Archivo de la etiqueta: Pandemia

es content solo

FECHAS Y MODALIDAD DE REGRESO A CLASES SE DAR√ĀN A CONOCER LA PR√ďXIMA SEMANA

‚ÄúLa pr√≥xima semana, la autoridad educativa federal dar√° a conocer informaci√≥n para el regreso a clases, y en reuni√≥n de CONAEDU se habr√°n de revisar fechas posibles y modalidad en los di√°logos que habitualmente tienen las autoridades educativas locales y el Secretario de Educaci√≥n; actualmente, se posponen hasta nuevo aviso la fase intensiva del Consejo T√©cnico Escolar (que se realizar√≠a del 3 al 7 de agosto), la jornada de limpieza escolar y los tr√°mites de inscripciones y reinscripciones al ciclo escolar 2020-2021‚ÄĚ, as√≠ lo indic√≥ el Secretario de Educaci√≥n de Gobierno del Estado, Joel Ram√≠rez D√≠az, quien dijo que de acuerdo a lo que se establezca, se aplicar√°n las medidas necesarias en el Estado.

Detall√≥ que la informaci√≥n oficial que se tiene, es que no habr√° regreso a clases presenciales durante el mes de agosto, adem√°s record√≥ que para el regreso a clases presenciales cuando existan las condiciones sanitarias, se aplicar√°n nueve intervenciones o medidas para asegurar el bienestar de la comunidad escolar, ‚Äúlo que se busca en cada plantel, es que se tengan los protocolos necesarios para salvaguardar la salud de las y los alumnos y no ponerlos en riesgo, por lo que invitamos a la ciudadan√≠a a conocer la informaci√≥n oficial que se pondr√° en pr√°ctica una vez que retomemos actividades en los planteles escolares, cuando el sem√°foro sanitario y las condiciones as√≠ lo permitan‚ÄĚ.

Agregó que información respecto a fechas y modalidad, así como las medidas o nueve intervenciones que se aplicarán para el regreso a clases u otra información, podrán consultarse en la página web de SEGE: seslp.gob.mx; y en las redes de la dependencia en Facebook: SEGE San Luis Potosí y en Twitter e Instagram @SEGESLP, por lo que reiteró el llamado a permanecer atentos a los anuncios oficiales.

es content solo

Algunas reflexiones sobre la pandemia

La pandemia es un tema que reclama la atenci√≥n de todos. Como en otros de la vida p√ļblica, existen diferentes puntos de vista, lo cual desde luego es leg√≠timo y respetable. Motivado por la embestida medi√°tica de los √ļltimos d√≠as, centrada de manera destacada en la figura y actuaci√≥n del subsecretario Hugo L√≥pez Gatell, hago algunas consideraciones personales. He seguido de cerca, casi a diario, las ruedas de prensa informativas sobre la pandemia, encabezadas por el vocero del sector salud. Desde enero, comenzaron los preparativos para enfrentar la pandemia que fatalmente llegar√≠a al pa√≠s. Se empez√≥ por proyectar escenarios y dise√Īar un plan de acci√≥n para hacer frente a la amenaza sanitaria. El plan, a partir de que se present√≥ el primer caso de covid-19, fue expuesto en sus l√≠neas generales al p√ļblico y definidas las tareas para enfrentar la epidemia, las etapas del proceso y proyecciones en el tiempo.

El comportamiento de la pandemia y su evoluci√≥n en el pa√≠s convalidaron las predicciones cient√≠ficas. Fueron muy aproximados los casos presentados de acuerdo a lo previsto. El programa para enfrentar la pandemia ha implicado un gran esfuerzo de concertaci√≥n entre los niveles de gobierno, no siempre exitoso ni exento de tensiones en algunos estados. Un gran esfuerzo de integraci√≥n y reconversi√≥n de todas las √°reas e instituciones del sistema nacional de salud y los servicios m√©dicos, hospitalarios, de car√°cter mental, de atenci√≥n al p√ļblico, informaci√≥n y difusi√≥n. La estrategia a seguir fue informada a la sociedad de manera clara y puntual, anticipada y oportuna, etapas y medidas. Entiendo que puede haber diferentes enfoques para enfrentar la propagaci√≥n de la pandemia. La adoptada por el gobierno mexicano no es en consecuencia, la √ļnica posible. Sin embargo, no estuvo dise√Īada y dirigida por manos improvisadas o incompetentes, por el contrario, fueron equipos cient√≠ficos especializados en experiencia epidemiol√≥gica.

