Siglos de indolencia y corrupción

10 marzo, 202011:04 pmAutor: Juan Pablo MorenoOpinion

  • *Ponencia le√≠da por Juan Pablo Moreno al presentarse el libro del mismo nombre, de Agust√≠n de la Rosa, en un √°rea del Teatro de la Paz.

    A la memoria del maestro, filósofo, humanista y colega, Fidel Briano Rincón

Lee, relee, obra y encontrar√°s, sentenciaban los viejos alquimistas. Es la ense√Īanza que nos muestra en los tiempos actuales, de grandes contradicciones, el ingeniero Agust√≠n de la Rosa Charcas, donde nos causa espasmo el impacto de las redes sociales, que convierten en sorpresivos cr√≠ticos, denunciantes y conocedores de todo, a los m√°s sencillos personajes. Pero tambi√©n nos confronta con una triste realidad, ya casi nadie quiere leer el m√°s simple texto, de cualquier tema. Menos si es prolijo y exuberante. Las cifras de organismos trasnacionales nos ubican en el s√≥tano del atraso, la incultura, casi cercanos a la ignorancia. La mayor y bajuna afrenta se la endilgan a los heroicos profesores, los primeros en reprobar, ya que son incapaces de dominar todas las ciencias a fondo. El eufemismo reformista esconde el feroz colmillo privatizador de lo educativo.

En su papel de historiador, articulista y reportero, el autor se remonta a los or√≠genes del Valle de San Luis, defendido con fiereza por las tribus huachichiles, apenas doblegadas por la fuerza bruta de la naturaleza. Ya desde entonces se configuran los primeros esbozos de la corrupci√≥n en sus mil formas. Surge la alianza de la espada, el fusil, con la cruz y el rosario, que en el nombre de dios, configuran la conquista voraz de los espa√Īoles, aliados con tribus b√°rbaras, enconadas entre s√≠, para conseguir los m√°s viles fines. Un producto del colonialismo acr√≠tico se encuentra plasmado en las calles de la capital con nombres que a muchos no les dice lo m√≠nimo, como Fray Diego de la Magdalena o Jos√© de G√°lvez, entre tantas.

Antes revestidas de pasto, colorida flora, fauna y las m√°s dis√≠mbolas especies de √°rboles, ahora el concreto y las varillas ahogan las sierras circundantes a la capital, que en tiempos de lluvias torrenciales, dividen la ciudad en dos polos antag√≥nicos, clasistas. La excusa burocr√°tica es simple. En las √ļltimas d√©cadas, la culpa recae en las v√≠as del ferrocarril, que parten a la capital en dos trozos geogr√°ficos cuyas coordenadas inician en el Acceso Norte y siguen en la avenida M√©xico. Los mayores estragos se concentran en el puente Manuel Jos√© Oth√≥n, donde ning√ļn ayuntamiento ha sido capaz de evitar que se convierta en una aut√©ntica y peligrosa alberca.

La avenida Universidad es el escenario apocal√≠ptico del caos y la impotencia al avanzar apenas unos cent√≠metros en horas que se estiran interminables. El r√≠o Santiago y Espa√Īita son verdaderas corrientes insalvables. Los m√°s avezados buscan un escape r√°pido por el rumbo de la Feria Nacional Potosina, para salir a la zona industrial. Pero ya tienen por delante otros mil desesperados. El distribuidor Ju√°rez y el Puente Pemex son aut√©nticas trampas. No hay un poro de respiro. La ciudad est√° sitiada. Se ha dicho que la √ļnica alternativa de fondo, es la llegada de un aut√©ntico hombre de estado, visionario, que consiga un remedio definitivo. ¬ŅNo es m√°s sencillo suplicar el inmediato y cercano auxilio del experto Agust√≠n de la Rosa Charcas, para que salve nuestras almas?

Es s√≥lido el hilo conductor de la obra Siglos de indolencia y corrupci√≥n. El experto en temas h√≠dricos, nos informa que hace m√°s de 300 a√Īos, para contener los aluviones, se hizo de manera emp√≠rica una enorme zanja conocida como La Corriente, que luego se ampli√≥. Los problemas se complicaron por el crecimiento demogr√°fico y usar el recept√°culo para almacenar las aguas negras y los desechos del incipiente rastro municipal. Despu√©s se confabul√≥ la ignominia y la avaricia en la triada que form√≥ el alcalde Manuel Muro y los empresarios metidos a pol√≠ticos, Jos√© Encarnaci√≥n Ipi√Īa y Mat√≠as Hern√°ndez Calder√≥n, que ordenaron tapar el salv√≠fico carril para construir un canal cerrado, incapaz de detener las inundaciones de 1887 y 1888 que ocasionaron p√©rdidas de vidas humanas, animales y viviendas.

