Archivo de la etiqueta: campa√Īas pol√≠ticas

es content solo

Gobernabilidad amenazada

Dentro de un a√Īo tendremos elecciones en todo el pa√≠s. Ser√°n los comicios m√°s complejos, trascendentes y amplios en la historia reciente de M√©xico. Es mucho lo que estar√° en juego en estas votaciones. El 6 de junio de 2021 se renovar√° la C√°mara de Diputados federal, habr√° elecciones en 32 estados de la rep√ļblica y en 15 entidades federativas se elegir√° a un nuevo gobernador o gobernadora. Ser√° la ‚ÄúMadre de Todas las Batallas‚ÄĚ en la que se fortalecer√° el proyecto que encabeza el presidente Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador o iniciar√° el declive de la utop√≠a que ha so√Īado construir el tabasque√Īo.

San Luis Potos√≠ vivir√° esta experiencia. Y en este episodio colmado de incertidumbres la gobernabilidad de nuestro estado se ver√° amenazada en repetidas ocasiones. Habr√° desencuentros y conflictos entre la clase pol√≠tica, se acentuar√° a√ļn m√°s la polarizaci√≥n social y las pasiones podr√≠an salirse de los cauces institucionales.

A partir de ahora veremos aparecer todo tipo de estrategias que tendr√°n como prop√≥sito fortalecer o debilitar a quienes est√°n llamados a desempe√Īar un rol importante en las pr√≥ximas elecciones. Seremos testigos de conspiraciones, golpeteos, provocaciones, guerra sucia en medios de comunicaci√≥n y redes sociales. Ser√°n frecuentes las manifestaciones cuyo prop√≥sito ser√° debilitar al gobierno del estado y a personajes pol√≠ticos con aspiraciones.

Hará falta mucho oficio político, sagacidad, cabeza fría y madurez para que se mantengan las condiciones básicas de gobernabilidad que eviten episodios de anarquía como los que se vivieron el pasado viernes 5 de junio cuando un grupo de jóvenes protagonizaron actos de vandalismo en el centro histórico de la ciudad capital.

A poco m√°s de una semana de ocurridos estos hechos queda claro que se trat√≥ de una acci√≥n orquestada por profesionales de la provocaci√≥n. Los conspiradores buscaron obtener como respuesta una reacci√≥n violenta de parte de gobierno del estado para fabricar m√°rtires que les sirvieran de pretexto para calificar de represivo al gobierno de Juan Manuel Carreras. No lo consiguieron. Y aunque los j√≥venes anarquistas rompieran vidrios, derrumbaran puertas, pintarrajearon edificios, quemaron muebles y hasta una bandera de M√©xico, los encargados de enfrentar a los revoltosos no cayeron en la trampa. ¬ŅQu√© hubiera pasado si la polic√≠a antimotines se hubiera dado gusto golpeando con lujo de violencia a estos j√≥venes? De seguro ya habr√≠a voces interesadas pidiendo la desaparici√≥n de poderes, la renuncia del gobernador, la destituci√≥n del jefe de los gendarmes y del propio Secretario de gobierno. Si se hubiera actuado visceralmente para imponer la Ley y el Orden a punta de macanazos los provocadores hubieran conseguido su objetivo.

Pero el balance final de esta provocación es favorable al gobierno del estado. La mayor parte de la sociedad condenó la conducta violenta de estos jóvenes que utilizando como pretexto el asesinato de Giovanni López a manos de la policía de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, buscaron debilitar al gobierno de Carreras.

Este intento de envenenar prematuramente el ambiente preelectoral nos entrega algunas ense√Īanzas.

Primera. A partir de ahora mantener equilibrios virtuosos entre las presiones sociales y la capacidad de respuesta del gobierno (gobernabilidad) será más difícil.

Segunda. El proceso electoral 2020-2021 ya comenz√≥ en nuestro estado y en la l√≥gica de guerra que inspira la actuaci√≥n de algunos actores pol√≠ticos todo se vale con tal de adelantar posiciones. No debe haber entonces espacio para la ingenuidad, los perversos seguir√°n actuando ocultos entre las tinieblas. Es decir y citando al presidente L√≥pez Obrador. ‚ÄúLe van a jugar al ensarapado‚ÄĚ.

