Lo que importa es llegar al poder y no perderlo

13 septiembre, 20214:35 pmAutor: Opinion

1. Para ponerle gasolina al coche. En un encuentro que sostuve hace exactamente 43 a√Īos, el 20 de noviembre de 1978, en su rancho de la huasteca, Gonzalo N. Santos, el legendario cacique potosino a quien el Jefe M√°ximo, Plutarco El√≠as Calles sol√≠a llamar ‚ÄúMi Alcapone‚ÄĚ, interrumpiendo un tanto brusco mi hiper ingenuo y elaborad√≠simo discurso de estudiante del Colegio de M√©xico, me sali√≥ con la siguiente pregunta:

-Bueno, a ver, chinito -ese d√≠a la humedad que ven√≠a del golfo y de Tampico me hab√≠a encrespado bastante el cabello- y ¬Ņqu√© es lo que pretendes?

-Mire, mi general, pues estoy preparando una tesis de Maestría en Ciencia Política para El Colegio de México, que, espero, luego será un libro.

-¡Ah!, reviró, con los ojos chispeantes, mientras yo no lograba quitar la vista de los gallinazos tipo Chucho Reyes, que revoloteaban, estampados, en su impecable camisa blanca, como queriendo pelear.

-Mira, Chinito (oootraa vez: quedaba m√°s que claro que al llamarme por mi apariencia y no por mi nombre, el cacique s√≥lo quer√≠a amilanarme y de alguna manera lo logr√≥.) D√©jame decirte: algunos andamos en la pol√≠tica porque nos gusta el poder. Otros, porque necesitan dinero para ponerle gasolina al coche y otros m√°s, como t√ļ, que son los que menos importan, porque quieren escribir libros. Imag√≠nate t√ļ: ¬°libros!, remat√≥ y vaya que me remat√≥.

Horas m√°s tarde, ya repuesto de la zarandeada que ‚Äúmi objeto de estudio‚ÄĚ me hab√≠a provocado muy temprano, cuando ya hab√≠a concluido su fiesta de cumplea√Īos con una Carambola de Gallos, versi√≥n colectiva m√°s que salvaje y prolongada de la pelea de gallos en el tr√≥pico de M√©xico, (todos vs. todos, sin l√≠mite de tiempo y en el tama√Īo de las navajas) en la que unos escu√°lidos gallitos serranos se hab√≠an despachado, a las primeras, a los cuatro contendientes pata amarilla que el viejo hab√≠a mandado traer de un famoso criadero de Houston, volv√≠, disciplinado, cuestionario en mano, a mi sociol√≥gica carga con el general.

‚ÄúHablemos -inici√© con disimulado y muy quebradizo aplomo- de la Alianza de Partidos Socialistas de la Rep√ļblica Mexicana que fund√≥ usted en 1926 y fue la base del cabildeo para reformar la constituci√≥n y permitir la frustrada reelecci√≥n de √Ālvaro Obreg√≥n en la presidencia dos a√Īos despu√©s. Ah y por cierto, ¬Ņde d√≥nde vino el t√≠tulo de Socialistas?

-Mira, Chinito, eso no importa, t√ļ le pod√≠as poner, como era en la √©poca del trompudo L√°zaro C√°rdenas, a un partido el nombre de Partido Estrella Roja y no quiere decir nada. En la pol√≠tica las ideas no importan, Chinito, lo que importa es llegar al poder y que no te lo quiten.

2. Cincuenta a√Īos despu√©s. Casi 50 a√Īos despu√©s, arrellanado en mi silla de siempre, en medio de la paz que a partir de las 8 de la noche suele instalarse en mi departamento de Polanco, no deja de conmoverme la contundencia de la frase de quien afirmaba, adem√°s, que la √ļnica manera de no perder el poder era la aplicaci√≥n sistem√°tica del Tante√≥metro pol√≠tico, un pragmatismo sin principios heredado a la cultura pol√≠tica mexicana por el maestro de maestros que fue Porfirio D√≠az.

‚ÄúEn la pol√≠tica las ideas no importan lo que importa es llegar al poder y que no te lo quiten‚ÄĚ. ¬ŅEn qu√© est√°bamos hace 43 a√Īos cuando el cacique mat√≥n, cinco veces diputado, atorment√≥, como afirmara, a la constituci√≥n para que los sonorenses no perdieran el poder?

El mundo estaba en lo de siempre, pero ten√≠an cabida los sue√Īos, los cambios sin ruptura, preferibles siempre a las cruentas divisiones que impiden cambiar.

Luego de 1968 y 1971, el sistema político mexicano y el poder presidencialista de un solo hombre, parecían avanzar firmes hacia la democracia y las ideas libertarias florecían, no sin censura, en una América

Latina con las venas abiertas. ‚ÄúEn la pol√≠tica las ideas no importan, s√≥lo llegar al poder y que no te lo quiten‚ÄĚ. (Tomado de El Universal).

Comments

comments

Comments

comments