Si juzgamos por los resultados obtenidos hasta ahora, más allá de que se puedan discutir y cuestionar las metodologías y la construcción de los datos, es evidente que los estragos de la pandemia no alcanzan, ni por asomo, la magnitud ni el dramatismo que tuvieron en otros lugares de mayor desarrollo que el nuestro, como algunos europeos y los propios Estados Unidos, con todo y sus enormes recursos. Ya no hablemos de países latinoamericanos como Ecuador o Brasil. En México no hemos tenido muertos insepultos en las calles, ni enfermos atendidos en estacionamientos de centros comerciales, ni la infraestructura hospitalaria ha sido desbordada, ni el sistema nacional de salud ha colapsado.

Los resultados hasta hoy y sin triunfalismo alguno, pues todavía no se acaba, no son obra de la casualidad, ni obedecen a la suerte. Algo se ha hecho correcto. Debemos reconocer el esfuerzo de previsión y coordinación institucional, el profesionalismo, vocación de servicio y entrega de miles de trabajadores de la salud y, dígase lo que se diga, la respuesta responsable de una parte muy importante de la ciudadanía. Vale la pena destacar que nunca, en circunstancia alguna, la sociedad había tenido a su alcance tanta información como ahora, diaria y puntual, sobre la emergencia sanitaria, la naturaleza de la enfermedad, sus síntomas, medidas adoptadas, canales de atención, aplicaciones, guías. Constituye un hecho incuestionable y un hito en la vida democrática, que también significa transparencia, acceso a datos y rendición de cuentas.

El hecho de que el hombre de la calle, el ciudadano de a pie, discuta sobre las aplicaciones de las pruebas, sobre la pertinencia de los cubre bocas, sobre la estrategia ¬ęcentinela¬Ľ o hable de ¬ęla inmunidad del reba√Īo¬Ľ, refrenda el enorme √©xito alcanzado por la pol√≠tica de comunicaci√≥n sobre los temas y en particular, por L√≥pez Gatell. Creo que result√≥ muy oportuna y me atrever√≠a a decir, casi providencial, la aparici√≥n en la coyuntura de un profesional de la epidemiolog√≠a, competente, serio, mesurado, paciente en extremo, y por si fuera poco, un extraordinario comunicador. El vocero del sector salud nacional, llueva o truene, diario, s√°bados y domingos, est√° en la l√≠nea de fuego para informar con peras y manzanas, las cifras y evoluci√≥n de la pandemia. Ya quisieran muchos pol√≠ticos para los domingos y d√≠as festivos, su inteligencia y claridad expositiva. Un momento fundamental de la lucha contra el covid-19 en M√©xico, que ser√° recordado por mucho tiempo, fue el mensaje enf√°tico, persuasivo y oportuno del subsecretario: qu√©date en casa, qu√©date en casa, qu√©date en casa.

En un país como México, con nuestra demografía, condiciones económicas y de ingreso, de desigualdad social y pobreza, está claro que muchos mexicanos no podían guardarse en casa. El caso de los negligentes e irresponsables es otra historia. No obstante, de ninguna manera podemos ni debemos subestimar la respuesta de la gente. Reducir, por ejemplo, la movilidad de una mega urbe como la Ciudad de México en un punto cercano al 60%, no es asunto menor. La centralidad de la figura de López Gatell, su visibilidad y popularidad, el papel tan relevante que ha jugado como vocero del sector salud nacional, lo ha puesto en la mira de los muchos y enconados enemigos del presidente. Varios de los embates en redes y medios nacionales e internacionales en su contra están dictados por la pasión y los intereses políticos. Tratan de desacreditar en realidad al gobierno de López Obrador.

