Archivo de la etiqueta: Carreras López

es content solo

El PRI de Carreras, desprestigiado y en la lona (Parte 2)

En la zona metropolitana, que abarca la capital, Soledad, Mexquitic y Villa de Reyes, donde se concentra m√°s del 50% de los electores, el PRI est√° en la lona. No hay partido. En muchos a√Īos no hubo trabajo pol√≠tico, no se formaron cuadros, no se renov√≥ la clase pol√≠tica. Su suma el gran desprestigio que dejaron en la alcald√≠a de la capital, Victoria Labastida y Mario Garc√≠a, con lo que hirieron de muerte al PRI, que est√° en una gran desventaja. En el proceso para elegir candidatos a alcaldes, diputados locales y federales, el dirigente estatal Mart√≠n Ju√°rez C√≥rdoba se ha visto acotado por la excesiva injerencia del secretario de gobierno, Alejandro Leal Tov√≠as y el oficial mayor, El√≠as Pecina Rodr√≠guez, los operadores pol√≠ticos del gobernador Juan Manuel Carreras, que ha dado muestras de debilidad. En algunos casos han intervenido sin cuidar las formas. En las oficinas de las dependencias que encabezan, se mir√≥ la romer√≠a de aspirantes que los buscaron para exponer sus inquietudes. Impidieron que a partir de diagn√≥sticos, serios, fr√≠os, hechos en el campo, se tomaran las mejores decisiones.

-Conoces los intríngulis de la política. Distintas corrientes hablan de un pacto transexenal entre Carreras y Gallardo.

-Es una vertiente que se ubica en la teor√≠a del complot. No est√° confirmada, la han sostenido diversos analistas y columnistas. Estuve en la campa√Īa y al menos no particip√© en las mesas de negociaciones si las hubo. Pero como estudioso de la pol√≠tica, te dir√© que el pacto con el diablo es lo m√°s com√ļn.

-Incluso, se podría mantener el acuerdo para la siguiente contienda, donde Gallardo le habrá de juntar 600 mil votos a Meade.

-Caería en un ejercicio especulativo de la política. No tengo elementos para afirmar que de manera subterránea o en lo oscurito se hayan dado los arreglos. Como hipótesis hay quien la puede creer, ya que hay evidencias a lo largo de la historia, donde el pacto con el diablo es lo más recurrente. Hay que volver a Maquiavelo, saber si el fin justifica los medios. Toca una línea que aborda la ética, los valores y principios que se mueven entre quienes hacen política.

-¬ŅQu√© escenario le espera a los potosinos ante un grupo que se consolida en t√©rminos pol√≠ticos y econ√≥micos, que tiende a acrecentar su influencia?

-Mientras sea por un procedimiento limpio y los votos lo permitan, aunque no nos guste, es como funciona la democracia. Es un tema de ciudadan√≠a. Hay que preguntarnos si hay s√ļbditos o ciudadanos. Cuestionar a los partidos qu√© tanto han impactado a la gente, sobre todo el PAN, que lo tuvo como una prioridad. El tema es si se consolidan en el poder y crecen por la v√≠a de las urnas, ¬Ņqu√© se puede hacer?, es lo tirano de las mayor√≠as.

-¬ŅAunque tenga sesgo de cacicazgo?

-M√©xico siempre ha sido un pa√≠s de caciques, de figuras s√≥lidas. Lo hemos visto a lo largo de la historias, es parte de la cultura pol√≠tica. Aparece el Tlatoani, hacendado, jefe revolucionario, el hombre fuerte y el presidente de la rep√ļblica. Como lo han dicho algunos autores, en M√©xico los ciudadanos y las masas siguen a los hombres y no los principios.

-T√ļ como dem√≥crata e ide√≥logo del PRI, lo das por asentado, ¬Ņno llamas a la rebeld√≠a?.

