(1¬įparte) L√≥pez Medina busca quedarse con 2 mil hect√°reas de oro en San Juan de Guadalupe

16 enero, 201911:12 pmAutor: Juan Pablo MorenoCapital Destacada Municipios Noticias

El litigante Carlos Covarrubias Rend√≥n alerta sobre las intenciones del magnate Carlos L√≥pez Medina, de apropiarse de 2 mil hect√°reas en la comunidad de San Juan de Guadalupe, con el esquema de las empresas inmobiliarias promovidas durante el sexenio de Carlos Salinas. Un pretexto subliminal para despojar a los ejidatarios de la tierra y volverla a privatizar mediante artilugios. Considera que es la √ļltima maniobra del voraz fraccionador, cabeza de un grupo de inversionistas que tratan de capitalizar el coletazo del moribundo esquema agrarista que permite juntar a los pobres due√Īos de las tierras con los millonarios contratistas que pagan con espejos cada metro de tierra que luego venden con alta plusval√≠a. En el centro de las disputas, aparece el alcalde de la capital, Xavier Nava Palacios, que debe autorizar el cambio de uso de suelo para ganancia de sus patrocinadores en detrimento de los comuneros que buscan alternativas m√°s justas. Como si ya fuera due√Īo del predio urbano, L√≥pez Medina y sus c√≥mplices, ante el problema del agua potable en la capital, hacen gestiones para quedarse con el l√≠quido proveniente de la presa El Realito, que todav√≠a se paga con los impuestos de los ciudadanos. Pero L√≥pez Medina no tiene el control del comisariado, que se rompe en varios segmentos. Ya solt√≥ a sus cabilderos a comprar los votos que le faltan al precio que le marquen. Sabe que tira centavos que habr√° de recuperar con millones de d√≥lares en lo que se ha definido como la estafa del siglo.

-¬ŅC√≥mo est√° el conflicto de San Juan de Guadalupe, qu√© papel juega el magnate Carlos L√≥pez Medina?

-El asunto de San Juan de Guadalupe se encub√≥ hace muchos a√Īos. Es un viejo sue√Īo de la familia de Carlos L√≥pez Zertuche, Carlos L√≥pez Mart√≠n del Campo y Carlos L√≥pez Medina. Se han dedicado al desarrollo inmobiliario desde que se tiene memoria, en los 40 y 50. Hay que recordar que el navismo, en gran medida, naci√≥ al confrontarse la familia L√≥pez con el entonces rector de la Universidad Aut√≥noma de San Luis, Manuel Nava. Fue una disputa respecto a los terrenos que hab√≠an sido permutados en el ejido Garita de Jalisco con el fraccionador Carlos L√≥pez Mart√≠n del Campo. Entonces nace la reyerta. Se vino la insurgencia social contra el cacicazgo de Gonzalo Santos. Ahora surge el problema de San Juan de Guadalupe, pegado a La Garita y Las Lomas. En alg√ļn momento, predios de San Juan como Casa Blanca y otro donde L√≥pez aparece como propietario, le vende a las desarrolladoras, que hacen negocios con el gobierno en los 90. Junto a L√≥pez Medina y su socio de Century 21, Alejandro Tamayo, aparecen los empresarios Carlos Torres Corzo, Vicente Rangel Mancilla, ¬†Manuel Mu√Īiz Werge y Marcelo de los Santos Anaya. Todos viven los √ļltimos estertores del salinismo. Empezaron con la Garita de Jalisco en 1993, con la venta de superficies donde se ubican los centros comerciales Walmart, en una superficie de 70 hect√°reas. Luego vinieron las aportaciones de las sociedades mercantiles en 1994.

‚ÄúFueron los primeros grandes modelos del mercado de tierras en el pa√≠s. Ahora, 24 a√Īos despu√©s, la comunidad San Juan de Guadalupe es el segundo paso del proyecto. Pero tienen un problema y una serie de situaciones complejas de 1994 al 2003, que empiezan a activar la parte pendiente conocida como Desarrollo del Pedregal. La continuidad de la Garita de Jalisco es San Juan de Guadalupe. Siempre intentaron tener el control del comisariado comunal desde los 90. Lo consiguieron a trav√©s de los Juanes Perreros, con la ayuda del ex l√≠der estatal de la CNC y ex diputado federal, Felipe Aurelio Torres y otros asesores que ten√≠an en la Grita de Jalisco. En el 2002, al iniciar operaciones Desarrollo del Pedregal, Carlos L√≥pez, Vicente Rangel y Eduardo Garcia Navarro, se desdoblan hacia San Juan de Guadalupe. Crean una estrategia para incorporar el suelo de la comunidad de San Juan al proceso del mercado de tierras, lo que plasman en una serie de planos. Al calor de las enormes ganancias que tuvieron en La Garita, dieron un brinco gigante hacia adelante, en San Juan. Empezaron a pactar con los comisariados. Era la etapa en que fuimos opositores a los Juanes Perreros. Nos juntamos para derrotarlos en el 2006‚ÄĚ.

