Don Lauro Islas

28 febrero, 202312:11 amAutor: Cultura

La traza de los asentamientos coloniales se inspiró por el principio de la retícula renacentista, pero donde fundaron conventos, se erigieron enormes ciudadelas, lo que rompió la armonía, al bloquear la continuación de las calles.

El caso de Rioverde fue el siguiente. A principios de la década de 1870, el enorme terreno que había sido la huerta del convento de Santa Catarina Virgen y Mártir del Rioverde, era propiedad del general Sóstenes Escandón, a quién se le había facilitado su compra gracias a la Ley de Desamortización.

El predio estaba comprendido al norte por la calle Iturbide, al sur por la Jiménez, incluía al lote donde ahora se encuentra el mercado Cristóbal Colón. Al oriente, por Gama y al poniente, la construcción de la parroquia y demás anexos. Era un freno para el desarrollo urbano en la parte sureste de la ciudad, que se encontraba despoblada. La tierra era de milpas y frutales, tal como las usaban los frailes franciscanos 200 años atrás.

El jefe político, don Lauro Islas, tuvo la inquietud de solucionar el problema urbano que representaba el enorme “tapón”, por lo que en 1876, procedió a comprar a la señora doña Flora Pando, que ya se encontraba viuda del general Escandón, el espacio necesario para abrir la calle que corre horizontal en la parte trasera de la parroquia.

Los entonces habitantes de Rioverde, comenzaron a llamar a la brecha la Calle Nueva y al incipiente suburbio que se formó “El Barrio Nuevo”, pero al difundirse el triunfo del Plan de Tuxtepec, fue bautizado con el mismo nombre, debido a que el doctor Islas, era partidario del general Porfirio Díaz.

Después, cuando se venían las temporadas de lluvias, todo el rumbo se anegaba, se formaban grandes lagunas y lodazales. Entonces, el vulgo lo bautizó como el “Barrio de Cantarranas”.

En el directorio comercial, industrial, agrícola, profesional, de artes y oficios del Partido de Rioverde, que forma parte del Álbum A.B. González, editado en San Luis Potosí en 1902, con motivo de la inauguración del Ferrocarril, aún se mencionan al sector como el Barrio de Tuxtepec. Es de suponer que el nombre de la calle doctor Islas, le fue dado luego, al haberse aquilatado la magnitud de la mejora.

Comments

comments

Comments

comments