El heredero intelectual del extinto cient√≠fico y ex candidato presidencial, Heberto Castillo, el narrador Agust√≠n de la Rosa, revela que en el sexenio del ex gobernador Carlos D√≠ez Guti√©rrez, se concesion√≥ el agua de lluvia a los boyantes Mat√≠as Hern√°ndez Sober√≥n y Felipe Muriedas, los responsables de levantar un deficiente muro conocido como La Constancia, que ayudar√≠a a aprovechar los excedentes de la presa San Jos√©. Pero el mediocre trabajo ocasion√≥ el desborde del embalse, que gener√≥ la tragedia impune. A casi 100 a√Īos de distancia, surge el paralelismo irritante con el magnate Carlos L√≥pez Medina, due√Īo de Aguas del Poniente, donde act√ļa como un ayuntamiento paralelo, al expedir y cobrar recibos por los servicios que facilita a clientes cautivos en sus exclusivos complejos. Es el gran beneficiario de la feroz pol√≠tica privatizadora del ex edil panista, Jorge Lozano, que tambi√©n entreg√≥ a particulares el manejo de la basura.

Perpetrado el da√Īo social y humano, sin el m√≠nimo castigo a los responsables, la oligarqu√≠a busc√≥ zafarse del problema. Y de la gran cantidad de terrenos que compraron a centavo, donde se encontraban las instalaciones del ventajoso negocio, le vendieron al gobernador en turno, el 8% del predio y dejaron a salvo, para fines especulativos, 3 mil 454 hect√°reas de alta plusval√≠a. Agust√≠n de la Rosa deja un hoyo negro en sus pesquisas, supone que el contratista L√≥pez Medina las usufructu√≥ en lo que podr√≠a corresponder a los fraccionamientos Lomas, Garita de Jalisco y lo que se conoci√≥ como Hacienda de la Tener√≠a, en la que se ubica gran parte del parque Tangamanga uno.

Recuperamos una historia alterna para ubicar en un contexto m√°s amplio al personaje. En su etapa de director del parque, Mart√≠n Toranzo Noriega, hermano del ex gobernador de baj√≠simo perfil, Fernando Toranzo, narr√≥ que otro ex mandatario, Fernando Silva Nieto, le propuso venderle a L√≥pez Medina, una franja del enorme pulm√≥n. Ir√≠a de la avenida Chapultepec al sector donde se ubica un aeroplano que don√≥ la extinta Secretar√≠a de Seguridad P√ļblica federal. El belicoso ex funcionario, enojad√≠simo, s√≥lo atin√≥ recordarle las ra√≠ces maternas a su interlocutor.

Como presidente del Consejo Ciudadano del Deporte, L√≥pez Medina ha conseguido m√°s de 50 millones de pesos del gobierno actual para depurar las aguas del Lago Mayor del parque Tangamanga, donde ha efectuado dos triatlones, lo que le permite promover a nivel nacional e internacional la franquicia de su club La Loma. Otro cap√≠tulo de reciente especulaci√≥n del suelo urbano se vive con las √ļltimas reservas territoriales enclavadas en San Juan de Guadalupe, m√°s de 15 mil hect√°reas, donde el ayuntamiento y gobierno estatal, se resisten a reclamar sus derechos primigenios para obras sociales. Los comuneros han se√Īalado en reiteradas ocasiones las estrategias de despojo de L√≥pez Medina, asociado al hombre m√°s rico de M√©xico, Carlos Slim y otros oportunistas. El ex gobernador Marcelo de los Santos renunci√≥ a su derecho de tanto sobre mil hect√°reas para hacer 30 mil viviendas en Ciudad Sat√©lite. Luego le compr√≥ 700 hect√°reas en 273 millones de pesos, al doble de precio, a la empresa Dintel del Centro, que ten√≠a de accionista principal a Federico Barrio Terrazas, hermano del entonces gobernador de Chihuahua, Francisco Barrio Terrazas.

El experto en la t√©cnica constructiva socialista, la tridilosa, se mete en el mar oscuro y profundo de la corrupci√≥n en la obra p√ļblica. Rescata al extinto gobernador interino, Leopoldino Ortiz Santos, que alcanz√≥ rango nacional por entregar los contratos m√°s jugosos a sus familiares, parientes y funcionarios, con un estilo de rupestre cinismo. Fernando Silva hizo fortuna con los esc√°ndalos carreteros y los fraudulentos invernaderos de Santa Rita. Aludi√≥ a las obras fara√≥nicas y costosas que realiz√≥ Marcelo de los Santos, que ten√≠a como contratista predilecto, al actual titular del ramo estatal, Leopoldo Stevens Amaro, que deber√≠a estar en el r√©cord Guinnes por cobrar por escrito, el ic√≥nico diezmo. Fernando Toranzo y su ex c√≥nyuge, Mar√≠a Luisa Ramos, forman parte de la nueva elite de ricos en San Luis Potos√≠. Modificaron de manera sustantiva el cobro de sobornos, que pudo llegar al 300% en la compra de equipos de seguridad y deficientes estufas ecol√≥gicas. Enumer√≥ las exponenciales ganancias de los ex ediles de Soledad, Ricardo Gallardo Cardona y Ricardo Gallardo Ju√°rez, al que acusan de un desfalco millonario que oscila en los 2 mil a 10 mil millones de pesos.

