Archivo de la etiqueta: Marcelo de los Santos

es content solo

Marcelo de los Santos, experto lavador de cuentas p√ļblicas, alfil de S√°nchez Unzueta

En la conferencia matutina del 12 de septiembre, el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador habl√≥ sobre los proveedores predilectos de los anteriores sexenios, donde a√ļn prevalecen estructuras del viejo r√©gimen. En ‚Äúaras de la honestidad‚ÄĚ, ha solicitado a funcionarios que si est√°n en desacuerdo con su doctrina, ‚Äúayuden con su renuncia‚ÄĚ, pero se resisten a irse. Expuso que son fen√≥menos vigentes en la Comisi√≥n Nacional del Agua, Seguro Social, Comisi√≥n Federal de Electricidad y otras dependencias que faltan limpiar. ‚ÄúVamos a pedir informes para saber si todav√≠a participan y ver si se trata de asuntos legales‚ÄĚ.

‚ÄúPero tambi√©n es un tema de moralidad, porque son expertos, como el Maestro Limpio, no dejan ning√ļn cabo suelto. Hab√≠a un mandatario estatal que era contador. Ten√≠a su despacho y le arreglaba las cuentas a los anteriores que sal√≠an. Era el que saneaba todo y luego lleg√≥ de otro partido. Imaginen, lo mismo. Se los dejo de tarea, para que investiguen‚ÄĚ. Alguien le pregunt√≥ el nombre, pero se neg√≥¬† contestar.¬†‚ÄúAy, ya quieren ustedes todo. Era un contador que tiene su despacho, le arreglaba las cuentas a los gobernadores de otro partido. Nunca encontraba nada y cuando lleg√≥ al cargo, menos. Se las sab√≠a de todas, todas‚ÄĚ.

Luego circul√≥ un video en las redes sociales donde se plante√≥ que el trabajo sucio realizado por el contador p√ļblico, desde su despacho, no se limit√≥ a las cuentas p√ļblicas de sus antecesores. Lo hizo para otros gobernadores que luego fueron pr√≥fugos de la justicia por su desmedida corrupci√≥n. Como fue el caso del ejecutivo de Coahuila, Rogelio Montemayor. Se√Īalaron que en el n√ļmero 1336 del 9 de junio del 2002, la revista Proceso document√≥ que el ex funcionario, que estuvo en el cargo de 1993 a 1999, ‚Äúdej√≥ un reguero de negocios al amparo del poder. El manejo de las finanzas p√ļblicas fue tan desaseado que el nuevo tesorero, Eloy Dewey, se horroriz√≥ y present√≥ su renuncia a los pocos d√≠as de ocupar el cargo‚ÄĚ.

‚ÄúLas cuentas alegres de Montemayor, actual pr√≥fugo de la justicia, por presunto peculado en perjuicio de Pemex, fueron avaladas por el despacho de Marcelo de los Santos, que fue contratado gracias a su amistad con el entonces contralor Juan Antonio Cedillo, parte de la camarilla de Coahuila que el gobernador se llev√≥ a la paraestatal y que en su mayor√≠a comparten hoy su suerte‚ÄĚ. En el documental se afirm√≥ que ‚Äúel servicio de Maestro Limpio, como ironiz√≥ el presidente a costillas del potosino‚ÄĚ, lo realiz√≥ Marcelo de los Santos para varios de sus predecesores donde figuran Carlos Jonguitud, Florencio Salazar, Leopoldino Ortiz Santos, Gonzalo Toribio Mart√≠nez Corbal√°, Te√≥filo Torres Corzo, Horacio S√°nchez Unzueta, Fernando Silva Nieto y Fernando Toranzo.

‚ÄúLas complicidades lo ayudaron a pavimentar su llegada a la gubernatura, donde tambi√©n fue acusado de corrupci√≥n, incluso inhabilitado. Antes fue exhibido por ser uno de los operadores financieros del dinero oscuro e ilegal en la campa√Īa presidencial de Vicente Fox. Y por ser c√≥mplice o encubridor del desfalco a miles de ahorradores en el fraude de la Uni√≥n de Cr√©dito Regional, organismo bancario que daba servicios a clientes del centro del pa√≠s‚ÄĚ. En su etapa de comisario de Unicrer, Marcelo de los Santos se coludi√≥ con las familias m√°s adineradas de la entidad, donde figuran los Valladares y Torres Corzo, para cometer un gigantesco fraude que super√≥ los 10 mil millones de pesos. En Guanajuato, un juez le gir√≥ orden de arresto. Lo salv√≥ de pisar las mazmorras Fernando Silva, que facilit√≥ 200 millones de pesos del erario para desactivar a los gritones que ten√≠an las inversiones m√°s peque√Īas.

Marcelo de los Santos se caracteriz√≥ por las obras fara√≥nicas, de costos inflados, como el museo Laberinto de las Ciencias y Artes, Centro Estatal de las Artes y el Centro de Convenciones, que super√≥ los 500 millones de pesos. Tuvo de contratista predilecto a su compadre, Leopoldo Stevens Amaro, actual secretario de desarrollo urbano y obras p√ļblicas, al que le entreg√≥ los trabajos m√°s boyantes del sexenio. A trav√©s de su jefa de prensa, Mar√≠a Luisa Paul√≠n, denost√≥ a los integrantes del gabinete, para que no le hicieran la m√≠nima sombra. El ex comandante de la polic√≠a judicial, Julio Alfredo Ceballos Alonso, lo acus√≥ de vender la plaza a Los Zetas en una cifra millonaria, por lo que cometieron incontables asesinatos y secuestros sin que sufrieran las m√≠nimas bajas. Antes de irse, solicit√≥ un cr√©dito de mil 500 millones de pesos, sin aclarar su destino. Apenas le dej√≥ a su relevo, al que fuera su secretario de salud, Fernando Toranzo, 49 millones de pesos.

El vengativo cirujano le impuso como castigo, a trav√©s del contralor, Jos√© Isaac Delgado, una multa de 7 mil 791 millones 300 mil pesos y lo inhabilit√≥ a ocupar un cargo p√ļblico durante 20 a√Īos. La querella se dirimi√≥ en los tribunales, donde el astuto contador logr√≥ el indulto. Marcelo de los Santos fue el ariete que us√≥ el maximato local, Horacio S√°nchez Unzueta, para enterrar en definitiva al otrora l√≠der del llamado Grupo Universidad, Juan Ramiro Robledo Ruiz, que fue senador y diputado federal por el PRI. Junto con Silva Nieto, le tendieron la cama, para que se animara a competir por la alcald√≠a de la capital. En la contienda interna dobleg√≥ al comerciante del ramo el√©ctrico, Fernando P√©rez Espinosa, comod√≠n de S√°nchez. En la pelea constitucional, fue doblegado por el sospechoso panista, quien antes recolect√≥ fondos para las campa√Īas del tricolor.

Tambi√©n, gracias al respaldo de S√°nchez Unzueta y Silva Nieto, para sortear la complicada aduana, el contador midi√≥ fuerzas con el entonces factotum del PAN, Jos√© Alejandro Zapata Perogordo, el √ļnico que hac√≠a contrapeso a los planes transexenales del jefe pol√≠tico de la entidad. Fue abrumador el acarreo de votantes de los 58 municipios. Se contaron m√°s de 100 autobuses que se estacionaron en un bald√≠o contiguo al hotel Mar√≠a Dolores. Se reparti√≥ comida a borbotones. Ni con el respaldo del entonces presidente, Felipe Calder√≥n, Zapata pudo evitar la catastr√≥fica derrota que marc√≥ su devenir pol√≠tico. Despu√©s busc√≥ ser alcalde de la capital otra vez, pero fue derrotado por el novato rector de la universidad aut√≥noma, Mario Garc√≠a, impulsado por S√°nchez Unzueta y su t√≠tere, Fernando Toranzo. Con Marcelo de los Santos se dio la primera alternancia, cuando sus mecenas le ofrecieron en bandeja de plata al bonach√≥n candidato del PRI, Luis Garc√≠a Juli√°n, al que abandonaron antes de las votaciones. Adem√°s del vergonzoso tropiezo, se qued√≥ lleno de deudas. Tuvo que vender una casa para saldarlas. Marcelo de los Santos aspir√≥ luego a una senadur√≠a, pero lo traicion√≥ su delf√≠n, el ex presidente estatal del PAN, Xavier Azuara, que torci√≥ por Marco Gama.

es content solo

Gallardo Juárez pudo ganar diario un millón de pesos

Hay muchas razones objetivas y contundentes por las que Ricardo Gallardo Ju√°rez no se pudo reelegir como alcalde de la capital. La m√°s demoledora: se qued√≥ sin calidad moral para arengar a las masas acr√≠ticas a que lo siguieran. Aunque no tiene siquiera el bachillerato, mostr√≥ una capacidad demon√≠aca, rapaz. Es un aut√©ntico depredador. Carg√≥ la frialdad y malicia suficiente para da√Īar a los potosinos sin el m√≠nimo remordimiento. Su relevo, Xavier Nava, le contabiliz√≥ un fraude fiscal a los potosinos por mil 200 millones de pesos.

