Rebrotes y desbordes en la pandemia

16 diciembre, 202011:12 pmAutor: José Guadalupe González CovarrubiasOpinion

Circulan por las redes sociales abundantes análisis, incluso de quienes dicen ser médicos especialistas en fenómenos pandémicos, que aseguran, estamos recluidos por dejados y no por prudentes. Sostienen, desde posiciones de auto atribuido conocimiento, que las élites hacen una prueba mundial para verificar hasta dónde somos anuentes a las órdenes (disfrazadas de consejos) de que renunciemos a nuestros derechos básicos y nos refugiemos en la intimidad, creyendo que lo hacemos para sobrevivir.

En otras palabras, aseveran que el virus que nos tiene encerrados, no existe con las caracter√≠sticas aterradoras que creemos y que es utilizado con fines de control de la humanidad. ¬ŅSer√° cierto lo anterior? Como puede que s√≠, puede que no. La existencia del virus es innegable, como lo demuestra el hecho de que ya todos los habitantes del planeta tenemos una experiencia cercana de contagio. Ya le podemos poner nombre y cara a los contagiados e incluso a algunos muertos.

También es un hecho que, a más de siete meses de su aparición, mantiene un firme paso de crecimiento. Y con características que no imaginábamos, como la del rebrote en personas y colectividades.
Europa se ha conmocionado. Se ha llegado al extremo de que algunos pa√≠ses han tomado medidas restrictivas de la libertad de movimiento. O sea, que la covid 19, enfermedad que produce la mutaci√≥n del coronavirus, no s√≥lo sabe ocultarse antes de darse a conocer en p√ļblico, con los atemorizantes asintom√°ticos. Tambi√©n es capaz de volver despu√©s de haber sido curada.

La vacuna no aterriza por m√°s que gobiernos y empresas dicen que ya la tienen.
Sabemos por las redes que algunos lugares han sido rebasados por la demanda de servicios. Con dolor, nos enteramos que ha habido quienes murieron en la calle. Una m√°s de las experiencias que debemos aprovechar para prevenir las calamidades. Todos los c√°lculos se han quedado atr√°s.

Los expertos que tomaron la responsabilidad de manejar la pandemia han sido rebasados. Sus predicciones quedaron muy abajo en los n√ļmeros que hoy tenemos. En el √°mbito mundial superan ya el mill√≥n de fallecidos. No hay noticias agradables en el tema, las se√Īales de salida no aparecen por ninguna parte. Mejor aprovechemos y hag√°mosle su calaverita a la calaca: Ya pas√≥ el mill√≥n de muertos
por el virus coronado. ¡Tan descomunal tarea, a la parca ha fatigado! “Por descuido del humano,
se incrementa mi trabajo‚ÄĚ. Dice al mover la guada√Īa, con calma de arriba a abajo. Que termine la pandemia,
nos desea la huesuda. Hoy apuesta por la vida, ¬°y que no les quepa duda!

                                    Nuevo embate del coronavirus

Ni modo de decir que no somos privilegiados. Aparte de sobrevivir al Viejo R√©gimen del PRI-gobierno (con sus socios comerciales), ahora estamos superando la crisis de la covid 19. Hemos perdido personas entra√Īables, pero hasta hoy nos salvamos del ingreso a la estad√≠stica. S√≥lo que cuando pens√°bamos estar en la v√≠a de salida del t√ļnel de la pandemia, nos enteramos de que varios pa√≠ses decretaron restricciones a sus respectivas¬†poblaciones, llegando en algunos casos a toques de queda.

Es la medida m√°s autoritaria que puede tomar el estado, en tiempos de paz. Sin el segundo a√Īadido, varios puntos del territorio nacional est√°n siendo alcanzados por el tipo de medidas del poder. Lo simboliza el retroceso en el color de su ‚Äúsem√°foro‚ÄĚ, pues volvi√≥ en casi todas partes al tono naranja y, en pocos casos, al rojo. En lo familiar, lo anterior determin√≥ que se suspendiera la ‚ÄúGonzalada 2020‚ÄĚ, que hab√≠amos decidido, ser√≠a presencial en Guanajuato, invitados por Lupita y Pepe Nabor.

Ya saben que es la reuni√≥n anual que tenemos los doce hijos de Soledad y Nabor, en torno a la fecha del fallecimiento del segundo (19 de noviembre). El a√Īo pasado la celebramos en Chihuahua y ahora so√Īamos que nos podr√≠amos abrazar aunque fuera un poquito. Pero se agravaron las circunstancias coronav√≠ricas y echamos hacia atr√°s la determinaci√≥n. De hecho, ya sab√≠amos que as√≠ iba a acontecer, pues lo anticiparon los voceros de los servicios de salud. Pero es feo que se haga realidad la negativa predicci√≥n.

Adriana ya hab√≠a reservado un alojamiento en Guanajuato, lejos del centro por recomendaci√≥n de Pepe. Tuvo que cancelarlo y dejarlo para mejor ocasi√≥n. Como el virus contin√ļa a todo lo que da, nos hemos habituado a la tarea de docentes de ni√Īos. La maestra y madre ya obtiene mejores resultados y los alumnos producen obras bastante presentables. Yo me dedico a hacer como que les ayudo.

Debido a que estoy entre la población de riesgo, mantengo con formalidad el encierro. Es por lo presento ya síntomas de aturdimiento y confusión, que son resultado de más de 200 días de resguardo. No es que me queje, pero ¡ah cómo quisiera que se fuera terminando! Ahora valoro mucho más la sociabilidad, que es congénita a nuestra especie. Por fortuna, la salud no se ha resentido, más allá de una gripa medianita. Así que, con coronavirus y todo, ahí la llevamos.

Comments

comments

Comments

comments