Archivo de la etiqueta: Pedro de Jes√ļs Olvera V√°zquez

es content solo

No quieren de consejeros maestros a funcionarios

En sus afanes de suceder en la rector√≠a de la universidad aut√≥noma a Manuel Ferm√≠n Villar Rubio, el secretario Juan Manuel Reinoso Sandoval aprovecha el vac√≠o de poder que le genera su jefe para empezar a acomodar sus alfiles. En las elecciones de consejeros maestros de la facultad de derecho, que se llevar√°n en marzo pr√≥ximo, empuja a la juez tercera de lo familiar, Mar√≠a Luisa P√©rez de Portales, que ambiciosa, trata de reelegirse. Por su deficiente desempe√Īo, los litigantes han solicitado su cambio a Valles. Ha fomentado el rezago en los juicios que maneja. Una de las razones por las que el presidente del Tribunal de Justicia, Juan Pablo Almaz√°n Cue, desapareci√≥ la central de actuarios, un nido de corruptelas.

El defensor de oficio, Santiago Camacho, tambi√©n aspira a ser consejero maestro. El ex secretario de gobierno y ahora diputado federal, C√°ndido Ochoa Rojas, lo hizo presidente de la Asociaci√≥n de Abogados. En lugar de ayudar a los despose√≠dos en sus oficinas p√ļbiocas, se dedica a chacotear en las escalinatas y cafeter√≠a de la escuela.

Tambi√©n aspira a ser consejero el director administrativo de la secreter√≠a particular del gobernador Juan Manuel Carreras, el catedr√°tico Daniel Medina Castillo. No se descarta al consejero jur√≠dico estatal, Daniel Pedroza Gait√°n. Otro que busca colarse es el director del Centro Estatal de Estudios Municipales, Luis Gerardo Aldaco Ortega, operador pol√≠tico del ex alcalde de la capital, Mario Grac√≠a Vald√©s, acusado de un desfalco millonario. Su mecenas lo hizo regidor, donde con frecuncia pas√≥ la ¬ęcharola¬Ľ para juntar fondos econ√≥micos que los ayudara a ganar la gubernatura. Aldaco fue acusado de promover con recursos p√ļblicos, diversos candidatos para alcanzar la Federaci√≥n Universitaria Potosina.

Un grupo de profesores inconformes por tener representantes ¬ęchambistas¬Ľ, denunciaron que si quieren participar en los procesos internos, deben renunciar al cargo de asesores del procurador, Federico Arturo Garza Herrera, el maestro Francisco Enrique Portillo Reyes y Alberto Armando Ayala Flores. En la misma tesitura se ubica la directora del registro civil, Luz Mar√≠a Lastras Mart√≠nez. La consejera de la Comisi√≥n Estatal de Garant√≠a de Acceso a la Informaci√≥n P√ļblica, Yolanda Esperanza Camacho Zapata. El director estatal de catastro, Jos√© Manuel Fajardo Gonz√°lez.

El secretario del ayuntamiento de la capital, Marco Antonio Aranda. El s√≠ndico de Soledad, Pedro de Jes√ļs Olvera V√°zquez. El delegado de la secretar√≠a del trabajo, Edgar Dur√≥n Puente. El delegado del Registro Agrario Nacional, Miguel Mart√≠nez Castro. El integrante de la consejer√≠a jur√≠dica del estado, Jorge Alejandro Vera Noyola, hijo del due√Īo del partido Conciencia Popular, √ďscar Carlos Vera Fabregat, que ya lo hizo diputado local y candidato a la alcald√≠a de la capital.

Los inconformes resaltaron que si quieren inscribirse en las planillas internas, antes deben renunciar a sus cargos de magistradas, Mar√≠a Manuela Garc√≠a C√°zares y Luz Mar√≠a Enriqueta Cabrero Romero. Impugnaron al director administrativo de la secretar√≠a particular del gobierno estatal, Daniel Medina Castillo. Si quiere contender, debe renunciar a la n√≥mina en Estudios Municipales, Le√≥n Felipe Cant√ļ P√©rez, que obedece a pie juntillas a su protector, Gerardo Aldaco. Los quejosos reclaman que el rector Villar sea m√°s cuidadoso al aceptar los perfiles de los consejeros maestros con los que habr√° de cohabitar varios meses antes de dejar el cargo que le busca arrebatar Reinoso.