El dirigente de los comerciantes del Rebote, Juan Antonio Rodr√≠guez Chessani, maneja 10 mil millones de pesos de saqueos impunes. Ya se le document√≥ que es due√Īo de m√°s de mil propiedades de alta plusval√≠a. Entonces, queda al descubierto su aut√©ntica meta de ¬ęgobierno¬Ľ: robarse el patrimonio de los potosinos. Pareciera que se traz√≥ la meta pueril de ganar al menos, cada d√≠a, sin importar los sucios m√©todos, un mill√≥n de pesos. Su voraz conducta deja atr√°s, a a√Īos luz, a sus s√≠miles, Jorge Lozano, Marcelo de los Santos, Victoria Labastida y Mario Garc√≠a. Es una de las aristas poco analizadas del carro√Īero personaje. Jam√°s nadie imagin√≥ que podr√≠a ganar la alcald√≠a de la capital. Menos varias curules locales, federales, una senadur√≠a y distintas alcald√≠as, como Villa de Reyes, Ciudad Fern√°ndez y Ahualulco, entre otras.

Aunque el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador prometi√≥ en campa√Īa que los iba a someter al rigor de la ley, pronto se le olvid√≥ el compromiso. Pragm√°tico, los tiene de aliados para que le ayuden a conseguir mayor√≠a en las iniciativas que env√≠a al congreso federal. Incluso, ya se sabe que, coludido con el super delegado federal, Gabino Morales, el pr√≥ximo dirigente de estatal Morena ser√° el legislador federal, Ricardo Gallardo Cardona, que suplir√° con la mano en la cintura al compungido Sergio Serrano. Una clara muestra del proteccionismo presidencial a los Gallardo, se manifiesta con la empresa Axioma, donde repiten los mismos vicios que antes hicieron con la cl√≠nica Wong.

El titular de la firma es un alfil de los ex ediles de Soledad, que les permiti√≥ quedarse, inmutables, con 70 millones de las endebles finanzas del Interapas. Soberbios, retadores, lo pusieron al frente de una reciente farmacia que acaban de inaugurar. Saben que los protege L√≥pez Obrador, que se ha convertido en su principal mecenas. Son los saldos del pragmatismo a ultranza. El dueto de los Gallardo dista mucho de ser agotado. Son un fen√≥meno sociol√≥gico por antonomasia. Ya superaron con cientos de a√Īos luz al cacique huasteco Gonzalo Santos.

es content solo

Le piden a Nava correr al director de obras, Marco Antonio Uribe, por falta de probidad

El contratista Gerardo Villarreal denunci√≥ que fiel a las indicaciones del alcalde de la capital, Francisco Xavier Nava Palacios de romper el silencio ante fen√≥menos de corrupci√≥n, le solicit√≥ destituya del cargo al director de obras, Marco Antonio Uribe √Āvila, que no tiene la probidad indispensable para desempe√Īar el cargo que ostenta.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† El quejoso destac√≥ que Uribe tiene en completo abandono trabajos que superan los 50 millones de pesos, con los que se podr√≠an generar m√ļltiples empleos para los peque√Īos y medianos constructores que no tienen la m√≠nima oportunidad de ganar un concurso, ya que no est√°n en el c√≠rculo cercano del funcionario, que adopta el criterio de ayudar s√≥lo a los de la corriente fif√≠. Incluso, asever√≥ que Uribe alter√≥ la ortodoxia, ya que antes las obras se entregaban a los privilegiados que palomeaba el edil en turno, ahora lo hace un subalterno.

            Entre las obras que Uribe dejó tiradas sin el mínimo castigo figura la Universidad Tecnológica de Rioverde con un costo de 15 millones de pesos. En la misma ciudad, en el Parque Tangamanga, acciones por 7 millones de pesos. En la Universidad de la colonia Satélite, 17 millones de pesos. Convenios menores por 5 millones de pesos en Villa de Ramos y Salinas. En el Hospital Regional de Valles, en el área de toco cirugía, le quitaron el contrato y buscan aplicarle una fianza de 500 mil pesos. También le abrió un expediente administrativo la directora del Instituto Estatal de Infraestructura Física Educativa, Georgina Silva Barragán.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† En el 2016, el director de la Secretar√≠a de Desarrollo Urbano, Vialidades y Obras P√ļblicas, Leopoldo Stevens, le asign√≥ una barda en el Centro de las Artes en 10 millones de pesos por el concepto de precios alzados. Es decir, se comprometi√≥ a terminarla sin que recibiera un centavo adicional. No cumpli√≥. Le rescinden el convenio en el 2017. Le hacen otro por 5 millones 500 mil pesos y luego uno m√°s por 3 millones 970 mil pesos en diciembre del 2018. Uribe particip√≥ en licitaciones de la Secretar√≠a de Salud pero alter√≥ las cedulas profesionales de las personas que coadyuvar√≠an. La Procuradur√≠a General de la Rep√ļblica y la Contralor√≠a de la Federaci√≥n le abrieron un expediente por conducta criminal.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Villarreal asever√≥ que en d√≠as recientes, sin licitar, Uribe √Āvila le entreg√≥ m√°s de 70 millones de pesos a los que fueron sus colaboradores cercanos en la etapa que estuvo al frente de la c√°mara de la construcci√≥n. Neg√≥ que no es v√°lido argumente lo hizo ante el riesgo de que el dinero se regresara al gobierno federal. Expuso que la norma contempla como excepciones desastres naturales, asuntos de seguridad, problemas de salud, no por cuestiones de tiempo. No se justifica el pretexto ya que asumi√≥ el cargo desde octubre del 2018, lo que permit√≠a planear con calma los procesos licitatorios. A√Īadi√≥ que para eludir los concursos, fraccion√≥ una gran cantidad de obras en Tierra Blanca, en San Juan de Guadalupe.

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†El constructor exigi√≥ que la auditora estatal, Roc√≠o Elizabeth Cervantes Salgado, investigue a fondo las anomal√≠as y las difunda. Aunque sabe que Uribe tiene car√°cter violento, no teme a las represalias. Se supo del caso de Georgina Silva a la que Uribe le reclam√≥ ser infidente al dar a conocer datos donde lo exhiben como irresponsable. Villarreal podr√≠a manifestarse cada martes o jueves en la unidad administrativa municipal para exigir la salida de Uribe, que tambi√©n tiene fama de prepotente. Le va a copiar el estilo al notario 32, Leonel Serrato, que se mont√≥ en un banquito afuera del palacio de gobierno, para denunciar los atropellos del ex mandatario panista, Marcelo de los Santos. El pr√≥ximo martes, en Cedral, le entregar√° al presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, un escrito donde le solicitar√°, lo respalde para combatir las corruptelas de Uribe √Āvila.

 

 

es content solo

¬ŅY?