‚ÄúLlevamos a Margarito Jasso a la dirigencia comunal. Pero se fractura y vende el movimiento un a√Īo despu√©s. Es jalado y comprado por L√≥pez Medina y su grupo de los Juanes Perreros. Para finales del 2008, ya no estaba con el sector contrario a los intereses inmobiliarios. Cuando nos desmantelan el proyecto para transformar la comunidad a base de dinero y corruptelas, el gobernador Fernando Silva Nieto no tuvo la capacidad de plantear una alternativa de desarrollo para la gente. En el 2009 ya estaba encarrilado el tema de aportaciones a la sociedad mercantil. En el 2010 llevan el expediente a M√©xico para intentar incorporar 4 mil 500 hect√°reas al plan urbano. La procuradur√≠a agraria descubre inconsistencias y les recomienda no manejar un modelo de sociedad mercantil ejidal o comunal. Les sugiere que incorporen el proceso mixto. Era muy curioso el primer intento de inmobiliaria, que lo hicieran los puros comuneros, para que luego se asociaran con los desarrolladores. Se trataba de aprovechar las circunstancias para despu√©s de constituida, dejar el canal abierto. La procuradur√≠a sugiri√≥ modificar el esquema para obtener las licencias del cambio de uso de suelo, muy parecido a lo que pas√≥ en Desarrollo del Pedegral‚ÄĚ.

‚ÄúFue lo que sucedi√≥ entre 2010 y 2011. En el 2013 se empieza a resquebrajar la unidad del grupo hegem√≥nico de la comunidad, que ten√≠a m√°s de 250 votos contra una minor√≠a peque√Īisima que se opon√≠a. Tambi√©n empiezan a confrontarse cuando sale a escena Alejandro Tamayo, un inversionista que represnetan a Century 21, con muchos procesos de desarrollo en Villa de Reyes y se pelea con L√≥pez Medina por el control de la comunidad. No fue algo que sucedi√≥ de un d√≠a para otro, se dio en una coyuntura de divisionismo, ante la inmesa riqueza que significaba controlar el plan inmobiliario de San Juan de Guadalupe. Se crean dos fuerzas paralelas, una la encabeza Carlos L√≥pez y otra Tamayo, cada uno con su grupo de comuneros. El problema se da en el 2017, cuando se vuelven a juntar todos los inversionistas con el gobienro estatal. Establecen un condicionamiento para que puedan lograr los cambios que necesitaban en el plan de desarrollo urbano. En el 2017 le dicen a los comuneros que el tema se ha resuelto. Los dos grandes bloques que hab√≠an luchado un par de a√Īos por el liderazgo de la comunidad y ser interlocutores con el estado, se unen‚ÄĚ.

‚ÄúLuego expulsan a varios de los l√≠deres de la comunidad porque sobran, como Francisco Solis, Aniceto Hern√°ndez, una serie de compa√Īeros y asesores que llevaron a L√≥pez Medina a la comunidad, lo que sucede a principios del 2018. Se empiezan a reunir de nuevo las disidencias, las m√°s radicales con las m√°s pragm√°ticas que ya no estaban con L√≥pez ni Tamayo. Se convierten en un polo opositor que parten en cachos las pretenciones de L√≥pez de incorporar las tierras a un proyecto inmobiliario, ya que perdi√≥ el control de la asamblea. Nosotros volvemos a intervenir y promovemos renovar el √≥rgano directivo. El Tribunal Agrario nos cita y convoca para reunirnos porque hay dos representaciones comunales. La de Dolores Quintero y la del famoso Tanque, hijo del entonces comisionario en 1980. Se elige la nueva dirigencia y queda fragmentada la comunidad. Gana el grupo que encabeza Rogelio, saca 98 votos. El candidato de L√≥pez Medina, Alfredo Hurtado, junta 60. Nosotros 64. El ala de Jos√© Enrique Gonz√°lez, duro, radical, logr√≥ 19 votos‚ÄĚ.