En un pa√≠s tan polarizado, cada quien trata de llevar agua a su molino, la objetividad y la mesura naufragan. La popularidad de L√≥pez Gatell para muchos y por diferentes motivos, algunos muy mezquinos, resulta intolerable. Me parece pat√©tico o√≠r a gente que en el pasado jam√°s emiti√≥ opini√≥n pol√≠tica alguna, defender a uno de los ex secretarios de salud de quien se tenga m√°s pobre y triste memoria, con tal de manifestar su oposici√≥n al gobierno actual. Lo cierto es que a su estilo, elegante y contenido, L√≥pez Gatell, para desgracia de sus detractores, se ha venido ¬ęalmorzando¬Ľ uno por uno, a todos sus cr√≠ticos: gobernantes, comunicadores, periodistas, ex secretarios de estado.

Si fuera un pistolero del oeste, su rev√≥lver tendr√≠a muchas muescas y contando. Uno de los saldos que deja la crisis sanitaria, entre muchos, es la exhibici√≥n p√ļblica, como nunca, del baj√≠simo nivel period√≠stico, intelectual y √©tico de algunos reporteros y de sus medios informativos. Su miseria moral. Lo nuevo es su exhibici√≥n p√ļblica y patente ante millones de mexicanos. Son algunas consideraciones y reflexiones personales. Post scriptum: celebro que un alto funcionario lea en p√ļblico un poema de Miguel Hern√°ndez.

 

 

es content solo

En junio en aumento el n√ļmero de contagiados por covid 19

En junio habr√° un incremento sostenido en la trasmisi√≥n de contagios por coronavirus en San Luis. Casi es un hecho que habr√° casos confirmados en todos los 58 municipios, afirm√≥ el director de la secretar√≠a de salud, ¬†Miguel Lutzow Steiner. A√Īadi√≥ que el covid 19 se quedar√° entre la gente, por lo que se deben acatar las instrucciones preventivas en los nuevos escenarios que se presenten en la llamada nueva normalidad. Expuso que la reactivaci√≥n econ√≥mica se dar√° de manera paulatina, traer√° sin dudas m√°s contagios, por lo que no se descartan medidas m√°s estrictas.

Precis√≥ que ante ¬†el coronavirus, que es una enfermedad nueva, falta investigar mucho. Nada est√° escrito y pudieran existir m√°s casos de los que se tienen registrados a nivel nacional y local, pues hay cuadros asintom√°ticos o de personas con signos muy leves que no se pueden reflejar en las estad√≠sticas. Pero las autoridades aplican todas las estrategias posibles para identificar el mayor n√ļmero de contactos y reducir la trasmisi√≥n.

‚ÄúUna persona puede concluir el periodo de enfermedad y no desarrollar ning√ļn s√≠ntoma, por lo que es imposible saber lo que tiene. Puede estar contagiada y acudir a su trabajo, por lo que reforzar las tareas preventivas es fundamental. El virus sobrevive en superficies que no tienen una limpieza estricta o no est√°n sanitizadas. Hay que seguir las recomendaciones al pie de la letra y ser muy severos en la casa con el cuidado de una persona enferma. Si van a salir a la calle o subir al trasporte, utilizar el cubre bocas de algod√≥n‚ÄĚ.

¬≠¬≠¬≠¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ‚ÄúLas estad√≠sticas arrojan que de cada 5 infectados, uno es del sector salud. Se demuestra que el virus tiene una gran capacidad de trasmisi√≥n. Los que laboran en cl√≠nicas y hospitales corren m√°s riesgos, es donde¬† circula el mal, se concentran las cargas m√°s altas. Adem√°s tenemos contactos en la calle, con nuestra familia, realizamos otras tareas, como cualquier ciudadano. Pero el mayor riesgo es el laboral. En el estado existe un porcentaje del 12 al 14 % entre todos los afectados. A nivel nacional es del 20%. No hay enfermos graves ni defunciones‚ÄĚ.

