen a todos, los rubros conquistados. Los 25 mil pesos de calidad de vida, argumentan que le corresponde a la federación a través de la Secretaría de Educación, que es ahora la que paga. Antes lo hacía gobierno del estado, la federación le mandaba el recurso. La deuda no la reconocen a nivel local. Los demás rubros le corresponden al fideicomiso de la sección 26, integrado por un grupo técnico que conforma la Sege, gobierno del estado y sindicato”.

“Se echan la pelotita entre sí. Nos habían dicho que no íbamos a tener problema al cambiarnos de un bono de apoyo al aguinaldo al de calidad de vida. Vemos que tenemos muchos problemas. Y va a ser más para el 2018. Solicitamos la intervención de la presidenta de la cartera de hacienda del congreso y al poder legislativo en su conjunto para que se incluya en el presupuesto el apoyo a los jubilados. Esperamos el resolutivo. Todos los problemas se han dado por los malos manejos de quienes administran los recursos, todos tienen nombre y apellidos. Se dicen ofendidos por que se menciona que los recursos se canalizaron a las campañas políticas. Desde el sexenio de Fernando Silva Nieto comenzó el enredo. Ahora con Juan Manuel Carreras, que conoce la problemática porque estuvo en la Sege, le da vueltas, no nos quiere atender. No nos dan datos precisos. Los fondos los facilitan con lentitud porque protestamos. Existe un padrón de jubilados de 13 mil 500 en todo el estado. Le pagaron a la mitad, a quienes reclaman. Los que están en comunidades y rancherías, que no se dan cuenta, los relegan. Si seguimos callados, el dinero continúa desaparecido”.

Soto censuró que el secretario de la delegación 4-1, Blas Arriaga Guerrero, no haya salido en su defensa. “Ya nadie le cree. El año pasado nos manifestamos. El gobierno estatal se vio presionado. Le dijimos que teníamos que seguir, pero nunca respondió. En el comité hay encargados de cada uno de los asuntos. Arriaga es el de los bonos, después fue la compañera Martha Puente, que hace lo que le indica su jefe. Hasta la fecha no se ha parado. Ahora dicen que es Pilar Ramírez Silos, no es definitivo, no sabemos con quien ir. El 12 de mayo que nos festejaron el día del jubilado con una comida, todo mundo le empezó a chiflar y enseguida se salió”. Norberto Soto Hernández dijo que una delegación se nombra cuando existen 3 mil gentes y en la 4-1 son más del doble, por lo que sin duda podrían tomar las riendas de la misma sección 26. En Baja California y Sonora les han puesto la muestra y dirigen el sindicato maestros jubilados. En San Luis, cerca del 50% del comité seccional está por jubilarse también.

Por su parte, la maestra Aurora Castañeda Chávez, que se jubiló en el 2014, refiere que junto a otras cuatro compañeras, les tocó lidiar con la aseguradora Metlife para que le pagaran el seguro institucional, que se debe entregar al mes del retiro. Se lo tardaron año y medio. “Un grupo de cinco acudimos a la Sege, sindicato y oficinas de la empresa cada semana por una respuesta. Nos daban largas hasta que en una junta conocimos al maestro Norberto Soto y nos apoya de manera amable. Dimos tantas vueltas hasta que los cansamos. A otra amiga la atendieron a los dos años. Uno más tiene dos años y medio en la pelea sin resultados. Cuando iniciamos, hablamos con el maestro Eliseo Portilla, que era el de jubilados, para pedirle que fuera a la Sege. Acudió en dos ocasiones, no le dieron respuestas. También nos acompañó la doctora Xóchitl Zamora Pedroza, sin ningún éxito. La delegación no nos apoyó. Con las 5 compañeras denunciamos los hechos en un diario local, lo que molestó a la dirigencia de la sección 26 y la delegación 4-1 En una junta sindical el secretario me dijo: tú quédate con tus cinco. Acudí con el maestro Soto y nos respaldó desde el primer día. Nunca ha abandonado a los maestros jubilados”. Por su parte, el histórico luchador de izquierda, Carlos López Torres, expuso que el magisterio en la época de la ex dirigente nacional, Elba Esther Gordillo, determinó conformar los fideicomisos en todo el país, con distintas modalidades y objetivos. Pero en lo básico, porque se vino la reforma a fondo. En materia laboral iba a tocar muy fuerte al sindicato, tal como ocurrió en el actual sexenio. Empezó a abandonar la lucha y se convirtió en un prestador de servicios sobre la base de establecer fideicomisos. El Foncasol lo impulsó un personaje ligado a Gordillo, el sonorense Félix Mendoza Acuña. Se creó como una especie de tabla salvadora de la futura reforma a las pensiones en todo el país.

