Archivo de la etiqueta: Joaqu√≠n Mu√Īoz Mendoza

es content solo

Sánchez Unzueta y Machinena pretenden vaciar el centro histórico para construir después negocios de elite

El historiador Joaqu√≠n Mu√Īoz Mendoza acus√≥ al ex gobernador Horacio S√°nchez Unzueta y al delegado del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia, Juan Carlos Machinena Morales, de realizar excavaciones en el centro hist√≥rico de la capital sin tener un programa elaborado. Expuso que las tardadas obras, donde se corta la energ√≠a el√©ctrica y agua a los establecimientos, semeja a lo que ya se hizo en otras partes como Zacatecas, donde quebraron decenas de negocios, para despu√©s suplirlos por otros de mayores ingresos donde la √ļnica que se beneficia es la oligarqu√≠a. Expuso que empresarios de elite le solicitaron un dise√Īo para suplir el mercado Rep√ļblica, que ser√≠a demolido, para abrirle paso a un centro comercial exclusivo, donde se vendan los mejores quesos y vinos del mundo. El tambi√©n ex delegado del INAH puso en duda la capacidad acad√©mica e intelectual de Machinena, al que acus√≥ de plagiar un folleto sobre monumentos hist√≥ricos. Se atrevi√≥ a presentarlo en p√ļblico y dedicarlo a su mecenas y c√≥nyuge, la actual directora del Consejo Tutelar de Menores, Concepci√≥n Guadalupe Nava Calvillo. A√Īadi√≥ que los proleg√≥menos de declaratoria los hizo el coordionador de monumentos de la dependencia federal, Salvador D√≠az Berrio en 1976, pero quedaron congelados. ¬ęEra una propuesta que llegaba despu√©s de la alameda Juan Sarabia. Era inviable porque hab√≠a afectaciones a la propiedad privada. Estuve de funcionario de 1988 a 1993. Agarro la iniciativa que ten√≠a 13 a√Īos detenida. Consegu√≠ el objetivo con mi equipo de trabajo. Tardamos como 8 meses. Se consign√≥ el per√≠metro a y b como zona de bajo impacto. El a era el sector Reforma, que antes fue un r√≠o, dej√≥ de serlo entrado el siglo 20. Eran los l√≠mites de la ciudad. El sitio b inclu√≠a parte del primero. Hab√≠a que determinar lugares muy espec√≠ficos que tuvieran el car√°cter hist√≥rico con el criterio que se manejar√≠a para solicitar los tr√°mites a la presidencia de la rep√ļblica¬Ľ.

¬ęEl que se us√≥ antes fue algo arbitrario, ya que eran pocos los edificios hist√≥ricos, no coloniales, como iglesias y grandes casonas. Fue lo que hizo D√≠az Berrio. Cambi√© el criterio, consider√© que dominaba la arquitectura vern√°cula, popular, del siglo 19. Barr√≠ con las parroquias y los grandes monumentos porque eran del siglo 17 y 18. Como el convento de San Francisco. Descubrimos que fue construido en 1592, a finales del siglo 16. Empezamos a detectar todos los elementos propios de la arquitectura popular del siglo 19 como la altura, entrada de las casas y las cruj√≠as internas para proteger el fachadismo que se dio en la √©poca en el Estado de M√©xico. Las fachadas eran bonitas, encaladas de blanco, pero se perd√≠a el contenido de identidad cultural de la √©poca y de los potosinos actuales. Se detectaron m√°s de 3 mil monumentos hist√≥ricos, como una casa del siglo 19, muy conservada, con criterio de la ley federal. Nos colocamos en tercer lugar en importancia num√©rica en la rep√ļblica, solo aventajados por el Distrito Federal y Puebla de los √Āngeles. Era muy importante la declaratoria para echar andar el reglamento de la zona de monumentos y el registro de una zona de monumentos hist√≥ricos para San Luis dentro de lo que era el registro municipal. Se tocaron muchos intereses y avanzamos en las exigencias de la Unesco. Los diversos gobernadores nos mintieron. Primero Horacio S√°nchez Unzueta que dijo se iba a conseguir r√°pido. Declar√© lo contrario, porque hab√≠a una bola de gente que no estaba preparada, como los arquitectos Juan Carlos Machinena y Marco Antonio Garfias, capaz en lo t√©cnico pero con una ausencia absoluta de datos hist√≥ricos, donde el uso err√≥neo de un concepto cambia todo el significado. Un monumento hist√≥rico es el que tiene la solera, trayectoria en el tiempo que define la esencia de una ciudad, regi√≥n, estado, una calle. La Unesco pide monumentos hist√≥ricos porque lo establece el ejecutivo federal, una zona de monumentos hist√≥ricos, no edificios bonitos¬Ľ.