Tercera. La avanzada de los ejércitos partidarios de Morena y otros partidos (especialmente del Verde Ecologista) ya están actuando para tomar por asalto la plaza potosina. Su consigna es clara ya fue anunciada hace unos días por su lider: “Nada de medias tintas, ¡no es tiempo de simulaciones!, es decir, o están conmigo o están contra mí (AMLO dixit).

Cuarta. El gobernador es pieza clave para mantener la gobernabilidad del estado y será también actor central en la sucesión gubernamental de 2021. Muchos están interesados en enjabonarle el piso para que se resbale. A sus funcionarios, a sus aliados y simpatizantes así como a su partido corresponde cuidarlo. Si se debilita el gobernador el proyecto de sus adversarios se fortalece.

Quinta. Los partidos opositores a Morena en San Luis Potos√≠ deben estar conscientes de que ha llegado el momento de buscar alg√ļn tipo de alianza para que la estrategia de polarizaci√≥n (‚ÄúDivide y vencer√°s) no prospere en nuestro estado. Incluso en el futuro inmediato hay que pensar en la

formación de un Frente Amplio que pudiera acordar una agenda de gobierno y un método de selección de candidatos para enfrentar a los abanderados de la Cuarta Transformación (4T).

Sexta. No hay que perder de vista que el presidente y su partido a pesar de sus errores y contradicciones siguen manteniendo fuertes niveles de apoyo y vastas clientelas electorales.

Séptima. Mantener la gobernabilidad en el estado y la unidad interna en los partidos que son contrarios a Morena es una necesidad forzosa para estar en mejores condiciones de competir.

Octava. Cada quien por su lado difícilmente puede ganarle a Morena y al presidente López Obrador.

Novena. Pi√©nselo dos veces aspirantes a la gubernatura: Si el pr√≥ximo a√Īo pierden las elecciones porque no supieron pactar y medir sus posibilidades reales de triunfo ¬Ņpodr√°n resistir otros seis a√Īos como oposici√≥n (seguramente testimonial) dedicados exclusivamente a lamentarse y a predicar en el desierto?

Por el momento, nada más qué agregar.

es content solo

¬ŅCombate a la corrupci√≥n o pacto de impunidad?

El Sistema Estatal Anticorrupci√≥n este naciendo desfigurado y falso. No hay en nuestro estado voluntad pol√≠tica para fundar instituciones cre√≠bles, imparciales y aut√≥nomas que combatan la corrupci√≥n. Desde el gobierno se empe√Īan en capturar para su provecho la Fiscal√≠a General y la Fiscal√≠a especializada en hechos de corrupci√≥n.

Nuestros funcionarios no quieren correr riesgos. Al apropiarse de estas fiscal√≠as est√°n garantizando protecci√≥n para el futuro. El pacto de impunidad que protege a la clase pol√≠tica seguir√° gozando de cabal salud. La procuraci√≥n de justicia y el combate a la corrupci√≥n seguir√°n siendo sue√Īos de opio. Utop√≠as inalcanzables.

Estamos ante una indiscutible regresión de nuestra vida institucional. Entre nosotros los demócratas y reformadores del estado brillan por su ausencia. Quienes nos representan en los diversos cargos de elección popular no quieren ser protagonistas de la historia. Se han convertido en conservadores, en defensores del statu quo, en abogados de un régimen quebrantado que se resiste a morir. No leen los signos de los tiempos, ni registran el humor social que reclama cambios radicales.

Los políticos que nos gobiernan se resisten al nacimiento de instituciones que funcionen como contrapesos ciudadanos frente a los abusos del poder. Simulan el cambio y promueven a representantes a modo que les garanticen que todo siga igual. Gatopardismo puro.

De ello fuimos testigos cuando se nombr√≥ al ‚ÄúFiscal Carnal‚ÄĚ que garantiza m√°s de lo mismo en materia de procuraci√≥n de justicia. Y ahora est√°n a punto de repetirnos el tratamiento al elegir al fiscal que deber√° combatir los actos de corrupci√≥n. Un episodio m√°s de apropiaci√≥n de instituciones que deber√≠an gozar de autonom√≠a.