Lutzow asegur√≥ que en la entidad se logr√≥ retrasar y disminuir el n√ļmero de casos de coronavirus, pues las 42 defunciones y 672 casos confirmados, que se registraron hasta el 24 de mayo, eran los n√ļmeros que se ten√≠an en las proyecciones de abril, lo que les dio tiempo para capacitarse y tener un mejor conocimiento del tema. Atender de manera gradual a los enfermos que han demandado atenci√≥n m√©dica. Pero tambi√©n el asilamiento desgasta a las personas, puede desencadenar otro tipo de problemas. La par√°lisis de la econom√≠a no puede seguir por mucho tiempo, se tiene que permitir cierta movilidad.

El reinicio de algunas actividades esenciales en junio, cuando se mantiene a la alza la trasmisi√≥n de la enfermedad, se har√° de manera paulatina, escalonada y ordenada. Las empresas y trabajadores deben cumplir con una serie de protocolos, que emitir√° el seguro social y la secretar√≠a del trabajo. Figuran los filtros sanitarios, proveer de agua, jab√≥n y otros insumos para cumplir con las medidas de higiene recomendadas. Mantener la sana distancia, no permitir laborar a empleados enfermos o con s√≠ntomas de alg√ļn contagio.

Resaltó que la encomienda de evitar contagios es del gobierno, empresas y obreros, que deben ser responsables y solidarios. El semáforo que implementará el gobierno federal se seguirá de manera puntual. Siempre existirá la alternativa de corregir errores para privilegiar el tema de la salud. Pero no se puede detener más la actividad económica, que resultó muy golpeada en la crisis sanitaria.

No habr√° regreso a clases en junio. Para cada actividad econ√≥mica que se vaya a reiniciar, habr√° reglas espec√≠ficas. Iniciar√°n labores los giros considerados esenciales para el funcionamiento social. Los bares, centros de diversi√≥n o esparcimiento, ser√°n los √ļltimos que entren en operaciones. Toda apertura se har√° previo an√°lisis del entorno epidemiol√≥gico.

Lutzow advirti√≥ que hay profesiones de mayor riegos de contraer el covid 19, pero tambi√©n sectores que por su movilidad son m√°s propicios a que se presenten contagios, como es el caso de los tianguis y el Centro de Abastos, donde ya se present√≥ un brote y se confirmaron casos entre due√Īos, usuarios, trabajadores y familiares de locatarios. Se√Īal√≥ que una gran parte de los giros que operan, son considerados esenciales, como es la venta de alimentos, por lo que no se determin√≥ el cierre total. Apenas algunos locatarios, despu√©s de un di√°logo con las autoridades sanitarias, accedieron y bajaron las cortinas en forma voluntaria.

Indic√≥ que se mantendr√°n en el lugar las inspecciones por parte de la Comisi√≥n Estatal de Protecci√≥n contra Riesgos Sanitarios que ayuda a que se respeten las medidas establecidas para locatarios, transportistas y usuarios, lo que ayudar√° a reducir el riesgo de nuevos casos. Sobre la inconformidad de tanguistas de las V√≠as, se√Īalo que es una conducta comprensible, ya que est√°n afectados en lo econ√≥mico, pero se debe privilegiar la salud de los potosinos.

El epidemi√≥logo revel√≥ que se detectaron dos grabaciones donde se invita a las llamadas fiestas covid. Se presume que tienen como objetivo, crear la inmunidad de reba√Īo. Fueron atendidas por la polic√≠a cibern√©tica. Las calific√≥ de irracionales, no tomarlas en cuenta, pueden resultar graves, infectar a los que acuden y sus familiares. Explic√≥ que el t√©rmino se aplica para ciertas enfermedades infecciosas. Cuando una gran cantidad de pobladores est√°n afectados, se crean anticuerpos. Al haber muy poca gente susceptible, no se genera el impacto explosivo.