¬ęTenemos de sobra monumentos hist√≥ricos, pero echaron a andar el proyecto con aspectos de la √©poca colonial. La declaratoria era de monumentos de arquitectura popular y los responsables la manejaban con otros t√©rminos, como si la arquitectura de San Luis fuera de corte fara√≥nico, egipcio. Un absurdo. Hasta la fecha se maneja igual porque hay un problema ideol√≥gico, aunque no parezca. No es lo mismo declarar una zona de arquitectura vern√°cula que edificios de la oligarqu√≠a, donde figura la catedral, conventos, el palacio de Iturbide. Para la alta sociedad potosina es inadmisible la caractericen en el plano popular. Es donde radica el detalle del asunto. No solo era un problema de intereses econ√≥micos, tambi√©n de car√°cter pol√≠tico, ideol√≥gico. Los gobernadores en turno, ignorantes estructurales, no se daban cuenta de las circunstancias aunque se las explicaran. Contra toda l√≥gica cient√≠fica y t√©cnica, llegaba un hijo de la familia Valladares, Torres Corzo o como te de la gana y ped√≠an incluir el edificio que compraron para meter un hotel. Fue donde hubo un choque de trenes muy importante que casi me cuesta el puesto. Pero me hizo fuerte el entonces secretario de gobernaci√≥n, Manuel Bartlet y el presidente de la Comisi√≥n Nacional de Cultura, V√≠ctor Flores Olea. Hicimos un trabajo importante con el que le doblamos las manitas a los gobernadores y avanz√≥ la declaratoria como deb√≠a ser. El mandatario era Leopoldino Ortiz Santos con el que se consigue el objetivo. No se meti√≥ para nada. S√°nchez Unzueta intervino en el plano declarativo. ¬ŅEntonces c√≥mo le preocupan ahora los monumentos hist√≥ricos, si cuando estuvo al frente, se los pasaba por la polla?. En los planes no se mete la Unesco, primero el INAH, que los revisa y da luz roja. Entonces la propuesta de declaratoria pasa a un listado nacional que maneja la Secretar√≠a de Educaci√≥n, que por lo regular, revisa 16 tem√°ticas¬Ľ… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, marzo 2017)

