La decantación del poder

9 noviembre, 201710:06 pmAutor: Agustín de la Rosa CharcasOpinion

Los tiempos ya están aquí. Son tiempos de campañas electorales que buscarán renovar los espacios de poder en el país en más de 3 mil 300 puestos públicos en el territorio nacional. El más importante de todos es el de la presidencia de la república y el congreso de la unión. En el país cada 6años se presenta la oportunidad de dar un viraje en materia económica, social, cultural, democrática, educativa, de empleo, en el trato con los países del mundo y en la definición de la soberanía nacional e independencia como república. Las vertientes de las luchas históricas ya se han acomodado en el firmamento político.

Son las mismas vertientes en constante lucha desde que se logró la soberanía e independencia, las corrientes progresistas y las conservadoras. En todas hay ruidos. Crujidos que amenazan rupturas y en las definiciones básicas de la lucha democrática. En mis notas quisiera emitir mi concepto sobre las alianzas partiendo de lo particular a lo general. La violencia y la corrupción se presentan en la zona metropolitana y el estado de manera desbordada ante unas autoridades que han mostrado incapacidad de contener la ola criminal que asola a la sociedad. Se muestran como verdaderos incompetentes al sostener que no la ven. Incluso, el inútil gobernador, Juan Manuel Carreas, ha sostenido que camina sólo y tranquilo por las calles ensangrentadas de San Luis, rodeado por supuesto, de guaruras.

En materia de corrupción en la capital y Soledad, se ha dado un salto en el aumento de la corrupción a niveles nunca antes vistos. Pero también se ha puesto en evidencia que la famosa “ecuación corrupta” dejó al descubierto un acuerdo inconstitucional, de los diversos poderes para violar las leyes y robar los dineros públicos. Los poderosos actúan como crimen organizado. Nos han mostrado su “alianza” para saquear los dineros del pueblo y pisotear el marco jurídico.

Se acordó a nivel nacional la alianza de una de las derechas representada por el PAN y el PRD para tener candidato común a la presidencia de la república. La alianza se bajará a todos los estados y municipios del país. En San Luis Potosí, hablar del PRD es hablar de lo que no existe. Aquí el que manda es el cacique que encabeza la organización violenta y corrupta definida como gallardía y es presidente municipal de la capital potosina y del municipio de Soledad. Gallardo Juárez es un priista que de la mano del operador del poder del PRI estatal, Horacio Sánchez Unzueta, llegó al poder, primero en Soledad y luego se amplió a la capital potosina. Ahora se apresta para dar el siguiente paso en la ruta para obtener el poder en el estado.

En octubre del 2014, el hijo del cacique, Ricardo Gallardo Cardona, quien fungía como presidente municipal de Soledad, era el que tenía bajo su control político el PRD, dio el banderazo para que se llevara a buen término la alianza con el PAN para las contiendas electorales del 2015. Pedían la presidencia municipal de la capital y apoyarían al candidato del PAN a la gubernatura. En términos matemáticos el triunfo era previsible a favor de la alianza. Ahora la historia parece tener una recurrencia en el entorno político, sólo que la alianza aprobada del PRD con el PAN viene de un acuerdo tomado por las cúpulas.

En caso de concretarse, los números de las organizaciones partidarias apuntan a un holgado triunfo sobre el PRI y los demás partidos. Sólo hay un pequeño detalle. Insignificante si usted quiere. La riqueza y el poder político del cacique están sustentados en la alianza que generó la permisibilidad del PRI en el ámbito local y nacional. La reacción del PRI en el entorno de la renovación del poder estatal, generó una contundente respuesta en contra del hijo del cacique poniéndolo preso en una cárcel de alta seguridad. La acción de la “justicia” del poder priista logró empinar al gallardismo y utilizarlo como aliado para derrotar al PAN en la gubernatura en el 2015.

Las innumerables trapacerías que el cacique ha desplegado en su oscuro y corrupto gobierno están documentadas. El PRI puede echar mano de “investigaciones” pertinentes para dejar fuera de la jugada al gallardismo y descarrilar la alianza con el PAN en el ámbito local, pero además, ninguna dificultad tendría en dar seguimiento al dinero amasado por la familia Gallardo, que marque la diferencia de cuando era un empresario sin cargos públicos, antes del 2009 y después de ocupar los cargos públicos. Es lo mismo que hacen con el dirigente nacional del PAN.

¿Lo Harán con el cacique potosino? El PRI no tiene ninguna posibilidad de enfrentar la alianza de Gallardo y el PAN. Habrá fracturas en la militancia del PAN que se opongan, pero a la cúpula corrupta no le incomoda ir de la mano con semejantes aliados que cargan en sus alforjas lo más negativo de lo que sucede en el país. Les interesa el poder y si es un narco poder no tienen problema. Gallardo está en las manos del PRI. Tendrá que negociar con sus cómplices en la ruta que viene. Si le autorizan seguir su camino hacia en el estado, la alianza en San Luis no tendrá ningún contratiempo. Si no cuenta con el salvoconducto, veremos que la “suerte” del cacique puede desbarrancarse y ya sin posibilidad de retorno. Es es la debilidad que siempre se ha visto en la pandilla llamada gallardía, cuando otros lo observan como su principal fortaleza.

Comments

comments

Horacio Sánchez Unzueta PAN política PRD revista revista La Noticia Ricardo Gallardo Cardona Ricardo Gallardo Juárez San Luis San Luis Potosí

Comments

comments