Los ejes de la perversión

10 marzo, 20177:30 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasOpinion

aa
   En opinión de: Agustín de la Rosa Charcas

Hay quien de mala fe se muestra extrañado por el actuar de la pandilla priista que encabeza los gobiernos municipales de la capital y de Soledad, con el color amarillo del . ¿Hacia dónde van los Gallardo?, se preguntan, fingiendo ingenuidad. ¿Pues qué les pasó?, terquean en su falsa pose de sorpresa. Y ya en el colmo, se refieren a los corruptos personajes como la izquierda que combate a la población pobre de los ambulantes con el ánimo de exterminarlos. Ganas no le faltan al represivo y abusivo funcionario municipal. Pero no es asunto sencillo hacerlo sin que se le venga el mundo encima y se le termine de manera anticipada su ambiciosa estrategia de acumular más poder en el estado. Usan la política de la simulación, de la que muchos se sirven como instrumento de hacer negocios y enriquecerse al amparo de la impunidad. En realidad los personajes nunca han actuado de otra forma a como lo han hecho toda su vida, desde que ejercen parcelas de poder. Simulan, corrompen, intimidan, reprimen, asaltan las arcas públicas sin castigo.

Pero tal perfil no se manifestó cuando se empezó a ejercer el poder en Soledad. Se hizo patente en el asalto al control político de la franquicia del PRD en San Luis Potosí. Lo denuncié desde que ocurría en el artículo “La ética política y el PRD”, donde di cuenta de cómo, con gente armada y dinero para comprar a los débiles consejeros, se hicieron del control de las riendas. Con violencia y dinero. En todos los rubros, el burócrata ha sido severamente cuestionado por sus latrocinios. En la obra pública, en las asignaciones ilegales de contratos multimillonarios a presuntos prestanombres suyos como el de la señora misterio llamada Sandra Sánchez Ruiz, en la compra de despensas, en suma en todo lo que tenga que ver con dinero que el municipio maneja, la sospecha de malos manejos está esparcida. Como lo está el incontrovertible apoyo de los mandos en el poder estatal a favor de la fanfarronada llamada “gallardía”.

Los apoyos a la gente de escasos recursos, son una medida ofensiva, que lastima los más elementales derechos humanos. No acciones de un gobierno de “izquierda”, sino de un grupo manipulador de la ignorancia y del bajo nivel económico, para generar un activo político que se pueda operar en épocas de elecciones a su favor. La estrategia está ligada al actuar de un gobierno tirano, despótico, que no le importa pisotear la dignidad humana ni el legítimo derecho al trabajo. Muchas conductas oscuras del alcalde de la capital lo pintan como un ser inescrupuloso que en su desembocada ambición, pasará por encima de la necesidad de la gente que ha laborado por muchos años en el ayuntamiento de la capital, al despedirla de manera artera e ilegal. Abusando del temor que se le tiene a su fama de violento. Y las versiones múltiples que lo ubican cercano a grupos criminales sanguinarios que no respetan la vida, los corre sin contemplaciones. En su desgobierno ha despedido a más de mil trabajadores.

Los sustituyó con gente cercana a su proyecto político. ¿Cuál es el punto de agredir a los centenares de trabajadores que ha dejado sin la certidumbre de un trabajo y en la desesperanza?. Las voces mismas de los que aún trabajan en el municipio lo han denunciado. Se trata de gente que utiliza (a los de recién ingreso) en sus arengas por cada bache que tapa. Lo que hace el señor es tener un ejército de incondicionales que le hacen labor proselitista en su campaña para escalar a más poder. Y todo pagado con recursos de la sociedad potosina. Es estúpido preguntarse hacia donde va la gallardía, un grupo delincuencial que no deja nada al imaginario. Los ejes de su gobierno están bien marcados: acumular dinero de la hacienda municipal a través de la obra pública con las empresas que maneja con prestanombres. Muchas sin concurso y sobrecostos, en los medicamentos, en las purificadoras de agua que implementa, en todas las compras de bienes y servicios que tiene el ayuntamiento.

Para mover una estructura corporativa como la que ha creado, se se requiere mucho dinero. Lo consigue de las arcas municipales. Es donde usará los centenas de trabajadores que suma en lugar de los corrió después de años de servicio, coordinados con las listas de los “beneficiarios” de las limosnas que les da. Es como ha generado un gran porcentaje de votos cautivos que le facilita ocupar otros espacios de influencia. Suma el despliegue de cantidades obscenas de dinero en efectivo y regalos el día de las elecciones para obtener votos, seguro que tendrá un 25 a 30% de la votación comprometida a su corrupta causa, mucho antes de que se lleven a cabo los comicios. El mediocre poder estatal, la clase política y económica solo observan. No intentan siquiera poner un freno a tan desbocado energúmeno creado por la corrupción y la complicidad de las mafias.

No entienden el hecho socio político que envuelve al país en su despertar, para luchar de frente contra los corruptos que han sometido a las instituciones públicas al capricho de sus insaciables apetitos de enriquecimiento, de locura, a costa de empobrecer a la inmensa mayoría. La fuerza cívica pacífica que se desenvuelve en todos los rincones de la patria es para oponerla a la corrupción que todo lo destruye. Es para frenar al presidente municipal de la capital potosina.

 

Comments

comments

Gallardo La Noticia PRD revista revista La Noticia San Luis Potosí

Comments

comments