19588317185_bb46029ab1_o

Autores: Oralia Guzm√°n, Elida Mendoza y Juan Pablo Moreno

PRELUDIO

El ¬ŅY? es una pregunta a otra pregunta. La petulante negativa a informar a los subordinados. Ano rendir cuentas. Es ya el axioma de un modelo autoritario de gobierno, enemigo de la cr√≠tica. Es un aviso que asfixia, para no indagar, c√≥mo se abordan y resuelven los asuntos de la comunidad. Es la sem√°ntica abreviada que inhibe, cercena el di√°logo, el derecho a preguntar y saber. Es un comportamiento arbitrario que entierra al otro. Lo pulveriza y desaparece. Es un asomo al fascismo.

El ¬ŅY? fue la actitud retadora que asumi√≥ Marcelo de los Santos, cuando le dijeron que la polic√≠a golpeaba a opositores a la minera San Xavier, en el contexto del primer informe de actividades. El ¬ŅY? vino cuando revolvi√≥ la figura pol√≠tica con cuestiones religiosas, al acudir a un aniversario de la di√≥cesis potosina. El ¬ŅY? fue la intestinal reacci√≥n al reclamo de los costosos e in√ļtiles viajes a Europa, acompa√Īado de un obeso s√©quito. El ¬ŅY? fue el descaro asumido, al ser descubierto, de pagar con la n√≥mina estatal, a dom√©sticos particulares.

Casi a la mitad del camino, Jes√ļs Marcelo de los Santos ha delineado, n√≠tido, los perfiles de su mandato: el derroche a ultranza y la prepotencia. Ni siquiera ha presumido que arrib√≥ al poder con la aureola de opositor, ya que es beneficiario de oscuras maniobras, instrumentadas por los grupos hegem√≥nicos. Y en la pr√°ctica cotidiana, encarna los peores vicios, que se creyeron extintos.

Editado por la serie, Libros de La Noticia, en la tercera obra, se analiza el dispendio irracional, de un personaje índole en el manejo de las finanzas, en una entidad sumida en la pobreza. Marcelo de los Santos, desfasado, sin freno alguno, dilapida el patrimonio colectivo, como si fuera jeque petrolero, mandante europeo, importado para el altiplano guachichil.

Por su lacerante actualidad, se retoma el fraude carretero y el caso de los fallidos invernaderos de Santa Rita, donde se confirman los nexos políticos y económicos, que guarda Marcelo de los Santos con su predecesor Fernando Silva Nieto, al que efectivo, lo hizo impune, ajeno a los incesantes reclamos de justicia.

Y aunque el soberbio ejecutivo se presume autónomo, en al penumbra y en la luz, se constata su dependencia umbilical con el jefe político de San Luis, Horacio Sánchez Unzueta, que lo vigila y acota con cientos de espías, disfrazados de colaboradores en el gabinete, donde son mayoría.

No obstante que los n√ļmeros son la especialidad de Marcelo de los Santos, ha resultado un p√©simo administrador, que trastoca las cuentas y se muestra insensible a las prudentes voces que lo conminan a no incrementar los d√©bitos y apegarse a la ley de transparencia. Tambi√©n se ofrece el retrato de un mandatario de extrema derecha, inmune a los cuestionamientos colectivos, enemigo del sindicalismo independiente. El velo se corre y aparece el rostro oxidado de un aut√©ntico baluarte del viejo r√©gimen, salido de las entra√Īas del PRI.

Hacer negocios, parece ser la divisa de Marcelo de los Santos, lo que lo convierte en uno m√°s, en la convulsiva historia de la pol√≠tica local. Y como Carlos Jonguitud Barrios, Leopoldino Ortiz Santos o Fernando Silva Nieto, tiene de principales aliados a sus familiares. Un capitulo pendiente, que debe ser contado con m√°xima objetividad a los potosinos, es la historia de Marcelo de los Santos Anaya, traficante de influencias, metido de lleno al deporte profesional, la especulaci√≥n del suelo urbano y los carros ‚Äúchocolates‚ÄĚ.

Una caracter√≠stica sui generis reviste de oscuro dem√≥crata a Jes√ļs Marcelo de los Santos Fraga: salpica hacia arriba, abajo y todos lados. Sus principales funcionarios, al final del sexenio, podr√°n engrosar las reducidas filas de los nuevos ricos en San Luis Potos√≠. Pero se trata tambi√©n de otra cr√≥nica que habr√°n de esperar los sufridos lectores de La Noticia. Por lo pronto, para su completo benepl√°cito, les contamos, sin ambages, los entretelones de una tragedia local, donde el anti h√©roe trasciende al rev√©s, en una buhardilla perdida en el tiempo y espacio.

es content solo

FERNANDO SILVA NIETO O EL SEXENIO PERDIDO

18967367483_d400b10be6_o

PREFACIO

En su desdibujada campa√Īa de candidato a gobernador por el suspicaz Partido Conciencia Popular, uno de los mayores aciertos de Gonzalo Andrade Reyes, fue calificar a Fernando Silva Nieto, como el m√°s corrupto de todos los tiempos.

Quizá resulte difícil un símil histórico con el sátrapa Gonzalo N. Santos, que además de homicida confeso, a través de sus memorias, tuvo el temple indispensable para ceder el manejo financiero de la capital a la burguesía potosina y la huasteca convertirla en su bastón absoluto.

En su época de oro, Carlos Jonguitud Barrios manejo a su antojo, las cuotas del magisterio nacional. En San Luis, fue el ejemplo más contundente del despotismo, aunando al saqueo sin limite, vía su impune yerno, Eibar Castilla Sosa.

No se quedó atrás Leopoldino Ortiz Santos, que combinó su acentuada frivolidad con un apetito insaciable para derrochar el erario. A sus colaboraciones preferidos, les llenó los bolsillos de dinero, que venía de los contratos de obras más sustanciales. A los amigos y familiares, les colmó de beneficios.

En el contexto de la sucia competencia, agravios e ilícitos, Andrade puso en la cima a Fernando Silva Nieto, que no obstante comprar a la mayoría de la prensa local, le fue imposible impedir se conocieran sus constantes atropellos.

La f√°bula que pudo pintar a un Silva Nieto inocuo, manipulado por su tutor, Horacio S√°nchez Unzueta, que le impuso el gabinete, contrast√≥ con la figura de un ejecutivo sin escr√ļpulos para hacer negocios personales con el dinero del pueblo, siempre apoyado por sus sobrinos, Rafael Eduardo y Francisco Xavier Silva Melgarejo, igual de perniciosos.

Silva Nieto tranz√≥ sin buscarlo, un paralelismo con el interino y fallido reeleccionista, Gonzalo Mart√≠nez Corbal√°, que ocult√≥ sus despliegues en la poderosa constructora, Ingenieros Civiles Asociados, cuya sede est√° en el Distrito Federal. Por medio de ama√Īado concurso, le cedi√≥ el distribuidor vial Benito Ju√°rez, que cost√≥ m√°s de 40 millones de pesos. Fernando Silva se coludi√≥ con la Compa√Ī√≠a Contratista Nacional, ajena al √°mbito local.

En un tramo de su mandato, Silva Nieto actuó sin piedad contra su propia legión extranjera, a la que desarticulo cuando pudo convertirse en un fugaz contrapeso. El astuto secretario de gobierno, Juan José Rodríguez Medina, que le arrebató el poder por poco tiempo, pereció cuando trato de repetir la formula de su jefe, al meterse al ámbito de los fáciles y seguros negocios.

Si Horacio Sánchez tuvo las riendas de la política y Silva Nieto el manejo del dinero, al final, juntos conspiraron para destruir el PRI y entregar la gubernatura al amigable panista Marcelo de los Santos, con el compromiso capital de mantener a salvo a su antecesor.

Pero el futuro de Fernando Silva Nieto puede complicarse en extremo, si sus adversarios políticos, los diputados locales, Juan Ramiro Robledo y Eduardo Martínez Benavente, logran acuerdos internos en el congreso, para hurgar los renglones donde obtuvo pingues ganancias, junto con la élite burocrática.

En las primeras sesiones, la bancada del PRI, que comanda Manuel Medellín, perdió posiciones claves, como la gran comisión, oficial mayor, contador de hacienda y la cartera de vigilancia, lo que abonó la posibilidad de socavar rápido la endeble figura de Fernando Silva Nieto, que habló de auto exiliarse a Inglaterra donde ampliará su perfil académico.