es content solo

No llor√© ni sufr√≠ por la muerte de Juan Gabriel, dice Joaqu√≠n Mu√Īoz

El autor del libro Juan Gabriel y yo, Joaqu√≠n Mu√Īoz, revela que su ex jefe y confidente, el otrora famoso cantante Alberto Aguilera Valadez, tuvo un gran n√ļmero de romances a los que en su momento les dedic√≥ una exitosa melod√≠a. Entre sus conquistas aparece el c√≥nyuge de la connotada artista espa√Īola, Roc√≠o Durcal, el tambi√©n int√©rprete Antonio Morales Barretto ¬ęJunior¬Ľ al que no le compuso alguna l√≠nea, pero le hizo a su esposa incontables canciones que la inmortalizaron. Ex ministerio p√ļblico, Mu√Īoz narra que dej√≥ su carrera para seguir al artista por todo el mundo despu√©s que el destino los fundi√≥ en un solo ser despu√©s de conocerse en el palenque de la Feria Nacional Potosina. A Mu√Īoz le bastaron 4 a√Īos de vida √≠ntima con Juan Gabriel para escribir un libro de esc√°ndalos may√ļsculos en el √°mbito art√≠stico que le permitieron vender varios millones de copias. Ya afina la segunda parte, donde habr√° de contar la etapa en que se reconciliaron despu√©s de 30 a√Īos de estar separados y la muerte del cantante oriundo de Michoac√°n, que pereci√≥ por el exceso de trabajo y el trato desp√≥tico de uno de sus hijos, Iv√°n Aguilera, en la √ļltima gira que realiz√≥ en Estados Unidos.

¬ęYo viv√≠ con Juan Gabriel. Antes me ca√≠a gordo, era su menor fans. No lo quer√≠a conocer. Yo hab√≠a llegado de Estados Unidos y donde quiera se escuchaba la canci√≥n Siempre en mi mente. En todos lados la tocaban. Era tanto que me aburri√≥, lo mismo el a

¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† Joaqu√≠n Mu√Īoz

utor que la cantaba. Lo conoc√≠ cuando se present√≥ en un palenque de la Feria Nacional Potosina el 29 de agosto de 1978. Unos amigos quer√≠an ir a verlo. Los invit√©. Como yo era agente del ministerio p√ļblico adscrito a la polic√≠a judicial del estado, ten√≠a f√°cil acceso. Le dije a mi secretario Jos√© Luis de Alba que ir√≠amos al palenque en la noche. Le sugiero que entre al camerino e invite a Juan Gabriel a que se tome una copa con nosotros donde quiera. Sab√≠a que mi carta de presentaci√≥n no iba a ser rechazada. Le contest√≥ que no tomaba. Entonces fui en persona y le toco. Cambi√≥ la circunstancia porque el destino de ambos se juntaba. Un destino donde no hab√≠a nadie m√°s que los dos. Eran miles de gentes que lo miraban miles noches y yo fui su destino. Y contra el destino nadie puede. En el libro Juan Gabriel y yo aparece el d√≠a y la hora en que nos conocimos. No hubo nadie m√°s. Yo le habl√© de usted, no le gustaba que lo tutearan. Lo felicit√© por sus canciones y lo invit√© a tomar una copa. Me dijo que no tomaba, pero tampoco hab√≠a comido, ya que ven√≠a de Venezuela. En el aeropuerto de M√©xico hab√≠a dejado su carro ya que se vino directo al palenque. Quedamos de vernos en la suit Tangamanga del hotel Panorama, despu√©s de actuar. Pepe Luis estuvo con nosotros en la cena.