En los próximos días los diputados procederán a nombrar, a propuesta del gobernador, a los fiscales anticorrupción y de delitos electorales. Las ternas que ha enviado el ejecutivo están integradas por protagonistas que, o son empleados del gobernador, o bien son militantes de un partido político.

¬ŅC√≥mo creer entonces que estos prospectos ser√°n imparciales y aut√≥nomos al ejercer tan delicadas funciones? Si son electos estar√°n al servicio de quien los favoreci√≥ y no al cuidado del inter√©s ciudadano.

La credibilidad de las elecciones y el combate a la corrupción se arruinarán si prosperan las fórmulas enviadas por el ejecutivo al congreso del estado.

Destacados miembros de la sociedad civil ya se han manifestado en contra de que los próximos titulares de la Fiscalía Anticorrupción y Electoral tengan vínculos con partidos políticos o sean subalternos del gobierno actual.

Desgraciadamente dos de los propuestos tienen v√≠nculo comprobado con un partido, Javier Montalvo y Jorge Vera. (PRI y Conciencia Popular). Incluso Jorge Vera se desempe√Īaba hasta hace poco como empleado del gobernador en una subsecretaria.

Salvo que hayan sido propuestos como relleno, lo que ser√≠a una perversidad, las dos propuestas confirman la obsesi√≥n de controlar a funcionarios que est√°n llamados a desempe√Īarse con soberan√≠a y rectitud.

La tenebrosa intención está provocando fuertes disputas al interior de los grupos parlamentarios. El PAN y otros partidos de oposición están descalificando con sobradas bases la pretensión de colocar en ambas fiscalías a ciudadanos que llevan en la frente la impronta del gobernador.

El esp√≠ritu de las reformas legales que dieron vida al Sistema Anticorrupci√≥n fue otro. Colocar a s√ļbditos del gobernador en los cargos es como poner la iglesia en manos de Lutero.

Es probable que debido a los duros cuestionamientos contra los ahijados del gobernador no se consiga en el congreso la votación necesaria para elegir a los fiscales anticorrupción y de delitos electorales. Se necesita una elección por mayoría calificada, 18 de 27 votos posibles y no hay consenso.

¬ŅQu√© va a pasar entonces? ¬ŅEn que terminar√° todo? Ante un nuevo rechazo, el gobernador proceder√° a designar de manera directa a los titulares de las dos fiscal√≠as controvertidas. Si esto ocurre se da√Īar√° a√ļn m√°s la credibilidad de los funcionarios ya que su elecci√≥n no ser√≠a consecuencia de un proceso incluyente y abierto a perfiles independientes y ciudadanos.

Caras y caretas

Escandaliza la galopante corrupci√≥n practicada por nuestra clase pol√≠tica. Investigaciones recientes han revelado que rumbo a la elecci√≥n presidencial del 2018, 83% de los mexicanos perciben al PRI como un partido corrupto; 71% cree que el PRD lo es; 60% el PVEM; 56% el PAN; 53% el PT; 51% Morena, 50% el Panal y 42% Movimiento Ciudadano y el PES. Nadie se salva. Lo malo es que no hay castigo para los corruptos, prevalece la impunidad, menos ocurre la reparaci√≥n del da√Īo.

En corrupci√≥n, M√©xico ocupa el lugar 95 de 168 pa√≠ses, seg√ļn Transparencia Internacional. De acuerdo con estimaciones del Banco Mundial y la OEA, el costo de la corrupci√≥n fluct√ļa entre el 9 y 10% del Producto Interno Bruto. Esto es, de cada 100 pesos de riqueza que genera la econom√≠a nacional, 10 se destinan a la corrupci√≥n. La corrupci√≥n es un c√°ncer que est√° matando la credibilidad en el gobierno. Llevamos a√Īos enter√°ndonos de latrocinios cometidos por funcionarios rapaces.