En el trayecto del saqueo sin l√≠mite, Silva Nieto afin√≥ un estilo de evadir cualquier cuestionamiento sobre los temas torales. Con una sonrisa de oreja a oreja, parsimonioso o a veces con un inocultable fastidio, h√°bil se sal√≠a ¬†por la tangente. ‚ÄúEs un tema del que ya habl√© demasiado y no volver√© a tocar. No insistan por favor.‚ÄĚ Y nadie lo hizo cambiar.

La fortuna del controvertido Fernando Silva Nieto puede cambiar, seg√ļn sus propias versiones. Ya adelant√≥ que existe un complot para afectarlo, cuando terminen sus gestiones. Lo cierto es que apenas empieza a vivir el costo del desprestigio, que renuente, se niega a pagar.

El libro Fernando Silva Nieto o el sexenio perdido, es la suma de artilugios que airoso, sin trabas, sin conflictos de conciencia, desplegó el cínico ejecutivo en beneficio propio, a costa de la comunidad. Si para Gonzalo Andrade, Silva Nieto es el más deshonesto de todos los gobernadores que han tenido San Luis Potosí hasta la fecha, el castigo debe ser también una regla de excepción.

 

es content solo

La burla de los poderosos

Hay quienes de buena fe, llegan abrigar la tenue (muy tenue) esperanza de que desde la corrupci√≥n encarnada por el poder pol√≠tico y econ√≥mico se puedan condoler del sufrimiento que ocasiona la infinita maldad que mueve el engranaje de la tarea p√ļblica en todos sus niveles y de los poderes que en la teor√≠a constitucional, son diferentes y aut√≥nomos, uno con respecto del otro. Aunque la costumbre en el M√©xico que tenemos, es que hay tres poderes diferentes y uno s√≥lo verdadero, el ejecutivo. Otros actores, en cambio, movi√©ndose por intereses oportunistas, se suben al coro del ‚Äúrepudio‚ÄĚ en contra de las transas c√≠nicas que desde las trincheras de los poderosos se exhiben de manera burda e impune, que no les quita ni el sue√Īo, ni su hip√≥crita conducta de contoneo p√ļblico de mostrarse como funcionarios probos y combatientes de la corrupci√≥n. Aunque sea al que se cuestiona por sus trapacer√≠as mostradas.

La memoria es de alcance corto, al parecer para todo mundo. Y se manipula al inter√©s pol√≠tico de la coyuntura. Una r√°pida vista a los opinantes que hay en los diferentes medios informativos tradicionales y de las redes sociales, nos muestran a personeros que fingen ‚Äúindignarse‚ÄĚ por el grado de desfachatez que desde el poder se muestra ante lo que se ha dado en llamar la ‚Äúecuaci√≥n corrupta‚ÄĚ. Y en la fingida cara se rasgan las vestiduras para simular su encabronamiento con el poder y el ajuste de cuentas de grillas palaciegas y pueriles en el entorno de la brutalidad que ahoga a las instituciones p√ļblicas.

¬ŅCu√°les son los elementos objetivos para esperar que el poder diera muestras de aunque fuera un poco de sensibilidad en las demandas mayoritarias pasivas de combatir la corrupci√≥n? El poder no vio una muestra de fuerza masiva de la sociedad para exigirle que cambiara su conducta y castigase a los funcionarios exhibidos. Sin embargo, es pertinente recordar que en la d√©cada de los ochentas del siglo pasado, el movimiento civilista encabezado por el doctor Salvador Nava, estaba en pleno accionar pol√≠tico y el PRI no fren√≥ los robos del interino Leopoldino Ortiz cuando le estall√≥ el esc√°ndalo de la obra p√ļblica, alcanzando resonancia nacional. Nada pas√≥ entonces. El sistema se protegi√≥ a s√≠ mismo, brindando de impunidad a los malhechores, empezando por el gobernador, quien acept√≥ ser el responsable de lo denunciado. Tambi√©n se convirti√≥ en uno de los iconos en la obra p√ļblica el ingeniero Leopoldo Stevens Amaro, quien ha seguido vigente en el usufructo de contratos millonarios de forma ilegal. No se les castiga, al contrario, se les premia.

Observen ahora que el conspicuo ingeniero es el responsable de la obra p√ļblica del estado desde la Seduvop. Pero si no le basta el ejemplo, le expongo otro contempor√°neo del anterior y parecidos como dos gotas de agua, el ingeniero Guillermo Leal Tov√≠as quien con Ortiz fue el encargado de la entonces Sedue. Ante el esc√°ndalo y su despliegue operativo en la ilegal asignaci√≥n de contratos fue cesado. Ahora con el actual gobernador Juan Manuel Carreras es de los contratistas a los que m√°s obra se le asigna de manera no s√≥lo ilegal, sino inmoral.

Otro escándalo de corrupción infame se dio con el frívolo gobernador panista Marcelo de los Santos a mes y medio de dejar el cargo endeudó por mil 500 millones de pesos al estado y 23 diputados entre panistas, priistas y perredistas votaron entusiasmados la felonía en contra del pueblo potosino. Podemos hacer varios tomos de las corruptelas estatales y privadas que nos han azotado durante siglos para demostrar el fondo de los comentarios que hemos vertido en torno a la deshonestidad que se da desde el poder.

Los estropicios m√°s recientes que hemos tenido en el estado, nos sirven de muestra de que no hay nada nuevo en la cultura de las c√ļpulas del poder. S√≥lo administraron el tiempo, para seguirse burlando del pueblo potosino. El poder es corrupto y corruptor, no de ahora, de siempre. Parecen olvidar que el actual gobernador fue integrante destacado del gobierno m√°s vergonzoso del pa√≠s. ¬ŅPor qu√© raz√≥n tendr√≠amos que esperar que algo surgido de la podredumbre sea honesto? ¬ŅQu√© acaso, el actual gobernador no fue respaldado por las corrientes m√°s nefastas del priismo, como la de Horacio S√°nchez, Toranzo y el llamado gallardismo?

Al frente de la fiscal√≠a general de justicia estar√° el que fuera un incompetente procurador de justicia, subordinado al ejecutivo estatal y que se estren√≥ con un humor negro al auto definirse como ‚Äúaut√≥nomo‚ÄĚ y que en la ASE impusieron al frente de la in√ļtil instancia a una indecente, por omisi√≥n o comisi√≥n, a alguien que tiene laborando m√°s de veinte a√Īos en la dependencia, por lo cual es parte activa de todo el oleaje que ha tolerado. No veo motivo de alarmarse tanto, lo que hemos visto es parte de la normalidad.

Los cambios de fondo vendr√°n desde la sociedad movilizada y organizada. El poder de corrupci√≥n del pr√≠ncipe se ha demostrado por en√©sima vez. Todas las ‚Äúfuerzas‚ÄĚ pol√≠ticas, incluidos los falaces ‚Äúopositores‚ÄĚ votaron por las propuestas del pr√≠ncipe. No pod√≠a faltar el nomoteta de Morena alimentando la ‚Äúesperanza‚ÄĚ de M√©xico y reafirmando sus principios de no ‚Äúrobar, no mentir y no traicionar‚ÄĚ. Junto con sus aliados que voltean para otro lado, para no cuestionar a nadie. El pueblo potosino asiste una vez m√°s a otra burla de los poderosos, que afirman, lo seguir√°n haciendo mientras la gente aguante.

es content solo

El compromiso político de Carreras: entregarle la gubernatura a Gallardo Juárez

Al consumirse la tercera parte del sexenio de Juan Manuel Carreras L√≥pez, no existe claridad en el rumbo. Tampoco ha definido el prop√≥sito fundamental del eje inspirador de gobernar. El bono democr√°tico se le acab√≥. Lo dilapid√≥ en la inercia de proteger las cuentas p√ļblicas de su antecesor Fernando Toranzo y mantener los arreglos con los grupos de poder. Encabeza un gabinete hecho de retazos, de pedacer√≠a pol√≠tica. Todas las corrientes han impuesto su cuota en la parcela del control, lo que no le ha permitido darle un esbozo a su esquema de mando. No ha cuajado ning√ļn proyecto de pol√≠tica p√ļblica importante. Su gran apuesta fue la llegada de la trasnacional Ford, pero se le cay√≥ el trato. Los millones de d√≥lares que le entreg√≥ la empresa por indemnizaciones, se manejaron con nula transparencia. Resulta espantoso el retroceso en materia de democracia. No hay libertad de prensa, salvo honrosas excepciones. Existe un control absoluto sobre los medios informativos. Incluso prevalece la pol√≠tica de negar la realidad, ausencia de debate. No hay legalidad en las decisiones de gobierno. Todo se enmarca en un contexto de autoritarismo silencioso donde no se permite en demas√≠a la cr√≠tica.