Calificó de alentador existan protocolos, medicina y tratamientos que se aplican para enfrentar el covid 19. Para masificarlos, deben mostrar su eficacia, seguridad y una producción adecuada. Mientras, esperar que la evidencia científica permita tener el tratamiento. Precisó que generar vacunas para una enfermedad nueva, lleva tiempo, pues existen etapas para su desarrollo. Aunque el lapso se reduce. Los avances tecnológicos permitieron en 10 días conocer el genoma del covid 19.

es content solo

Se necesita un eje rector federal para combatir la pandemia y evitar el caos

Mientras no se cuente con una vacuna efectiva, masiva, compatible con todo el mundo, el coronavirus afectar√° a la gente hasta el 2022. El tiempo estimado para contar con una vacuna efectiva tardar√° entre 12 y 18 meses, por lo que la humanidad tendr√° que aprender a convivir con el intruso. Adem√°s se deben tomar mayores medidas de cuidado en las √©pocas de oto√Īo e invierno, donde los cambios de temperatura descienden, lo que provoca males respiratorios y la curva de casos por covid-19 podr√≠a aumentar de nuevo. El profesor e investigador de la facultad de medicina de la Universidad Aut√≥noma de San Luis Potos√≠, Andreu Comas Garc√≠a, a trav√©s del Foro Consultivo Cient√≠fico y Tecnol√≥gico, habl√≥ acerca de las epidemias y matem√°ticas desde un punto de vista m√©dico. Recalc√≥ que una de las formas de tener orden y combatirlas de mejor manera, es con una pol√≠tica p√ļblica federal homog√©nea, ya que no existe ‚Äúun eje rector que lleve la batuta. Hay mensajes contradictorios de la cabeza del pa√≠s, por lo que la gente deja de creer en el problema y su existencia. Todo se empieza a volver un caos. Hay estados que se han sobrepuesto, como Jalisco, Guanajuato, Le√≥n y Aguascalientes. Pero hay otros que no han podido‚ÄĚ.

Expuso que comenz√≥ a entender mejor los brotes del virus por medio de las matem√°ticas. ‚ÄúExisten tres definiciones que nos explican lo que son las epidemias. La primera, cuando se tienen m√°s casos de los esperados de una enfermedad en particular. Se presenta en un tiempo espec√≠fico y un lugar determinado, por lo que se requiere contar con un estimado de cu√°ntos habr√° en la primera semana. Para lograrlo hay que contar con un sistema de vigilancia robusto, continuo y obtener datos m√°s certeros. La segunda alude a cambios r√°pidos que no son lineales en la cantidad de infectados como en el tama√Īo poblacional viral, lo que permite calcular el n√ļmero de infectados como las detecciones de agentes. La tercera habla de cuando un agente infeccioso y un hospedero susceptible est√°n presentes en un n√ļmero adecuado de ambos y el agente puede ser transportado por el hospedero. Se relaciona con los modelos que buscan predecir c√≥mo es la epidemia. Cuando entr√© al Instituto de Salud P√ļblica se burlaban de los epidemi√≥logos. Nos dec√≠an: si quieren ganar un premio nobel, no estudien epidemiologia. El tercer concepto lo logr√≥ en nuestra rama‚ÄĚ.