Expuso que el secretario de hacienda, José Antonio Meade, insistente, ha recomendado a los estados de la república que urge la reforma al sistema de pensiones, sobre la base de algunas ideas que ha recomendado la Organización para la Competencia y Desarrollo, que consiste en aumentar los años de servicio de los trabajadores para que se jubilen y aumentar las cuotas a los trabajadores pensionados. Después de la reforma a la ley del ISSSTE, un grupo muy importante, con una serie de amparos, obligaron a que se estableciera un inciso, anexo décimo transitorio, para que se dejara la jubilación como estaba. A partir de entonces, todos los que han ingresado se van a las afores. El gobierno alega que las pensiones son una carga muy fuerte porque el promedio de vida se alargó y los adultos aumentarán. Aunado a la baja de nacimientos, jóvenes y adultos son mayoría en el país.

El sindicato, en el caso del Foncasol, ha dicho que se recapitaliza. “Nunca han explicado por qué desapareció y el gobierno dejó de pagar. Aceptan que hay una deuda enorme de cientos de millones de pesos. Dicen que todos los que entran se van a las afores. Les darán 5 ó 6 mil pesos mensuales. Y se debe hacer un fideicomiso por si existiera algún problema. El gobierno permite que el banco cobre una parte por administrarlo. Por lo que aparecen las deudas. Es por lo que exigimos una auditoria externa. El sindicato nos dice que el magisterio la efectúa a través de un despacho que contrataron. El gobierno, aunque forma del problema, calla, se zafa, dice todo está correcto y paga lo que debe”. López aludió al ex dirigente sindical Crisógono Sánchez Lara y al actual diputado local Ricardo García Melo, los responsables más directos de la pérdida de los fideicomisos. Exigieron al congreso un arqueo externo, porque entran factores políticos. “Nos enteramos que se le autorizó la última cuenta pública al ex gobernador Fernando Toranzo, sin investigar lo de pensiones u otro caso. Pedimos que se audite a otros ex mandatarios y al actual. ¿Cómo es posible tengan un adeudo millonario, de fideicomisos, telesecundarias, Colegio de Bachilleres y una serie de instituciones educativas?. Es terrible. Los valores entendidos entre el gobierno y el sindicato han quedado al descubierto por el descontento, que ya tomó forma masiva. Vamos a esperar los resultados con la comparecencia del secretario de finanzas, José Luis Ugalde Montes, por motivo de la glosa del informe. Nos tiene que garantizar, se va a pagar la deuda que reconocen y darnos plazos. Nos preocupa que el presidente de la cámara de diputados, Fernando Chávez, insista que la ley de egresos será la misma. Sus intereses sin duda, son muy diferentes al de los jubilados. Hay muchos pensionados que ganan poco, solo unos cuantos como Crisógono Sánchez o García Melo ganan mucho. Tienen propiedades aquí y allá. La mayoría de los compañeros reciben una modesta pensión y pusieron todo su interés en el Foncasol que hoy se paga con lentitud”.

“En un país donde no hay respeto a la legalidad, a lo que aprueban los gobernantes, para el Foncasol hay un reglamento y un comité directivo que lo preside el gobierno estatal. El banco cobra mucho por sus servicios y si gobierno y el sindicato se retrasan en el pago, tomarán lo que está depositado. Es obvio que el banco se ha comido una buena parte de los recursos. Desde un inicio trataron de descalificar al movimiento, porque es un tema muy delicado para el estado, que sus jubilados ya viejos, ancianos, anden en la lucha, en la calle, con protestas. No nos pueden acusar de nada. Los secretarios de las delegaciones de los jubilados se atreven denostar a los compañeros que están en la protesta. La delegación 4-1 ya fue rebasada, la de Matehuala, Valles, Tamazunchale, están igual, no hacen nada por los compañeros. Acuden con nosotros para que los apoyemos con trámites, lo que no hace el sindicato”.

“Hemos combinado la táctica de las negociaciones y movilizaciones, porque no queremos que el gobierno, cuando vea que nos quedamos quietos, otra vez se retrase con los pagos. Solo responden con presiones. Si fallan, el movimiento va crecer. Nunca se imaginaron que los jubilados darían la lucha. Las marchas en contra de la reforma educativa no crecieron, las controlaron y lograron imponerla. La inconformidad surge donde menos la esperaron. En los últimos años se ha estrechado el trato entre el sindicato y la autoridad. No estamos de acuerdo, porque el sindicato se creó para defender un derecho laboral, salarial, social, no para que se sirvan a otro en lo político. Desde Silva Nieto fue claro que la sección 26 del magisterio funcionó como trampolín político. Quiso ser presidente municipal y no pudo. Se fue a la secretaría de educación. Lo llevó el ex gobernador Horacio Sánchez, con el objetivo de usar recursos financieros. A partir de entonces, los gobernadores usan al magisterio. A las cúpulas las favorecen con concesiones”.