-No me considero un ideólogo de mi partido. Lo conozco, lo he estudiado, como al sistema político mexicano. El que haya poco trabajo político e ideológico y que me haya preocupado en hacer algo, es por lo que me han colgado el adjetivo, pero no me lo creo. Hay temas que no alcanzo a entender todavía. Hay que seguir con los análisis y las prácticas. Al combinarse la teoría y la práctica arrojan la praxis política. Es como debemos ser en todos los partidos. No hay que ser político de salón ni tampoco político talachero. Ni pura operación política ni puro marco teórico. Hay muchos cambios en el país. Las democracias también tienen involuciones, reversas. Es lo que ocurre. Ya no cuentan las ideologías, la carrera de partido ni la militancia. Se junta el agua con el aceite. Hay patrimonialismo en las elites, llenas de simuladores y corruptelas. Existe un desprestigio enorme de la clase política mexicana. Se ha debilitado la figura de los partidos políticos. Es la realidad que tenemos. En el contexto se da nuestra democracia de baja calidad, con ciudadanos de bajo perfil. Nos dicen que en tales escenarios pueden ocurrir sucesos como los que se registran en San Luis Potosí.

-¬ŅSer√≠a preocupante para Carreras, que el PRI termine en tercer lugar con un congreso adverso en el cierre de su mandato?

-Se le complicar√≠a de manera terrible la gobernabilidad, empujar una agenda legislativa, definir presupuestos, lo que es fundamental. Al desaparecer el fuero, el ejecutivo y sus colaboradores son m√°s vulnerables. Tendr√≠a problemas al rendir cuentas. Si Carreras no logra mayor√≠a en el poder legislativo, se le dificultar√° su desempe√Īo. Si adem√°s pierde bastiones importantes como las cabeceras distritales federales, tiene que ser un habilidoso pol√≠tico para entender que desde la minor√≠a y s√≥lo con el aparato de estado, puede llamar a una agenda com√ļn. Ser√≠a muy problem√°tico si la apuesta pol√≠tica es derrotada, deber√° cambiar una gran parte del gabinete. Modificar su estrategia.

-¬ŅSe puede hacer en la etapa final del sexenio?

-Tendr√≠a que resucitar gente, hacer operaciones de cicatriz. Incorporar nuevos cuadros, que los hay en los partidos y la ciudadan√≠a. Y tal vez, se mire obligado a construir un gobierno ciudadano, de coalici√≥n, para poder transitar los pr√≥ximos tres a√Īos. Claro que se le complicar√≠a dejar un sucesor af√≠n.

-Pareciera un gobernador muy acotado.

-Ahora los gobernadores est√°n muy acotados. Hay poderes reales afuera, f√°cticos y de contrapeso como los medios informativos, empresarios. Se acab√≥ la √©poca del presidencialismo, de los hombres fuertes. Hay incluso acotaciones institucionales que entorpecen en t√©rminos de competencia. Hay que ir a los principios b√°sicos de la democracia, la inclusi√≥n, el respeto a lo diferente, a la divisi√≥n de poderes, fortalecer el federalismo, la transparencia y rendici√≥n de cuentas. En M√©xico se ha fortalecido el pluralismo pol√≠tico que inici√≥ a partir de 1997 cuando el PRI perdi√≥ la mayor√≠a de la c√°mara de diputados. Empieza a quedar claro que el pluralismo pol√≠tico se asent√≥ y expres√≥ a trav√©s de otras siglas partidistas como el PRD que ven√≠a de un grupo de izquierdas que dejaron el PRI, como Cuauht√©moc C√°rdenas y formaron el Frente Democr√°tico Nacional. El fortalecimiento del PAN en regiones norte, centro y occidente del pa√≠s. Era el corredor azul. El pluralismo implic√≥ un debilitamiento del PRI. Las votaciones incre√≠bles como las del ex presidente Jos√© L√≥pez Portillo en 1976, donde gan√≥ con el 99% de los votos no se volvieron a repetir jam√°s. La alternancia se instal√≥ en el pa√≠s en 1989 donde el PAN gan√≥ por primera vez en Baja California con Ernesto Ruffo. La m√°s emblem√°tica fue en el 2000 con la llegada de Vicente Fox que por vez primera sac√≥ al PRI de los Pinos y del poder presidencial. A lo largo de los √ļltimos 20 a√Īos se ha consolidado.