Comas precis√≥ que las epidemias se dar√°n mientras el ser humano rompa las barreras e invada el h√°bitat salvaje. ‚ÄúInicia desde que se aumenta la virulencia. Es decir, crece el grado de enfermedad al incrementarse la cantidad de pat√≥genos en un lugar. En Tabasco llueve la mayor parte del a√Īo por lo que se pueden detectar mayor n√ļmero de casos de influenza, ya que crece el n√ļmero de ciudadanos. Otro indicio se da al introducir un agente a un lugar donde nunca hab√≠a estado. El coronavirus es un gran ejemplo, jam√°s se hab√≠a expuesto y ahora est√° en el ser humano. Lo mismo pas√≥ con el zica. Una variante m√°s se da cuando aumenta la forma o ruta de transmisi√≥n. Es el gran miedo que se le tiene a la influenza aviar, que se transmite de ave a persona. Sin embargo, mientras no ocurra, podemos seguir tranquilos. Hay que considerar lo susceptible del hospedero. Es decir, que resulten m√°s j√≥venes o ancianos y que sea un pat√≥geno que antes no hubiera causado algo, pero ahora con la inmunodeficiencia, se afecta al pat√≥geno. Y por √ļltimo, debido al incremento en la exposici√≥n del hospedero o introducir nuevas rutas de entradas‚ÄĚ.

Comas cit√≥ las cuatro fases de la pandemia. Una, el problema es casu√≠stico, se tienen pocos casos, al azar y la transmisi√≥n persona a persona es poca efectiva. ‚ÄúNo se pueden analizar los datos ni sacar proyecciones, ya que hay mucho ruido. El segundo es el crecimiento exponencial. Se da como los trenes, cuando agarran gran velocidad. La tercera, se satura de infectados el sistema, ya no hay m√°s receptores, se agota el ciclo. Pueden ocurrir dos escenarios, que desaparezca o no. Ahora existen dos formas de clasificar a las personas, susceptibles o al existir inmunidad parcial. Cuando alguien est√° infectado y llega a una comunidad que nunca hab√≠a estado expuesta al pat√≥geno, es susceptible y puede infectar a otras tres que ser√≠an considerados casos secundarios, que a su vez alcanzan a otras tres gentes catalogadas como terciarios. Es cuando se consideran casos de transmisi√≥n local. Mientras ocurre el duplicado, el intervalo nos permite calcular la velocidad que tiene. Por ejemplo, en el caso de la influenza se tiene un R0 o densidad qu√≠mica entre 1.2 a 1.6. La hepatitis c anda en un 2, el VIH y el Sars entre 3 y 4. Las paperas en el 10. El sarampi√≥n, que se ubica entre los m√°s contagiosos, 16 a 18. El m√°s r√°pido es el rotavirus, que causa diarreas, depende mucho del sistema de salud y la pobreza del pa√≠s, se mueve del 17 a 21‚ÄĚ.

El epidemi√≥logo asegur√≥ que existen modelos que ayudan a las tendencias y cambios de una epidemia. Comenzaron a funcionar del siglo 18 al 20 cuando Ross Kermack y Mc Kendrik dise√Īaron el arquetipo Sir para la malaria. Arroj√≥ que la gente est√° bien mezclada, todos somos igual de susceptibles. Al momento que alguien se expone ante un infectado, al instante se da√Īa. ‚ÄúTrabajo con matem√°ticos y estad√≠sticos que hacen las ecuaciones diferenciales. Mi funci√≥n es encontrar la¬† parametrizaci√≥n, es decir, qu√© valores meterle a ¬†las ecuaciones y encontrar la l√≥gica de los resultados. Puedo calcular la incidencia, la tasa en la cual los susceptibles se vuelven infectados, entre el tama√Īo poblacional‚ÄĚ.

‚ÄúLos modelos se han vuelto m√°s complejos, ya que incluyen los periodos de incubaci√≥n, edad, grupo social, vectores, pat√≥genos y todo lo que nos ayuda a moldear la situaci√≥n que nos interesa. El concepto Sir incluye el periodo de lactancia. Es decir, desde el momento en que alguien se infecta y se vuelve infeccioso. El punto es clave porque ajustarlo nos servir√° para actuar con mayor exactitud sobre c√≥mo actuar√° la epidemia. Es importante saber cu√°ndo ser√° infeccioso. No es lo mismo cargar la influenza de 4 a 8 d√≠as, sin tomar medicamentos a tener el coronavirus. Hay pacientes que lo m√≠nimo, traen el virus 12 d√≠as y un m√°ximo de 6 semanas‚ÄĚ.