‚ÄúCarlos L√≥pez y Tamayo habian vencido al alcalde de la capital, Ricardo Gallardo Ju√°rez al crear una nueva ley de desarrollo urbano que impidi√≥ al edil sacar un plan de desarrollo que los afectara. El objetivo de crear una nueva norma de asentamientos humanos y crecimiento urbano ten√≠a como objeto trabarle la emisi√≥n de las reformas. Adem√°s, sacan el decreto de proteccion de la sierra de San Miguelito y dejan fuera la comunidad. El problema es que no ten√≠an mayor√≠a calificada para la aportaci√≥n de tierras. Es lo que pasa ahora. Si quieren convocar, necesitan 270 comuneros presentes. No los tienen, pero acosan a la gente, la tratan de cooptar a como de lugar. El plan que ten√≠an desde el 2012, abarca cerca de 3 mil 156 hectareas. Luego se manej√≥ que eran 7 mil, despu√©s 2 mil. La inmobiliaria se llama Reserva, antes Chinancali‚ÄĚ.

-¬ŅPor qu√© se asocian L√≥pez y Tamayo?

-Es una salida pragm√°tica de comerciantes y empresarios. Saben que es mejor transitar unidos que entrar a un proceso de choque. Las 2 mil hect√°reas estan delimitadas, colindan con el Club de Golf La Loma. Tienen tanto dinero que son capaces de convertir a La Noticia en la agencia Reuters. Es el poder real, pero tambi√©n el √ļtlimo suspiro del agrarismo salinista, del mercado de tierras que nunca pudo ser. En todo M√©xico nom√°s se hicieron 23 inmobiliarias en 25 a√Īos, de las que tres quedaron en San Luis. Todas fracasaron. Funcionaron para los desarrolladores, es donde est√°n los juzgados federales, hospitales. Tuvieron √©xito para los ricos. A los ejidatarios de La Garita, lo que les dieron, ya se lo acabaron.

-¬ŅL√≥pez Medina perfeccion√≥ su t√©cnica de apropiarse de los terrenos ejidales y comunales, con su experiencia previa de Las Lomas y Garita de Jalisco?

-Ha realizado un esfuerzo para adaptarse a la circunstancia social y política de San Juan que es diferente a La Garita, donde vendieron todo lo que tenían. En el caso de La Tenería 190 y Loma Blanca 350. Vicente Rangel se quedó con 350 hectáreas. Desarrollo del Pedregal 620, pero se escindió a 180, a la Inmobiliaria Casa Blanca le tocaron 190. El fraccionamiento perteneció a López Medina. Fueron 380 hectáreas. Había una área ecológica de 70 hectáreas que diluyó. Lo mismo hará en San Juan de Guadalupe, dejan fuera una reserva ecológica que al final van a urbanizar como lo hicieron con La Garita.

‚ÄúLas 10 hect√°reas que apartaron estaban pegadas al periferico, luego fueron negociadas. Eran parte del componente que desarrollaron L√≥pez Medina, Vicente Rangel y Garc√≠a Navarro. Fueron socios en algunas firmas y en otras competencia. El universo era de casi mil hect√°reas. Tienen proyectada una segunda etapa para agarrar 2 √≥ 3 mil hect√°reas m√°s. La tecnolog√≠a no es la misma de hace 20 a√Īos. El manejo de explosivos, las m√°quinas para desmoronar y abrir caminos, son muy r√°pidas. Pero el m√©todo de apropiarse de lo ajeno es el mismo. En esencia, es el esquema de volver loca a la gente con unos cuantos centavos y doblegarlos a partir de su necesidad y pobreza. Es letal el proyecto que empuja L√≥pez Medina. En La Garita, en las sociedades mercantiles, dijeron que los ejidatarios ten√≠an el 49% de las ganancias y el 51% los empresarios. Hoy est√° 40% los comuneros y 60% los empresarios. La solicitud de opini√≥n se fue a M√©xico el 8 de marzo. En pocos d√≠as lo definir√° la asamblea‚ÄĚ… (tomado de la versi√≥n impresa, Diciembre 2018)

Comments

comments

alcalde de la capital Alejandro Tamayo Carlos Covarrubias Rend√≥n Carlos L√≥pez Mart√≠n del Campo Carlos L√≥pez Medina Carlos L√≥pez Zertuche Carlos Salinas Carlos Torres Corzo Century 21 comerciantes comunidad de San Juan de Guadalupe contratistas Desarrollo del Pedregal due√Īos Eduardo Garcia Navarro empresas inmobiliarias ex diputado federal Felipe Aurelio Torres Garita de Jalisco Gonzalo Santos Juanes Perreros Las Lomas Manuel Mu√Īiz Werge Manuel Nava Marcelo de los Santos Anaya Margarito Jasso navismo Presa El Realito San Juan de Guadalupe sexenio de Carlos Salinas Universidad Aut√≥noma de San Luis Vicente Rangel Vicente Rangel Mancilla Walmart Xavier Nava Palacios

Comments

comments