‚ÄúEl PRI se hizo uno entre varios partidos. Luego lleg√≥ el panista Felipe Calder√≥n. El PRI tuvo una crisis y qued√≥ en la orfandad. El partido que siempre se uni√≥ en torno al gran Tlatoani, entonces se escondi√≥ en figuras cuasi feudales como los gobernadores y empez√≥ a fraguar su retorno. El gobernador del Estado de M√©xico, Enrique Pe√Īa Nieto los aglutin√≥ a todos. Los errores de Fox y Calder√≥n son de una etapa fallida. Uno dej√≥ ir la oportunidad del cambio pol√≠tico. Prefiri√≥ pactar y cohabitar con los actores del viejo r√©gimen. Otro emprendi√≥ la guerra contra el crimen organizado, que ha devastado al pa√≠s por la cantidad de muertos. Fue lo que propici√≥ el retorno del PRI con Pe√Īa, un candidato carism√°tico, atractivo para las mujeres, con un PRI organizado en torno a los gobernadores. El gran m√©rito de Pe√Īa fue lograr las reformas estructurales por M√©xico. Luego el PRI cometi√≥ errores que lo da√Īaron de manera terrible, como los esc√°ndalos de corruptelas de los gobernadores que el presidente ubic√≥ como los mandatarios del nuevo r√©gimen que oscilaron entre los 38 y 45 a√Īos, donde figur√≥ Xavier Duarte, Eugenio Hern√°ndez, Tom√°s Yarrington y m√°s. La mayor√≠a est√° en la c√°rcel y otros son perseguidos. El mismo tema de la Casa Blanca de la actriz Ang√©lica Rivera, fue un golpe terrible para la figura presidencial. La residencia de descanso del ex secretario de hacienda, Luis Videgaray, que construy√≥ la misma empresa que hizo la Casa Blanca da√Ī√≥ la imagen del PRI. El argumento de que el partido sab√≠a gobernar y aprendi√≥ la lecci√≥n, se cay√≥‚ÄĚ.

‚ÄúLa ciudadan√≠a est√° en el desencanto por las corruptelas de mandatarios y sus colaboradores. Se suma el tema de inseguridad y nulos castigos. Actos que lesionaron a la gente, como el gasolinazo, tuvieron repercusiones en el √°mbito pol√≠tico y electoral. El PRI empez√≥ a perder gubernaturas, de 20, ahora son 12 √≥ 14. Habla de otras opciones que han crecido. En los √ļltimos tres a√Īos despeg√≥ L√≥pez Obrador que se desprendi√≥ del PRD y cre√≥ su propio partido. Emprendi√≥ un prematuro proselitismo. Al paso de los a√Īos y los resultados de dos meses de precampa√Īa, es el candidato puntero. Despierta una gran pol√©mica, se le odia o quiere. Lo han estigmatizado. Tambi√©n logr√≥ la empat√≠a con la gente, molesta con el PAN y PRI. Si agregamos que arrib√≥ al pa√≠s un pragmatismo salvaje donde las doctrinas y referentes ideol√≥gicos de los partidos no cuentan. Lo que propici√≥ las alianzas electoreras que conocemos. La contienda del 2028 se hizo incierta, se ignora qui√©n puede ganar. Las encuestas de manera consistente se√Īalan que L√≥pez Obrador es el puntero. Ricardo Anaya result√≥ una revelaci√≥n, pudo someter al panismo tradicional, pactar con el diablo y hacer posible una realidad que ni los alquimistas pudieron juntar, el agua y el aceite. Es pragm√°tico, un destacado ejecutor de las ense√Īanzas de Nicol√°s Maquiavelo. Un joven maravilla que aprendi√≥ a traicionar, mentir, mandar al bote de la basura el cuerpo doctrinario del PAN. El partido hist√≥rico que siempre fue de ciudadanos, casi el m√°rtir de la democracia, los m√≠sticos del voto, los de la brega de eternidad. Los padres fundadores se revuelcan en la tumba al ver que el demonio se apoder√≥ de las almas de los panistas‚ÄĚ.