es content solo

Pepenadores de lujo

‚ÄúLo sostengo: los Gallardo recolectan el aluminio, cart√≥n y fierro. Obligan a los trabajadores a que junten los residuos de manera separada. Hay lugares donde los depositan y luego los venden por toneladas. Es el negocio oculto de la familia, quedarse con el recolectado de la basura, ya que es una mina de oro‚ÄĚ, denunci√≥ el ex diputado local del PAN, Ra√ļl Paul√≠n Rojas, cuando el pasado julio, el juez tercero del ramo penal, le dict√≥ auto de soltura despu√©s de tres a√Īos de estar bajo libertad condicional por los supuestos delitos de ataques a las v√≠as de comunicaci√≥n y ultrajes a la autoridad, que interpuso en su contra el ayuntamiento de Soledad, entonces bajo el yugo del alcalde Ricardo Gallardo Cardona.

El 8 de julio del 3013 la polic√≠a municipal de Soledad detuvo a Paul√≠n Rojas cuando encabez√≥ un numeroso contingente de pepenadores de basura que se opon√≠an a la orden de Gallardo y el cabildo de sustituir el sistema tradicional de juntar los desechos con carretones y cambiarlos por motocicletas. Los agentes lo llevaron a una ¬† bodega. Luego de m√°s de dos horas lo trasladaron a la comandancia. Despu√©s de otras ocho horas, lo dejaron platicar con la familia. Lo presentaron al ministerio p√ļblico bajo el cargo de mot√≠n y ataques a las v√≠as de comunicaci√≥n. Se le envi√≥ a la penitenciaria de La Pila. Fue liberado en la madrugada. Se dijo que hubo un acuerdo pol√≠tico con el entonces secretario de gobierno y hoy diputado federal C√°ndido Ochoa Rojas y el ex l√≠der estatal del PAN y ahora legislador local, H√©ctor Mendiz√°bal P√©rez.

En una corta entrevista que se realiz√≥ en una tienda de autoservicio cercana al comit√© estatal panista, Paul√≠n Rojas advirti√≥ sin miedo que promover√° una denuncia penal en contra del ayuntamiento de Soledad, el sindico Pedro de Jes√ļs Olvera V√°zquez, Gallardo Cardona y el gobierno estatal, por fabricarle delitos inexistentes, lesionar sus derechos humanos, pol√≠ticos y sociales, adem√°s del da√Īo moral y patrimonial infringido. El ex legislador relata. ‚ÄúFue un proceso muy largo, de tres a√Īos, pero gracias a la pericia de mis abogados, los hermanos Rafael y Francisco Aguilar, expertos en derecho penal, fui absuelto de las acusaciones tan burdas del ayuntamiento, donde me montaron un escenario id√≥neo para mantenerme bajo resguardo institucional. O sea en prisi√≥n por un per√≠odo de 8 a 10 a√Īos que era lo que alcanzaba la pena. No pudieron sostener las acusaciones por falta de pruebas porque todo fue inventado‚ÄĚ.

Paul√≠n Rojas se alej√≥ de los escenarios ya que se le infect√≥ un ri√Ī√≥n, lo que lo mantuvo hospitalizado por casi un mes. Encomi√≥ a los medios informativos que ¬†tambi√©n lo ayudaron. ‚ÄúGracias a unos periodistas que estuvieron cerca en el momento, de manera circunstancial, que se dieron cuenta de mi captura. Tuve en las manos fotograf√≠as que se aportaron como pruebas‚ÄĚ. Adem√°s lo ayudaron organizaciones sociales que presionaron para ser liberado. Detall√≥ que a los dos a√Īos del proceso, sus demandantes le dejaron como √ļltimo recurso el delito de insultos a la autoridad que tampoco procedi√≥ cuando la Suprema Corte de Justicia de la Naci√≥n determin√≥ que no lo era. Pero la procuradur√≠a insisti√≥ en mantenerlo. El estado no puede estar por encima de la carta magna. No obstante, lo amenazaron. Si hablaba le retiraban la libertad condicional. En la v√≠spera de que se venciera el t√©rmino constitucional y le dictaron auto de formal arresto o inocencia, ‚Äúno les qued√≥ m√°s remedio que soltarme, por falta de pruebas y elementos suficientes¬Ľ.