Segu√≠ como ministerio p√ļblico, pero Juan Gabriel me hablaba. Me dec√≠a, Joaqu√≠n, me voy a presentar en tal lugar, te espero en Monterrey, Tabasco, donde fuera. Yo sacaba permisos en la procuradur√≠a para faltar. Alberto siempre me dec√≠a que renunciara. Ya eran muchos permisos y poco a poco conoc√≠ su trabajo. Le presentaba artistas, conviv√≠a con empresarios. Aprend√≠ el negocio. Cuando renunci√© y me fui a trabajar a su lado, ya me las sab√≠a de todas, todas. Me incorpor√© un a√Īo despu√©s de conocerlo. Ven√≠a mucho a San Luis. Mis amigos eran los suyos y se divert√≠an mucho. Estaba Roc√≠o Camargo, la hija de Lucha Villa. La conoc√≠ en 1979, altern√≥ en la feria de Aguascalientes con Juan Gabriel, quien me la present√≥. Andaba soltera, se cas√≥ en 1980 con el due√Īo del palenque, Ismael Esquer, originario de San Luis. Nos separamos a los 4 a√Īos porque ya no quise estar a su lado y me regres√© a San Luis. Nunca hubo una diferencia entre nosotros. Fueron decisiones que tom√© de la noche a la ma√Īana. Dije hasta aqu√≠ y ya. Jam√°s esper√≥ mi retiro, crey√≥ que eran mentiras. Cuando vio la realidad se dio cuenta que era cierto. A los dos a√Īos empec√© a escribir el libro Juan Gabriel y yo. No quer√≠a regresar como ministerio p√ļblico, tampoco litigar como abogado. Conoc√≠a otra vida. Juan Gabriel me hab√≠a dicho que si quer√≠a hacerme rico y famoso, escribiera un libro de su vida. Entonces decid√≠ hacer lo que me aconsej√≥ y gan√© todo el √©xito. Es muy dif√≠cil creerlo, pero despu√©s de 31 a√Īos que sali√≥ el ejemplar, todav√≠a vienen de muchos lados del mundo a hablar conmigo. Cuando nos volvimos a hablar, me dec√≠a por qu√© fui muy orgulloso, por qu√© me port√© mal, cuando nunca lo hizo conmigo. Me reclam√≥ haberlo dejado. Me dijo que la prensa nos separ√≥, pero de su mente y coraz√≥n, nunca. Para la serie de televisi√≥n donde hablan de su vida, nunca me entrevistaron. No me iban a sacar hasta que Alberto los oblig√≥, pues yo era parte de su vida. Pero distorsionaron mi personaje. Lo quisieron disfrazar, todo porque antes corr√≠ al intermediario Jes√ļs Salas. El libro de Magallanes Querido Alberto no tuvo √©xito. El medio art√≠stico se indign√≥ porque la √ļnica y verdadera historia yo la hab√≠a escrito. A la gente le gustan los temas colorados. Me dec√≠a Alberto que si lo hubiera escrito en la √©poca actual no hubiera tenido √©xito, porque ya es algo com√ļn.

A Juan Gabriel le gust√≥ mucho el libro. Me dijo que al principio, la gente lo tom√≥ como una traici√≥n, pero despu√©s lo aplaudieron por haberme atrevido a escribir nuestra historia. Se dijo mucho que fue el motivo de la ruptura, pero no fue verdad. El libro narra 4 a√Īos de conviviencia con Juan Gabriel. Lo hice en el 85, es donde se explica todo. Se descubre. Desde el momento que lo conoc√≠ hasta que nos separamos. Era una √©poca pol√©mica cuando se public√≥. Fue el esc√°ndalo m√°s grande que ha tenido M√©xico. Tuvo que haber temblado en el 85 para apagar la publicidad que levant√≥. Solo un fen√≥meno natural pudo opacar el momento. Juan Gabriel se pas√≥ 45 a√Īos en un trabajo arduo. Fue un genio, el √ļnico que ha tenido M√©xico. Est√° muy dif√≠cil que alguien lo sustituya, tendr√°n que pasar much√≠smos a√Īos para que exista otro semejante. Sus vivencias provocaron que escribiera tantas canciones. A Juan Gabriel era mejor oirlo cantar en vivo que en discos porque transmit√≠a experiencias como autor. Hizo que los dem√°s las sintieran. Cuando hice el libro Juan Gabriel y yo, me preguntaron qu√© iba a publicar. Adelantaron que me ir√≠a muy mal, me iba a perjudicar, pero fue todo lo contrario. Estaba muy contento que nos junt√°ramos de vuelta y desde entonces hasta que muri√≥, todos los d√≠as nos comunicamos. Toda la gente que estuvo a su lado lo traicion√≥ y trat√≥ mal, entonces recurri√≥ a mi, para contarme lo que le sucedia. Supe lo que le pasaba los √ļltimos dos a√Īos y medio recientes.