El consultor externo y articulista de varios medios locales, Oswaldo R√≠os Medrano, enfatiz√≥ que existe un abandono de Carreras en las tareas centrales como la seguridad, obra p√ļblica, desarrollo social y lo educativo. La frase de que camina tranquilo por las calles de San Luis denota una enorme soberbia. Insensible al calvario que padecen los potosinos todos los d√≠as. ‚ÄúLo que dijo se origin√≥ porque el ex gobernador Marcelo de los Santos mencion√≥ que en su etapa, se pod√≠a transitar por la ciudad sin sobresaltos. En su momento, irrumpi√≥ el fen√≥meno de la delincuencia organizada. Acu√Ī√≥ el dicho de cuando se registraron actos de violencia, correspond√≠an a hechos aislados. Fue un comentario desafortunado. Tambi√©n se reflej√≥ como un hombre insensible ante el temor de los habitantes. Si comparamos la incidencia delictiva, criminal, de delincuencia com√ļn y organizada, que hubo con Marcelo de los Santos y Toranzo, despu√©s de 14 a√Īos de violencia implacable que ha azotado a la entidad, podemos sostener que lo dicho por el panista fueron en realidad hechos aislados‚ÄĚ.

‚ÄúCon Carreras se trata de sucesos continuados de extremo terror. Con Toranzo, eran aspectos habituales. Ahora los √≠ndices de homicidios dolosos est√°n al doble de los que tuvo Toranzo y casi al triple con Marcelo de los Santos. En los primeros dos a√Īos de Carreras, los secuestros se han disparado 10 veces m√°s a los ocurridos en los primeros dos a√Īos de Marcelo de los Santos. Las extorsiones se incrementaron m√°s del triple. El robo a casas habitaci√≥n y de autos, m√°s del doble. El tiempo ha demostrado que en seguridad p√ļblica, los gobiernos del PRI han resultado m√°s violentos y sangrientos que el de los panistas. No obstante que con Marcelo de los Santos se vivi√≥ una guerra desconocida. Lo que pasa ahora con Carreras, es m√°s sangriento. El problema de la inseguridad en San Luis tiene varias dimensiones. La de la delincuencia organizada que compete al gobierno federal. Existe un problema que Carreras no ha podido resolver, se vincula a los se√Īalamientos a lo que ocurre dentro de su gabinete. Pero no todo lo que sucede en San Luis abarca a la delincuencia organizada. Hay delitos del fuero com√ļn donde tampoco hay reacciones y le corresponde a Carreras resolverlos‚ÄĚ.

‚ÄúEn los incontables feminicidios a Carreras es el primero al que le declaran la alerta de g√©nero. Es un reconocimiento a la incapacidad de atender el problema. Es como ponerle en la frente una estrellita negra, no dorada. No pudo proteger la integridad de las mujeres, antes y despu√©s de la alerta, como el asesinato atroz, brutal, de la se√Īorita que cosieron a pu√Īaladas en un cami√≥n que trasladaba obreros a la zona industrial. En el delito del feminicidio no hay excusas, es del orden com√ļn. No se ha tenido una respuesta preventiva ni reactiva a la alerta de g√©nero. El robo de veh√≠culos con o sin violencia, es el m√°s alto en la zona centro del pa√≠s. Tambi√©n figuran las agresiones sexuales y la violencia intrafamiliar. Las extorsiones y el secuestro son delitos del orden com√ļn, que se han disparado. Le toca al gobierno estatal, prevenirlos y atenderlos. La √ļnica guerra que libra el gobierno estatal en materia de seguridad es dentro del propio gabinete. El secretario de gobierno, Alejandro Leal contra el procurador Federico Garza. O el secretario de seguridad, Arturo Guti√©rrez contra el director de seguridad p√ļblica, √Āngel G√°mez Segovia‚ÄĚ.

‚ÄúHacia afuera, la gente percibe que no hay patrullas ni agentes en las calles. El famoso 911 no atiende las llamadas de emergencia. Si llegan a contestar, arriban una hora despu√©s de registrados los hechos. No se procura la justicia de manera eficaz. Si alguien se atreve a denunciar alg√ļn delito, se arriesga a enfrentar a los propios elementos policiacos. La querella se pierde en el olvido. Es la realidad que viven todos los potosinos. Carreras camina tranquilo en una camioneta blindada, con cuatro escoltas en unidades blindadas, un equipo de 40 guaruras y 20 lambiscones alrededor. Es una nube que le permite moverse tranquil√≠simo. Los dem√°s habitantes no tienen las mismas garant√≠as y se la tienen que rifar al ir al trabajo o estudiar. Usan el cami√≥n urbano, los taxis en las calles, como nunca peligrosas. La inseguridad es may√ļscula. No se resuelve si quitan al coronel Guti√©rrez. Tendr√≠a que irse todo el gabinete. No han dado resultados en ning√ļn sentido‚ÄĚ.

‚ÄúSi hubiera una medida preventiva de los delitos adecuada, con una deficiente aplicaci√≥n de la justicia, se tendr√≠a que ir Garza. Si hubiera un excelente procurador y una deficiente estrategia para prevenir los delitos, se iba Guti√©rrez. El problema es que no hay polic√≠a de proximidad, no existe un plan b√°sico de seguridad p√ļblica. Deben irse todos para replantear las medidas con la injerencia ciudadana. El concepto debe incorporar criterios de derechos humanos, legalidad, funcionarios probos y respetables, que rindan sus declaraciones 3 de 3. Decir a cu√°nto asciende su patrimonio, para qu√© empresas han trabajado, sus relaciones pol√≠ticas y personales, pero existe una opacidad total. Con Marcelo de los Santos, varios ex gobernadores se juntaron para exigirle en p√ļblico, un diagn√≥stico de la seguridad. Dijera lo que hac√≠a para devolverle la tranquilidad a los potosinos. Los mismos personajes y la ciudadan√≠a, le deben solicitar a Carreras, que en su informe relate, de qu√© tama√Īo es la inseguridad. Lo que har√° para enfrentarla. Est√° sentado sobre el problema. No alcanza a notar el monstruo que enfrenta y lo rebasa. No tiene nada que hacer, ya que no reconoce que est√° encima de un volc√°n‚ÄĚ.

‚ÄúLa llamada polic√≠a metropolitana es un artificio de propaganda gubernamental. La present√≥ a la carrera, con trompicones, para tener algo que decir en el segundo informe. No necesitamos ser adivinos para saber que cuando hable de seguridad, habr√° de presentar espectaculares videos, para mostrar que hay nuevos uniformes, patrullas y 500 elementos. Los mismos de seguridad p√ļblica que s√≥lo transfiri√≥. Con las mismas t√°cticas y denuncias de tortura cuando hacen las detenciones. Roban a los ciudadanos si los encuentran en las noches, en estado inconveniente. Con la polic√≠a metropolitana, Carreras busca equilibrar al alcalde de la capital, Ricardo Gallardo. Son 500 elementos para m√°s de un mill√≥n de habitantes. Es rid√≠culo. Si dividimos las patrullas a cada potosino le tocar√≠a una calavera. Carreras debe apuntalar las polic√≠as municipales, que est√°n descalificadas para cumplir sus tareas. Hay municipios que tienen dos o tres agentes‚ÄĚ.