En el primer a√Īo se les cay√≥ el delito de ataque a las v√≠as de comunicaci√≥n federal y estatal, por falta de pruebas. Luego la sedici√≥n y mot√≠n. Despu√©s las lesiones graves. No lo probaron porque no hubo dictamen m√©dico. Le dejaron ultrajes a la autoridad, inexistente. Los presuntos elementos a los que lesion√≥ en el rostro y cuerpo, los obligaron a declarar. Luego huyeron, se escondieron, dejaron el trabajo, se fueron para no enfrentar las consecuencias de la falsedad que orquest√≥ Pedro Olvera. Hay pruebas donde lleg√≥ y le dijo que estaba detenido. Hizo funciones de polic√≠a que no le tocaban. Es el primero en la demanda. Se√Īal√≥ que a ra√≠z de su ilegal arresto y de la denuncia que promovi√≥ contra sus agresores 6 meses despu√©s la Comisi√≥n Estatal de Derechos Humanos emiti√≥ la recomendaci√≥n 3/2013 al ayuntamiento de Soledad, con atenci√≥n al entonces director de seguridad p√ļblica municipal Eloy G√≥mez Mendoza. Le solicit√≥ iniciar un procedimiento administrativo contra los servidores p√ļblicos que participaron en los hechos. Evitar las demoras o hechos justificados al elaborar los informes, estudio pericial homologado y poner a disposici√≥n los detenidos ante las autoridades competentes. Exigi√≥ capacitar y dar trato humano a los cuerpos policiacos y directores por el castigo que le dieron.

Sus verdugos le provocaron da√Īo moral, psicol√≥gico y patrimonial, ya que por su car√°cter de detenido, no pudo conseguir empleo, estuvo preso, contrat√≥ un despacho de abogados y su imagen qued√≥ da√Īada al acusarlo de delincuente cuando en su historial nunca se le detuvo ni siquiera por una falta administrativa, ebriedad, manejar a alta velocidad o trasnochador. Los da√Īos causados los debe resarcir el estado, que puede ser demandado y vencido porque no es omnipotente. Su papel es guardar el orden, no fabricar delitos. Lament√≥ no haber sido candidato a un cargo electivo. Resalt√≥ que hay elementos suficientes para obligar el pago del da√Īo tanto econ√≥mico como moral. El ex diputado sostuvo que a tres a√Īos de distancia el origen de su captura se relaciona con el acaparamiento de la basura por parte de los ex ediles de Ricardo Gallardo Cardona y Ricardo Gallardo Ju√°rez. Le molest√≥, le quitaran de tajo a 300 familias el sustento. Son elementos fr√°giles que pueden ser reclutados por la delincuencia.

Paul√≠n le sugiri√≥ a los Gallardo contratar dos veterinarios para que cuidaran los caballos en el corral√≥n municipal, aleda√Īo al rastro. A trav√©s del √°rea de fomento agropecuario, a los due√Īos de los caballos, mulas y burros, les proporcionaran alimento a bajo precio, adem√°s de un descanso suficiente del animal. Y si trataban de modernizar la junta de la basura, no lesionar a las familias de los recolectores. El esquema de las motocicletas result√≥ un fracaso. No cargan la misma cantidad de desechos que un carret√≥n. Las m√°quinas eran inestables y se convirtieron en chatarra. Los beneficiarios todav√≠a deben el 50% del costo de la unidad. Sentenci√≥ que el fondo y origen del programa fue el negocio. Los Gallardo obligan a los pepenadores a separar los desechos. Los depositan en distintos sitios y luego los venden por toneladas. Es el negocio oculto, una mina de oro. ¬ęLe quitaron el sustento a incontables familias. Se quedaron con el negocio, no modernizaron el servicio, persisten los tiraderos a cielo abierto. Los camiones recolectores son insuficientes. Se ignora lo que hacen con los desechos s√≥lidos. ¬ŅD√≥nde est√° el ingreso por juntar la basura. El desglose del ayuntamiento de las entradas y salidas por el servicio?. ¬ŅCu√°nto recibieron de las empresas que solicitaron comprar lo reciclable?¬Ľ.