Cuando se habló de que iban a sacar otro libro distinto sobre su persona, me dijo que no tenían nada que contar, porque ya lo había dicho todo. Nadie va a poder escribir como lo hice, por miedo u otras situaciones. Hay un muchacho que se llama Sergio, hizo el libro que se llama Así fue. Cuando Alberto lo supo, se comunicó conmigo en lo inmediato. No le puse mucha antención, me insiste que ya circula. Entonces le dije a mi secretaria que se comunicara a Celaya con el pelado. Le dio gusto saber que le marcaba, pues me explicó que en el libro también me citaba, como un guía. Le pregunté de qué habló, si manejaba besos, cama y sexo. Me contestó que no. Le advertí entonces que no se vendería. Después me comunico con Alberto y lo tranqulizo. Le informo que el libro será más blanco que Blanca Nieves. Le digo que no se preocupe. No hay nada de nada. Para hacer un libro de tí, deben tener muy buena memoria, ademas de fotografías. Aparte de mí, Alberto nunca se dejó tomar placas con nadie, en una cama o en otro lado. Le dio pánico. Se cuidaba mucho. Me preguntó si quería conocer a Sergio para que tuviera el libro y le consiguiera otro. Hablé con el autor. Vino a San Luis, quería que lo ayudara al lanzamiento. Le dije con franqueza que no tendría éxito porque fue pareja de Juan Gabriel y no tocó el tema central. Y ya no lo podía cambiar. Como yo estaba relacionado con la prensa, quería que le organizara una conferencia para el lanzamiento. Le recomendé algunos periodistas para que lo entrevistaran, como El Gordo y La Flaca, en Telemundo. Alberto me dijo después que ya no lo ayudara, pues los reporteros nos verían juntos y se imaginarían que lo asesoré.

Entonces me retir√©. Alberto ten√≠a toda la raz√≥n. Es que Sergio en su libro habl√≥ muy bien de m√≠. Adem√°s de Juan Gabriel y yo, hice otro libro, Juan Gabriel y yo en la memoria, el m√°s reciente. Es solo para los muchachos de la √©poca actual que no conoc√≠an el anterior de hace 30 a√Īos. Es una nueva edici√≥n. Despu√©s de sacar el libro ya no hablamos. Jes√ļs Salas nos separ√≥. Lo asust√≥ que su carrera se iba a derrumbar. El mismo Juan Gabriel dijo que fue todo lo contrario. El libro lo hizo m√°s famoso, se cotiz√≥ m√°s. El libro de Juan Gabriel y yo se va a reeditar. El cantante me dijo que aprovechara la serie televisiva. Y le agregara Juan Gabriel y yo, juntos una vez m√°s, donde hablara de nuestra reconciliaci√≥n. Voy a meter nuevas fotograf√≠as, otro cap√≠tulo y su muerte. Desde que nos volvimos a juntar, estar√≠amos unidos hasta el final. En agosto cumpl√≠ a√Īos y Juan Gabriel me escribi√≥ una canci√≥n que es in√©dita. En la serie que sacaron en televisi√≥n yo soy el personaje Jacobo, cierro la primera parte. Fui secretario de Juan Gabriel, amigo, administrador, representante, no el que pintan. Se basaron en el libro de Eduardo Magallanes que se llama Querido Alberto. La serie la hacen a partir del libro. Magallanes hace mancuerna con Iv√°n Aguilera, el hijo postizo de Juan Gabriel y Jes√ļs Salas, t√≠o de Iv√°n… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, Diciembre 2016)