Oswaldo R√≠os enfatiz√≥ que Carreras busca dejar de fiscal general a Garza, como pretendi√≥ hacerlo el presidente Enrique Pe√Īa, que trat√≥ de investir al procurador Ra√ļl Cervantes. Se lo impidi√≥ el movimiento c√≠vico organizado, diputados del PAN y PRD, que generaron una crisis de ingobernabilidad en la c√°mara y obligaron a rectificar la propuesta. ‚ÄúEn San Luis notamos que el movimiento ciudadano, que tiene ferocidad y franca animadversi√≥n contra el congreso, se porta sumiso frente a Carreras. Con un desplegado, avalaron la llegada de Garza al nuevo cargo. A nivel nacional hubo debate en el congreso, a nivel local, se usa el recinto para el burlesque, una carpa donde se montan espect√°culos decadentes de cabaret barato. Los partidos opositores no ejercen los contrapesos, salvo el PAN. El PRD, controlado por el dueto de Ricardo Gallardo Ju√°rez y Ricardo Gallardo Cardona, co-gobierna con Carreras‚ÄĚ.

Expuso que Marcelo de los Santos fue un gobernador fuerte. Al final del sexenio, el PRI le hizo una campa√Īa adversa para que ganara el cirujano Fernando Toranzo. ‚ÄúEl panista aguant√≥ y ahora camina tranquilo por San Luis. Toranzo ten√≠a problemas de car√°cter, de personalidad. Se enojaba con facilidad. Era hedonista. No le gustaba el ejercicio del poder. Al cierre, tuvo una salida negativa. Ahora arrastra esc√°ndalos de √≠ndole familiar que han trascendido. Carreras no ha llegado siquiera a ejercer el poder con la median√≠a de Toranzo. No tiene la m√≠nima autoridad, no sabemos c√≥mo va a concluir. Si Marcelo de los Santos termin√≥ con dificultades, no imaginamos c√≥mo ser√° el de Carreras. Si contin√ļa con el mismo estilo, le dar√° terror entregarle la estafeta a Gallardo Ju√°rez. Le he llamado el corredor constitucional del estado. Ha sido su √ļnica respuesta ante los problemas. Sale a correr como un acto de cobard√≠a, evasivo de la realidad y las exigencias de los potosinos. Es un hombre que no quiere gobernar. Tenemos un bur√≥crata de alto nivel, que ocupa una oficina en el palacio estatal‚ÄĚ.

R√≠os Medrano expuso que las zalamer√≠as que rodearon el ascenso pusil√°nime de Carreras no significan que tenga habilidades pol√≠ticas. ‚ÄúLo llam√© Tiquismiquis. Tiene una pulcritud en las formas, que le sirvieron de manera extraordinaria para hacer relaciones p√ļblicas. Pero gobernar no equivale a frivolizar el poder. Se relaciona con el costo de tomar decisiones. Se le puede decir lo que debe hacer. Fue un excelente empleado de Felipe Calder√≥n y Toranzo. Pero como empleado de los potosinos, es un fracaso. El cargo que le dio la ciudadan√≠a es para que gobierne y tome decisiones, lo que no sabe hacer. Se le vio la vena pol√≠tica, su curr√≠cula acad√©mica e intelectual… contin√ļa (tomado de la revista impresa, Septiembre 2017)

es content solo

La Procuraduría Agraria, eje del robo a campesinos

Especuladores locales y for√°neos, coludidos con funcionarios de la Procuradur√≠a Agraria, se apropiaron con artima√Īas de 621 hect√°reas de uso com√ļn del ejido Laguna de San Vicente en Villa de Reyes. Compraron el metro cuadrado a 30 pesos a trav√©s de asambleas manipuladas. Los nuevos due√Īos de los predios son Fernando Pablo Villarreal Ballesteros, Gustavo Alfonso Lozano Ardines, Juan Carlos y Eduardo Mart√≠n L√≥pez Rodr√≠guez, Manuel S√°inz de la Hidalga, Julio C√©sar Medina Tovar, Edgardo Antonio Meade de Zamacona, Enrique Zabal Cerdeira, Jos√© Antonio Vallarta Porras, Francisco Xavier Ponce de L√©on Aguilar, Eduardo Cerillo Alem√°n, Ana Cecilia Gonz√°lez Rodr√≠guez, Jos√© Antonio Alan√≠s Nieves y Andr√©s de los Santos Pizzuto, nieto del ex gobernador Marcelo de los Santos y del ex alcalde de la capital, Guillermo Pizzuto Zamanillo.

Los ventajosos compradores, coludidos con la notaria 2 de Villa de Reyes, Magdalena Sof√≠a Foyo Mancilla, manipularon el contenido de una acta de asamblea del 10 de junio de 2016, donde presuntamente, los ejidatarios aceptaron la adopci√≥n del domino pleno, para poder vender y recibieron a los intrusos como nuevos ejidatarios y avecindados. Las v√≠ctimas firmaron hojas en blanco, porque desde hace 10 a√Īos en el ejido no se cuenta con un libro de actas. La fedataria alter√≥ el contenido para protocolizar el documento. La asamblea fue presidida por el visitador de la Procuradur√≠a Agraria, √Ālvaro Pineda Maldonado y otros dos sujetos. Uno se hizo pasar como funcionario de la dependencia, el ingeniero Cecilio Torres, que se encontraba asignado a la huasteca. A algunos ejidatarios le informaron que se abordar√≠a una posible venta de tierras. Pero cuando llegaron los compradores, ya ten√≠an los cheques elaborados, para pagarle a 199 campesinos. A cada uno le dar√≠an 900 mil pesos en tres partes. Luego con chicanas, les aplazaron los abonos. Una parte acept√≥ que las 621 hect√°reas se cambiaran de uso com√ļn a tierras parceladas y entregarlas a los industriales. Pero hay 45 ejidatarios que se niegan a reconocer los t√©rminos del escrito, menos a vender las parcelas. Sin embargo, 5 fueron doblegados. Son ancianos que no escuchan y firmaron. Se fueron con la inercia. Los otros 40 no recibieron pago alguno.

Foyo no consign√≥ que se trate de una compra-venta. La anot√≥ como asignaci√≥n de tierras. La asamblea determin√≥ ceder las 620 hect√°reas en parcelas a cada uno de los compradores. Un ejemplo burdo se explica con Manuel S√°inz, oriundo del Distrito Federal. Le le entregaron 53 parcelas. A la ejidataria Mar√≠a Mart√≠nez Maya, 22. Entre ambas personas concentran una superficie que supera las 200 hect√°reas. A S√°inz se le acept√≥ como nuevo ejidatario, sin tener derecho. No es avecindado ni hijo de beneficiarios. Se dedic√≥ dos a√Īos antes a visitar cada domicilio para coaccionar a los moradores. Se vali√≥ de Mart√≠nez Maya y Mar√≠a de Jes√ļs Molina Rosas, quienes le indicaban las carencias de sus vecinos para atinarle al clavo de la necesidad. En la manipulada asamblea se asignaron los derechos de 14 parcelas con una superficie por m√°s de 313 hect√°reas. A Ana Cecilia Gonz√°lez Rodr√≠guez le tocaron 2. A Fernando Pablo Villarreal Ballesteros una. Gustavo Alfonso Lozano Ardines 2. Andr√©s de los Santos Pizzuto 3. Eduardo Mart√≠n L√≥pez Rodr√≠guez 1. Jos√© Antonio Alan√≠s Nieves 2. Juan Carlos L√≥pez Rodr√≠guez 3. Se distribuyeron 6 parcelas con una superficie que supera las 90 hect√°reas. A Enrique Zabal Cerdeiria le asignaron 1. A Edgardo Meade de Zamacona 1. A Jos√© Antonio Vallarta Porras 1. A Francisco Xavier Ponce de Le√≥n Aguilar 2. A Eduardo Cerrillo Alem√°n 1. Se aceptaron en total a 15 nuevos ejidatarios y avecindados.