 

es content solo

Juventino Sánchez sobrevivió a un levantón criminal

En septiembre de 1997, el ahora consejero del gobernador de Nuevo Le√≥n, Jaime Rodr√≠guez Calder√≥n ‚ÄúEl Bronco‚ÄĚ, el ex cronista deportivo, Juventino S√°nchez Rosales, fue v√≠ctima de un levant√≥n por parte de un grupo criminal, que lo marcar√≠a para el resto de su vida. Entonces hac√≠a campa√Īas pol√≠ticas en Tamaulipas para algunos candidatos del PAN. ‚ÄúEl clima social no estaba tan complicado. Mi labor consist√≠a en hacer se√Īalamientos, despertar la atenci√≥n de la gente con las actividades de los contrarios. Hacerles saber por qu√© mi candidato era mejor que los dem√°s. Son estrategias que se hacen, no fue nada personal o algo que tuviera en contra de tal o cual aspirante. S√≥lo cumpl√≠ con un trabajo, que levant√≥. El motivo de mi secuestro pudo ser lo que hice¬Ľ.

¬ęFue un d√≠a de septiembre que nunca olvidar√© y que sin duda me marc√≥ para siempre. Ya era algo tarde y hab√≠a perdido el avi√≥n de Reynosa con destino a San Luis Potos√≠ por lo que me tuve que ir por carretera. El fin de semana promet√≠ llevar a dos de mis sobrinas a ver un partido de f√ļtbol al estadio Alfonso Lastras, ya que jugaban las Chivas rayadas del Guadalajara, por lo que no pod√≠a fallarles. Al llegar a San Luis Potos√≠, pas√© por mi veh√≠culo que hab√≠a comprado. Las placas todav√≠a estaban en uno de los asientos. Fui con mis sobrinas al partido. M√°s tarde me reun√≠ con unos amigos por la avenida Himno Nacional. Sal√≠ alrededor de las once de la noche. Me dirig√≠a hacia la diagonal. Entonces se me emparej√≥ un auto, que me cerr√≥ el paso. Alcanc√© a notar que era una camioneta oscura de donde descendieron unos hombres que no me dejaron ver sus rostros. Me bajaron del coche y me subieron a su unidad de manera brusca, al asiento trasero, donde comenzaron a golpearme sin cesar con un tubo en la cabeza, piernas y en el resto del cuerpo¬Ľ.

¬ęAl estar sometido, recuerdo que me hablaban con palabras altisonantes. Me dec√≠an que eso me pasaba por decir y escribir chingaderas. Fueron tantos los impactos que recib√≠, que no soport√© m√°s y me di por vencido. Ya no sent√≠a nada, llegu√© a perder hasta tres veces el conocimiento. Les hice creer que estaba desmayado para que me dejaran de agredir, soportaba las agresiones sin hacer ning√ļn tipo de gesto o movimiento. Todo sucedi√≥ dentro de la camioneta. Me pasearon por diversos sitios, como los puentes de Salvador Nava, pues sent√≠ que sub√≠a y bajaba. Despu√©s de un rato decidieron tirarme atr√°s del perif√©rico Antonio Rocha Cordero, por el rumbo de la Ca√Īada del Lobo. Me dieron m√°s patadas, pero segu√≠ sin hacer ning√ļn tipo de movimiento. Me creyeron muerto, pues uno de los raptores sugiri√≥ darme el tiro de gracia. Otro respondi√≥, no hace falta, ya se lo llev√≥ la chingada. Me arrastraron, me quitaron todas mis pertenencias y arrancaron. Al ver que se alejaban las luces de la unidad y las del veh√≠culo Cirrus verde que me hab√≠an despojado, que reci√©n hab√≠a comprado con mucho sacrificio, intent√© pararme. Los golpes que tra√≠a en todo el cuerpo me lo impidieron. Me arrastr√© por un rato y poco despu√©s, logr√© agarrarme de las ramas de un √°rbol que estaban cerca. Fue como medio pude pararme y caminar. Lo hice por una hora y media o m√°s. Me guiaba por las luces de la ciudad que se ve√≠an a lo lejos. Pasaban veh√≠culos de un lado y otro. Lleg√≥ el momento en que pude identificar el bulevar y una f√°brica donde hab√≠a una caseta de vigilancia. Llegu√© como pude. Por fortuna hab√≠a un velador, que al notar el estado en que me encontraba, llam√≥ de inmediato a un taxi para que me llevara al servicio m√©dico. Le dije que primero quer√≠a ver a mi familia, por lo que me traslad√≥ al domicilio que le proporcion√©. Cuando estuve con los m√≠os, me movieron en una ambulancia al Hospital de la Salud, que se ubica en avenida Industrias. Luego me di cuenta de lo grave de los golpes. Ten√≠a las manos destrozadas, los dedos chuecos, el cuello torcido. Me tuvieron que poner varios tornillos en distintas partes del cuerpo. Mi familia denunci√≥ los hechos a las autoridades. Me interrogaron y tomaron fotos para dar fe de lo ocurrido. Nunca se recuper√≥ el coche ni se detuvo a los responsables¬Ľ.