Comas destac√≥ que las pol√≠ticas de vacunaci√≥n protegen a ni√Īos y ancianos en M√©xico. Pero no han sido suficientes, ya que incide la movilidad de la gente, lo susceptible al virus y el porcentaje de asintom√°ticos. Estados Unidos entendi√≥ mejor el problema y optaron proteger a todos para que disminuyan las transmisiones de enfermedades y las epidemias se reduzcan. ‚ÄúAl moderarla, se puede tener un mayor entendimiento de los mecanismos ecol√≥gicos, interpretar las tendencias, cambios, identificar los determinantes claves de los brotes y detectar comportamientos inusuales o anormales. Hay que analizar el escenario con el que podemos saber qu√© sirve o no vale la pena‚ÄĚ.

‚ÄúConocer la velocidad de la epidemia, detectar tambi√©n los par√°metros caracter√≠sticos, seg√ļn el virus predominante y dise√Īar experimentos. Si todo se detecta a tiempo y se comprende c√≥mo funciona, podr√≠amos tomar mejores medidas y no suceda lo que pas√≥ en Espa√Īa e Italia con el coronavirus. En M√©xico, se pronostic√≥ llegar al pico alto de la epidemia el 7 de mayo. Pero los n√ļmeros de casos diarios cayeron muy r√°pido. Otro modelo marc√≥ finales de mayo o principios de junio. Las proyecciones no resultaron como se esperaban. Era imposible en t√©rminos biol√≥gicos que se redujeran los casos en pocos d√≠as, debido a que los picos de la epidemia en otros pa√≠ses hab√≠an durado hasta cuatro semanas‚ÄĚ.

‚ÄúLa velocidad de crecimiento del virus en promedio fue del 2 al 6%, seg√ļn la fase. En el caso, parec√≠a que la epidemia hubiera chocado contra la pared. Cay√≥ el 1 y 1.5% diario. No hay pa√≠ses que no tengan curvas con simetr√≠as negativas. La epidemia nos dio curvas con asimetr√≠as positivas, lo normal es que tarda mucho en bajar. El tema nos result√≥ poco cre√≠ble y si resulta, ser√≠amos el √ļnico pa√≠s en todo el planeta que consigui√≥ frenar la epidemia. No es el caso, si analizamos el motivo de la ca√≠da, pudiera haberse presentado porque la gente tiene miedo de hacerse las pruebas, por el costo y los van a encerrar. El 40% de los resultados provienen de M√©xico, donde ya est√° infectado casi el 30% de la gente. Est√°n saturados, basta mirar las ocupaciones hospitalarias que tienen por covid, est√°n en el 75% de sus capacidades‚ÄĚ.

‚ÄúLos crematorios han pedido extender los horarios porque trabajan al m√°ximo. Construyeron un hospital covid en el aut√≥dromo Hermano Rodr√≠guez. Los contagios pudieron ser el motivo de que se acabaran las pruebas diagn√≥sticas, lo que provoc√≥ la ca√≠da en el volumen de nuevos casos. Otra causa podr√≠a ser que los datos no se comporten como deben de ser debido a la baja tasa de muestreo, lo que hace menos real el comportamiento de lo que vemos. Las pol√≠ticas p√ļblicas se van a establecer en base a datos ficticios. Las intervenciones no ser√°n correctas. Tampoco se suben de manera adecuada los datos a la plataforma o que no funciona el sistema Centinela‚ÄĚ.