‚ÄúTambi√©n parece que la profec√≠a de otro ide√≥logo, Carlos Castillo Peraza, se cumpli√≥ cuando sentenci√≥ que pod√≠an ganar el poder y perder el partido. El PRI tiene una crisis de identidad. Ya no cuenta la carrera de partido ni la historia, vinculada sus ideas y programa de acciones. Lleg√≥ una nueva camada de pol√≠ticos sin militancia, como el l√≠der nacional Enrique Ochoa. Y como San Pedro, neg√≥ tres veces al se√Īor. En una entrevista, para ser consejero, sostuvo que no era priista. Lo montaron en un proceso antidemocr√°tico para hacerlo dirigente. La generaci√≥n de pol√≠ticos sin ra√≠ces populares, no son producto de las escuelas p√ļblicas. No tienen raigambre en el pueblo, en un partido de masas como lo fue el PRI en sus or√≠genes. Lo llevan ahora a la debacle. Corre un gran riesgo en los pr√≥ximos comicios. El candidato Jos√© Antonio Meade, despu√©s de dos meses de precampa√Īa, no crece. Se estanc√≥ en el tercer lugar. A pesar de que se vendi√≥ como una figura ciudadana, que pod√≠a garantizar, no se iban a repetir los mismos vicios en el PRI. La gente lo percibe como alguien que usa la estructura de los partidos coaligados, como el Verde Ecologista y Nueva Alianza. Lo han estigmatizado como el personaje de la continuidad. Contradice los estudios e investigaciones donde se establece que la gente busca un cambio. No va a romper con Pe√Īa Nieto ni con el PRI. No se ha deslindado de manera radical, de los peores vicios del partido‚ÄĚ.

‚ÄúEs por lo que se prendieron los focos rojos. En la campa√Īa van a contrarrestar lo que tiene a favor y le falta a L√≥pez Obrador y Anaya. En los espacios muertos, ya se asoman los golpes negros, para quitar de la lucha a Anaya y s√≥lo queden Meade y L√≥pez Obrador, al que ya atacan. Tampoco se puede adelantar al ganador. En el 2000, el candidato del PRI, Francisco Labastida, tra√≠a 50 puntos en las intenciones del voto. Lleg√≥ a tener m√°s de 30 puntos de diferencia con Fox, que termin√≥ por derrotarlo. En el 2006, L√≥pez Obrador iba a la cabeza. Cometi√≥ infinidad de errores. Es verdad que su peor enemigo es su propia persona. Se tropieza con su lengua cada rato. Si entendiera que callado se ve m√°s simp√°tico y deja de pelearse con todos, se le quitar√≠a la leyenda de candidato vuela trenes y belicoso. Es donde lo atacan sus adversarios. A Anaya lo investigan en su patrimonio y vida personal. La guerra sucia est√° en las redes sociales al m√°ximo‚ÄĚ.

-Hablaste que el PRI est√° en la lona. ¬ŅEn tu etapa de dirigente hacia donde enfocaste los esfuerzos?

-En ense√Īanzas y aprendizajes que tuve. El PRI tiene fortalezas probadas en t√©rminos hist√≥ricos. Una es su estructura territorial. Est√° en las zonas ind√≠genas y cabeceras municipales. En el PRI se traduce en seccionales, comit√©s de base o consejos pol√≠ticos municipales. Es en lo que trabaj√©. Otro punto es que el PRI no debe estar ausente en el debate p√ļblico. Fijar la agenda y debatir con sus adversarios. Dar la lucha ideol√≥gica y cultural. Convertirse en vigilante de lo que hacen sus representantes en los gobiernos municipales y el congreso. O sucede lo que ya vimos, el PRI no ha tenido la capacidad de meter en orden a sus legisladores que han cometido errores, excesos o presuntos actos de corrupci√≥n. Hay que darle espacio a los sectores, organizaciones y movimientos internos. Procurar la cercan√≠a con el l√≠der natural que es el gobernador. Formar cuadros y abrir la oportunidad a otros. Tomar banderas que son emergentes, la lucha de g√©nero, personas con otras capacidades, de la tercera edad, grupos ind√≠genas, intelectuales, acad√©micos y j√≥venes. Es el esfuerzo que ya no se hace. En muchos sentidos, no existe el partido, que tiene d√©ficits.

-Como interlocutor der dos poderes, ¬Ņel grupo de los llamados Broncos, se convirti√≥ en contrapeso del gobernador?