es content solo

El sistema usar√° a Gallardo Ju√°rez m√°s adelante como mejor le convenga

1111
¬† Joaqu√≠n Mu√Īoz Mendoza. Referente

El ex candidato a la alcald√≠a de la capital por el Movimiento de Regeneraci√≥n Nacional, Joaqu√≠n Mu√Īoz Mendoza, destac√≥ que en el primer a√Īo de gobierno de Ricardo Gallardo Ju√°rez, se empieza a torcer el rumbo con el amiguismo. Las contrataciones de obra a empresas no se hacen con transparencia. Usa el cargo como trampol√≠n pol√≠tico, juega con la gente. ¬ęPuede tener problemas para que le transfieran los recursos del gobierno estatal al municipio. Hay una guerra declarada para que no avance. Pero est√° obligado a sacudirse las trabas. Supo lo que iba a suceder. No debi√≥ hacer la tonter√≠a de tratar de invitar al Festival Internacional de las Letras al locutor Jordi Rosado, un retrasado mental. Tiene un reconocimiento de Televisa, el dep√≥sito de cultura del pa√≠s. Iba a cobrar una fortuna s√≥lo por rebuznar. Existen intelectuales m√°s importantes que s√≠ trabajan. No se pueden comparar con un mequetrefe. Es demencial no se toquen los problemas reales como la dignidad laboral. El ayuntamiento debe revisar en t√©rminos jur√≠dicos la ley org√°nica del municipio libre para abrir espacios donde se haga crecer a San Luis. Y no jugar a vender popularidad. Todav√≠a falta mucho para el 2018. No es un acto de delincuencia ser populista. El concepto viene de una estructura ideol√≥gica profunda, fuerte, que gener√≥ la social democracia. El estado de bienestar, que no empieza con pintar banquetas. Trabaja de manera directa, contundente¬Ľ.

¬ęGallardo no ha formado un comit√© de an√°lisis del centro hist√≥rico. No para ponerle parches de alba√Īiler√≠a. El encargado de los trabajos, el ex gobernador Horacio S√°nchez Unzueta, nunca se preocup√≥ por el patrimonio cultural. Me toc√≥ sacar la declaratoria que se llama zona de monumentos hist√≥ricos. Pero le import√≥ un bledo. Cuando hubo recursos, impuso a sus amiguetes, como el delegado del Instituto Nacional de Antropolog√≠a e Historia, Juan Carlos Machinena. Al ex mandatario le gusta el protagonismo, estar en los cabezales de los peri√≥dicos, lo que le dar√° ganancias a su grupo. El alcalde no tiene un programa claro sobre el tema. Hizo el festival de la cantera, de la tortuga. En Soledad coloc√≥ un enorme letrero donde se afirma que es cuna de las enchiladas potosinas. Ignoro si cambi√≥ la econom√≠a de los habitantes. Gallardo entiende por cultura una agenda de bailes regionales, exposiciones. No va al plano constitutivo. No busco grillarlo, pero debe reflexionar d√≥nde vivimos. Hacer a un lado los intereses pol√≠ticos y familiares. Ser generoso con la ciudad. Se puede crecer cuando hay empleos. Ir a la secretar√≠a de hacienda y pedir una tregua fiscal para que los empresarios puedan activar sus peque√Īos y medianos negocios. Hablo de la gente que pelea diario para abrir un negocio, una tiendita. Pero se miran cercados por una pol√≠tica tributaria que es una verguenza¬Ľ.

¬ęEs la tarea del alcalde, generar una micro econom√≠a que vaya a los bolsillos de la gente, no a los n√ļmeros abstractos de lo macro. No se vale decir que no existe presupuesto, ya que se utiliza para cubrir los agujeros que dejaron los anteriores ediles. El ayuntamiento debi√≥ entrar con fuerza a trabajar. Buscar recursos afuera. Adentro, convocar a los comerciantes y al sector popular a laborar juntos. El primer a√Īo arroja un balance negativo. Si lo comparan con el gobernador Juan Manuel Carreras, se da un p√©simo mega balance, de las tumbas y los muertos. Sigue el estilo del predecesor Fernando Toranzo. Las evaluaciones se deben hacer seg√ļn lo prometido por Gallardo, ya que hizo demasiadas ofertas. Falta una autocr√≠tica, para poner en crisis lo que se hace. Si crey√≥ que todo ser√≠a miel sobre hojuelas, realiz√≥ un diagn√≥stico equivocado. Con la energ√≠a que se lanz√≥ contra la empresa recolectora de basura Vigue, debi√≥ hacerlo ante las inercias hist√≥ricas de la capital. En contra de las pol√≠ticas econ√≥micas. No s√≥lo quitar al otro para ponerse. Si actuara distinto, otro gallo nos cantar√≠a. Hay que ajustar el reloj. El gallo debe cantar positivo para la gente. Analizar qui√©n se beneficia con el reparto gratuito de garrafones de agua. Siempre habr√° empresarios beneficiados. Pueden robar lo que quieren, pero dejar a la ciudadan√≠a respirar 10 minutos¬Ľ.