Otro que se col√≥ como falso ejidatario es Jos√© Francisco Pacheco Rodr√≠guez, que aparece desde el 2013 como el n√ļmero uno del padr√≥n. A Pacheco y Pablo Villarreal Ballesteros se les ubica con el mismo modus operandi en las franjas industriales de Nuevo Le√≥n y Jalisco. Los ejidatarios rebeldes tampoco aceptan que las restantes 450 hect√°reas de uso com√ļn, sean vendidas en un futuro al ayuntamiento de Villa de Reyes o gobierno estatal, como se estableci√≥. Si se concreta el abuso, se extinguir√≠a el ejido Laguna de San Vicente, uno de los m√°s grandes de la zona. Foyo fue denunciada ante la procuradur√≠a de justicia por los delitos de fraude y falsificar documentos. Los llamados inversionistas incursionaron a trav√©s del cabildero, el ex visitador de la Procuradur√≠a Agraria y ex alcalde de Real de Catorce, H√©ctor Moreno Arriaga.

Es un intermediario que aparece en las primeras ventas ejidales a la firma Bachoco, Parque Log√≠stico y General Motors. Se empez√≥ a ligar con el ex comisariado Jos√© Carmen Guanajuato Carranza, que se convirti√≥ en el cacique del ejido, donde impuso durante a√Īos al que m√°s le conven√≠a. A Moreno lo protege tambi√©n el ex secretario de gobierno y diputado federal, C√°ndido Ochoa Rojas, lo que les ha permitido imponerse con amenazas y violencia. Moreno se ostenta desde hace 10 a√Īos como asesor legal de los ejidatarios a los que manipula con descaro. Incluso les maneja otros asuntos en su despacho privado. Los ayuda a cobrar cuentas vencidas de una carretera que hizo General Motors. Ha sido padrino de varias generaciones de estudiantes y compadre de incontables campesinos a los que controla con d√°divas. Le ayuda en sus labores de enga√Īo su asistente Guillermo Cort√©s de J√°uregui, ex visitador de la Procuradur√≠a Agraria, conocido por su car√°cter intimidatorio. A cualquiera que se le opuso, lo confrontaba con descalificaciones. El astuto ex edil aprovech√≥ su cargo para olfatear el crecimiento urbano e industrial y sacar ventaja. Se dedic√≥ a cazar a ejidatarios ingenuos que se imaginaron los iba a ayudar por tratarse de un funcionario. Moreno, junto con S√°inz de la Hidalga, previo a la asamblea del 2016, aprovecharon el 10 de mayo. En el sal√≥n ejidal, con el benepl√°cito del comisariado Jos√© Guadalupe Guti√©rrez Oliva, le entregaron electrodom√©sticos al grupo que hab√≠an doblegado.

Los ejidatarios que se oponen al despojo buscan revertir la ilegal asamblea. Empezar otra vez de cero para decidir de manera libre si quieren o no enajenar las tierras y las condiciones. Los que se rebelan a aceptar espejos tienen como representantes a Margarito Gaspar Mart√≠nez, Manuel Pi√Īa y Tom√°s Maya, que ya fue amenazado de muerte…contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, Marzo 2017)

es content solo

Los peores g√°ngsteres

En el programa Mirada Cr√≠tica que conduce el ex diputado local panista, Luis Manuel Calzada, el cual se transmiti√≥ por Canal 13, se llev√≥ a cabo un debate entre el l√≠der del tianguis ‚ÄúEl Rebote‚ÄĚ, Juan Antonio Rodr√≠guez Chessani y el activista Jes√ļs Rafael Aguilar Fuentes, conocido como ‚ÄúEl Chiquil√≠n‚ÄĚ. En el altercado el dirigente de los vendedores critic√≥ al alcalde de la capital, Ricardo Gallardo Ju√°rez, por sus constantes atropellos y anomal√≠as que comete al frente del ayuntamiento. Aludi√≥ a su ‚Äúfortuna mal habida, se los compruebo cuando quieran. Hace un tiempo mand√≥ golpear a los globeros, se√Īoras y ni√Īos que se encontraban en una de las plazas principales del centro hist√≥rico. En el tema de los ambulantes nos quiere reubicar en el Tepech√©, para quebrarnos, por lo que no iremos a tal sitio. Soy el representante de varios compa√Īeros, tengo el documento. Todos sabemos la forma de actuar de Gallardo. Manda a muertos de hambre a defenderlo, pero los mercenarios, arrastrados, lamesuelas, no nos importan. Con nuestra dignidad vamos a defendernos, no le tenemos miedo. Estamos amparados por lo que se pueda ofrecer y queremos dejar muy en claro que nadie est√° detr√°s de nosotros, menos el gobierno del estado. Nos hacemos valer por nosotros mismos. No soy millonario ni quiero serlo y voy a defender a los comerciantes hasta el final. Tampoco soy un defraudador como tu patr√≥n Chiquil√≠n. T√ļ eres un tipo de lo peor y en el terreno que quieras te lo demuestro. No de la forma miserable y triste como lo has hecho‚ÄĚ.

En su respuesta, Rafael Aguilar, aclar√≥ no ser vocero del ayuntamiento de la capital y menos estar autorizado para hablar en nombre de Ricardo Gallardo. Resalt√≥ que el ‚Äúmovimiento gallardista‚ÄĚ ha sido un gran cambio para Soledad y San Luis Potos√≠, donde siempre gobern√≥ el PRI y PAN, ahora le toc√≥ al PRD, ‚Äúque lleg√≥ como haya llegado. Era necesario renovar el poder pol√≠tico, quer√≠amos ver el experimento, saber c√≥mo mandaba la izquierda. Casi 150 mil personas votaron por la f√≥rmula de Gallardo Ju√°rez. No olvidemos que Soledad fue castigada de forma terrible por una serie de caciques, los cuales ten√≠an a la gente en la peor de las miserias. Cuando lleg√≥ Gallardo, el escenario empez√≥ a cambiar‚ÄĚ.

‚ÄúEl tema del ambulantaje es un problema que nos preocupa. Se ha generado mucho dinero, consideramos que algunos l√≠deres del ambulantaje son tambi√©n l√≠deres sociales de otras organizaciones donde realizan gestor√≠as y despensas. Las anteriores administraciones dejaron crecer un problema grav√≠simo. Cedieron grandes avenidas y hospitales en manos de grupos y personas que usufruct√ļan el patrimonio que pertenece a todos los potosinos. Tenemos un centro hist√≥rico feo, que no puede ser patrimonio de la humanidad porque trienio tras trienio, nadie le entra a regularizarlo. Estoy de acuerdo en cobrarle m√°s a los que m√°s tienen, no explotando a los comerciantes. No hay que quitarles el ambulantaje de donde viven. En diciembre se habl√≥ que organizaciones poderosas vend√≠an hasta en 60 mil pesos un espacio de cuatro por dos metros‚ÄĚ.

Rodr√≠guez Chessani replic√≥ que el verdadero cambio que hubo en Soledad fue en beneficio de los pol√≠ticos y funcionarios, para los habitantes todo sigui√≥ igual e incluso empeor√≥, pues siguieron sin tener oportunidades dignas de empleo, ni educativas. Continuaron los problemas de baches, se increment√≥ la inseguridad. ‚ÄúEs un lugar demasiado caliente ya que las personas que gobernaron instauraron la delincuencia. Es el cambio que me consta y fue para mal. Sobre el ambulantaje, mienten los que dicen que es un problema social, al contrario, es la soluci√≥n a un tema de √≠ndole econ√≥mico y pol√≠tico por el que atraviesa el pa√≠s desde hace m√°s de 30 a√Īos. El ambulantaje ha sido el oficio m√°s antiguo en la historia de la humanidad. Los pol√≠ticos han promovido el auto empleo, han difamado y enga√Īado a la gente que el ambulantaje es un mal necesario, que no paga impuestos, que dejan sucias las calles. Para nosotros es un orgullo el auto emplearnos, el no ser humillados y que no nos manden. Es un placer sufrir desde las 7 de la ma√Īana, cumplir doce horas diarias de trabajo, rompernos el alma desde ir a conseguir la mercanc√≠a en Tepito, que es muy peligroso y donde nos topamos con delincuentes que nos extorsionan. Es lo que hacemos para sobrevivir. Es por lo que voy a defender a la gente hasta el √ļltimo momento de mi vida. La soluci√≥n del gobierno es meternos al Tepech√© y asesinarnos como lo hicieron hace 23 a√Īos en un lugar fallido. Es momento que los potosinos nos organicemos y detengamos el crimen que buscan repetir. Un 70% de la ciudadan√≠a ha perdido el poder adquisitivo, ya no le alcanza para nada, est√° a punto de explotar. Y si el gobierno y los pol√≠ticos bandidos nos quieren enga√Īar, estamos dispuestos a pagar las consecuencias en pie de lucha. Soy profesionista, pero no pienso servirle a un gobierno que nos quiere tener en la miseria, esclavizados, solo para cubrir los intereses de los gringos. El d√≠a que haya sueldos dignos, que dejen de despedir a los trabajadores, que no haya desempleo y que respeten a las personas, entonces podemos cambiar¬Ľ.

