Archivo de la etiqueta: debido a su bajo perfil y falta de liderazgo.

es content solo

El desastroso desempeño de Vicente de la Rosa

Tibio y timorato fue el actual presidente de la Asociación Potosina de Abogados, Vicente de la Rosa Serrano, alias “Chente”, quien ya cumplió dos tristes años al frente de la que fuera la honorable APA, fundada en los cincuenta por verdaderos juristas y litigantes que la presidieron con honor y justicia. Recuerdo algunos contemporáneos como Óscar Vera, Crescencio de Luna o más recientes como Lorenzo Sánchez Andrade, Joel González de Anda. Pero el actual dirigente la redujo a un local de mercado, un escritorio viejo y una silla vacía, debido a su bajo perfil y falta de liderazgo.

Desde que el grupo de los Zavalillas quedaron a frente con el licenciado Carlos Arreola alias “El Tanque”, la instancia se convirtió en un apéndice de la vieja y arcaica procuraduría, secundado por el ahora ex priista Juan José Zavala Pérez, que pretende retomar el mando a través del ingenuo panista Huitzi Ortega, quien seguro actuará de la misma manera. Es un perfil «cómodo y a modo» de los intereses de un grupo que ha candidateado a personajes como Vicente de la Rosa, a quien le sirvieron el plato y luego abandonaron a su suerte, al quedar a merced del ahora fiscal, Federico Garza, que lo arrinconó en el departamento de rezagos, motivo por el cual nunca asumió una postura crítica ante los principales sucesos del estado, como la elección del fiscal carnal, que fue designado en forma directa por el ejecutivo, sin cumplir con el perfil profesional, avalado en forma casi unánime por el congreso del estado, sólo para cumplir el protocolo de formalidad.

El fiscal anti corrupción, dependiente del ejecutivo lo mismo que el fiscal electoral, fueron muy criticados por la clase política. Otro caso de importancia para el gremio fue la desaparición de un plumazo de la central de actuarios a la llegada del presidente del Supremo Tribunal de Justicia,  Juan Paulo Almazán Cué, sin importarle el trabajo pendiente y las diligencias. Los litigantes pagaron los platos rotos, junto con sus clientes. Tuvimos que esperar un nuevo aviso para llevar a cabo las tareas inconclusas, mientras el flamante Vicente de la Rosa se toma la foto del recuerdo en honor a su inoperancia. ¡Vaya dirigente de los abogados!