No se salva el maximato local, Horacio S√°nchez Unzueta. El autor del libro solicit√≥ al congreso de la uni√≥n, instaurarle un juicio pol√≠tico, por el manejo turbulento de la red caminera ind√≠gena, al no licitar 72 millones 400 mil pesos que entreg√≥ de manera arbitraria. Ahora me alejo un poco de los datos manejados por el maestro Agust√≠n de la Rosa, para recuperar la tesis de la alternancia de tramoya que le han permitido a S√°nchez estar vigente en los √ļltimos 30 a√Īos. Ya prepara el retiro, con su √ļltima jugada magistral. Experto en el arte de la verdadera pol√≠tica, sabe combinar perfecto la coyuntura nacional y local. Espanta a los presidentes con la tesis del navismo subversivo. Lo que le permite aplicar la f√≥rmula: San Luis para los potosinos.

Horacio S√°nchez ha jugado un papel capital en el nombramiento de los √ļltimos cuatro gobernadores. Coludido con su alumno Fernando Silva, les result√≥ f√°cil imponer a Marcelo de los Santos, en detrimento del ex alcalde y ex senador, Alejandro Zapata, al que no le vali√≥ ser compadre del ex presidente Felipe Calder√≥n. Imponer a Fernando Toranzo result√≥ un simple tr√°mite administrativo. Luego se complic√≥ el escenario ante el desprestigio vertiginoso del PRI. Con antelaci√≥n, hab√≠a perfilado al ex senador panista, Octavio Pedroza Gait√°n. Sus hermanos siempre han servido al jefe pol√≠tico de la entidad. A Germ√°n Pedroza lo hizo delegado del Infonavit y presidente del Supremo Tribunal de Justicia. El actual secretario de finanzas, Daniel Pedroza, ocup√≥ distintos cargos en otros gabinetes. La alianza Por M√©xico al Frente, que encabez√≥ Ricardo Anaya, pulveriz√≥ las estratagemas de S√°nchez Unzueta.

Habilidoso, improvis√≥ certero. Recurri√≥ al ex diputado federal y entonces secretario del ramo educativo, Juan Manuel Carreras, que ten√≠a dos caracter√≠sticas esenciales: le carg√≥ el malet√≠n al ex gobernador interino, Gonzalo Toribio Mart√≠nez Corbal√°, ‚Äúdocente‚ÄĚ del ex mandatario Carlos Salinas, simult√°neo protector de S√°nchez Unzueta. Para cubrir el perfil panista que perdi√≥ con Pedroza, el maximato impuls√≥ a Carreras, que labor√≥ con Calder√≥n en distintos cargos. Las encuestas pintaban como ganadora absoluta a la senadora del PAN, Sonia Mendoza, con mejores alianzas en al √°mbito nacional. Las elecciones arrojaron dos fen√≥menos inexplicables. El triunfo en la capital del vilipendiado Gallardo Ju√°rez y el milagro de Carreras que se levant√≥ de la lona. Ha causado extra√Īeza que las 10 denuncias que el edil Xavier Nava ha interpuesto contra su antecesor, por desfalcos que superan los 2 mil millones de pesos, no caminan. Y es que ya se empezaron a ventilar las razones encubiertas. El PRI utiliz√≥ los servicios de los Gallardo para rellenar urnas en los 58 municipios. Es como se explica el asombro del ex candidato de Morena a la alcald√≠a de Soledad, Juan Carlos Vel√°zquez, que relat√≥ la ausencia de los representantes de los partidos en las casillas y de repente, aunque hab√≠an acudido a votar apenas 10 personas, su opositor, Gilberto Hern√°ndez Villafuerte, sum√≥ 100 sufragios. Sonia Mendoza denunci√≥ que le arrebataron el triunfo a trav√©s de una gigantesca maniobra de estado.

Agust√≠n de la Rosa cierra el ciclo con una solicitud de juicio pol√≠tico en el congreso federal, contra el funcionario-contratista, el director de la Comisi√≥n Estatal del Agua, Jes√ļs Alfonso Medina Salazar, que ha repartido obras por m√°s de mil millones de pesos a empresas donde tiene intereses. ¬°Loor al cronista, experto en temas de agua y movimientos de izquierda, Agust√≠n de la Rosa, que incentiva a no renunciar al periodismo de denuncia!

 

 

Comments

comments

Comments

comments