Archivo de la etiqueta: C√°ndido Navarro

es content solo

Soledad se convirtió en un cementerio de narco fosas clandestinas en la etapa de Gallardo Juárez

El ex comandante de la polic√≠a judicial, Julio Alfredo Ceballos Alonso, revel√≥ que en la etapa del ex edil de Soledad, Ricardo Gallardo Ju√°rez, se llevaron a cabo decenas de desapariciones forzadas de pandilleros que terminaron sepultados en narco fosas. Expuso que algunas tumbas se localizaron en un rancho del ex director de la polic√≠a municipal, Jes√ļs Maldonado, colindante con Armadillo de los Infante y C√°ndido Navarro. Resalt√≥ que la delincuencia organizada arrib√≥ al municipio conurbado con el alcalde panista Juan Manuel Vel√°zquez, pero alcanz√≥ su mayor esplendor con Gallardo, que despoj√≥ de toda fortuna a su antecesor. Le quit√≥ maquinaria, dinero y m√ļltiples propiedades. En la √©poca del terror, en las notar√≠as se registraron incontables cesiones de terrenos a favor del temible mun√≠cipe. Es el due√Īo absoluto del municipio. Ceballos relat√≥ que Gallardo form√≥ un grupo de operaciones que capitane√≥ el ex director Gerardo An√≠bal, ahora encerrado en el penal de Santa Adelaida, Matamoros, que auxiliado por Los Zetas, se dedicaron a desaparecer a chavos banda, que obstaculizaron sus labores financieras. Los que aceptaron ser halcones o sicarios, salvaron sus almas. Los dem√°s, ingenuos, que buscaron el choque directo, fueron masacrados, borrados de sus m√≠seras colonias. Entonces se supo que de una tumba fueron extra√≠dos 50 cuerpos, que fueron trasladados a Tamaulipas en un misterioso autob√ļs. Ceballos destac√≥ que al iniciar secretas excavaciones en Soledad el procurador Federico Garza, el gobernador Juan Manuel Carreras tuvo una oportunidad de oro para sacudirse a su inexorable verdugo, Gallardo Ju√°rez, que tambi√©n lo ha sepultado con su exagerado protagonismo. Era el momento vital de pedirle cuentas a Gallardo, que convirti√≥ a Soledad en un cementerio. Muchas familias todav√≠a esperan saber el destino final de sus seres amados.

-En Soledad escarbó la procuraduría para destapar las narco fosas.

-Hemos tenido muchas entrevistas de distintos t√≥picos y ahora ser√° sobre el caso de las desapariciones forzadas. Hay muchas v√≠ctimas, no se ha solucionado ning√ļn caso. Hemos tocado de forma tangencial el tema de las narco fosas. Desde algunos a√Īos atr√°s he denunciado en qu√© terreno se ubican. En particular, C√°ndido Navararro, Enrique Estrada, en los l√≠mites con Armadillo de los Infante y Soledad, en lo que es la colonia La Constancia. Se rumora en el bajo mundo, en los lugares donde se mueve el crimen organizado, como los mercados, barrios, las pandillas, que son los sitios, los espacios del campo abierto donde podemos ubicar en un tri√°ngulo, la gasolinera del avi√≥n, la escuela de agronom√≠a de la universidad aut√≥noma y el psiqui√°trico Chicosein, donde est√°n las narco fosas. Recordemos que tenemos mucha gente desaparecida de manera forzada. Es un delito que se inicia en la segunda guerra mundial, con el decreto noche y niebla establecido por Adolfo Hitler a favor de la Gestapo y las tropas de asalto de la seguridad secreta. Ten√≠an la facultad de allanar domicilios en la madrugada, detener jud√≠os. Era el estado, los polic√≠as, los cuerpos de seguridad los que desaparecen. Entonces, es donde se crea el perfil del delito, las desapariciones forzadas. Tenemos ejemplos m√°s recientes en las dictaduras latinoamericanas, como Argentina y Chile, donde el estado aniquila a la gente. ¬ŅCu√°les son las caracter√≠sticas?. Primero levantan, secuestran, privan de la libertad a la v√≠ctima. En lo general es un enemigo pol√≠tico. En el caso de M√©xico, en la narco guerra, no es un pol√≠tico, es un contrario de otro grupo rival o un particular. En el caso del secuestro, la finalidad es el rescate econ√≥mico, el beneficio. En la desaparici√≥n forzada y levant√≥n, el objetivo es causar la muerte al individuo o v√≠ctima, que nunca regresa.