¬ęAhora deben evitarse los regalos, no aprovecharse de la ignorancia y las carencias. Ya lo votaron y creyeron. Las l√°mparas que compr√≥ el ex edil Mario Garc√≠a, le alumbran el trasero, ya que s√≥lo se dedic√≥ a robar. Se aprovech√≥ de la infraestructura que le dej√≥ en la universidad aut√≥noma su mecenas Jaime Valle. Gallardo no puede meterlo al bote. No le compete. Pero s√≠ generar un expediente de todos los latrocinios para activar el poder judicial. Pero sabemos que congelar√≠an la denuncia. Si Gallardo desde√Īa a la cr√≠tica, subestima a los votantes. Es un tema que debe razonar. Resulta dif√≠cil que todos los d√≠as reciba golpes. Se brinc√≥ de Soledad a la capital, que usa de trampol√≠n pol√≠tico, para beneficio directo y de su hijo Ricardo Gallardo Cardona. Tambi√©n para la otra familia, como don Vito Corleone. El sistema le impuso un castigo con el proceso judicial que enfrenta su consangu√≠neo. Lo manejaron como un tema pol√≠tico, pero tambi√©n de corruptelas. El edil como l√≠der gan√≥ la capital, Soledad y pone a sus peones donde le interesa. Lo cierto es que con los dos principales municipios puede ganar las elecciones estatales en el 2018. El problema es que le movieron los tiempos. Tiene que alargar su estrategia hasta el 2021. En su experiencia piloto, tiene problemas con los recursos y las inercias. Un freno del PRI y el PAN, que no quieren cambiar los grupos mafiosos que han operado toda la vida¬Ľ.

¬ęEn San Luis no gan√≥ el PRD, lo hizo Gallardo. El partido lo encabeza un caudillo econ√≥mico y financiero, no ideol√≥gico. Tampoco es un gobierno de izquierda. Se ubica en una suerte de reformismo coyuntural, donde se busca hacer eficientes tres o cuatro servicios y seguir adelante. Pero no hay un cambio estructural ni doctrinario. Se limita a decir que todos vivir√°n sin problemas con una despensa. Gallardo no busca cambiar el sistema, s√≥lo adecuarlo a su estrategia personal. Decir que es de izquierda porque le da de comer al pueblo es una estupidez. No sabe nada de teor√≠a, menos de pr√°ctica. Los que lo pregonan, deben aclarar si es comunista, socialista, anarquista. Es leninista o estalinista. Son conjuntos vac√≠os que no responde. No se puede jugar y decir que es de izquierda. En el 2018 busca acercarse a la campa√Īa del candidato presidencial del Movimiento de Regeneraci√≥n Nacional, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador. Decir que est√°n en la misma l√≠nea. Su estrategia es devorar a Morena. No ser√° un gran problema con el comit√© estatal que dirige Sergio Serrano. Ser√° una jugada como de Parchis, que necesita una estructura pol√≠tica y te√≥rica. Explicar lo que hace en t√©rminos de ideolog√≠a. Se mueve en un PRD que no tiene nada de izquierda. Se refleja a nivel…contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, Agosto 2016)