“Los ciudadanos tienen que intervenir en los procesos de vigilancia. A nosotros nos arroja una enseñanza la lucha, no dejar en manos de gente que ya demostró varias veces, que no esta dispuesta a respetar los acuerdos. Muchos compañeros se gastan gran parte de sus quincenas para viajar desde Valles, Tamazunchale y otros lugares a ver si aparecen en una lista y no están. Hemos acordado discutir muy a fondo la figura del Foncasol, porque sale muy caro el manejo por parte del banco. Hay otras aseguradoras o una caja de ahorro, lo que puede resultar mejor. El gobierno no ha dado respuesta de los 71 millones de pesos que están prestados y los intereses que generan. Que paguen con 3 años de retraso, no es alentador. Exigimos que solo hasta después de la auditoria externa, se recapitalice la figura y se conozca sin trabas el nuevo esquema. Obligarlos a que se lleve a cabo una consulta a la base, a los 40 mil compañeros del sindicato de la sección 26. Pedimos que la Auditoría Superior de la Federación, hacienda y el ISSSTE, intervengan para establecer formas de vigilancia muy concretas y que se tenga acceso a los datos de forma puntual”.

Por su parte, el maestro Marcelo Lucio Aguilar, censuró la falta de compromiso y sensibilidad del dirigente de la sección 26, Alejo Rivera, de su asistente, Juan Carlos Bárcenas y del encargado de Foncasol en el sindicato, Juan Carlos Ramírez, quienes prometieron pagar a un grupo de maestros jubilados sus bonos a más tardar el 28 de julio. Pero no cumplieron. “Se han burlado una vez más. A compañeros que están dentro del movimiento les aseguraron que les darían su dinero. Ya se va terminar el año y no la han hecho. Se aprovechan porque es gente mayor a la que le dificulta trasladarse. Sus omisiones los perjudican, pero seguiremos en la lucha hasta que cumplan”. Señaló que los actuales dirigentes violan los derechos humanos de viudas a las cuales no orientan con los trámites para reclamar lo que les corresponde. Lo cual es humillante pues son personas que rebasan los 60 y 70 años. Reiteró que la falta de atención, las incidencias en los pagos y fideicomisos de los jubilados fue lo que obligó a Dignidad Magisterial a protestar y levantarse en contra del representante de la delegación 4-1, Blas Arriaga Guerrero y los actuales dirigentes de la sección 26. No han cumplido en solucionar los problemas. Se manejan con mentiras, por lo que decidieron poner un ya basta.

“Es terrible la falta de sensibilidad política de los dirigentes sindicales. Le decimos a Juan Carlos Bárcenas que nos volvió a mentir. No salieron los depósitos que prometió. Lo mismo le reclamamos al representante de la sección 26 de jubilados, Juan Román Sánchez. Los pagos que han sacado poco a poco fue porque los presionamos. O de lo contrario, el dinero estaría perdido. Saben a quien le deben y no son acomedidos para decirles: aquí están sus pagos. Es una ineptitud total lo de las diligencias. Los jubilados daremos el ejemplo a los activos para que sepan cómo se actúa. Hasta ahora no tenemos intenciones electorales porque no son los tiempos. Trabajamos a favor de los jubilados, pero si se ofrece más adelante, podemos inclinar la balanza. Mis compañeros han demostrado que pueden servir a la gente sin esperar nada a cambio. No damos comilonas con el dinero del Foncasol que salen de las finanzas del magisterio. Compran voluntades, pero nosotros planeamos con estrategia lo que hacemos. Pronto obligaremos al congreso para que se presupueste el bono de calidad de vida en el cual iremos casi todos”.

“Hay gente que puede servirnos de verdad, como Norberto Soto, que ha sacado adelante a muchos profesores. En el sindicato le dan las listas porque actúa. No se anda por las ramas como todos los demás. La política es el arte de servir sin esperar nada a cambio, pero ya se distorsionó en todo sentido. La usan para servirse y abusar de los más desprotegidos. Dicen que los maestros pertenecemos al Partido Nueva Alianza. Es una gran mentira. El diputado Ricardo García Melo es plurinominal. No no representa a los profesores. No ganó por mayoría, porque la gente le perdió la fe al partido. En los próximos comicios vamos a cobrarle lo que haya aprobado. Se cambió el cálculo de nuestras pensiones de salarios mínimos a Unidades de Medidas de Actualizaciones, con lo que a muchos nos quitaron más de mil 700 pesos en febrero del 2017. Sólo por un error de los dirigentes. Tenemos que lograr se de marcha atrás a la reforma”.

Comments

comments

gobernador Juan Manuel Carreras La Noticia maestros política revista revista La Noticia San Luis Potosí Sección 26

Comments

comments