¬ęTenemos casos muy sonados y particulares de desapariciones forzadas. Como la de los comandantes de la polic√≠a ministerial Mauro Bausari y Jaime Guzm√°n. La de seis custodios, varios polic√≠as y muchos particulares. Est√° el de mi amigo escritor Israel C√°rdenas. En M√©xico, en particular San Luis Potos√≠, el crimen organizado desaparece a un enemigo. Es un problema entre mafias. Pero en las desapariciones forzadas interviene la autoridad, los cuerpos policiales. Todos tenemos conocimiento que en el estado y el resto de la rep√ļblica, hay casos en los que la polic√≠a tiene sus retenes. Y de repente llega una persona que por alg√ļn motivo no les simpatiza. O no les late y lo privan de la libertad. Uno no se inquieta, se imagina que es la polic√≠a. Consideran que es un abuso pero lo llevar√°n a las celdas o ministerio p√ļblico. Pero no sucede y lo entregan al crimen organizado. A tales personas jam√°s se les vuelve a mirar. Supongamos que se trata de un empleado. Antes, si alguien compraba una casa de inter√©s social, en el contrato se consignaba que si la persona fallec√≠a, la vivienda quedaba saldada. Los seguros de vida de un desaparecido, son ambivalentes. No est√° vivo pero tampoco muerto. Entonces, para efectos de una casa en particular, queda saldada con la muerte del individuo, ¬Ņpero d√≥nde est√° el cuerpo?. Si la familia quiere cobrar los seguros de vida, son efectivos cuando est√° el difunto. Para tales efectos, lo consideran vivo. Es un problema policial y jur√≠dico. La gente cree que el f√≠sico de un desaparecido o asesinado es el cuerpo del delito. No, en t√©rminos doctrinales, es una parte del cuerpo del delito, que se construye con el cad√°ver del muerto, las armas que se utilizaron, los c√°lculos y todo lo que rodea al fen√≥meno de desaparecer una persona. Se puede determinar una pesquisa sin cuerpo. Es decir, nuestras polic√≠as dicen, no hay cuerpo, no hay delito qu√© perseguir. Est√°n equivocados. Antes, para que una persona v√≠ctima de desaparici√≥n forzada, se determinara la presunci√≥n de muerte judicial, ten√≠an que pasar 5 √≥ 6 a√Īos. En tiempos de paz. Pero es la fase de guerra, como la que se vive en M√©xico contra el narcotr√°fico, entonces debe disminuir el lapso. Los tr√°mites de desaparici√≥n forzada deben ser a los dos a√Īos. Lo comento de una forma tal vez apocal√≠ptica o indebida, si una persona tiene un hermano, hijo o esposo, si durante un a√Īo no tiene noticias, hay que presumir su muerte debido al estado de caos y violencia que se vive en el pa√≠s. Se ha generado un mito cuando por ejemplo, desaparece un hermano. Lo suavizan cuando se imaginan que lo trae un grupo del crimen organizado en otras partes de la rep√ļblica. Y que a lo mejor viene en uno o dos a√Īos. Yo sostengo que est√° muerto¬Ľ.

¬ęEn las narcos fosas hay un punto importante. El Tanque Tenorio se alimenta de aguas negras. Ignoro de d√≥nde procedan, pero durante muchos a√Īos han aparecido decenas de cad√°veres. Volvemos a lo mismo, est√°n putrefactos o son osamentas que nunca se detectaron. Hay que ser claros, cuando tiran un cuerpo a la intemperie, la gente lo mira porque es su ruta de paso o usan el agua para regad√≠o. Podemos suponer que muchos est√°n en el fondo. Tal vez anclados con una piedra. Algunos que se han encontrado a las orillas, son osamentas. Se los comieron las hormigas, depredadores naturales o animales carro√Īeros que de una forma r√°pida destruyen el cuerpo. Yo quiero que me digan las autoridades de quienes son, a qu√© personas corresponden. Tenemos muchos desaparecidos en San Luis Potos√≠. ¬ŅQu√© finalidad tienen los cuerpos?. Por favor, no digan que terminan en una fosa com√ļn. Los cad√°veres se deben almacenar, hacer una prueba de adn. Tenemos un problema en todo M√©xico. Me pregunto ¬Ņqui√©n va a identificar los restos humanos con criterios forenses?. Es decir, la osamenta, la cabeza, la columna vertebral, en alg√ļn momento pertenecieron a un ser humano. ¬ŅA qui√©n corresponde?. Las familias tienen derecho a la verdad. Es una prerrogativa constitucional se haga un an√°lisis serio, exhaustivo y con resultados. Lo que sucede es que los cuerpos se van a la fosa com√ļn. Y si a√Īos despu√©s alguien los reclama, no existe una base de datos, contar con el adn, saber a d√≥nde se fueron los restos humanos, en qu√© parte est√°n sepultados. No se deben incinerar, menos tirar a una fosa com√ļn 50 restos humanos. Para las autoridades es muy f√°cil hacerlo, pero las 50 personas nunca van a aparecer y jam√°s sabremos qu√© les pas√≥ ni quienes son¬Ľ.

-¬ŅTodav√≠a se puede hacer un an√°lisis?

-Claro, implementar pruebas de adn mitocondrial que remite al linaje materno. Si seguimos el de las mujeres, su historial puede llegar de los 200 a 400 a√Īos. Se puede saber qui√©n lo hered√≥. Entonces, si hay una osamenta, podemos obtener el material gen√©tico y se contrapone con el de las mam√°s de los desaparecidos. Es el m√°s efectivo, ¬Ņpero qui√©n lo va a realizar?. Hace a√Īos se discuti√≥ en San Luis Potos√≠ que ten√≠an un equipo para practicar muestras de adn y nunca se us√≥. O est√° perdido o es inservible. No son s√≥lo los aparatos… contin√ļa (tomado de la versi√≥n impresa, JULIO 2016)