¬ęNo recuerdo c√≥mo sucedieron algunos incidentes. Fueron muy dolorosos para mi persona y familia a la que pido una disculpa por no haberles comentado lo riesgoso que es mi trabajo. Lo hice para no preocuparlos. Sin duda fue una experiencia que marc√≥ mi coraz√≥n y vida como un tatuaje. Me hizo valorarla y verla de otra manera. Entonces decid√≠ ayudar y poner mi grano de arena para que todo cambiara. Crear escenarios diferentes desde cualquier trinchera en la que me encontrara. Lo hago desde entonces y lo har√© el resto de mi vida. Estoy libre y vivo. Dios sabe por qu√© nos pone a prueba. Soy muy creyente. Lo que me pas√≥ no fue por estar metido en negocios o con personas malas. Fue por mi desempe√Īo en las campa√Īas. Nunca he tenido enemigos ni me he peleado con nadie. Se√Īalo y digo lo que debo decir. Me pueden calificar de hocic√≥n y la verdad es que lo soy. Me convierto en el peor hocic√≥n del mundo cuando veo muchas injusticias, cuando da√Īan o abusan de la gente¬Ľ.

¬ęHoy trabajo en lo mismo. He tenido la oportunidad de estar en la mayor√≠a de las entidades del pa√≠s donde he podido detectar y escuchar el sentir de la gente con respecto a la violencia e inseguridad que se vive. Los medios informativos apenas revelan el 5% de lo que en realidad sucede. Ocultan las circunstancias en las que vivimos. Es alarmante, est√°n llenas de secuestros, levantones y delitos de todo tipo. Vamos como los cangrejos, hacia atr√°s cada vez m√°s. No hay ning√ļn individuo que no haya vivido solo o con su familia un acto criminal. La gente ya no cree en las autoridades, sospechan que los pueden afectar m√°s que los delincuentes. El cambio lo podemos hacer todos juntos si denunciamos las injusticias o atrocidades. Las autoridades deben ganarse el respeto y la confianza de la ciudadan√≠a al tener mejores agentes, que deben ser tambi√©n excelentes personas, ya que tienen familia y derechos al igual que los dem√°s¬Ľ.

¬ęLos medios informativos, por su parte, deben comunicar lo que en realidad sucede en el pa√≠s, para saber d√≥nde estamos parados. Y como dice mi gobernador de Nuevo Le√≥n, Jaime Rodr√≠guez Calder√≥n, entrar a la nueva independencia. Debemos buscarla donde no haya corrupci√≥n, injusticias, ni las porquer√≠as que vivimos, donde aparecen nuevos ricos, pero tambi√©n m√°s pobres en el mundo. Tenemos que hacer un borr√≥n y cuenta nueva, ir hacia adelante, construir lo que deje huella. A mis hijos les digo que cuando muera, no les dejar√© riquezas, porque no las tengo. Provengo de una familia humilde. Lo que si les heredar√© ser√° un nombre con valor. Cuando se hable de Juventino S√°nchez, ser√° con respeto. Desde que fui secuestrado, miro todo distinto¬Ľ.