‚ÄúFue dise√Īado para enfermedades donde se conoce algo de la epidemiolog√≠a como la influenza pero no est√° hecho para enfermedades nuevas cuyo comportamiento no se conoce, como es el coronavirus, ya que se tienen que extrapolar los datos como si se hiciera una encuesta de salud o del Instituto Nacional de Estad√≠stica, Geograf√≠a e Inform√°tica. No se pueden traspolar datos de un comportamiento desconocido. ‚ÄúLos n√ļmeros de infecciones por covid que nos ofrecen todas las noches, el 40% vienen de la ciudad de M√©xico, pero la curva no representa a todo el pa√≠s, son informes que se tienen que analizar por estado‚ÄĚ.

‚ÄúEl c√°lculo del modelo Centinela, para el caso del coronavirus, no funciona porque no conocemos el cuadro cl√≠nico. En los primeros 40 casos que se presentaron en San Luis Potos√≠, cada uno ten√≠a diferente fisonom√≠a. El muestreo probabil√≠stico tampoco funciona porque las muestras son heterog√©neas y los pacientes no cumplen con la definici√≥n. Unos presentan diarrea, otros dolores abdominales, alteraciones del estado de conciencia o un leve escurrimiento nasal. En un inicio solo hac√≠amos muestras de personas que solo cumpl√≠an con la teor√≠a. La tasa de efectividad estaba por los suelos. En el momento que nos abrimos a s√≠ntomas respiratorios y gastrointestinales, de tener un 5% de detecci√≥n pasamos al 30%‚ÄĚ.

Comas subray√≥ que M√©xico hace menos pruebas que el resto del mundo. Es un hecho clave para conocer el tama√Īo del impacto de la epidemia y poder mejorar las pol√≠ticas que ayuden a combatir la enfermedad. Entre m√°s an√°lisis se efect√ļen habr√° mejores resultados. ‚ÄúEl regreso a actividades que se estipul√≥ para el 1 de junio va a depender mucho de las situaciones que se vivan en cada estado. Es claro que debemos volver a nuestra vida diaria, pero mientras no haya una vacuna efectiva, la existencia ser√° dif√≠cil y muy alejada de la normalidad. Se tendr√°n que instalar filtros en escuelas, empresas y dem√°s trabajos, vivir pegados al cubre bocas de tela como lo hacen en Asia‚ÄĚ.

‚ÄúDejar de ser abrazadores, de compartir comida, agua y empezar a cambiar los espacios en las escuelas. En lugar de tener 60 a 80 alumnos en salones peque√Īos, se ampl√≠e el lugar o reduzca el n√ļmero de estudiantes. Hay que hacer cambios en cada entidad o los brotes volver√°n de manera masiva. El uso las pruebas r√°pidas, adem√°s de disminuir la dependencia de los an√°lisis moleculares que son m√°s caros y laboriosos, necesitan personal capacitado. Las pruebas ayudan a detectar el virus en una persona, adem√°s de conocer los anticuerpos. Es poco probable que las tengamos para aplicarlas. Dijeron que las hab√≠a autorizado una agencia regulatoria, pero al final las detuvieron‚ÄĚ.

‚ÄúLa Comisi√≥n Federal para la Protecci√≥n contra los Riesgos Sanitarios hace las validaciones, pero la burocracia est√° muy lenta. Tambi√©n hay que lidiar con la sobre oferta de pruebas r√°pidas que se han detectado a la venta y resultan ap√≥crifas. Espa√Īa lleg√≥ a comprar m√°s de 100 mil que no sirvieron. Es importante que¬† los comit√©s expertos las eval√ļen con peque√Īos ensayos cl√≠nicos‚ÄĚ. Comas a√Īadi√≥ que la pandemia actual aqueja a toda la humanidad, ‚Äúnos tiene que unir y no dividir. Hay que dejar de lado las banderas y colores y actuar por el bien com√ļn para salir adelante lo m√°s pronto posible. Hay obligaciones que le tocan al gobierno, pero en su mayor√≠a nos corresponde a nosotros seguir las medidas de seguridad, ser responsables de nuestra salud. Si nos sentimos mal, acudir al medico y de resultar enfermos, quedarnos en casa. No podemos pedir ni exigir lo que nosotros mismos no podemos dar‚ÄĚ.