-Cuando entr√© ya estaba muy armado. Fue una especie de √≥rgano parlamentario al margen de los partidos que aglutin√≥ a diputados del PRD, PAN y PRI. Fue un grupo de presi√≥n que meti√≥ en problemas al secretario de gobierno, al ejecutivo y tu servidor. Entorpecieron la agenda legislativa y chantajearon a las dirigencias de sus partidos. Degradaron la vida institucional. Desprestigiaron m√°s la figura del diputado. Algunos se vieron involucrados en corruptelas. Fue dif√≠cil operar. No lo asumo como un fracaso, me dej√≥ un aprendizaje. Me hizo comprender otros aspectos de la pol√≠tica. Como el estado en que se han degradado instituciones, el parlamento mexicano, el congreso local en particular y el federal. Lo dif√≠cil que es para el gobernador, no tener cuadros o simpatizantes leales que trabajen una alianza de corte institucional, sin que implique sometimiento. Al contrario, respeto, ayuda, una agenda com√ļn donde el ciudadano sea el centro de todo. No se dio en el grupo. Ya no est√° Enrique Flores. A Jos√© Guadalupe Torres, tal vez no lo postule a otro cargo el PRD. √ďscar Bautista tiene serios problemas en sus aspiraciones para ser diputado federal.

-¬ŅSe pueden saber las causas de tu salida como enlace de dos poderes?

-Hubo un deterioro en las relaciones con diputados de varias fracciones. Incluso del PRI. Mi salida la exigi√≥ Manuel Barrera y Jos√© Luis Romero Calzada. La aval√≥ el actual presidente del congreso, Fernando Ch√°vez. El pretexto fue rid√≠culo. Dicho por el secretario de gobierno, Alejandro Leal Tov√≠as, que no tuve la capacidad de ponerle bozal al legislador Alejandro Segovia, en la memorable intervenci√≥n en tribuna donde se√Īal√≥ de forma grosera, que el gobernador no tiene tama√Īos. Se me estigmatiz√≥. Fue el pretexto perfecto para Leal que busc√≥ cambiar de baraja y jugar de otra manera en una de sus funciones que implica su trato con el congreso. Le plante√≥ a su antojo el tema al gobernador, que decret√≥ mi salida. Lo entiendo. Es muy natural en quienes somos funcionarios p√ļblicos. Pero no significa que uno muera en lo pol√≠tico. Siempre hay la oportunidad de actuar. Si fue justo o no, ya no vale la pena personalizar o agraviarme. Entiendo la circunstancia en que se decidi√≥ mi suerte. Hay vida pol√≠tica m√°s all√° del cargo de subsecretario. Tengo 33 a√Īos de militancia en el PRI. He desempe√Īado cargos en el gobierno municipal, estatal y congreso. No todas las gana uno. Hay que aprender de los reveses, errores. Hay mil formas de hacer pol√≠tica, desde los medios informativos, el activismo, un cargo de partido, electivo. Pero tambi√©n en el ejercicio de la libertad personal, uno decide con quien juega. Mi historia personal y formativa, me hacen valorar el pensamiento cr√≠tico. Uno es lo que decide a lo largo de su vida a partir de las decisiones que se toman. Algunos no entienden que el poder es temporal y prestado. En consecuencia, siempre hay la oportunidad de hacer pol√≠tica, que como dicen los te√≥ricos, es el √ļnico espacio donde los muertos reviven. Nadie est√° muerto para siempre.

-La misma fórmula le pudo aplicar Leal Tovías al secretario de finanzas, José Luis Ugalde, que denostó a Carreras.

-Sí, pero la posición de Ugalde es otra. Fue más permisivo a pesar que se refirió al gobernador en términos ofensivos. No se le castigó. Pero se le aplicó un castigo que duele más. No lo dejaron subir al cuaco de la senaduría, lo bajaron de fea manera. Le mataron sus locos desvaríos.

-¬ŅPor qu√© sacrificar con sa√Īa en p√ļblico a Ugalde y Galindo?

-Son estilos pol√≠ticos. Hay quienes son finos para tomar decisiones y deg√ľellan en silencio, sin aspavientos. Otros aplican la guillotina de manera abierta. Hay que cuidar la sensibilidad de quienes han servido al sistema y al partido. No olvidar las ense√Īanzas del pensador Jes√ļs Reyes Heroles de que la forma es fondo. Recordar al ex secretario de gobernaci√≥n, Fernando Guti√©rrez Barrios, que ten√≠a un estilo contundente, efectivo y refinado. La pol√≠tica la hacen personas con valores, familia y aspiraciones leg√≠timas. No debe haber espacio para la rudeza innecesaria.