Archivo de la etiqueta: Jesús Gildardo Nieto Meza

es content solo

Alfredo Sauceda, un ícono del sueño americano

Después de radicar 46 años en Estados Unidos a donde emigró a los 18, con esfuerzo y mucha suerte, logró el tan anhelado sueño americano, inalcanzable para la mayoría de los cientos de mexicanos que con freecuencia se aventuran en busca de trabajo, José Alfredo Sauceda Loredo regresó a su tierra pensionado. Se dedicó sin protagonismos a realizar labor social en las escuelas del municipio, circunstancia que lo impulsó, sin pretenderlo, a la política. En el trienio pasado lo apuntaron como suplente de regidor y hoy, en el ocaso de su vida, se desempeña como presidente municipal de Cerritos.

Además de ser el edil más longevo de los 58 ayuntamientos, tiene una característica más que lo distingue de sus correligionarios y enemigos: es el único que dona sus 36 mil pesos de salario mensual que percibe libre de impuestos, para obras y apoyar a personas de escasos recursos. Durante la entrevista muestra una carpeta de las solicitudes que cubrió con sus honorarios, donde hay ayudas para compra de materiales para la construcción, como cemento, grava, arena, blocks, láminas, recursos para la banda de guerra infantil del municipio y otros estudiantes. Lo anima el secretario del ayuntamiento, Jesús Gildardo Nieto Meza, que lo acompaña e interviene en la charla, para que detalle lo que alcanza a cubrir con su paga. Sauceda cuenta que por la mañana recibió a la señora Juana Hernández a la que le entregó 3 mil 621 pesos para el material que le falta y poder terminar la vivienda que le ayudó a construir. “Ya le vamos a poner el techo, yo aporté recursos para la arena, grava y cemento. Con dinero del ayuntamiento se pagaron a los albañiles que levantaron la casa”.

El edil habla pausado. Refiere que hace 16 años regresó de los Estados Unidos a donde vuelve solo por algunos días para visitar a sus familiares. Una parte de su pensión también la destina a la labor social. Ha donado más de 150 mil ladrillos para 18 proyectos de obras en el sector educativo. “En mi comunidad, San José de Turrubiartes, a dos kilómetros de la cabecera, aporté 350 mil pesos para la escuela. Ustedes pueden ir a verla, es la mejor del municipio. Tiene pasto, lámparas, baños estilo americano. El puro comedor me costó 120 mil pesos. La comunidad también apoyó. Las obras se hicieron en varios años”.

Para la escuela Antonio Rocha Cordero, en el barrio de Francia, entregó 90 mil pesos. En la Pedro Fernández, 52 mil. A la escuela técnica de la cabecera también le invirtió. «Estamos por terminar la barda perimetral de la escuela Benito Juárez donde entregué 19 mil ladrillos. Sólo me falta auxiliar dos escuelas del municipio. Me gusta que los niños cuenten con instituciones de calidad, por lo que se debe invertir en infraestructura». Sauceda, antes de entrar a la política, durante 5 años en su casa impartió clases de inglés a niños y jóvenes. También los enseñó a traducir, lo que es su especialidad. Cuando emigró a Estados Unidos   contaba con estudios de secundaría. Al mismo tiempo que trabajaba concluyó la preparatoria. “Al irme, ya sabía algo de inglés. Lo aprendí en forma autodidacta. En el periódico El Sol de San Luis, todos los días publicaban una lección. Iba con el señor Guadalupe Vázquez, que fue también mi adoctrinador político de juventud. Era de los fundadores del PAN y vivía cerca de mi casa. Lo visitaba para que me regalara la tirita del diario donde aprendí a conjugar los verbos. Fue algo que me ayudó para conseguir trabajo, ya que podía llenar sin dificultad los formularios que nos pedían”.

A los 16 años, Alfredo Sauceda abandonó su hogar compuesto de 12 hermanos más y sus padres. Se fue con la ropa que traía puesta a trabajar a Reynosa, Tamaulipas, donde lo ocuparon de chalán de obra. No obstante su corta edad, lo pusieron a romper el pavimento y compactar calles con una pesada pistola eléctrica,. “A la Porfirio Díaz, ubicada en la parte céntrica, le pusimos el drenaje”, recuerda con orgullo…continúa (tomado de la versión impresa, Mayo 2016)