El segundo bloque del debate lo inici√≥ el activista Rafael Aguilar. Calific√≥ de chantajistas y revoltosos a los l√≠deres sociales, por no dejar que la izquierda gobierne de manera pac√≠fica. Insisti√≥ que los cambios se han logrado en la zona metropolitana desde la llegada de Gallardo. ‚ÄúEl proyecto ciudadano que se impuls√≥ de manera terrible en Soledad se adopt√≥ en la capital. Rodr√≠guez Chessani usa el discurso revolucionario y populista, no tenemos problemas personales. No es un hombre rico, es un comerciante establecido, no tiene propiedades, pero controla gran parte de las v√≠as. Sin embargo hay l√≠deres sociales muy corruptos, caciques, que han explotado y humillado a mucha gente en San Luis Potos√≠. En las v√≠as un lugar cuesta 5 millones de pesos. Si alguien quisiera poner un local en el centro o afuera del hospital central, tiene que arreglarse y soltar 50 mil pesos m√≠nimo. Gallardo les dijo a los l√≠deres, ya estuvo, basta de manifestaciones para venir a chantajearnos, denle tranquilidad al PRD para gobernar y si se comete alg√ļn error se va a subsanar‚ÄĚ.

Rodr√≠guez neg√≥ que hubiera cambios. Lo que en realidad sobresale es el miedo y terror que tiene la gente desde el arribo de Gallardo al poder. ‚ÄúNo comprendo c√≥mo algunas personas se conformen con garrafones de agua, tortillas y despensas que les regalan. Se las dan a cambio de la credencial de elector para asegurar votos. Ahora la corrupci√≥n contra los ambulantes es grave, ya que se viola la ley de ingresos municipal. Las tarifas y tabuladores ya estaban definidos y los aumentaron cinco veces m√°s. Es decir, de 60 pesos aumentaron hasta 240. Tenemos las pruebas, las hicimos p√ļblicas. Violan sus propias reglas. Negocian con los que buscan trabajar en ciertas zonas o los quitan. El grupo Antorcha no quiso entrarle. Nosotros menos porque s√≠ tenemos cerebro. Por otra parte, Chiquil√≠n pregona que fueron 150 mil votos los que obtuvo Gallardo, solo alcanz√≥ 130 mil, de los cuales 80 mil fueron comprados con el terrorismo que tienen instalado en todas las colonias, donde hay miedo sacar a las familias. San Luis y Soledad crecieron un 200% pero en inseguridad. Somos el quinto lugar nacional en inseguridad todo gracias a Gallardo‚ÄĚ.

Rodr√≠guez aludi√≥ a la fantasmal proveedora, Sandra S√°nchez Ruiz, la cual recibi√≥ casi 80 millones de pesos entre los ayuntamientos de San Luis Potos√≠ y Soledad. ‚ÄúLos protegi√≥ la Auditoria Superior ya que la tipa no existe, se dio a la fuga. Compraron medicamentos que nunca llegaron a su destino ni trabajadores se han enfermado, no existen. Roban sin medida. Tampoco han dicho que en los primeros meses de gobierno les dieron m√°s de 57 millones de pesos, los cuales tambi√©n los tap√≥ la auditoria. En la actualidad hay un doble de gasto p√ļblico, no hay austeridad ni reporte de erogaciones de nada. Hay desv√≠os que son recursos de todos los potosinos. Los utilizan para hacer campa√Īa en la huasteca. Chiquil√≠n es parte de toda la porquer√≠a, es donde come. Enga√Īa a la gente pobre con puras mentiras¬Ľ. Aguilar cada rato interrump√≠a a Rodr√≠guez. Asegur√≥ haber hecho una pesquisa sobre el caso de Sandra S√°nchez. Afirm√≥ que tiene una comercializadora la cual, es probable, sea coyota. ‚ÄúLos medicamentos los consiguen en el Estado de M√©xico, Guadalajara, el Baj√≠o, los facturan y venden. Al ayuntamiento le facturaron y vendieron. Mario Garc√≠a les compr√≥, tambi√©n vend√≠an en Soledad. Tienen sus distribuidores. S√≥lo esperan que los citen, pero no es problema de Gallardo. Me parece incre√≠ble que hasta ahora y despu√©s de lo que hizo el ex edil panista Jorge Lozano, Victoria Labastida y Mario Garc√≠a, de quedarse con empresas, fraccionamientos y endeudar al ayuntamiento, aparecen los l√≠deres sociales, que estaban calladitos, amansaditos. Ahora agarran la bandera por una persona que factur√≥. Es en lo que hemos ca√≠do los potosinos, en las agresiones, infamias, bajezas y chismes. No se vale. Vamos a crecer, la gente aclama y quiere cambios, d√©jenos gobernar. Te dir√© algo. El grupo Gallardo Continental, distribuidora de Tayson, desde el 2005 y 2006 ten√≠a movimientos por m√°s de 900 millones de pesos, pod√≠an adquirir flotillas hasta de 20 trailes. Al pollo chico, Ricardo Gallardo Cardona, todos sabemos que lo encarcelaron de manera injusta, porque iba a ser el pr√≥ximo gobernador y se fueron en su contra. Despu√©s le dijeron, usted disculpe y lo liberaron. Siempre han sido personas de trabajo. Cuando alguien viene de Soledad, es pollero y empieza a triunfar en lo pol√≠tico, lo difaman¬Ľ.

Aguilar contest√≥ tangencial. Indic√≥ que la ciudadan√≠a est√° agradecida con un ¬ęgobierno de izquierda¬Ľ, ya que ¬ęse arrebatan, pelean unos con otros por pellizcar algo de lo que les ofrecen, ya que en anteriores administraciones los ten√≠an en la miseria. La ex alcalde Victoria Labastida se qued√≥ con fraccionamientos enteros, endeud√≥ con casi mil millones de pesos al estado. A los amigos panistas de Rodr√≠guez Chessani en el gobierno de Marcelo de los Santos, les dieron el Gran Pe√Ī√≥n sin pagar uso de suelo por m√°s de 600 millones de pesos. El ex edil Mario Garc√≠a Vald√©s lleg√≥ a marranearse San Luis Potos√≠. Si quieren hablar fuerte, hablemos de las infamias, de c√≥mo dejaron el estado. Fue por lo que gan√≥ Gallardo, d√©jenos gobernar. Ahora resulta que en Soledad los Zetas esperaban que se quitara el panista Juan Manuel Vel√°zquez con una pistolita para entrar despu√©s. Los c√°rteles no le piden permiso a nadie, ni los del Golfo. Soledad estaba sumida en prost√≠bulos, aguas negras, puntos de venta de droga. Hoy es un orgullo ser soledense, es llevar en alto el nombre de un municipio. Fue por lo que ganamos y gobernamos la zona metropolitana. Somos la fuerza pol√≠tica m√°s importante del centro del pa√≠s. Es un placer estar en el PRD, basta de infamias, las tienen que probar¬Ľ… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa)